Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 24 de Septiembre de 2009

“Me encontré con mis límites ahí arriba”. Ueli Steck sobre su ascenso del Pilar

“Escalar sin cuerda es mentalmente muy exigente. Pero puedo evaluar mis puntos de apoyo. Veo agarres. Puede que me encuentre 1.000 metros por encima del abismo, y todo mi peso cuelga de una regleta de 7mm de ancho. Pero puedo ver la regleta, si es sólida o no. Sé si puedo colgarme de ahí o no. Puedo juzgar la situación. Pero aquí no podía, me encontraba desde hace horas en una situación límite(…) ¿Es realmente necesario exponerse uno mismo a un riesgo semejante?”

Ueli Steck narra lo acontecido la semana pasada cuando consiguió alcanzar los 7.200m en el Pilar Oeste del Makalu, en unas condiciones nefastas y de riesgo extremo. Las consecuencias han sido un descanso de una semana para recuperarse, y la decisión de no volver al Pilar oeste mientras esas condiciones persistan. Su objetivo inmediato es la ruta normal con sus compañeros, aunque las condiciones de nieve también son penosas y muy complicadas.

Última hora: Ayer Ueli mandó a casa un mensaje en el que anunciaba que, con todo, una ventana de buen tiempo llegaba, y que habían salido hacia arriba por la normal. Estaban en el campo 1.

“Mientras escribo estas líneas estoy sentado en el campo base, a 5.250m sobre el nivel del mar. Por encima de mí, la cima del Makalu, a 8.463m de altura. Exactamente 3.213m de desnivel me separan de mi deseado sueño.

Hace una semana llegué hasta el Pilar oeste. Ascendí e instalé un campo a 6.700m de altura. Estaba lleno de motivación, quería completar mi proyecto. Estaba muy bien preparado para realizarlo. A las 3 de la mañana comencé a escalar. Estaba seguro de que iba a conseguirlo. Solo y sin cuerdas fijas, hasta la cima. Pero después todo cambió.

Las grandes cantidades de nieve fresca me mostraron claramente en donde estaban mis límites. Pero luché. No abandoné. No es mi estilo decir tan rápido que no se puede hacer. Si no hubiera dado todo de mi mismo, si hubiera abandonado en ese momento el proyecto y me hubiera vuelto a sentarme en mi cálido salón, ¡me hubiera sentido muy avergonzado por ello!


"Navegué" a través de la nieve adecuadamente. En la primera parte no fue realmente un problema. Pero entonces llegué hasta las primeras torres de roca verticales. El monzón había sepultado literalmente los pasajes verticales de la pared bajo 30 centímetros de nieve. No podía hacer otra cosa que excavar la nieve hasta encontrar la estructura de roca en donde encontrar los apoyos para continuar escalando. A 7.000m esto es extenuante.

Era como escalar la cara norte del Eiger en condiciones imposibles. Pensé que si hubiera estado en casa, escalando en el Eiger en esas condiciones, me habría dado la vuelta, me habría tomado un café, y me habría ido al rocódromo por la tarde.

Al final conseguí superar el primer escalón vertical de roca. Sin aliento me detuve. Fui hacia la derecha, buscando un campo de nieve de 45º-50º. La nieve era muy profunda. El riesgo de avalanchas era extremo. Los cristales de nieve no habían fusionado debido al intenso frío. Me arrastraba, casi sin fuerzas. Pero alcancé los 7.100m.


La arista acababa en una canal muy inclinada. Tenía que tirar por ella. Tan pronto como entré, me hundía, y a cada paso que daba, de pronto descendía para atrás rodeado por una masa de nieve. Mi corazón se paralizaba literalmente cada vez. Alguna vez descendía más de un metro. Cada músculo de mi cuerpo estaba en completa tensión. ¿Por qué me detenía de repente, en lugar de continuar para abajo con la nieve? No tenía ni idea. En el momento en el que me detenía la tensión se distendía, y mi corazón volvía a latir. Un respiro. Continué intentando ascender esta canal, que era como un trineo debajo de mí. Lo intentaba una y otra vez. Mis nervios estaban al límite. Hasta que conseguí llegar al siguiente paso de roca. Y otra vez a excavar la nieve para encontrar las presas. Y después de este paso, otro campo de nieve.

Esa masa de nieve suelta me dejó vacío psicológicamente. No sabía en ningún momento si estaba firme en la montaña o si al segundo siguiente iba a patinar con la nieve y caer al vacío. Estaba en permanente tensión. Además la masa de nieve era mayor cada metro que subía. A 7.200m volví al eje del Pilar, esperando que allí hubiera menos nieve fresca. Un poco más arriba me paré en una pequeña plataforma. Esto me permitió quitarme la mochila y asegurarla a un piolet.

