Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 01 de Marzo de 2013

Pirineísmo de Ayer y de Hoy; 5 grandes clásicas invernales de la cordillera

Unas clásicas del pirineismo, del alpinismo bello y comprometido que se practica en la Cordillera. Aunque hoy en día se están realizando unas rutas técnicamente impresionantes, el tiempo no sólo no ha empequeñecido estas vías; las ha ensalzado. Pombie Suzon al Midi d´Ossau, Edil al Aspe, Corredor Garroté al Pic de Ansabère, Salade Mixte al Pic de Courounalas y Leandro Arbeloa a la Peña Forato. 5 grandes clásicas en las que se encuentra el espíritu del pirineísmo

Estas 5 invernales son verdaderamente clásicas del pirineismo, del alpinismo bello y comprometido que se practica en la Cordillera. Aunque hoy en día las nuevas generaciones están realizando unas aperturas que, en ocasiones, están a años luz técnicamente de éstas rutas, el tiempo no sólo no las empequeñece, sino que las ensalza. Como dice Lorenzo Ortas sobre su 1ª invernal a la LEANDRO ARBELOA a la Peña Forato, en 1983 junto a Antonio Ubieto, “Recuerdo esta escalada como el prototipo de escalada ideal, alta montaña, invierno, terreno desconocido, aventura, compromiso, aproximación con esquís, aislamiento… Éramos jóvenes y eran nuestros tiempos “heroicos” en los que casi nada se nos ponía por delante...”.

Por eso estas vías son clásicas. Porque son atemporales y en ellas se encuentra el espíritu del Pirineismo.

Por Juan Corcuera, “Korkuerika”



Llega el invierno y el Pirineo recibe las primeras nieves. Las montañas la acumulan en sus cimas, en sus canales y en sus paredes para empezar un proceso de transformación que adhiera esa nieve a la roca. Con los cambios de temperatura, la presencia de nieve y algunas escorrentías se forman superficies homogéneas de hielo y de nieve dura. En algunas ocasiones no hay esa continuidad pero sí que encontramos salpicaduras en las paredes que sin embargo tienen la suficiente consistencia para aguantar el peso de los pirineistas que pretendan progresar sobre ellas gracias a sus piolets y crampones. Las herramientas actuales preparadas no sólo para el trabajo en hielo y nieve, sino también en la roca, facilitan sobremanera la progresión en terreno mixto y favorecen determinadas ascensiones sin que las condiciones del itinerario sean las mejores.

De cualquier manera el pirineísta invernal deberá tener en cuenta el terreno en el que se mueve, un terreno precioso pero que en ocasiones puede resultar exageradamente hostil. El frío, la nieve, la humedad, las pocas horas de luz, el viento, los aludes, las cornisas… son riesgos objetivos que nos encontramos en la montaña invernal y en consecuencia se hace fundamental una buena planificación de la actividad a realizar. Actualmente contamos con un sistema de información meteorológica que nos avisa con bastante acierto del tiempo que nos vamos a encontrar en la montaña y se emiten boletines en los que se estima el riesgo de aludes en diferentes zonas del Pirineo. Esto son estimaciones y será necesario tener unos conocimientos mínimos para valorar insitu las condiciones reales de la montaña. Fecha, condiciones de la vía, material necesario, previsión meteorológica, temperaturas, riesgo de aludes, aproximaciones, descensos, ropa adecuada, alimentación… son algunas de las cosas vitales que tenemos que tener en cuenta en la montaña invernal.

El entrenamiento para estas actividades deja de ser algo anecdótico para convertirse en una de las claves del éxito. El rendimiento deportivo en la montaña invernal debido al frío y a las condiciones propias de esta época del año baja notablemente respecto a otras épocas menos extremas. En consecuencia todo aquel que se aventure en estas actividades deberá tener una buena condición física a nivel aeróbico y evidentemente unos conocimientos importantes sobre las técnicas para ascensiones invernales en terreno “alpino”.

