Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 17 de Noviembre de 2009

Crónica de la apertura de la cara norte del Chang Himal (ED+, M6, 1.800m) Por Nick Bullock

Hace un par de semanas informábamos de que un equipo británico compuesto por Nick Bullock y había conseguido vencer la cara norte del Chang Himal, 1.800m de pared en la zona del Kangchenjunga. Ahora Bullock escribe la crónica de lo acontecido durante los 5 días de escalada que pasaron en la pared

"Nos costó 2 días de viaje en 4x4 y 10 días andando alcanzar la cara norte del Chang Himal (6.750m). Esta pared es un objetivo evidente, pero muy lejos de cualquier parte. 1.800m verticales sobre los que trazan líneas los ojos y la imaginación. Corredores barridos por la nieve, columnas de hielo, seracs del tamaño de un adosado, roca descompuesta, canales y una cumbre puntiaguda.

Los trekkers que pasan se sientan y comparten un rato con nosotros. Cuando mencionamos que tenemos intención de intentar escalar lo que tienen delante suyo sus caras se descomponen. Miran y nos preguntan si estamos hablando en serio. Su expresión muestra preocupación y duda. No es que se preocupen por nuestra salud física o nuestra estabilidad mental. Su expresión cambia porque piensan que están sentados con unos locos.

Por favor no nos malinterpretéis. Esta pared no es la muerte, el fin, la mejor, la más grande, la más alta, la más arriesgada o la peor. En una temporada de otoño en la que varias exigentes nuevas rutas han sido escaladas en Nepal y China, ciertamente ésta no es la más dura. Lo que es y lo que fue, fue un paso hacia lo desconocido, un reto que sobrepasó otros retos en montaña que habíamos afrontado antes, un paso hacia la pared más grande a la que ambos, Houseman y yo, habíamos tenido las narices de acercarnos y empezar a escalar con tan solo nuestra mochila de ataque. Esta ruta de montaña no es una locura, sino una dura escalada clásica en espera de unos pocos más ascensos.


Aquí va algo de información para los posibles candidatos:

Noche/día 1. 29 de octubre

02:30h: Salimos de nuestra cueva/vivac en la base de la pared y ascendemos el gran cono de nieve a la derecha del espolón a través de un barranco de nieve y hielo. Hundiendo nuestros pasos en la más que favorable nieve me di la vuelta para mirar a Houseman con arcadas y vomitando. Hmmm, game over antes de empezar, pensé.
“¿Quieres que descendamos y lo intentemos en unos pocos días?”
”Nooo…estoy bien, no debería haber comido aquello.” Sin embargo, no era la comida, era una infección por giardia y pensé que iba a ponerse peor en breves…pero un respeto para la Juventud: 1.800m por delante, o por ser más exactos, alrededor de 2.400m de escalada por encima nuestro contando las travesías, y él todavía estaba en el partido.

Pasamos en solo el estrechamiento lo más a la izquierda posible evitando los seracs de por encima hasta situarnos en línea con el primer contrafuerte. Una pendiente de nieve de 70º sin consolidar nos llevó hasta el primer tramo de roca. Nos encordamos, y escalamos una línea directa por la parte derecha del espolón (M4+, 60m) y después 120m de semiescalada. Eran aproximadamente las 3 de la tarde, pero estábamos ya agotados y a unos 6.000m de altura, pero un pequeño saliente de nieve nos permitió excavar una plataforma para recuperarnos y pasar la noche. Housemann cargaba con una tienda ligera de una plaza. “Pérdida de tiempo”, pensé. Y tenía razón, no la llegó a instalar ni una vez.


Día 2. 30 de octubre. Segundo tramo de roca…tiempo de continuar o abandonar

Una renacida Juventud tomó el mando desde el vivac. “Tiene buena pinta”
“No sabes lo que dices”, me dije a mi mismo, mientras Andy escalaba un corredor vertical con mochila y un saliente sin protección hasta su final (M5, 55m)

“¿Qué opción eliges?, preguntó la Juventud mientras yo superaba el saliente y miraba a las 3 posibles desplomadas opciones a través de la banda rocosa. “Ninguna”, contesté, pero finalmente seguí una línea en esquina desplomada rociada con una brillante capa de hielo. Lo ideal para escalar con una mochila a la espalda y a 6.000m. Maldiciendo y tirando alcancé el final con alivio después de 60 exigentes metros (M6).

