Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 15 de Octubre de 2009

Consideraciones finales de Ueli Steck sobre su ascensión al Makalu

Tras su intento de ascensión al Makalu en solitario por el Pilar Oeste, y su posterior cima por la vía normal en estilo alpino, en solitario, y abriendo huella hasta la rodilla durante toda la subida en la gran cantidad de nieve acumulada, se recupera en casa de las congelaciones y del gran desgaste que sufrió. Como él mismo afirma, ”esta montaña me ha hecho llegar a mis límites absolutos. Todavía siento las consecuencias de este enorme esfuerzo. Nunca en mi vida había tenido que luchar así.”

“Desde hace una semana estoy de vuelta en Suiza. Las congelaciones de mis pies están mejorando poco a poco y he empezado de nuevo con mi rutina de escalada. La vida vuelve día a día, poco a poco. Sin embargo, necesito este descanso. El Makalu me ha llevado hasta mi verdadero límite.

La expedición ha sido un gran éxito, aunque no alcancé la cima por el Pilar oeste, tal y como había planeado. Las condiciones en la ruta normal ya eran muy difíciles, así que un intento por el Pilar Oeste era sencillamente imposible.

Desde el campo 2, a unos 6.500m, Robert Boesch y yo luchamos camino hacia la cima. Abríamos huella alternativamente. En todo momento tratábamos de intuir en donde la nieve era menos profunda. Intentamos descubrir los sitios en donde el sol hubiera brillado más, en los que el viento se hubiera llevado la nieve o –incluso mejor- las zonas que ya se hubieran limpiado por las avalanchas. Así abrimos huella hasta los 7.100m y volvimos a descender al campo 2, no por la huella que habíamos hecho para subir, sino paralelos a ella, porque no la queríamos destrozar. Así al día siguiente podríamos tener un suelo sólido bajo nuestros pies…


A la mañana siguiente Andy Waelchli decidió no subir más. Sus dolencias físicas no le permitían ir más allá. Robert y yo subimos hasta el campo 3, el último que habíamos montado, a 7.350m sobre el nivel del mar. Desde ese punto teníamos por encima exactamente 1.113 metros hasta la cima. A partir de ahí, una y otra vez Robert y yo luchamos contra las ingentes masas de nieve, hundiéndonos hasta la rodilla en cada paso. Habíamos salido a las 3 de la mañana del campo 3, así que aún está oscuro. Durante un descanso tengo que darme masaje en los pies. Robert mira mi pie derecho, y lo hace él; tengo la sensación de que es de madera. Subimos juntos hasta los 7.900m, y entonces Robert decide descender; dice que es demasiado tarde para él. Por mi parte, sé que podré descender aunque se me haga de noche, porque puedo seguir la profunda huella que hemos abierto; aun así, decido darme de tiempo hasta las 4 de la tarde; si no estoy en cima a esa hora, descenderé también.

Así que sigo adelante. Solo. Metro tras metro. El sol me ciega pero no me calienta lo más mínimo. Lucho. Trato de comer y beber. El aire está enrarecido. La arista que me lleva directo hasta la cima parece no tener fin. Decido no volver a mirar hacia arriba. Y finalmente, estoy allí; en la cima.

La cima del Makalu es afilada como un cuchillo, y el éxito de alcanzarla no me hace tener en ese momento sensaciones especiales. Me hago un rápido autorretrato, me vuelvo a poner los guantes de altura y comienzo a descender.

Esta montaña me ha hecho llegar a mis límites absolutos. Todavía siento las consecuencias de este enorme esfuerzo. Nunca en mi vida había tenido que luchar así. Al final fue una simple cuestión de cabezonería; mi razón me había dicho hacía mucho tiempo que aquella tortura debía de terminar. Pero mi voluntad me llevó hasta la cima.


Ahora estamos de vuelta en casa, sanos y salvos. Mis pies se recuperan lentamente. Quiero dar las gracias a Robert, que hizo un gran trabajo abriendo huella y dándome masaje en mi pie derecho cuando lo necesité. Conseguí la cima, y lamento que él no pudiera hacerlo, porque habría sido un gran éxito colectivo, del equipo. También quiero dar las gracias a Andy, que hizo un gran trabajo que me ayudó a alcanzar la cima del Makalu.

¡Muchas gracias a todos por vuestro apoyo moral durante la expedición!

Nos vemos pronto”

Ueli Steck

Página web de Ueli Steck: www.uelisteck.ch


Steck, completamente agotado, en la cima del Makalu


Ueli Steck en su tienda del campo 3

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
8 comentarios

8. BAS - 19 Oct 2009, 10:42
Claro que sí, esto es alpinismo puntero y sin rival... pero ya me gustaría a mí "coleccionar" aunque fuera uno solo de esos maravillosos techos. No olvidemos que una de las cosas que hacen grande-grandísimo al alpinismo es que cada uno lo vive como desea, eso sí, siempre respetando al entorno y a los demás... no creo que los coleccionistas coarten la libertad de acción de los alpinos y viceversa. A mí no me gusta el futbol y no lo veo y creo que aquí está empezando a pasar lo mismo... el poder de los medios hace que a veces haya que pasar por el aro para luego poder hacer lo que se desea. Joder que brasas que soy, siento dar la chapa filosófica "lunes por la mañana"...

Informar de comentario ofensivo
7. alvarocb - 19 Oct 2009, 03:48
El alpinismo en si es una cabezonería ya que no tiene razon.

Informar de comentario ofensivo
6. Josi - 18 Oct 2009, 12:48
Enhorabuena, alpinismo del bueno...pero el mismo lo dice: cabezonería, no razon!..pues eso!

Informar de comentario ofensivo
5. iñakiu - 17 Oct 2009, 15:02
makalu_la, sabias palabras!!

Informar de comentario ofensivo
4. makalu_la - 16 Oct 2009, 22:12
Cantamañanas coleccionistas de ochomiles, a ver si os enteráis, esto es ALPINISMO con mayusculas y no lo vuestro con Sherpas instalando cuerdas y abriendo huella. Enhorabuena a Ueli y a los vascos de Horbeirn y que sigan así.

Informar de comentario ofensivo
3. Cassin8000 - 16 Oct 2009, 14:28
Totalmente de acuerdo menos circo y más alpinismo de verdad

Informar de comentario ofensivo
2. Rancio - 16 Oct 2009, 11:07
totalmente de acuerdo pepe barbero,mas ueli steck , masUrubko..., y menos circo en la "carrera" de 14 ochomiles..y heroicidades de pacotilla...

Informar de comentario ofensivo
1. pepe barbero - 15 Oct 2009, 23:21
Esto es lo que queremos ver en montaña, no estas ridiculas y anacronicas carreras por hacer los 14. enhora buena, adelante, vais bien. Saludos

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International