Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 11 de Septiembre de 2009

Una vieja carta que es de justicia publicar

Poco después de la polémica del rescate del guía de Mendoza Campanini, hace 4 meses, recibimos un correo de alguien que vivió aquello desde dentro, en la que explicaba lo ocurrido y defendía la actuación de los rescatadores y de otros montañeros que se implicaron en la operación. Pero cayó en la papelera de spam, probablemente debido al gran número de destinatarios. Ahora la hemos recuperado, y creemos que, aunque tarde, es de justicia su publicación

Como muchos lectores recordarán, una semana después de que la prensa generalista y esos programas de televisión que tanto gustan de remover la basura y demás detritus orgánicos airearan el vídeo del rescate del guía de Mendoza Federico Campanini en el Aconcagua, decidimos publicar la opinión al respecto de nuestro amigo el alpinista canario Pedro Millán del Rosario, cansados de lo injusto de la situación.

Es común que la opinión pública juzgue y opine de temas de montaña sin saber, especialmente cuando hay tragedias y rescates de por medio, ya que no conocen las circunstancias. Pero hoy en día esto último no frena a algunos a la hora de opinar, no sólo de éste, sino de muchos otros temas. Por poner un ejemplo, una vez que se anunció el final del rescate de Óscar Pérez en el Latok, se pudo leer en un periódico de cierta difusión que lo que ocurría era que el grupo de rescate estaba formado por alpinistas poco aguerridos y sin pericia. Esto dicho (con un cierto tono de enfado y reproche), de Corominas, Tosas, Jonatan Larrañaga, Simón Elías…Se puede ser más ignorante, pero en este momento no se nos ocurre cómo.

Cuando publicamos la noticia del rescate de Campanini nos quedó un cierto mal sabor de boca. Leímos, tanto en nuestros comentarios como en otros foros, a gente experta que juzgaba por comparación de una forma bastante fácil ¿Cómo se puede comparar un rescate en el Pirineo o en Picos, a 3.000 metros (o menos) de altura, en un lugar que está a 15 kilómetros en línea recta del pueblo base del equipo de rescate, con un rescate a 7.000 metros de altura en una zona inmensa? Hubo quien decía que aquí en España esto no habría ocurrido, porque los grupos de rescate están muy profesionalizados, etc, etc. Esa profesionalización es un hecho innegable, como también lo es el que en Argentina la actividad de estos grupos es incipiente, pero pensamos que la posible comparación no hay por donde engancharla.

Y también pensamos que la mayoría juzgó lo ocurrido por dos minutos de vídeo en situación muy extrema. Habíamos supuesto que el mundo de la montaña entendería que, aunque ciertas cosas chirriaban en el mismo, se trataba de una situación muy límite que había que contextualizar.

Ocurrió que por entonces recibimos un correo con una carta de alguien que vivió todo desde dentro, y en el que se pedía la máxima difusión posible al mismo. Pero por estas cosas de la técnica, los diversos servidores lo identificaron como correo basura, probablemente por el gran número de destinatarios que incorporaba, y cayó en el pozo de la papelera de spam, perdido entre otros cientos.

Ahora, sin embargo, en una limpieza, lo hemos recuperado de esta papelera. Y creemos que es un acto de justicia su publicación. Con ello no queremos reavivar la polémica de si obraron bien o mal. Ya se debatió lo suficiente la actuación concreta, los detalles terrenos, ellos mismos reconocen que los sistemas de rescate en el Aconcagua son incipientes y mejorables (sobre todo si tenemos en cuenta que es una montaña que se paga por subir), pero creemos que en lo personal se crucificó a quien no lo merecía.

Mientras no se falte al respeto, en esta noticia, como en cualquier otra, los comentarios son libres, pero querríamos que entendierais que la intención al publicar esta carta no es comenzar de nuevo un juicio detallado de la actuación, ni mucho menos reabrir heridas, sino dar a conocer los esfuerzos al límite que se realizaron en aquella montaña, los cuales merecen todo nuestro respeto y pensamos que es de justicia que se conozcan.

