Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 28 de Enero de 2010

Comienza la tercera temporada del programa de Calleja en Cuatro

Este domingo a las 9 de la noche comienza la emisión de los capítulos de la tercera sesión del programa Desafío Extremo, de Jesús Calleja, en Cuatro Televisión. En este primer capítulo junto a Ramón de Larramendi, unos cazadores Inuits y 16 perros se internan en el inlandis y el mar helado y siguen la ruta de los cazadores inuit con sus huskies hasta las antiguas zonas de caza de este pueblo

Vuelve el programa de Calleja a Cuatro con su tercera temporada. En esta ocasión en un horario más civilizado de lo habitual, a las 9 de la noche. Este primer domingo emitirán la grabación que junto al explorador polar Ramón de Larramendi y a Emilio Valdés realizó la pasada primavera en Groenlandia.

Jesús contrajo unos problemas de salud en su viaje en el mes de diciembre a un volcán en las islas Vanuatu, en el Pacífico, entre Australia y las islas Salomón, que le han mantenido en reposo en su casa durante un mes y que ya ha superado totalmente y sin ninguna secuela. En un par de meses comenzará el rodaje de la siguiente temporada de su programa.

Ésta es la crónica sobre el pueblo inuit que nos envió para su columna en Cuadernos Técnicos:

Los Inuits y el mundo moderno

Hola amigos. Me encuentro en plena preparación para otro de mis viajes, en esta ocasión a Groenlandia, nuevamente con Ramón de Larramendi.

Groenlandia es casi tan grande como Europa, pero solo viven 56.000 personas; no existen carreteras que conecten ninguna ciudad o pueblo. En realidad es una gran masa de hielo y nieve que cubre completamente el territorio de sur a norte; el lugar mas radical que uno pueda imaginar. Pero aquí se encuentran los auténticos cazadores árticos, los Inuits. Gentes adaptados como nadie a vivir en estas latitudes con temperaturas en invierno cercanas en ocasiones a los -50ºC.


Por cierto, respecto al nombre, veréis que en todo momento les llamo Inuits, y nunca esquimales. Es bueno saber que esquimal es un nombre despectivo que les pusieron desde fuera, y que significa “comedores de carne cruda”, por la evidente imposibilidad que tenían de hacer fuego para cocinar. Ellos jamás se han denominado así. Se llaman Inuits, que significa “la Gente”. Así que por respeto prefiero usar la palabra Inuit.

Y el asentamiento más remoto de Groenlandia, y casi del mundo entero, es Thule. El lugar habitado más al norte en el Ártico.

En este remoto lugar viven unas 600 personas. Hace pocos años casi todo el mundo sobrevivía gracias a la caza, pero desde que llegaron los tiempos modernos quedan pocos auténticos cazadores árticos. Han cambiado sus casas de piedra y turba, sus iglús de hielo, por unas pequeñas casas de madera construidas a base de subvenciones del gobierno danés, país del que depende Groenlandia como una región más. Los Inuits no están satisfechos perteneciendo a Dinamarca y ansían una independencia que posiblemente , tras un referéndum, empezará a forjarse a partir del año 2012.


Los inuits de Thule están resentidos también con la base americana que se encuentra a unos 200 kilómetros de este punto. En el año 1951, en plena guerra fría, los americanos instalaron una base para controlar el mundo desde este punto, y la construyeron junto al pueblo Inuit. A ellos nadie les preguntó, simplemente la construyeron con autorización de Dinamarca, y tan solo dos años después tuvieron que irse de sus propias tierras, porque se hizo imposible la convivencia con los militares; y eso hicieron en el año 1953, viviendo durante un año en sus antiguas tiendas e iglús a 200 kilómetros de la que había sido su aldea desde tiempos inmemoriales, hasta que les construyeron las casitas que hay en la actualidad. A partir de esa fecha poco a poco la modernidad empezó a introducirse lentamente pero sin tregua. Ahora hay un pequeño aeropuerto con una pista de 850 metros que se construyo en el año 2001, y Dinamarca subvenciona puestos de trabajo administrativos, y aparecieron otros trabajos que poco a poco están terminando definitivamente con la cultura esquimal de los Inuits.

