Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
  • Ayuda
  • Mi Cuenta
      Mi Cuenta
      Dirección de email:
      Contraseña:
      ¿Eres nuevo cliente?
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 07 de Septiembre de 2011

Barranquismo en el Himalaya; nuevas exploraciones españolas en el macizo del Annapurna

Las posibilidades son infinitas. Barrancos en altura, de miles de metros de desnivel, grandes paisajes. El año pasado fue la primera fase de la exploración, y este año un equipo de 12 personas de diferentes lugares de España se adentrará en los valles del Himalaya para explorar unos bellos trozos de mundo todavía por descubrir: los mayores cañones del planeta. Aragoneses, alicantinos, gallegos, navarros y valencianos, vuelven al Annapurna

“Para el que no puede imaginarse las dificultades que puede plantear la exploración de un cañón, le será complejo hacerse una idea lo comprometido de la actividad. Pero sólo hay que recordar que en una actividad sin posibilidad de dar marcha atrás, el equipo debe ser capaz de gestionar todas y cada una de las dificultades encontradas, con las mayores garantías de seguridad. Hablamos de salvar corrientes peligrosas, grandes verticales, pasillos acaudalados que terminan no se sabe dónde, cascadas infernales… y todo ello rodeado de estruendo, sumido en agua a bajas temperaturas, rodeado de parajes umbríos y superficies mojadas que impiden cualquier tentativa de escalada o destrepe controlado. Y es que en exploración, uno nunca sabe lo que se va a encontrar… es lo fascinante de descubrir nuevos territorios.” (Mario Gastón)

Y a esto sumemos la altura y barrancos gigantescos que puede llevar días recorrer, añadimos nosotros.

El año pasado un grupo de espeleólogos y barranquistas de diferentes clubs y CCAA unieron fuerzas para adentrarse en algunos de los últimos territorios vírgenes del planeta: los grandes barrancos del Himalaya. Este año, tras las prospecciones y aperturas iniciales, vuelven a la carga, con la intención de, tras aclimatar (no olvidemos que algunos de estos cañones pueden comenzar a 6000m, y muchos están por encima de 4500m de altura) en cañones más “pequeños” de hasta 1000m de desnivel, (que pretenden abrirse para transmitir el conocimiento a las empresas locales, que de esta manera puedan encontrar una fuente de recursos) adentrarse en los gigantes de la zona, que pueden acercarse casi en sus zonas complejas a los tresmil metros de desnivel.

Los participantes son Jesús Maria Ayúcar, Mónica Andreu, Paki Albert, Raúl Aparicio, Chesus Montesa, Francisco José Martínez, Juan Carlos Lorenzo, Paulino Gil, Arturo Monteagudo, Eduardo Monteagudo, Amanda Díaz, Fernando Caro, y pertenecen al Centro de Espeleología de Aragón, Club Deportivo Espeleo Tracalet, El Nudo Dinámico, Club Barranquismo Pelacanyons, Club Barranquismo Gualay, Grupo Espeleológico Speos.


Texto: Mario Gastón

Himalaya 2011

Ya estamos en el 2011 y la expedición de este año promete más que nunca. Un equipo de 12 personas de diferentes lugares de España se adentrará en los valles del Himalaya para salirse de los saturados treks y explorar trozos de mundo todavía por descubrir: los mayores cañones del planeta. Utilizarán como Campo Base, la aldea de Tatopani, nexo de unión del trekking de los Annapurnas por el sur en el gran valle del Kali Gandaki. Desde esta aldea situada a 1200 msnm, se atacará un grupo de barrancos de mediana envergadura localizados el año anterior y con un desnivel máximo de 1000 metros. Estas aperturas permitirán coger ritmo de trabajo y profundizar en las particularidades técnicas de la zona, además de poner a prueba una toda batería de material experimental, como taladros adaptados o un prototipo de anclaje de expedición en colaboración con Index. Además, se trata de los descensos con más futuro ya que por su accesibilidad, suponen un recurso de gran potencial para posteriores visitas deportivas guiadas.