Simplemente nos parece que hubo unas personas que dieron todo lo que tenían para intentar un rescate desesperado, pero fueron juzgados como villanos por la opinión pública por un corto vídeo sacado de contexto.

Lo que a fecha de hoy seguimos sin entender es quién y por qué colgó un vídeo así en youtube -tan descontextualizado y generador de tanta polémica y tanto daño- para que fuera pasto de la televisión y prensa amarilla, que en España como en Argentina como en cualquier parte del mundo anda siempre con el colmillo afilado buscando la sangre.

“Nos resulta muy triste enterarnos los que estamos "aquí arriba" de la difusión de un video y de la infinidad de comentarios que ello ha provocado, comentarios y juicios emitidos sólo por ver algunos minutos de una situación de rescate en la cual se jugaron la vida, literalmente varias personas, por sólo querer salvar la vida de otros compañeros de montaña ¿Cómo el lego o el ciudadano común puede emitir un juicio correcto, con sólo ver algunos minutos de una filmación a 7000 metros más abajo, mirándolo en su TV? Habría que retroceder alrededor de 4000 minutos antes de lo que se ve en video... allí donde el guía de la expedición Campanini, pierde la ruta de descenso por encontrase en medio de un temporal a últimas horas del día... En ese entorno una persona, cae con una placa de hielo cientos de metros más abajo y fallece...Dado el mal tiempo y de acuerdo a algunas informaciones radiales, a primeras horas del día siguiente la patrulla de rescate comienza un operativo a más de 6500 de altura por una zona que en primera instancia resultó equivocada dada la falta de precisión de la información a ese momento.

Todo ese día fue un día de búsqueda infructuosa, recordemos, a 6500 m de altura y con tormenta de nieve...Al segundo día de búsqueda, cuando ya era casi impensable la posibilidad de vida de alguno de los 4 miembros restantes de la expedición luego de haber soportado alrededor de -40 de sensación térmica, deshidratados y sin abrigo, un helicóptero logra divisar al menos a una persona con vida, pero nuevamente, dada las condiciones climáticas y lo grande de esta montaña, no queda del todo claro el lugar preciso del avistamiento. Cabe recordar que durante uno de estos intentos de reconocimientos del lugar del accidente y por la necesidad de acercarse a la montaña para lograr visibilidad, el helicóptero de rescate tuvo una caída libre de varios cientos de metros que por "suerte" no se sumó a la tragedia ya existente....

Para ese entonces, ya en todos los campamentos se sabía de la situación de estas personas extraviadas y perdidas en la altura y en forma espontánea y voluntaria se formaron grupos de apoyo a la patrulla de rescate, al saber de la falta de personal y cansancio de la misma, algunos grupos comenzaron el ascenso desde los 4300 m hacia los 7000, recordemos, con tormenta, y sin adiestramiento conjunto para situaciones de este tipo, se movilizaron más de cincuenta personas a lo largo y ancho de la montaña, voluntarios para llevar equipos, alimentos, abrigo, calentadores para derretir nieve, para realizar relevos con los más cansados, y los más aclimatados y con mejores conocimientos para la cumbre. Las personas se encontraban alrededor de 600 metros abajo de la cumbre pero fuera de la ruta normal, para acceder a ellos había que primero llegar a la cumbre, luego descender esos 600 metros por el otro lado, fuera de cualquier camino conocido, entre viento blanco y temperaturas extremas. Los rescatistas que llegaron estuvieron toda la tarde, repito, sin entrenamiento conjunto, en medio de una tormenta, logrando salvar la vida de tres personas (italianas), luego de hacer un triash (método que se utiliza en todo el mundo para definir prioridades de salvataje frente a situaciones límites), que fueron siendo llevadas a la cumbre y luego tomadas por otros grupos de rescatistas para comenzar su descenso...

