Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 03 de Noviembre de 2010

"Milarepa y los electrones", por Jordi Tosas

Jordi Tosas medita sobre el alpinismo tras ver el circo montado en el Ama Dablam. Interesantísima y hermosa reflexión: “El juego ya es otro, muy diferente. No se trata de escalar, se trata de subir. Que otros acepten incertidumbre, técnica y compromiso a cambio de dinero para que alguien pise una cima arrastrando el jumar. (...)me dicen que en un mes seis sherpas han muerto. El último en el Baruntse: una expedición americana ofreció un plus de dolares para que antes del final de permiso se pusieran cuerdas fijas hasta la cumbre. Para que ganaran la partida por ellos."

“Hay juegos realmente extraños, con normas tan simples que su exquisita absurdidad fascina. Juegos en donde toda predicción es equivocada. Donde el único movimiento ganador es el que evita toda jugada ¿Quién de nosotros no ha intentado ganar al tres en raya? Un simple trazo en una hoja de papel, en el suelo y ninguna estrategia que conduzca a la victoria. Pero, vamos a complicarlo más, pongamos cinco fichas y tenemos un go-moku, el juego de las cinco piedras japonés. Muchos son los que creen que el segundo es quien parte con ventaja. Aunque, paradojas como siempre, si yo salgo con el más ingenuo de mis movimientos obligo al segundo a ser primero y yo... ya soy segundo. Que raras son las cosas.

Hace tiempo me convertí en ludópata de uno de los mas extraños juegos a los que he jugado. Aunque de parcas reglas tiene un tablero muy especial. Tan especial que se pierde sin llegar a jugar. Es mas, a veces, sueles acabar la partida con la sensación de no haber empezado a jugar. Cada movimiento se caracteriza por tres normas: incertidumbre, habilidad técnica y compromiso.

Incertidumbre en el siguiente paso, qué habrá más arriba. Como será la nieve, la meteorología, como estaré. Habilidad técnica en resolver todo lo desconocido que aparece en el camino, en el ascenso, tanto lo difícil como lo incierto. Camino que muy a menudo ha empezado hace muchísimo tiempo y  a miles de kilómetros de donde estás ahora. Y compromiso de seguir el juego hasta donde puedas con los menores, más simples y ligeros medios de los que seas capaz.

Es un juego que abduce, que fascina y que sucede en un lugar muy especial llamado montaña. Un lugar que es posible cartografiar, medir y dibujar perfectamente sus contornos. Pero es un lugar ilimitado en posibilidades, posibilidades infinitas como los mundos que nos quedan por conocer; es tan imposible restringirlo entre fronteras fijas y definiciones de validez permanentes como la propia vida.  Siempre eclosiona tomando nuevas formas de adaptación.

Pero sorprende cómo las reglas son cambiadas en vez de que los jugadores se adapten, se crezcan, aprendan nuevas tácticas. Vuelvo del Lhotse, de su cara sur. Ha sido mi segunda vez en ese mundo y, cosas de la providencia, dos años de preparación se han quedado en unos intentos. Unos intentos en la incomparable compañia de los estratos de ese mar primigenio que se llamó Godwana. Estratos que cuentan la historia de nuestro mundo, páginas iluminadas por unos cientos de millones de estrellas del brazo de nuestra galaxia, esas noches oscuras cuando la luna es perezosa. Podríamos decir que lo hemos intentado, nos adentramos en su desconocida inmensidad de una forma técnica y comprometidos. En cada escalada lo subimos y bajamos todo..., eramos dos, los justos.

El peso nos dobló, las piedras nos hicieron bailar y los aludes temblar. Hasta ese momento fatídico cuando la mejor de las alternativas es renunciar. Cuando más fuerte te sientes, cuando más rápido puedes escalar, cuando crees sin dudar que puedes hacerlo. Es entonces cuando ella mueve su pieza y te hace el jaque, el mate. Su negra silueta surgida del rojo fuego del atardecer acaba siendo todo recuerdo mágico que en mi corazón queda del tiempo que bajo ella he vivido, he escalado, leyendo uno  a uno los estratos del mundo y de mi memoria.

Quedan dos días para volver y me voy al Ama Dablam. Lo que el Lhotse tiene de ogro, esta montaña lo tiene de bonita. Sin duda, una de las más bellas montañas del Himalaya. Isla y faro en un océano de cimas más altas que ella. Lineas puras e ininterrumpidas que van a la cima. Una montaña que siempre he deseado subir.

Planteo simple, escalarla desde Pangboche, salir por la mañana y volver a cenar. Con todo lo que necesito encima. (El jumar está en Benasque). Como son las reglas que he aprendido y que definen mi alpinismo -Quizás el de muchos otros-.