En una segunda fase, se atacará a “los grandes” de la expedición. Para ello, se trasladará el CB a las aldeas septentrionales de Dana y Ghasa, ya a 1500 y 2000 msnm respectivamente. Con un potencial de hasta 2700 metros de desnivel y con rutas de acceso a más de 4500 m, los barrancos de esta zona suponen el gran reto de la expedición. Aclimatación, compromiso, alta montaña e incertidumbre son los ingredientes de esta segunda fase tan ambiciosa. De la climatología, los caudales y, como no, la suerte, dependerá la apertura con éxito de muchos de ellos.

Y es que, lejos de la imagen lúdica, desenfadada y ociosa del barranquismo a la que nos acostumbran las empresas de aventura, la exploración de cañones en una región tan inaccesible como ésta presenta verdaderas dificultades.

Por un lado, el barranquismo no deja de ser una novedad y un verdadero filón a explotar en Nepal, lo cual se traduce en la ausencia de equipos de rescate especializados, así como de infraestructuras que faciliten su acceso. Cierto es que la NCA ha comenzado a funcionar y están mejorando su formación año tras año, pero como es evidente, todavía es una disciplina sin tradición de accidentes ni rescates, por lo que no podemos contar con ellos. Esto implica una total autosuficiencia en la exploración, lo que pasa por la creación de un equipo SOS interno dispuesto a actuar en cualquier momento. Por fortuna, en la expedición de este año participan espeleosocorristas y jefes de equipo con gran experiencia en este campo.

Además, la exploración de cañones no deja de ser una actividad de gran compromiso que exige de dos planteamientos diferenciados, en función de la fisonomía y envergadura de cañón. Por un lado, las aperturas alpinas, totalmente autónomas y sin base de aprovisionamiento. Esto exige de equipos solventes y experimentados, con gran autonomía. También de una localización previa de posibles escapes o vías de acceso al interior así como vivac interior de una o varias noches. Es sin duda el planteamiento más comprometido pero al que obliga la imposibilidad de encontrar vías de salida para fraccionar la exploración.

Por otro lado están las exploraciones con base de aprovisionamiento y líneas de escape/acceso. Se trata de dividir la exploración en varias fases que responden a las particularidades del barranco. Se aprovecha la morfología del cañón para seccionar los trabajos exploratorios y, en caso de no encontrar vías de acceso intermedias, se instalan líneas en fijo que conduzcan a lugares seguros o rutas de escape y/o retorno. Y es que las dimensiones de los cañones de la zona pueden ser sorprendentes.

A día de hoy, algunos de los objetivos que nos planteamos al inicio ya han sido alcanzados por equipos de otros países. Lejos de decepcionarnos, estas noticias nos proporcionan una motivación extra porque nos hace sentir que estamos en el lugar adecuado y en el momento oportuno para ser testigos y protagonistas de los grandes retos barranquistas del nuevo milenio, aquellos que sólo pueden darse en el mayor escenario que uno es capaz imaginar.

Para el que no puede imaginarse las dificultades que puede plantear la exploración de un cañón, le será complejo hacerse una idea lo comprometido de la actividad. Pero sólo hay que recordar que en una actividad sin posibilidad de dar marcha atrás, el equipo debe ser capaz de gestionar todas y cada una de las dificultades encontradas, con las mayores garantías de seguridad. Hablamos de salvar corrientes peligrosas, grandes verticales, pasillos acaudalados que terminan no se sabe dónde, cascadas infernales… y todo ello rodeado de estruendo, sumido en agua a bajas temperaturas, rodeado de parajes umbríos y superficies mojadas que impiden cualquier tentativa de escalada o destrepe controlado. Y es que en exploración, uno nunca sabe lo que se va a encontrar… es lo fascinante de descubrir nuevos territorios.

Pero no todo se reduce a explorar en esta expedición. También se van a llevar 70 kilos de ropa de la firma “Barrankero” para dar directamente en mano a los habitantes de las aldeas más desfavorecidas. A este lote, hay que sumar unos 20 kilos de material escolar (libretas, lápices, etc.) con el mismo fin, pues toda ayuda es poca en estos lugares alejados de las zonas de turismo más frecuentadas donde viven todavía en condiciones muy precarias. Y es que poco cuesta realizar esta pequeña contribución cuando la recompensa es tan grande y reconfortante como la sonrisa de un niño. También está previsto donar parte del material técnico sobrante (anclajes, cuerdas, taladros, etc…) a la NCA.