Como resumen deberemos tener especialmente en cuenta nuestra condición física, nuestro nivel técnico, las condiciones de la montaña, la anticipación, la alimentación, la hidratación y la planificación para que en nuestra actividad se minimicen los riesgos propios de la montaña invernal.

DESCRIPCIÓN DE ITINERARIOS

POMBIE SUZON a la Punta Jean Santé (2.506m) del Midi d´Ossau

Corredor abierto en solitario y en 1966 por Hervé Butel que recorre desde la vira del Pombie en diagonal de derecha a izquierda la Muralla de Pombie hasta la punta Jean Santé. Una de las Grandes Clásicas del Pirineo que cada año se repite en condiciones diferentes y en un ambiente magnífico.

Aproximación.- Desde el Parking del Portalet (1.720m) subiremos al Refugio de Pombie (2.031m) Allí observamos frontalmente la impresionante muralla de Pombie y localizaremos la vira del Pombie que asciende de izquierda a derecha desde unos metros a la izquierda del punto más bajo de la muralla introduciéndonos a través de una rampa de lleno en el corredor.
Itinerario.- Al finalizar la vira del Pombie unas rampas hacia el Norte nos depositan a pie de un corredor encajonado en el que se alternan algunos resaltes más empinados y una cascada final de 80º Depende del año los resaltes están muy fáciles en nieve dura y en otros pueden resultar peleones sobre pequeños diedros de roca.
Descenso.- Una vez que llegamos al collado de la punta Jean Santé hay un corredor (Pombie-Peygueret) que baja directo. NO cogerlo y hacer una travesía hacia la derecha conforme llegamos hasta otro colladito. Destrepamos unos metros y nos encontramos con un sistema de rápeles que al acabar nos deja en una campa empinada que seguimos hacia la derecha hasta la Grand Raillere. De aquí retornamos de forma directa al refugio. Longitud y dificultad.- 430m, MD, 80º y en ocasiones algunos pasos de roca de IV+/V
Material técnico.- Doble cuerda, fisureros, Alliens, Camalots hasta nº1, 3 clavos variados, 4 tornillos y alguna cinta disipadora,
Observaciones.- El corredor discurre en una zona encajonada en cuya parte superior y en los laterales puede haber cascotes de hielo. La Muralla de Pombie es cara Sureste y en consecuencia a las partes superiores les da el sol desde primera hora favoreciendo desprendimientos por lo que resulta aconsejable madrugar para pasar por allí cuanto antes.

EDIL al Pico de Aspe (2.643m)

Grandioso itinerario abierto en 1962 por la archiconocida cordada aragonesa formada por Alberto Rabadá y Ernesto Navarro. Uno de sus pocos itinerarios invernales que sin embargo goza de esa calidad del sello Rabadá-Navarro ascendiendo a una de las cimas más bonitas del Pirineo.

Aproximación.- Desde la estación de esquí de Candanchú (1.530m) subiremos por la pista de Tortiellas hasta el collado con el mismo nombre (2.000m) De allí la pared de la cara norte del Aspe es bien visible y deberemos atravesar al Oeste para luego encararnos dirección sur hasta la base del itinerario.
Itinerario.- Después de una pequeña rampa de nieve nos situamos debajo de una chimenea rocosa que escalamos en V+ o M5 para montar reunión en una cueva. De ésta salimos en travesía a la izquierda por un muro clavado de V+,Ao ó M6. Al acabar este largo no seguir por el corredor evidente a la izquierda y escalar un muro marcado (65-70º) a la derecha que nos introduce en el corredor central de la vía (50º) que se continua durante varios cientos de metros hasta un último farallón de mixto (65º, y IV roca) De aquí seguimos unas canales y una arista evidentes hasta la cima del Aspe.
Descenso.- De la cima del Aspe continuaremos una pequeña arista hacia el Oeste hasta encontrarnos con una canal empinada de unos 50º que desciende directamente a la cara norte del Aspe y nos devuelve al camino de subida.
Longitud y dificultad.- 500m, MD/+, 70º, M6 ó V+/A0
Material técnico.- Doble cuerda, fisureros, Alliens, Camalots hasta nº2, 3 clavos variados, 4 tornillos y alguna cinta disipadora
Observaciones.- La travesía del collado de Tortiellas hasta la base de la pared es tremendamente avalanchosa por lo que se hace necesario evitar esta ascensión tras nevadas copiosas o con riesgo de aludes. Algunas cordadas tras acabar los dos primeros largos de la vía se olvidan de un cambio de dirección a la derecha que nos mete en la parte central de la Edil y continúan por un corredor a la izquierda que les lleva directamente a la arista de los Murciélagos. Interesante aproximar con esquís y dejarlos antes de la base de la pared.