Me permití beber un litro de líquido y una barrita de muesli, esperando recuperar algo de fuerza con ello y descansar un poco. La perspectiva hacia arriba era destructiva para mí. El Pilar permanecía bajo un grueso abrigo invernal. Una mirada a mi reloj me dijo que había necesitado 4 horas y media para ascender 500 metros. El tiempo: cielo azul profundo. Mi confianza en mi mismo estaba en su punto más bajo. ¿Qué podía hacer? ¿Continuaba o daba la vuelta?


Esta incertidumbre, el no saber en ningún momento en donde pisaba y si la nieve no se iba abajo conmigo, me hundieron.

Escalar sin cuerda es mentalmente muy exigente. Pero puedo evaluar mis puntos de apoyo. Veo agarres. Puede que me encuentre 1.000 metros por encima del abismo, y todo mi peso cuelgue de una regleta de 7mm de ancho. Pero puedo ver la regleta, si es sólida o no. Sé si puedo colgarme de ahí o no. No me importa lo grande que sea. Pero puedo juzgar la situación.

Pero en ese momento me encontraba desde hacía horas en una situación muy precaria. Definitivamente no era capaz de evaluar por más tiempo la situación. Así que ¡decidí descender! Había subido hasta los 7.200m, para descender.

La bajada se convirtió también en una guerra de nervios. Perdí el sentido del tiempo, sólo me daba cuenta de lo tenso que estaba mientras descendía. Una vez que llegué a mi tienda a 6.700m me senté en la nieve. Mi euforia del día anterior había desaparecido. Bebí algo. Después de mucho rato me encontraba otra vez en un lugar seguro. Pero eso no me proporcionaba ningún alivio.

Ahora mi cabeza empezó a funcionar a toda velocidad ¿Qué estaba haciendo ahí arriba? Me acordé de las horas que acababa de pasar, y me enfadé conmigo mismo. Estaba claro: en esas condiciones, era imposible escalar esa ruta. Pero de repente pensaba: “eres demasiado débil. ¿Tienes tan solo un poco de voluntad?"

Estuve sentado allí durante una hora. Mi mayor deseo era volar de vuelta a casa al siguiente día. Después de una hora comencé a recoger mis cosas. Sólo quería bajar. Y abandonar inmediatamente la práctica del alpinismo ¡No veía una razón por la que no abandonarlo! Estaba ya llena la mitad de la mochila y había comenzado a desmontar mi tienda.


Pero entonces me encorajiné: “Sólo es 13 de septiembre”, pensé. Tenía al menos un mes más para intentar la cima del Makalu. Y comencé a deshacer mi mochila otra vez. En se momento no tenía ningún plan acerca de cómo podía ser capaz de escalar el Pilar oeste. Pero en un mes las cosas podían cambiar mucho.

Anclé de nuevo mi tienda y deposité mi material en ella. Puede que las condiciones mejoraran, aunque tengo que reconocer que no confiaba en ello. Comencé el descenso hacia el campo base con sentimientos contrapuestos. Y descendía con buen tiempo.

¿Es realmente necesario exponerse uno mismo a un riesgo semejante? Me sentía deprimido. Totalmente motivado y lleno de confianza entré en este proyecto. Y ahora todo parecía haber acabado. Mis pensamientos daban vueltas en mi cabeza.

A las 12 en punto tuve contacto por radio con Andy Waelchli y Robert boesch, que iban hacia cima por la ruta normal. Estaban atascados en la nieve también. Un pequeño consuelo para mí. Habían llegado hasta los 6.500m ese día. Menor altura que la que yo había alcanzado. Robert ascendió al día siguiente hasta los 6.800m antes de abandonar también. Así pues, mi decisión no había sido del todo errónea.

De vuelta al campo base me sentí aliviado. Me di una ducha. Comí patatas calientes con queso y comida liofilizada. No sabía qué hacer. Al día siguiente Andy llegó al campo base. Y al otro Robert. Deliberamos. Llegamos a la conclusión de que en esas circunstancias, un ataque a cima era imposible.

Al menos el tiempo era bueno. El sol brillaba y no habíamos vuelto a tener precipitaciones. Pero esto hacía aún más insoportable tener que permanecer sentados en el campo base mientras el tiempo era excelente.


Por la noche le daba vueltas a todo. La historia del alpinismo muestra claramente que todo tiene que encajar para conseguir una cima de 8.000. Y ahora nada lo hacía. Consideré muchas opciones ¿Quizás una ruta por la sur? La radiación solar es mayor, y la nieve transforma más rápido.

