Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 14 de Febrero de 2014

Simone Moro y David Göttler se ven obligados a descender por el viento, la nieve y el frío, y ya se encuentran en el campo base

Sin visibilidad en la montaña, han conseguido subir al campo 3 desde el 2. De allí, han descendido al base, en donde ya se encuentran.


No hacía excesivo viento, entendiendo esto siempre en lo que se refiere al invierno del Karakorum, pero nevaba y la visibilidad era mínima, al estar las zonas altas de la montaña cubiertas por una gran nube. Se han levantado en la tienda de la expedición polaca situada entre el campo 2 y el 3, en la que han pasado la noche, y han ascendido hasta el campo 3, más bien con la intención de depositar algo de material y comprobar si la tienda sigue en pie que con la de seguir hacia arriba. Una vez allí, han comenzado el descenso, entonces ya sí con mucho frío, y con un empeoramiento acercándose a la montaña.

Al llegar a la zona de arista, en el campo 3, en donde les azotaba el viento, han podido contactar con Emilio Previtali, y este afirma que su tono de voz era muy diferente al usado cuando posteriormente le han llamado desde el campo 2, protegido del viento: “Hace unas horas, arriba, hablaban solo de viento, nieve, frío, sensación de hormigueo en dedos de las manos y los pies. Sin embargo, al hablar desde el campo 2 ya bromeaban y han encargado el menú para cuando lleguen al base.”

Si bien todos los ochomiles son extremadamente complejos de ascender en invierno -estación en la que, además del frío y el viento, letales en altura, uno tiene que abrir la montaña por si mismo, lo que obliga a atacar en alpino en malas condiciones al menos todas las zonas altas-, es posible que el más complejo sea el Nanga Parbat. Por algo han sido numerosas las expediciones que lo han intentado durante los últimos 25 años, y sin embargo, junto al K2, es el único que permanece sin conquistar.

¿El motivo? Realmente esta descomunal montaña son dos montañas, una encima de la otra. Exceptuando el hándicap de la altura, el desnivel que estos alpinistas superan entre el campo base y el campo 3, como ha ocurrido en este intento, es mayor que el existente entre el campo base avanzado del Everest y la cima del techo del mundo, por poner un ejemplo.

Eso supone que primero hay que ascender un desnivel equivalente a un ochomil, pero en baja altura, y después queda prácticamente otro ochomil por escalar, del que, en este caso, ni siquiera han podido ver en qué condiciones está.

Poniendo las cosas en perspectiva, empieza a entenderse por qué la cumbre del Nanga Parbat se resiste invierno tras invierno, durante casi 3 décadas.

Crédito: Emilio Previtali/TheNorthFaceEU
Información cortesía The North Face

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
2 comentarios

2. horcadina - 15 Feb 2014, 13:40
Lo que acabo de decir es como las típicas frases que se dicen de el fútbol es así y cosas de ese tipo. Vaya bobada

Informar de comentario ofensivo
1. horcadina - 15 Feb 2014, 13:36
Ánimo fieras y sino otra vez será. La montaña va a seguir ahí. Que fácil es decir esto desde el sofá de tu casa

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International