CORREDOR GARROTÉ al Pico de Ansabère (2.377m)

Itinerario abierto en el verano de 1970 por Paul Bouchet, Jean y Pierre Ravier y Michel Souverain y cuya primera ascensión invernal corre a cargo de Joan Carles Grisó, Rainier Munsch “Bunny” y Christian Desbats en marzo de 1984. Espectacularmente bonito y con pasajes en nieve, hielo y roca. Variado, técnico y divertido que nos regalará algunos pasos para el recuerdo.

Aproximación.- Del pueblo de Lescún llegaremos en coche al puente Lamary (1.150m) Igual el final de la pista tiene nieve y hay que dejar el coche en un cartel que marca dirección al puente. De allí seguimos el camino hacia las cabañas de Ansabère (1.571m) Continuamos dirección al collado de Petrechema (Oeste) para antes de la Petit Aiguille girar hacia el Norte y continuar hasta un collado que nos introduce en la cara norte del Pico de Ansabère. Ascendemos una rampa empinada que al final tiene ramal izquierdo y derecho, El izquierdo nos lleva al comienzo del encajado corredor Garroté (2.000m)
Itinerario.- Seguimos el corredor de nieve escalando algunos resaltes hasta una bifurcación. Todo indica por el ramal derecho pero hay que seguir el izquierdo hasta un resalte rocoso algo más difícil de IV+ Pasado éste se monta reunión bajo un muro (a la derecha) que se escala en mixto hasta un Offwidt peleón que puede ser de hielo o de roca. El siguiente largo si es de hielo resulta una champa fácil pero de difícil protección y si no nos encontramos dos buriles que permiten el paso en V+/A1 hasta una cueva que superaremos por la derecha en el siguiente largo. Seguimos el corredor evidente hasta un murallón rocoso que nos lleva a la cima. En este punto parece que hay que salir a un collado evidente a la izquierda pero NO. Hay que escalar ese último muro con un bloque empotrado (IV+) que nos lleva a la arista final del Pico Ansabère.
Descenso.- De la cima del Pico de Ansabére (2.377m) descendemos hacia el collado de Petrechema (Sur) y de éste descendemos directos hacia el Este hasta las cabañas de Ansabére (1.571m) bordeando las espectaculares agujas de Ansabére y de aquí de nuevo al Puente Lamary (1.150m)
Longitud y dificultad.- 300m, MD/+, 70º, V+/A1 Material técnico.- Doble cuerda, fisureros, Alliens, Camalots hasta nº3, 3 clavos variados, 3 tornillos y alguna cinta disipadora

Observaciones.- El descenso del Pico de Ansabère hasta el collado de Petrechema tiene tendencia a la avalancha. Evitarlo tras nevadas copiosas o riesgo de alud. También es posible la aproximación y el descenso por el valle de Linza.

SALADE MIXTE al Pico de Courounalas (2.566m)
Interesante y moderna ascensión mixta en el valle de Cauterets realizada por Daniel Lanne, M.Courtade y T. Gillet un 16 de enero de 1995 en un lugar tranquilo y bastante desconocido para los pirineistas de la vertiente Sur. Su cima nos ofrecerá una vista diferente y bonita del macizo del Vignemale.