El tercer largo de la banda rocosa incluía una travesía hacia la derecha hasta una reunión bajo un corredor poco profundo de nieve podrida (M4, 55m). El cuarto largo afortunadamente no fue ni tan vertical ni estaba tan podrido como el segundo y todo fue bien (M4, 65m). El techo más grande de la ruta lo superamos atravesándolo por debajo mientras buscábamos un lugar para el vivac que no encontramos (M4, 70m) y ya en la oscuridad alcanzamos una pendiente de nieve a la derecha del techo. Escalamos un tramo final de 30 m de 70º hasta que volvimos a la cresta directamente por encima del techo y a las 7 de la tarde excavamos un escalón de 30 centímetros para lo que prometía ser una noche confortable. Estábamos a unos 6.200m (nos había retrasado un poco aquel tramo…)


Día 3. 31 de octubre

El día comenzó bien, con una semiescalada de 2 horas y media cruzando en diagonal una ladera de nieve. Terreno a unos 60-70º hasta alcanzar de nuevo la cresta por debajo de la pared final, una travesía en ascenso con montones de nieve podrida que nos llevó hasta unos canalillos de nieve en la parte derecha de la pared (M4, 80m). La Juventud tomó el mando y cruzó 2 canalillos y escaló una panza de roca especialmente descompuesta (M4) hasta hundirse profundamente dentro de una canal que no daba ningún apoyo cierto. “Bonita levitación”, pensé mientras subía (50m). El día terminó con una lucha con la canal sin poder proteger y un posible callejón sin salida a 6.500m. El mejor vivac de la ruta fue excavado con unas bonitas vistas.


Día 4. 1 de noviembre

Un día ventoso y ligeramente frío nos recibió mientras, con ayuda de algunas técnicas peruano-nepalíes realizadas sin protección, alcanzamos las entrañas de un corredor, el cual esperábamos que nos depositara en la cresta de cima. Rezábamos por ello. (70º, 180m) Y lo hizo…100 metros finales de pendiente venteada de 50º nos dejaron en la arista cimera al mediodía, justo por encima de todo lo que habíamos escalado.

Después de media hora en la cima descendimos hasta nuestro vivac en donde nos dispusimos a pasar la noche.

Día 5. 2 de noviembre.

Algún tour de force (por parte de la Juventud) construyendo anclajes de la nada nos permitió descender sin mucho drama. 13 horas después alcanzamos el primer barranco de nieve y después pudimos refugiarnos en nuestra cueva a pie de pared, 15 horas después de haber abandonado el vivac más alto.

Game Over.

El tiempo durante toda la escalada fue muy favorable, tan solo algo ventoso y frío. La roca que encontramos fue mala en general, y no favorecía la colocación de seguros. El hielo en ocasiones fue bueno y en ocasiones malo, y la nieve generalmente estaba podrida…pero aun con todo nos lo pasamos muy bien.

Una vez más queremos dar las gracias a todas las organizaciones que nos han subvencionado por su impagable apoyo financiero. Éste no fue un viaje barato y no podríamos haberlo realizado sin su apoyo. Gracias a mis patrocinadores – vuestro apoyo es muy bien recibido- y a Andy."


Agradecimientos: DMM, Mammut, Crux, Black Diamond, Mountain Equipment, Scarpa, S.I.S (Science in Sport), y el Lyon Equipment Award.
Apoyo financiero por parte de The BMC, MEF, Nick Estcourt Award, Mark Clifford Award y el Shipton/Tilman Award.


Por cortesía de DMM, www.dmmclimbing.com


La pared con la ruta seguida y los 3 vivacs empleados


Andy Houseman en el primer largo del 2º día de escalada

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International