Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 04 de Mayo de 2011

Unos lo llaman aclimatación, otros sadomasoquismo; Los entresijos de la vida: entre el juzgar y el prejuzgar

Juanito Oiarzábal, Juanjo Garra y Lolo González alcanzan los 7000m en el Lhotse, tras dormir en el campo 2. Envían fotos y un par de crónicas sobre lo que va aconteciendo en el ochomil nepalés, que comparte campo base y primeros tramos y campos con el masificado Everest

Unos lo llaman aclimatación, otros sadomasoquismo

Después de la noche Toledana en el campo I, que os relatamos en la anterior crónica, tocaba volver a empezar, y más cuando tienes al lado un animal de las cumbres, un insistente taladro que te recuerda que hemos de subir, que hemos de instalar, que hemos de aclimatar, que hemos de portear, que hacemos tarde… ¡ésa es la idiosincracia del hiperactivo Juanito!

El miércoles 27 de abril, a las 4’30 h de la madrugada estamos desayunando en la tienda comedor, un té, un café con leche (preparado en termo la noche anterior) y algún atrevido unas galletas príncipe, es lo que da de sí la hora. A las cinco de la madrugada empezamos nuestro deambular. Primero son 15 minutos para calentar el organismo, antes de ponernos los crampones en el glaciar. Ya conocemos el Solo Khumbu de veces anteriores, vamos ostensiblemente más rápidos, las escaleras que nos protegen del fondo de las grietas nos son más propicias.

Contamos con dos sherpas de altura para cinco expedicionarios, para facilitar la tarea de largos porteos que conlleva la equipación de la ruta de una montaña como el Lhotse. Ellos son Norbuck y Lakpa. Hasta ahora no han tenido mucho trabajo; resfriados inoportunos y toses generalizadas daban al trasto con el traslado de parte del material. Ellos parten delante nuestro para realizar un porteo al campo II y bajarse a dormir el mismo día al campo base.

La primera sorpresa la encontramos al llegar al Campo I. Nuestros sherpas porteaban con menos carga para coger material de ese campo hacia el Campo II. Curiosamente, siempre surge un mal entendido, y así es: parte del material lo acabamos porteando nosotros. Con las mochilas aumentadas de talla y peso, nos enfrentamos a la segunda y temida etapa de la jornada, el Valle del Silencio. A penas representan 400m de desnivel, pero tienen trampa. Es un valle con una disposición geográfica muy particular, hendido entre los contrafuertes del Nuptse y Everest, siendo interrumpido drásticamente al fondo por la inmensa pared del Lhotse. A pleno sol, con la reverberación de la nieve su transitar se convierte en un suplicio: una inmensa y longitudinal planicie que gana lentamente metro a metro, donde la pelea está en no deshidratarse en el intento por llegar a alguna parte sorteando grietas. El consejo es llevar para ese trayecto ropa clara, para reflejar mejor los rayos asfixiantes del astro rey. Aun así, nueve insoportables horas de trayecto (con filmación incluida) nos llevan finalmente al Campo II, donde nuestros porteadores han dejado un depósito de material.

Con el ánimo que nos caracteriza, después de la espartana jornada, acalorados, nos disponemos a buscar un emplazamiento para la tienda de campaña. Tiramos los últimos cartuchos paleando nieve para hacer una plataforma lo más confortable posible. Una vez estamos instalados, empezamos a fundir nieve para hidratarnos. Es un pequeño placer estar estirado a pierna suelta encima de los sacos, mientras murmuramos sobre los caprichos del trayecto.

El jueves 28, lo dedicamos a descansar. La ratonera del Valle del Silencio, hace que a pleno sol haya temperaturas escandalosas (34ºC), pero cuando este se retira, el frío corresponde a los 6.428m de la altitud. Estas oscilaciones térmicas juegan malas pasadas a nuestro organismo, que no sabe a qué atenerse. A media mañana hemos de poner los sacos de dormir cubriendo la tienda para protegernos de la calima insoportable. Si fuera de la tienda se está mal, dentro peor. Ordenamos el material lo mejor posible y nos dedicamos a contarnos batallitas anteriores y futuros anhelos.

El viernes 29 ya va en serio, hacemos lo que los alpinistas calificamos como una punta de altura. Intentamos subir lo más alto posible para que el organismo se aclimate a ese medio que nos es hostil, y recuerde (un acto que algunos calificarían de sadomasoquismo) esa altura conseguida y las curiosas condiciones con déficit de oxigeno para la próxima vez. Por cierto, no olvidemos que el caprichoso Valle del Silencio sigue delante nuestro. Pues efectivamente, si antes de ayer fue deshidratación, la jornada de hoy es prima hermana: ¡insolación! Volvemos a ganar metro a metro hasta la pared del Lhotse, es un trayecto cansino, poco vistoso alpinísticamente, pero de obligatorio tránsito. Lolo y Juanito consiguen llegar mediante las cuerdas fijas hasta los 7000 m, cerca del campo III. Juanjo tiene un gran problema con sus botas de altura La Sportiva, curiosidades de la adaptación, sus maléolos son maltratados hasta la saciedad una y otra vez por las caprichosas botas. Está buscando otras botas por el campo base…

El sábado 30 de abril, en tres ligeras horas, Juanito, Lolo y Juanjo se plantan en el campo base, persiguiendo la añorada calidez de un hogar pasajero pero acogedor.