Este año también me quedo en casa, aunque sueño en ese viaje tanto como ellos. Aragoneses, alicantinos, valencianos, navarros, gallegos… Más de 30 cañones prospectados, algunos de los cuales prometen dar guerra para varios años, cascadas infinitas, aproximaciones imposibles y mil y una aventuras les espera a esta nueva raza de exploradores. Más de uno no entenderá la finalidad de la expedición… pero seguro que todos en algún momento, hemos seguido un camino que terminaba en una cascada. Y es que después de todo, de eso se trata.

Para más datos sobre la expedición y seguir la evolución de las exploraciones:

http://himalaya10.blogspot.com/

Fechas: del 25/9 al 1/11 de 2011

Clubs participantes: Centro de Espeleología de Aragón, Club Deportivo Espeleo Tracalet, El Nudo Dinámico, Club Barranquismo Pelacanyons, Club Barranquismo Gualay, Grupo Espeleológico Speos.



El nacimiento de un proyecto. Memoria de 2010

El Himalaya… Sólo con nombrar la cordillera, se dibuja en nuestras mentes esos gigantes de roca arañando las nubes y tocando las estrellas. Sin duda, esta cordillera es el sueño de todo montañero. Allí se libraron (y se libran) las mayores batallas entre el hombre y la naturaleza. Aprendimos a medirnos con las montañas y desde entonces, son ellas las que dan valor a las más grandes hazañas. Hoy en día, siguen siendo la referencia en todo el mundo del alpinismo. Grandes montañas… grandes montañeros.

Pero esta cordillera no sólo esconde las cumbres más altas del planeta. Son en si mismas todo un colosal tablero de juego donde también otros deportes están encontrando aquí sus límites.

Recuerdo aquel día en el que chocamos nuestras copas (ya casi sin hielo) y dijimos… al Himalaya! Y es que muchas veces nuestras aventuras nacen precisamente en estos momentos de euforia, donde amistad, copas y risas se funden en un nuevo reto.

Así fue como en el verano del 2008, en mitad de nuestra campaña de exploración espeleológica en Picos de Europa y tras abrir una línea barranquista en la Gran Cascada de Gavarnie, brindamos de nuevo por nuestros logros pasados… pero sobre todo, por los futuros. Porque qué mejor idea que la de descubrir esa cordillera siempre soñada haciendo lo que mejor se nos daba: explorar y barranquear.

Y así surgio el proyecto H10 (Himalaya 2010). Nos dimos dos años para mejorar nuestra destreza alpina, así como para recaudar fondos y “reclutas” en este proyecto de abrir cañones en Nepal, concretamente en el macizo de los Annapurnas.

No fuimos los primeros en poner la vista en esta cordillera con el mismo objetivo. Ya desde hacía varios años que los franceses estaban trabajando en la zona y colaborando con la NCA (Nepali Canyoning Asociation) en la formación de su gente y en la equipación de varios cañones. Sin embargo, las cotas a las que se habían abierto aquellos descensos y su magnitud distaban mucho del posible potencial que aguardaba el macizo. Así pues, como principal objetivo nos propusimos abrir el primer cañón por encima de los 4000 metros de altura, así como el de prospectar la zona en busca de un descenso que superara los 2000 metros de desnivel. Al fin y al cabo, como en cualquier deporte, para poder entender la magnitud de los objetivos propuestos, hay que cotarlos objetivamente.

A diferencia de la exploración en cualquier pais desarrollado, las infraestructuras y las comunicaciones iban a marcar desde el principio nuestro plan de exploración. Asumimos que probablemente las aproximaciones a las cabeceras podrían ser incluso más complejas y largas que el propio barranco. Por eso, intensificamos nuestras actividades alpinas, tanto en roca durante el verano como en terreno mixto en invierno para reducir la incertidumbre y mejorar la seguridad en la progresión por este terreno.