En menos de una hora cruzo el campo base de ese pico. Extensión abrumadora de gente y tiendas. Gente desayunando, gente duchándose, gente tomando el primer sol de la mañana. Y una exclamación generalizada: ¡¡hay alpinistas escalando!! ¡¡Alpinistas en la montaña !! La situación es desbordantemente absurda. El sin sentido toca el limite en mi mente probablemente demasiado estrecha. Un campo base entero sorprendido por el hecho de que haya escaladores por encima de las cuerdas fijas. En esa macroexpedición sherpa con apoyo internacional, el apoyo internacional se ha visto sorprendido con la llegada de escaladores.

Como nuevo invasor ignorado por los habitantes locales del campo, sigo mi camino. Nadie en la senda, nadie en los campos, unos pocos sherpas, pocos y ya en la zona alta unos alpinistas, que sin yo saberlo, son unos amigos. Me dicen que mucho viento y frío. Finalmente sigo un poco más y decido bajar. Demasiadas cosas en contra. De nuevo en Pangboche, cenado ya reflexiono, sorprendido de la via ferrata que han montado en esa preciosa montaña. Excelentes largos de granito rosa cosidos por roñosas cuerdas fijas de las que mejor no colgarte. De basura en cada una de las repisas. De los paraboles que van naciendo en las oquedades de la roca. Triste y desilusionado por la consciencia de lo que han convertido ese pico mágico. Sus reglas son subir, subir a una cima.

El juego ya es otro, muy diferente. No se trata de escalar, se trata de subir. Que otros acepten incertidumbre, técnica y compromiso a cambio de dinero para que alguien pise una cima arrastrando el jumar. Me pregunto que han hecho en veinte días, si yo he estado solo diez horas en ella. No lo entiendo.

La nieve ha pincelado de blanco los bosques de Lukla y me dicen que en un mes seis sherpas han muerto. El ultimo en el Baruntse, una expedición americana ofreció un plus de dolares para que antes del final de permiso se pusieran cuerdas fijas hasta la cumbre. Para que ganaran la partida por ellos.

Los que intentamos jugar al alpinismo deberíamos aceptar el juego tal y como es y no perder energía especulando porque está diseñado tal como está. No deberíamos contemplar esas otras variantes y quedarnos con la que mejor se adapta a nosotros. Eso es otro juego, ya no es alpinismo.

Y como en el campo base se juega demasiado tiempo al más simple de los juegos, aquel que carece de reglas, tablero y material; hasta de jugadores: el juego del Tedio. En una de esas horas, de esas fracciones infinitas de tiempo surgió una frase: Milarepa y los electrones; gustó, me gusta y me inspira mal que bien y por eso es el título. Otro juego."

MILAREPA: Mago y místico Tibetano. En nuestro acepción vamos a decir Iluminado.
ELECTRÓN: Partícula elemental que da vueltas por alguna parte alrededor de un núcleo atómico. Cuando se aniquila con su antiparticula produce un fotón virtual. Vamos a poner que ilumina. (A los interesados, que como mínimo yo sepa, son dos)


Blog de Jordi: http://jorditosas.blogspot.com


El Ama Dablam, por Jordi Tosas

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
12 comentarios

12. guillegeo - 05 Nov 2010, 23:32
Hola Kike! La verdad es que algo sí que hago, estoy viviendo en Inglaterra ahora mismo haciendo la tesis (vulcanología) y cuando puedo me escapo a Escocia. Pero creo que me vuelvo a vivir a España en unos meses, y aún tengo ganas de más. ¿Por qué no te pones en contacto conmigo, e intercambiamos impresiones sobre montaña-geología (guillegeo @ hotmail.com)? Un abrazo!

Informar de comentario ofensivo
11. kike54 - 04 Nov 2010, 20:41
Guillegeo: De puntillosos y de pedante nada de nada. Es cojonudo que seamos geólogos y además que tu no hayas olvidado esos datos. La verdad es que el relato de Jordi Tosas tiene para mi una buena calidad literaria, yo ni de coña lo habría mejorado tal vez porque soy petrólogo. ¿Haces mucha montaña?

Informar de comentario ofensivo
10. guillegeo - 04 Nov 2010, 14:19
Sí, me voy a poner puntillosito. Mis disculpas de antemano. El mar en el que se depositaron los estratos marinos del Lhotse no se llama GoNdwana (que fue un continente), sino Tetis (como la Ninfa, una de las 50 Nereidas) o Tethys en su versión inglesa; uno de cuyos vestigios es de hecho el Mar Mediterráneo. Hala, ahora ya se puede poner a parir el comentario por pedante (un poco sí que es, la verdad). Desventajas de tener geólogos leyendo Barrabés.com...