Aproximación.- De Cauterets nos dirigimos a Cambasque hasta la estación de esquí de Lys (1.350m) y por el camino de la GR 10 continuamos en dirección a la cascada de Ilhéou. Desde su altura superaremos un muro más empinado que nos dejará en el plateau del refugio y lago de Ilhéou (1.982m) desde donde es bien visible la cara norte del Courounalas. Seguimos hacia la base (2.250m) de la cara norte en la que comienza la Salade mixte.
Itinerario.- Comenzamos por una rampa de nieve que seguimos durante unos cien metros y que nos sitúa debajo de las dificultades. Habrá que seguir la línea evidente en una sucesión de largos variados de nieve, roca, hierba y en ocasiones algo de hielo con dificultades de 75-80º hasta un último largo rocoso que se supera en V+/A1 o en 6b/M5. De este último largo seguimos unas pendientes de 45º hacia la izquierda que nos depositan en la cima del Courounalas.
Descenso.- De la cima del Courounalas descendemos un poco por la arista Este y rápidamente comenzamos a bajar un corredor norte empinado que nos devuelve al collado de Hugade /2.300m) y al camino de subida.
Longitud y dificultad.- 300m, MD+, 80º, 6a, M4
Material técnico.- Doble cuerda, fisureros, Alliens, Camalots hasta nº3, 4 clavos variados, 2 tornillos (por si acaso) y alguna cinta disipadora
Observaciones.- Aproximación avalanchosa. Interesante destacar la curiosidad de que el Courounalas es un pico granítico rodeado de grandes colosos calcáreos como el Vignemale. Interesante aproximar con esquís y dejarlos antes de la base de la pared.

LEANDRO ARBELOA a la Peña Forato (2.715m)

Grandiosa ruta abierta en abril de 1977 por Iñaki Arregui y P. Bayona y cuya 1ª invernal corre a cargo de Lorenzo Ortas y Antonio Ubieto en enero de 1983. Una Grande Course imprescindible y de carácter amable con algunos largos de hielo y mixto bueno en una pared norte alejada y solitaria.

Observaciones.- Este itinerario no siempre está en buenas condiciones y hay años que la pared de la Peña Forato se queda totalmente seca. La larga aproximación, magnitud de la pared y descenso no fácil hacen que la logística pueda pasar por invertir dos días y pasar la noche en la tercera cabaña de la Ripera bajo la preciosa pared de la Peña Forato. Sin embargo la mayoría de las cordadas optan por aligerar y hacerla en el día. Posible aproximación por las pistas de Panticosa.

Aproximación.- Pasado el pueblo de Panticosa unos 5km en dirección al Balneario surge una pista hacia el Sureste que nos introduce en el valle de la Ripera. Dejamos el coche casi al inicio (1.200m) y comenzamos la pista hacia la cabaña de la Ripera (1600m) De ésta continuamos hacia el Sur paralelos al río hasta una segunda cabaña. La pista aquí gira dirección Sureste todavía paralela al río hasta llegar al Rincón dero Berde donde encontramos la tercera cabaña de la Ripera (2.000m) al pie de la enorme muralla de la Peña Forato. De aquí el camino es evidente hasta el inicio de la vía en dirección Sur.
Itinerario de gran envergadura que surca la gran diagonal evidente de la Peña Forato. Con un inicio sobre nieve más relajado se hace necesario combinar largos y ensambles con dificultades de hasta 80º. Una travesía a la izquierda y una canal de 50º nos deja en la segunda mitad del itinerario. Esta segunda mitad es más técnica, empinada y entretenida alternando largos de M5, 80º y 80º con mixto hasta salir a unas pendientes finales de nieve que através de la arista somital hacia el Oeste nos dejará en la cima de la Peña Forato.
Descenso.- Después de subir a la cima de Peña Forato para el descenso habrá que continuar en dirección Oeste hasta una evidente y amplia canal que baja de nuevo hacia el valle de la Ripera y que se empina cada vez más. Existe un rápel opcional para llegar a la cueva-agujero que da nombre a la Peña. De esta en dirección Norte retornamos directamente a la tercera cabaña (2.000m) y continuamos por el camino de aproximación.
Longitud y dificultad.- 800m, MD, 80º, V, M5
Material técnico.- Doble cuerda, fisureros, Alliens, Camalots hasta nº3, 3 clavos variados, 4 tornillos y alguna cinta disipadora