En un momento no se pudo más, un metro para arriba y dos para abajo, cuando no quedan más fuerzas, no quedan más fuerzas, cuando no queda energía, no hay más energía y hay que pensar que todavía había que subir hasta la cumbre y después bajar, posiblemente 10 horas más de esfuerzo, para sobrevivir pero ahora ya los rescatistas... Ningún compañero de montaña quiere dejar a otro compañero morir, pero cuando no se puede más, no se puede más... Alguien ha dicho que a Campanini lo trataron "como a un perro", en situaciones límites se hace todo lo posible en el tiempo que se tiene, si hace falta arrastrar a alguien con una soga, se lo hace, si no hay camilla, se improvisa, si una persona se está ahogando en el mar y en estado de pánico o descontrol se la nokea y se lo intenta salvar...

Me pregunto, ¿habrá tantos especialistas en alta montaña movilizando tanta prensa amarilla cada vez que un enfermo terminal de cáncer solicita un turno en algún tomógrafo de algún hospital público y le dan turno para dentro de los próximos seis meses, o cuando un chico entra en un pediátrico con riesgo de vida y le dicen a los padres que no hay camas o que no hay ambulancia para su traslado o que tal o cual medicamento, lamentablemente se lo van a tener que conseguir ellos, porque no hay más o los que hay están vencidos?


Obviamente hay mucho para corregir, este es el primer accidente con estas características en esta montaña, hay mucho por aprender, pero algo que no se puede decir, es que se abandonó a una persona, no hace falta explicar la cantidad de lágrimas han rodado por esta montaña esta temporada, y como si fuera poco, cuando se estaba cerrando la herida, hay quienes la abren nuevamente y nos hacen nuevamente llorar...

Todos los que estamos "acá arriba", nos estamos preguntando, ¿qué les está pasando allá abajo?”


El Aconcagua fue el escenario del operativo de rescate de Campanini y sus compañeros

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
15 comentarios

15. surfer - 19 Sep 2009, 19:01
con la carta al público o sin ella mas de uno debería aprender a estarse calladito, y buscar algo de humanidad y sentido comun en su interior

Informar de comentario ofensivo
14. Xiuli - 15 Sep 2009, 17:07
No entiendo el porqué de la grabación, y menos aún que lo colgaran en la red, quizá inconciencia y desconocimiento de las posibles consecuencias? Por otra parte, en un esfuerzo para comprender aquellos que juzgaron desde su sofá, entiendo que las imágenes són aterradoras y la primera reacción pueda ser de rabia y pesar por un supuesto maltrato, pero lo que no comparto es que, aún sin 5 minutos para reflexionar sobre lo ocurrido, se juzgue sin conocer el más mínimo sobre la situación, y no solamente en este caso, sinó en muchos otros de la vida terrenal. Un gran mal de esta sociedad en qué todo es juzgado como bueno o malo?

Informar de comentario ofensivo
13. cuculuscanorus - 15 Sep 2009, 11:11
Lo que no comprendo es porqué alguien grava con el movil esa situación, ¡y luego la envia a los medios!

Informar de comentario ofensivo
12. jousomiedo - 14 Sep 2009, 00:53
Con todos mis respetos a todas las opiniones,creo que a veces se habla sin conocimiento de causa. Digo esto porque es muy fácil comentar,criticar o machacar a alguien por su conducta, cuando no se han vivido situaciones de extremo peligro. No hace falta subir a un 8 mil para saber lo cerca que pasa de nuestro cuello la guadaña de la muerte. Pero lo que es innegable, es que a partir de 5000 mts la vida cambia de manera muy radical, y cada paso son como cien. La respiración, la circulación, el clima , los temporales, el frío extremo. Todo cambia. Cualquiera que haya practicado el esquí, alpino o de travesía, sabe perfectamente lo duro que se hace avanzar con la nieve recién caida, y si encima hablamos de mucho espesor, para que contar. Asi que caminar se hace más dificil, y mucho más arrastrando un peso muerto. Siempre gusta que te ayuden a salvar la vida,es un acto heroico.Pero yo no querría que mis compañeros muriesen por mi. Creo que hay que estar alli,para verlo.