Al final rechacé estos pensamientos. Si no podía ser el Pilar oeste, no iría a la cara sur.

Decidí volver a mi pequeño campo a 6.700m. Cima primera y después cima segunda antes de la tienda. Andy vino conmigo. Esto fue el jueves 16 de septiembre. La huella del domingo todavía estaba allí. Esto significaba que la nieve no se había transformado…

Sin equipo alcanzamos los 6.700m, llegando a las 6 de la mañana. Hacía un frío intenso y el sol todavía estaba escondido detrás del Makalu. Estaba contento por contar con la compañía de Andy. Después de un rato llegué a la conclusión de que un ataque al Pilar oeste con esas condiciones era imposible. La ruta normal quizás tuviera más posibilidades.

Dejé comida, la tienda y un hornillo a 6.700m. Bajé mi equipo de pluma al campo base. De esta manera, podía intentar otra ruta, pero dejaba una puerta abierta al Pilar oeste. Descendimos.

Ahora estoy sentado en el campo base y estoy contento de haber bajado mi material de pluma. Así tengo las posibilidades abiertas. De momento, el Pilar oeste es una ilusión. Tan solo un sueño. La ruta normal: si tenemos suerte, quizás tengamos una oportunidad ahora. Tenemos por delante 3 semanas antes de que el Jet Stream incremente los vientos a 8.000m imposibilitando un ataque a cima. 3 semanas…

Lo más importante es que volvamos a casa sanos y salvos. Y con toda seguridad nos habremos enriquecido con una nueva experiencia. Me encontré con mis límites ahí arriba.


Estudiamos ansiosos el parte meteorológico. Robert, Andy y yo queríamos haber comenzado a subir el pasado sábado. Parecía que iba a mejorar el tiempo. Pero el sábado el mensaje de meteotest anunció un giro en los modelos. Tormenta para el lunes y martes. Otra vez inmovilizados. Pero el tiempo no ha sido tan malo al final. ¿Debemos creer o no en el parte meteorológico? Esperamos de nuevo. Si meteotest hubiera tenido razón y hubiéramos ascendido, nos habríamos quedado atascados arriba, y el peligro de avalancha habría sido muy alto. Así que mejor esperamos. Mejor permanecemos en el campo base y hacemos nervios que estar arriba y que se cumplan las previsiones.

Un parte meteorológico es sólo una predicción. Pero las predicciones son esenciales. Pueden evitarnos situaciones críticas y muy desagradables.”


Página web de Ueli: Steck: www.uelisteck.ch


Ueli Steck llegó a su límite absoluto en su ascenso en penosas condiciones hasta los 7.200m en el Pilar oeste del Makalu

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
7 comentarios

7. Josi - 25 Sep 2009, 12:16
Muy grande sin duda! pero me parece que esta vez el riesgo fue excesivo y como dice mamadou tuvo muchisima suerte, parece más una cabezonería peligrosa e irreflexiva, pero de todo se aprende si lo puedes contar.

Informar de comentario ofensivo
6. Rancio - 25 Sep 2009, 10:19
Un tio grande , sobre todo por la humildad y sinceridad del relato, sin tantas patrañas y medias verdades de muchos ochomilistas(alpinistas?¿..) profesionales consagrados..

Informar de comentario ofensivo
5. mamadou - 25 Sep 2009, 10:07
buffff....no sé si se encontró con sus límites, o los supero directamente y se le apareció la virgen. Cuando uno al contarlo dice que era casualidad que se parara y no saliera volando, probablemente ha superado sus límites....pero qué peazo alpinista!!

Informar de comentario ofensivo
4. Alexandros - 25 Sep 2009, 10:00
Bueno,a decir verdad,Jessica Biel es otra firme candidata al Master Comander. http://www.elpais.com/fotografia/gente/Jessica/Biel/subira/Kilimanjaro/elpfot/20090924elpepuage_4/Ies/ Mucha coca-cola para el mal de altura.:-))

Informar de comentario ofensivo
3. ut0pia - 25 Sep 2009, 00:58
Més que l'amo i senyor: és el MASTER AND COMMANDER! =)

Informar de comentario ofensivo
2. Alexandros - 24 Sep 2009, 22:04
En estos momentos es "L'amo i senyor"!!!.

Informar de comentario ofensivo
1. emil - 24 Sep 2009, 21:54
Qué tío más grande este Ueli, coño! (perdón...) Y qué bien cuenta las cosas.

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International