Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 27 de Mayo de 2008

Entrevista con Ueli Steck

Por cortesía de www.soitu.es, reproducimos una entrevista que Miguel Moreno ha realizado a un emocionado Ueli al llegar a Katmandú, en donde ya se encuentra, descansando tras su heroico intento de rescate

Miguel Moreno, periodista de www.soitu.es, ha hablado con un emocionado Ueli Steck en Katmandú. Reproducimos la entrevista que nos ceden gentilmente, y pronto publicaremos alguna otra con los intervinientes en el rescate. Sin embargo, por petición expresa de uno de ellos, esto será más adelante, ya que en este momento no están en condiciones de atender a toda la prensa internacional. El rescate de Iñaki ha llamado la atención de muchos medios no especializados, tanto aquí como fuera del país, y estos hombres se merecen un descanso tras su heroico esfuerzo. En el Diario de Navarra, patrocinador de Iñaki Ochoa y coordinador del rescate, también pueden leerse las palabras que Horia dijo a la familia de Iñaki.

"Tenemos problemas. Iñaki está enfermo. Necesitamos ayuda". Fue el escueto mensaje que llegó al teléfono satélite de Ueli Steck, el montañero suizo que acudió en su ayuda y se convirtió en la última persona que vio con vida al alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza.

Ueli nunca había visto a Iñaki antes del Annapurna. "Le conocí este año, en el campo base", cuenta en una conversación telefónica con frecuentes silencios y balbuceos, en la que muchas frases se hacen ininteligibles por su voz emocionada y entrecortada. El alpinista suizo habla desde Katmandú, la capital nepalí a la que prácticamente acaba de llegar. Ueli alcanzó el campo base, a unos 4.000 m, con Simon Anthamatten el 5 de mayo. Allí se encontró con Iñaki. El alpinista navarro perseguía las cumbres del Annapurna (8.091 m) y del Kanchenjunga (8.598 m), las dos últimas que le faltaban para sumarse a los pocos que han conquistado las 14 cimas más altas del mundo. Ueli reconoce que "había oído hablar de él, pero nunca le había visto en persona". Cuando le volvió a ver, a 7.400 m de altura, Iñaki todavía estaba consciente, aunque duda que le reconociera. "Sabía que había llegado alguien para ayudarle, pero ya no tenía la mente clara".

Ueli y Simon iban en su propia expedición, camino de la cima de 'la montaña maldita' por la pared sur, pero tuvieron que renunciar a hacer cumbre por el mal tiempo. "Hacía demasiado calor para seguir subiendo". Resignados, de vuelta en el campo base, les llegó el mensaje de socorro al teléfono satélite. Eran las 9 de la noche. "Entonces te pones a pensar qué puedes hacer para ayudar". No hay largas reuniones ni grandes discusiones. "Cuando sólo sois dos personas no hay mucho que discutir. Pero había muchas preguntas". No tenían más equipamiento que el que habían subido ellos mismos para su propia ruta y ni siquiera conocían el camino que había tomado Iñaki.

“Llegaron los sherpas de Iñaki y ellos nos enseñaron por dónde subir". En el ascenso iban cuatro guías, otro montañero, Simon y Ueli. El mal tiempo y el riesgo de avalancha complicaron las cosas, y el grupo tardó dos días en llegar hasta Iñaki. Los siete llegaron al campo 3, a 6.900 m, pero al día siguiente sólo Ueli logró alcanzar la tienda de Iñaki, 500 m más arriba. En el ascenso se topó con Horia Colibasanu, el compañero rumano que durante cuatro noches cuidó de Iñaki. Decidió bajar cuando se enteró de que Ueli estaba en camino, y con su descenso abrió la ruta por la que ascendió el suizo. "Estaba cansado y enfermo. Si él se hubiera quedado, también habría muerto" razona Ueli la decisión de Horia, quien también presentaba síntomas de un edema pulmonar.

Ueli era la persona adecuada para el rescate. En febrero había derribado el récord de velocidad -que ostentaba él mismo- en la subida por la pared norte del Eiger (en los Alpes suizos), completando los 3.970 m en 2 horas 47 minutos. En octubre de 2006, intentó ascender el Annapurna en solitario y sin oxígeno, pero tuvo que abandonar su objetivo en mayo de 2007, cuando una roca le golpeó en la cabeza.

Ueli no pudo evitar la muerte de Iñaki. Llegó el jueves y durante la noche el estado del himalayista navarro se fue deteriorando hasta no aguantar más. Desde Pamplona se había establecido un dispositivo para coordinar la atención que debía recibir el navarro y asesorar a Ueli en el tratamiento médico. Cuando Iñaki entró en parada cardiaca, el suizo intentó reanimarle con masaje cardiorrespiratorio, pero fue inútil. ¿Cuándo perdiste la esperanza de que sobreviviera? "Cuando dejó de respirar, no antes".