Informar de comentario ofensivo
11. Ciscu - 13 Sep 2009, 18:21
Tiran del pobre Federico como si de un animal se tratara… Por lo que me cuestiono la profesionalidad de los rescatadores, que ni tan solo llevaban una camilla tipo trineo para poder deslizar más adecuada-mente por la nieve a la víctima. Algunos pierden fuerzas en filmar la agonía en vez de organizarse para seguir tirando… Quizás este rescate nos debe hacer reflexionar sobre las pocas posibilidades de sobrevivir que tendremos si somos víctimas de un accidente en esas alturas. Que no todos los grupos de rescate en países extra europeos disponen de los medios ni de la formación de la que estamos acostumbrados aquí. No culpo a los rescatadores de la muerte de Federico, pues igualmente hubiese fallecido si ellos no hubiesen llegado hasta él. Desconocemos totalmente las condiciones físicas y logísticas que disponían, pues a lo mejor ellos tan solo fueron el reflejo de una mala organización. Ahora la palabra la tendrá un juez! Un juez sin el conocimiento ni el juicio para poder juzgar la totalidad de lo acontecido.

Informar de comentario ofensivo
10. Ciscu - 13 Sep 2009, 18:19
A continuación adjunto mi opinión que escribí(en dos partes)de cuando ocurrió tan dramático accidente 18-02-2009 Sin palabras me he quedado al observar tan dramáticas imágenes… Me ha sido difícil posicionar mi opinión, pero que no cabe duda de que no se hizo todo lo humanamente posible para intentar salvar la vida de Federico Campanini. Inicialmente pensé que estos, los rescatadores, no eran sus amigos, y que estaban actuando desde el más estrictamente punto de vista profesional y no sentimental, que era legítimo como profesionales renunciar al rescate de una persona en tales circunstancias, cuando estaban en peligro sus propias vidas, que la toma de decisiones en circunstancias extremas no es la misma que en situaciones controladas, que el hecho de llegar hasta el punto donde se encontraba Federico ya fue un esfuerzo extremo para los rescatadores, teniendo en cuenta el ambiento hipóxico y frío del lugar. Pero analizando mejor las imágenes, observo falta de organización y medios en el grupo.

Informar de comentario ofensivo
9. NURIALES - 12 Sep 2009, 18:50
Acto noble la publicación de este documento tan descarnado, pero da lo mismo lo que se publique porque aquellos que ya juzgaron con sólo dos minutos de video no van a cambiar de opinión, les va en ello su orgullo. Que nadie se equivoque, hay prensa amarilla también en la montaña porque hay montañeros que disfrutan y participan con la misma. Cada uno es libre de sacar sus conclusiones acerca de esta desgracia pero si se van a hacer públicas debería exigirse un mínimo de rigor. El daño que se hizo a los grupos de rescate que participaron ya no tiene solución. Una pena.

Informar de comentario ofensivo
8. patienter - 12 Sep 2009, 12:25
Estas cosas son muy delicadas. Así que me abstengo de hacer un juicio y en lugar de eso voy a enumerar unos pocos elementos. Que cada cual los componga como quiera y perdón si alguien se ofende: 1) En el vídeo a Campanini lo tratan mal. Una cosa es que estuviese ya cerca de su última hora y otra distinta que hubiese que tratarlo de forma inhumana. 2) Dicen "cuando no se puede, no se puede". En el vídeo, los rescatadores aparecen muy enteros. Quien no puede de verdad es Campanini. Tan enteros que pudieron grabar un vídeo y todo. 3) ¿No llevaban tienda, ni agua, ni gas, ni nada de nada? Recuerdo que Colibasanu se quedó cuatro días con Iñaki en el Annapurna a mucha más altura. 4) Buena conciencia, no tendrán. Si no, nadie hubiese dejado el vídeo anónimamente a los padres. 5) Los puntos 1) al 4) son independientes de qué haya dicho o dejado de decir la prensa sensacionalista. Si los rescatadores estuvieron o no a la altura es independiente de que la prensa en general no lo esté.