Juanito Oiarzabal, Lolo Gonzalez y Juanjo Garra



Los entresijos de la vida: Entre el juzgar y el prejuzgar.

El staff, que nos ayuda a hacer del campo base un espacio más acogedor, está conformado por un cocinero y dos kitchen boys. Passang es nuestro atento cocinero, Senge es el simpático ayudante que está omnipresente en todas partes y que habla un poco de inglés.

El tercer personaje, no es dado a estar en contacto con nosotros. Hemos de confesar que hasta ayer no conocíamos su nombre. Lo apodábamos cariñosamente como el aguador, todo el día se lo pasa con una gran garrafa a la espalda, yendo y viniendo, glaciar arriba, glaciar abajo buscando lugares donde extraer un poco de agua o nieve y llevarla a la cocina para su transformación.

De complexión delgada, fibroso y estatura poco generosa. Piel curtida por el sol y por las sorpresas de la vida. Atiende con excesivo respeto, cuando le diriges la palabra mira a través de ti o hacia el suelo. Pocas veces habíamos oído su voz.

Ayer en la cena, en ese trasiego de platos de la cocina a la tienda comedor, apareció nuestro personaje. Con su gorra marrón de lana vuelta hasta las cejas y su anorak marcadamente trabajado por los continuos acarreos. Siempre las manos cruzadas a la espalda. Le pedimos a Senge que nos tradujera la conversación, se llama Lakpa. Lleva ya 55 años de trasiego por esta vida. Que injusto y cruel es prejuzgar, que fácil es etiquetar y que sonrojante es conocer otra historia sorprendente.

Nuestro sencillo y silencioso aguador, ahora llamado Lakpa, resulta que a lo largo de su vida había ejercido como sherpa de altura. Eso no es todo, con voz temerosa y su mirada perdida, nos confiesa que había subido a la cumbre del Everest, Lhotse y Makalu. Ni tan siquiera recuerda los años en que lo hizo.

Para nosotros, Lakpa ha estado en la cumbre de tres grandes colosos. Él no le da más importancia, sigue trabajando, ahora en el escalafón menos privilegiado del Staff, para mantener a los suyos. Ha estado en la cúspide, ha tenido prestigio, fama y una digna posición en su momento en el mundo de las expediciones.

Recordemos una vez más, que el éxito es efímero, la fama pasajera y la vida, tarde o temprano, nos pone a cada uno en su lugar. La dignidad de nuestro aguador, su sencillez, nos dan una verdadera lección de vida. Detrás de cada persona, seguramente hay una historia apasionante, seamos capaces de descubrirla, y de no prejuzgarla gratuitamente.

Juanito Oiarzábal, Lolo González y Juanjo Garra


El campo 1 con el Lhotse al fondo


Hacia 7000m

Cruzando una grieta

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
3 comentarios

3. Cassin8000 - 09 May 2011, 08:52
El solo hecho de abrirse uno mismo la traza despues de una nevada ya es un inmesnso esfuerzo a según que alturas. Sin oxígeno embotellado es absolutamente agotador. Abrir la traza y cargar con la tienda, el gas, la comida, las cuerdas, etc ya es brutal. Montar una tienda exige horas de esfuerzo. Si todo eso te lo dan hecho y además usas oxigeno, no estamos hablando de la misma ascensión.

Informar de comentario ofensivo
2. Rai - 05 May 2011, 21:32
Ya, pero si no fuera por los ricos que gastan, los Lakpas aún viviríamos peor. Un poco de ego a cambio de dinero y todos ganan. Ahora, el que quiera ameritar tiene terreno de sobra, y el que quiera confundirse información de sobra para no hacerlo. Estamos en el 2011.

Informar de comentario ofensivo
1. Celito - 05 May 2011, 19:59
bueno al fin y al cabo da algo de pena esto del himalayismo ya que nos da que pensar que subir a una montaña es como puntuar en algo q no sabemos muy bien q pero q por lo visto esta bien visto por la gente. Es decir parece muy importante o un tanto transcendente subir a una cumbre de este indole sea la forma cual sea con o sin oxigeno. Ya q algunos alpinistas no suben con oxigeno artificial pero si q suben con el oxigeno q yo llamaria indirecto de los sherpas. Es decir si te ayudan,si te ponen cuerdas fijas si te ponenen o montan ellos los campamentos de altura no consideras que eso es igual o parecido a subir con oxigeno adicional?. Bueno yo pienso q es lo mismo y sino parecido hay dejo habierto el debate para poder opinar y sin menospreciar a nadie de veras. Un saludo.

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International