¿Es esto bueno o malo?

En este caso, es muy complicada la respuesta, porque por el lugar en donde ellos viven, el progreso puede ser un retraso en su calidad de vida:


De este territorio puede afirmarse que es inhabitable. Sin embargo, los Inuits consiguieron adaptarse a este ecosistema de la única forma posible, en un ejercicio de supervivencia único en el planeta. Allí no se puede vivir de otra forma, en ese aislamiento. Ahora ha llegado la modernidad, y su vida se desarrolla en otro mundo. Los jóvenes no quieren ni oír hablar de la caza. Pero el problema es que esa modernidad se desarrolla en un completo aislamiento, y a miles de km del resto del mundo. Con lo que se les ha robado su esencia, se les ha arrancado del ecosistema, no sólo físico, sino emocional, y ahora tienen que realizar una vida contemporánea en un lugar en el que esto no se puede hacer. Lo principal que da sentido a la vida en mitad de un desierto helado es la adaptación y la lucha por la supervivencia. Ella es el motor, la ilusión de cada nuevo día: conseguir alimentos, sobrevivir al nomadismo, al rigor del tiempo. La vida contemporánea no tiene sentido allí.

No es de extrañar que el alcoholismo tenga un cierto protagonismo allí (en realidad es casi una plaga). No hay mucho más que hacer.

Nuestro plan es alquilar 15 perros, y en completa autonomía, adentrarnos cientos de km y muchos días en la inmensidad, a través de la tundra, el Inlandis, y el mar helado, hasta las antiguas y mágicas zonas de caza, con los últimos cazadores que quedan en Thule. Son muy pocos. Quizás nos cueste encontrarlos, pero nos permitirá volver a su vida hace 30 años, cuando todo el mundo era cazador y las familias vivían exclusivamente de ella y eran maestros de este arte manteniendo un perfecto equilibrio con la naturaleza, pues aquí es muy abundante la caza. Las familias eran felices.


Cazaremos focas para alimentarnos nosotros y nuestros perros. Va a ser duro para nosotros, no cazadores, pero la caza para estas familias es imprescindible, una cuestión de supervivencia, no un deporte. Y vamos a grabar su forma de vida en el lugar más al límite del planeta, una forma de vida casi extinguida.

Según nos han dicho, es muy probable que en 8 años ya no quede nadie que sepa cazar en Thule; por entonces la forma de vida Inuit habrá desaparecido por completo. En un lugar en el que la vida moderna no tiene mucha razón de ser, quizás el fin de los cazadores suponga el fin de Thule.

Os mantendré informados, como siempre, de lo que nos acontezca en nuestro internamiento por la inmensidad helada con los Inuits y los perros.

Un abrazo
Jesús”


Calleja y Larramendi se internan en el inlandis en el primer capítulo de la tercera temporada

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
4 comentarios

4. nenin - 08 Feb 2010, 11:34
me parece lamentable el trato a los animales, me siento decepcionada por una persona a la que admiraba como montañero y como persona por su idiologia en la montaña.

Informar de comentario ofensivo
3. Islan - 03 Feb 2010, 15:32
Así mejor que no haga más programas. Vaya manera de tratar a los perros para llevar el trineo, sin tener ni idea, "echarles de comer" como a gallinas... Lamentable Calleja

Informar de comentario ofensivo
2. Michel_ - 29 Ene 2010, 21:00
Por fin!!!!!!...el mejor programa de la TV!!!! ;-) Salu2

Informar de comentario ofensivo
1. mamadou - 28 Ene 2010, 19:20
Efectivamente, la situación en Groenlandia es extraña entre los inuits. Lo del alcoholismo es serio. Y tengo que dar la razón a Calleja (nunca lo habría pensado, perdonad que lo diga...), hay sitios a los que la vida occidental puede llegar, pero hay otros en los que no tiene sentido. Qué se puede hacer aislado en una barraca a -20ºC todo el año, cuando no a menos? tienes que llevar una vida occidental, pero sin la vida social que ello conlleva. Pues beber y poco más. Allí la vida sólo puede llenarla la supervivencia, si no no se puede hacer nada.

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International