RECUERDOS DE UNA PRIMERA INVERNAL, POR LORENZO ORTAS
Corredor Leandro Arbeloa. Cara norte de Peña Forato
3 y 4 de enero de 1.983 - 1ª invernal, Antonio Ubieto y Lorenzo Ortas

En aquellos años nos dejábamos guiar por la intuición y en muchas ocasiones nuestros esfuerzos quedaban frustrados al encontrar la montaña en malas condiciones. Cuando conseguimos escalar el Corredor Arbeloa de la cara norte del Forato ya habíamos conseguido hacer algunas interesantes invernales, por lo menos interesantes desde la perspectiva de hace treinta años, pero habíamos fracasado en otras paredes como la norte de la Pala de Ip en la que hicimos dos meritorios intentos con sendos vivacs en pared, o en Telera en la que intentamos abrir una vía de la que nos bajamos después de superar un difícil muro mixto y que más adelante sería la conocida Chez Lulú, o el propio corredor Arbeloa del que nos habíamos bajado el año anterior al encontrar un muro rocoso que no supimos superar.

Para aproximarnos a la base de la cara norte de Peña Forato nos desplazamos con esquís desde Panticosa por las pistas de esquí. No recuerdo por qué razón no pudimos emplear los remontes y tardamos más de tres horas hasta un gran bloque rocoso donde vivaqueamos. A la mañana siguiente, con las primeras luces, muy cargados con equipo para vivac y el material de escalada necesario, acometimos el corredor cuya primera parte ya conocíamos del año anterior. Ese año la montaña estaba mucho más cargada de nieve y cuando llegamos a la placa rocosa que no supimos escalar el año anterior, esta vez era una placa de hielo sin demasiada dificultad. Volvimos a vivaquear a la mitad del corredor, en una oquedad confortable si no hubiera sido por las constantes coladas de nieve que nos estuvieron cayendo durante toda la noche. El segundo día tuvimos que escalar una cascada de hielo de unos cincuenta metros en la que Toño, que en ese largo iba en cabeza, rompió el piolet, y tuvimos que intercambiarnos la herramienta para poder terminar el largo. A la salida del corredor, por error, abrimos una salida directa que resultó ser el largo más difícil y delicado de la vía. Al anochecer llegamos a la cumbre y, de noche, bajamos hasta los esquís que teníamos al pie de la pared, y todavía bajamos esquiando hasta Panticosa porque al día siguiente teníamos que trabajar.

Recuerdo esta escalada como el prototipo de escalada ideal, alta montaña, invierno, terreno desconocido, aventura, compromiso, aproximación con esquís, aislamiento… Éramos jóvenes y eran nuestros tiempos “heroicos” en los que casi nada se nos ponía por delante...


Jorge Duerto en la chimenea de la Edil


Pombie Suzon al Midi d´Ossau

Daniel Franco en el Pombie Suzon

Cara norte del Aspe. Edil (Rabadá-Navarro)

Pic de Ansaberè. Corredor Garroté (itinerario oculto)

Iker Madoz en la reunión del Garroté

Courounalas. Salade Mixte

Erlantz Diaz en Salade Mixte

Peña Forato. Leandro Arbeloa

Lorenzo Ortas en la Leandro Arbeloa

Lorenzo Ortas en la apertura de la Leandro Arbeloa

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International