Informar de comentario ofensivo
7. leonardomza - 11 Sep 2009, 21:12
Hola ,pregunta a ud que escribio la carta, ya que estuvisteis arriba en el aconcaguia en el rescate porque no llevaste los elemento que WILLY BENEGAS tenia , no llevaban ni una cuerda buena, solo la de WILLY que les dió arriba ; dice que se demoraron en encontrarlos, pero si federico dio las coordenadas exactas,o querian ir buscar solo a muertos ,porque no avisaron a GENDARMERIA que estaban esperando un grupo ENTRENADO no como esa gente y con equipos,si a una persona no se trata asi que opina la corte internacional de derecho humanos al respecto , la iglesia catolica no aprueba estos actos palabras del obispo de la prov. de Mendoza ,imaginate tambien lo que no filmaron si esos fueron dos min de video no quiero ver los demas minutos por DIOSSSSSS.... FEDE UN AMIGO,QUE DIOS TE TENGA EN SU GLORIA.-

Informar de comentario ofensivo
6. Polaina - 11 Sep 2009, 14:28
Con un par!!No hay q olvidar q hay personas q en estas situaciones se juegan la vida para salvar la de otras, y en mi opinion, casi cualquier cosa vale para lograrlo.

Informar de comentario ofensivo
5. Pedro Millán - 11 Sep 2009, 14:20
Vale. Es comprensible y aceptable la carta en si... Pero me siguen chirriando dos cosas: la grabación del vídeo en el momento que deciden abandonarlo y, la segunda, dejarlo en casa de los padres anónimamente... En mi óptica de montañero, conocedor del Aconcagua y otras montañas, no comprendo estos dos detalles que comprometen el resto de la acción y tampoco conozco casos similares... Filmar a un moribundo y luego dejar la cinta a su familia es un acto inmoral y cruel, lo haga quien lo haga, no hay disculpa posible... Y más allá de que la gente opine sin saber, hay muchos que si sabemos y nos sigue pareciendo que fue un rescate caótico, posiblemente lleno de heroísmo y sacrificio, pero con pocos medios y deficientemente organizado... A las imágenes me remito, las condenadas imágenes...

Informar de comentario ofensivo
4. Alexandros - 11 Sep 2009, 12:39
Esas imágenes vendieron porqué generaban polémica y espabilaban instinstos primarios en los espectadores y lectores de medio mundo, más aún cuando la ética hipnotiza las sofisticadas mentes de poliuretano del ciudadano. Y el sensacionalismo es básico para hacer caja, estamos inmiscuidos en una sociedad adormecida, controlada, esclava, ignorante, débil, inhumana, autónoma, estresada, alienada, engañada…, completamente controlada por los medios de comunicación privados o públicos y estos últimos sometidos igualmente a las pautas severas de los holdings financieros. ¿Que importan los conocimientos de la montaña para emitir un juicio justo?, lo que importa desgraciadamente son solo esos dos minutos y 24 segundos de video y que la gente participe del suceso con el único fin de aumentar el volumen de la bola de nieve para generar una avalancha. La información universal que llega a nuestros televisores es de mala calidad y la educación para poder analizar dicho hecho igualmente.:-)

Informar de comentario ofensivo
3. Pepea - 11 Sep 2009, 11:57
Hay gente para todo y pocas personas para hacer lo que hay que hacer cuando llega el momento de hacerlo. Me alegra que aparezca esta carta. Lo que sucedio con Campanini estaba escrito, ese era su destino. La Montaña es así de caprichosa y puso a prueba a estos montañeros y también a los que no lo son. Para mí, sacaron mejor nota los montañeros.

Informar de comentario ofensivo
2. patusi - 11 Sep 2009, 11:34
Ahi estamos.

Informar de comentario ofensivo
1. guillegeo - 11 Sep 2009, 11:32
Bien dicho

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International