Siguiendo los pasos del suizo llegaba Denis Urubko, trayendo consigo oxígeno artificial para Iñaki. El himalayista navarro era un purista de la escalada y se negaba a subir con apoyo de oxígeno: "Es como si a Marco Pantani le hubieran puesto en su bicicleta un motor para subir los puertos", solía decir. Pero Urubko llegó tarde, aunque según Ueli es difícil pensar que el oxígeno hubiera podido salvarle. "Cuando llegué, Iñaki llevaba allí una semana, y eso es mucho tiempo. Quizá con el oxígeno habría aguantado dos días más, pero ¿cómo habríamos podido bajarle?".

El dispositivo de rescate que se organizó de forma casi espontánea fue impresionante, e incluso el gobierno de Navarra se ofreció a costear un helicóptero que subiera en ayuda de Iñaki, pero esa opción era imposible por el momento. "Ningún helicóptero puede volar a 7.000 m, el aire es demasiado fino", explica Ueli.

El alpinista suizo nunca se había visto en una situación semejante y le cuesta describir lo que se siente en esos momentos. Es duro ver cómo muere un compañero, pero no puedes pararte a pensar en eso. La primera noche la pasó en la tienda de campaña junto al cadáver de Iñaki, pero no podía quedarse allí. "Ahora me tocaba bajar a mí. Tenía que salvar mi propia vida".

Ya desde la seguridad de Katmandú (en Nepal), Ueli sigue reflexionando sobre el Annapurna. Para él, no es la cima más dura del mundo, pero siempre que subes a la montaña hay peligro. "Ascender a una cumbre siempre es más peligroso que pasear por la oficina. Iñaki era muy buen alpinista y sabía lo que podía pasar. Pero aunque fuera consciente de los riesgos, seguro que no subió pensando que iba a morir. Nadie hace eso".


Miguel Moreno, www.soitu.es


Ueli Steck, en la cima del Tengkampoche, tras abrir la pared norte el pasado mes

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
8 comentarios

8. BuBa - 30 May 2008, 11:14
.. han demostrado que el Alpinismo es algo mas que subir montañas..

Informar de comentario ofensivo
7. evareu - 29 May 2008, 11:12
mikelr,yo de esa polémica o malentendido pasaría,por llamarle de alguna forma,lo realmente importante es lo que hicieron este suizo y demás gente por intentar rescatar a iñaki,sólo por eso ya se han ganado el cielo,un saludo

Informar de comentario ofensivo
6. mikelr - 28 May 2008, 23:59
Hace poco en radio euskadi hablaba el periodista y montañero Oscar Gogorza, y creo recordar que dijo que Iñaki y Ueli se conocían, porque en una estancia de Iñaki en Suiza entrenaban en el mismo rocódromo...Aquí sin embargo parece que no se conocen.

Informar de comentario ofensivo
5. patusi - 28 May 2008, 10:59
Ueli muchas gracias.

Informar de comentario ofensivo
4. Rafatower - 27 May 2008, 22:42
Gracias Ueli. Has demostrado lo que es la esencia de este gran deporte. Has hecho muchísimo más de lo que la lógica y el buen hacer imponían. Gracias por tratar de devolver a la vida a Iñaki Muchas Gracias, Felicidades

Informar de comentario ofensivo
3. Josuonthebridge - 27 May 2008, 18:30
Muchas gracias Ueli. Todo lo que ha pasado nos ha demostrado que el mundo de la montaña es mejor de lo que pensabamos, porque ultimamente parecía que todo era competición y comercialización. Y creo que tienen razón los de barrabes, creo que ahora lo que se merecen es descansar y que los dejen tranquilos. Incluso en esta entrevista se ve que el suizo prácticamente no dice nada, qué va a decir ahora el pobre?

Informar de comentario ofensivo
2. AnaTriglav - 27 May 2008, 18:24
Muchas gracias por lo que hicistéis. Un beso desde una Pamplona entristecida.

Informar de comentario ofensivo
1. evareu - 27 May 2008, 18:22
simplemente,es un mundo que nunca conoceré,ojala me equivoque,pero agradecer todo lo que hicisteis allá arriba por otra persona en condiciones duras y momentos difíciles,es de chapeau,ver como aún que da gente solidaria en este mundo tan egoista y en esa coyuntura,otros que se creen grandes se tendrían que dar cuenta que no lo son para nada,comparado con gente así,bueno y sin comparar igual

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International