Por otro lado, compartimos con nuestros compañeros esta idea con la intención de involucrar en el proyecto a gente de cualquier rincón de España, pues entendimos que la magnitud de la actividad daba cabida a la participación de los mejores, fueran de donde fueran. Al final, se trataba de dar un carácter nacional a la expedición. Contactamos con gente de diferentes comunidades (Aragón, Cataluña, Valencia, Navarra…), y así el virus de la expedición se fue propagando… hasta que llegó el 2010. Y es que en dos años pueden pasar tantas cosas… Cosas capaces de impedir que varios de los fundadores del proyecto tuvieran que abandonar la expedición incluso antes de comenzarla, en las vísperas de octubre de 2010. Pero algo habíamos dejado claro desde el principio. Lo importante era la expedición, por lo que pasara lo que pasara en estos dos años, trataríamos de que siguiera adelante con todo el respaldo de nuestros clubs.

Se eligió octubre por varios motivos. En primer lugar, porque se trata de un destino puntual, al que en muchas ocasiones sólo se va una vez en la vida. Así que al margen de los ritmos hidrológicos del lugar, elegimos el postmonzón como mejor época del año para disfrutar del entorno y de una atmósfera limpia y estable. Al fin y al cabo, la apertura de ciertos descensos pueden tener un devenir comercial y potenciador de la economía de la zona, por lo que mejor hacerlo con los caudales de la estación más frecuentada. Por otro lado, con unos caudales en apogeo, pero en descenso, se nos abría un abanico de oportunidades a la hora de encontrar barrancos con agua, descensos que en diciembre pueden ir secos pero que en octubre se ven exhuberantes. Abrir cañones en la época de mayor estiaje aumenta la probabilidad de que cualquier repetición sea infructuosa a causa de un caudal demasiado alto. En una zona donde la oferta es tan amplia y están todos los cañones por descubrir, pensamos que era mejor empezar así. Quizás encontremos en el futuro autenticos retos deportivos que por su fisonomía o valor deportivo merezcan de un exploración en pleno estiaje, como les ha ocurrido a los franceses en el Chamje Kola, uno de los cañones con mayor potencial del mundo pero cuya exploración, tuvieron que abandonar este año debido al caudal.

También se eligió el macizo de los Annapurnas por el combinado que ofrecía el considerado como mejor treck del mundo junto con la zona que recoje las mayores precipitaciones del Himalaya Nepali. Suficiente argumento como para avalar nuestro punto de partida.

Finalmente, en octubre de 2010 un equipo de valencianos y aragoneses conformaron la primera expedición española de exploración barranquista en el Himalaya. Y marcharon sin hacer mucho ruido, con intención de conocer el macizo, de disfrutar de sus valles… y con libreta y cámara en mano para atrapar coordenadas, tomar datos, guardar descripciones y establecer objetivos para el año siguiente.

A la vuelta, también en silencio y sin mucho escándalo, nos contaron emocionados lo que habían encontrado. Nos confirmaron el potencial de la zona, la magnitud de sus cascadas, la monumentalidad de sus valles… y otras cosas que prometí no desvelar. Además, abrieron el que probablemente es la primera nacional de un cañón en la zona: el Kim Kola. He de reconocer que la envidia, la sana envidia de aquel momento, se mezclaba con la satisfacción de confirmar una vez más que a veces los sueños se hacen realidad.


El valle del Annapurna es el lugar elegido para la exploración de sus grandes barrancos


Desembocadura de uno de los cañones prospectados en 2010

La zona

Tags: Barranquismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías







Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
3 comentarios

3. mamadou - 08 Sep 2011, 10:54
Bueno, muy bueno!!! muy bonito!!! que tengais mucha suerte

Informar de comentario ofensivo
2. Strias - 08 Sep 2011, 10:47
Buen relato si señor. Esperemos que haya suerte!

Informar de comentario ofensivo
1. supermostaza - 08 Sep 2011, 08:58
Muy buen relato, de un mejor proyecto!! Sobre todo que disfruteis del viaje!!

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete y ahorra
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras ofertas y promociones.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
Ayuda
  • Cómo comprar
  • Llámanos al
    902 14 8000
    Tarifa plana: 974 215 497
    (Horario: L-V de 9h a 19h)
España  |  France  |  Deutschland  |  International