Informar de comentario ofensivo
9. Cassin8000 - 04 Nov 2010, 09:40
Milarepa debía de ser un buen escalador, o levitaba. Como prueba nos dejó su arco clavado en un desplome que parece inaccesible situado sobre la cueva donde pasó mucho tiempo meditando. Comparto la idea, los responsables de la degradación de la ética del alpinismo son los que estan acostumbrados a comprarlo todo con dinero en vez de obtenerlo por mérito propio con su esfuerzo.

Informar de comentario ofensivo
8. Ritxar - 03 Nov 2010, 20:42
Comparto muchas de las opiniones que aquí se reflejan. Me gustaría aportar otra visión de este problema. El Himalaya, Karakorum se encuentran en unos países con una problemática socio política muy complicada. Países del 3º mundo que atraen a personas que procedemos del 1º mundo, la mezcla es jodida. Como siempre, sale perdiendo el débil. Ellos no ven la montaña como muchos de nosotros, para ellos es un medio de subsistencia. La manera de que fuera de temporada muchas familias puedan comer. Para ellos cuantos mas vayamos y mas dinero dejemos, mejor. Si queremos cuerdas fijas hasta la cima las pondrán, para que volvamos la temporada que viene. En resumen, es una batalla que tenemos perdida antes de empezar. Son sus montañas y para desgracia de muchos hacen lo que quieren con ellas. En lo que no debemos caer nosotros tampoco es en criticar como explotan sus montañas. ÉTICA O SUBSISTENCIA, para ellos está claro.

Informar de comentario ofensivo
7. pullover - 03 Nov 2010, 18:52
La reflexión es muy acertada y estoy en pleno acuerdo, pero me choca que salga de alguien sobre el que recaen serias sospechas de ascenciones y encadenamientos de todo tipo. Personalmente y hablando claro, no me creo nada de lo que halla escalado. Ya que el foro parece que intenta sincerar opiniones..

Informar de comentario ofensivo
6. TrekkingAventura - 03 Nov 2010, 17:45
El pasado 29/4, a proposito de lo acaecido en el Annapurna y la muerte de Tolo Calafat, escribi unas notas en mi blog, que creo coinciden con las ideas que aquí expresas, por si a alguien le interesa darse una vuelta dejo el enlace http://trekkingyaventura.blogspot.com/2010/04/el-annapurna-ha-dispuesto-tolo-calafat.html JAM

Informar de comentario ofensivo
5. magola - 03 Nov 2010, 14:18
Por fin alguien que dice las cosas como son, por lo que se ve vale todo con tal de subir, aunque sea a costa de la vida de otros, y de dejar las paredes cosidas de chatarra. En parte también tienen mucha culpa los medios de comunicación que lo ponen todo muy bonito, y eso no es así, hay que sufrir mucho, trabajarselo, y a veces jugársela sabiendo lo que esto conlleva. Alpinista como tu y otros que conciben la montaña de esa manera se merecen todo mi respeto. Suerte en la próxima expedición, un saludo.

Informar de comentario ofensivo
4. dejaquetexplique - 03 Nov 2010, 12:14
Creo que Pisamatas tiene razón y lo que más daño le puede hacer a estos "personajes", que sólo persiguen la cumbre sin importar lo que eso suponga y las vidas que haya que arriesgar, es la indiferencia,no hablemos de ellos y dejará de tener importancia sus "logros", porque a éstos individuos no les gusta la montaña, no entienden la montaña, solo entienden de protagonismo.

Informar de comentario ofensivo
3. BAIGURA - 03 Nov 2010, 12:03
No creo, Quilaper, que la cuestión sea comparar las dificultades de las vías, sino la manera de enfocar la montaña. Subiir al Mont Blanc por la vía normal tiene muchísimo mérito para mucha gente. El problema es cuando hacer una montaña se convierte, única y exclusivamente en un objetivo comprado, en una línea más en nuestro currículum. El problema empieza cuando la montaña comienza a estar invadida por personas a las que lo único que les interesa es "contar" lo que hacen y "presumir" de lo que hacen, cueste lo que cueste. Satisfacción de vanidades.No hablemos de ellos.

Informar de comentario ofensivo
2. quilaper - 03 Nov 2010, 11:47
Tengo que reconocer que cuando sé de las peripecias de estos ALPINISTAS me avergüenzo de decir que escalo, que practico alpinismo, quizás el problema sea de terminología, ¿o es que según la RAE no es lo mismo subir la normal al Mont Blanc que meterse en la sur del Lothse en alpino?

Informar de comentario ofensivo
1. Rancio - 03 Nov 2010, 09:35
totalmente de acuerdo contigo (aunque en mi caso no soy tan casto)..es lo que hay en el "himalayismo"...Y lo peor que en ese juego no sólo están las expediciones comerciales sino tambien muchas profesionales(bien nacionales e internacionales).. que triste y luego dirá la gente de la calle JOE con menganito lleva ya 32 ochomiles,.. es el mejor alpinista del mundo ¿no? ..puesss. ... ,

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International