Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 28 de Mayo de 2014

Fin de temporada en el Himalaya. Ferrán Latorre, Carlos Soria y Alex Txikon, de vuelta a casa

Alex Txikon aterriza hoy en Bilbao, afectado por las congelaciones

Las congelaciones impidieron que Alex Txikon intentara de nuevo la cima del Kanchenjunga, como era su objetivo. Tiene zonas de los pies sensibles debido a viejas congelaciones que se produjo precisamente en el Kanchenjunga, acompañando a Edurne Pasabán, y se vieron afectadas en el ataque a cima, como puede verse en la foto. “El grado de congelación que tengo en el dedo no es muy grande, pero si vuelvo a subir y vuelve a enfriarse me estoy arriesgando a perderlo”.

Estado del pie de Alex Txikon, en el campo base

Alex termina la expedición con pena tras haberse quedado a poco más de cien metros de la cima y porque creía que había muchas posibilidades de alcanzarla en el segundo intento, que iba a realizar en solitario el polaco Adam Bielecki. “El trabajo más duro ya está hecho y la vía está abierta hasta la cima. Por Adam y yo hasta los 8.400 y por Denis hasta arriba”. Pero sinceramente, a estas alturas de mi vida, todavía prefiero un dedo a una cumbre”.

(Su compañero Adam Bielecki se vio obligado regresar ayer debido al mal tiempo, desde el campo 1 al campo base. Denis Urubko ha decidido que con este intento finaliza por completo la expedición, y ambos parten hoy de regreso hacia Katmandú.)

Alex adelantó la vuelta, para poder tratarse de sus congelaciones, y hoy al mediodía aterriza en el aeropuerto de Loiu, Bilbao. “Ahora creo que es mejor recordar lo bueno de esta expedición. Lo bien que lo hemos pasado, los pedazo de alpinistas con los que he escalado y convivido, la cumbre que hemos conseguido con Denis. Y lo que hemos disfrutado. También hemos sufrido, desde luego, pero lo poco o mucho que hemos hecho, lo hemos hecho nosotros cinco: Adam, Denis, Arteum, Dima y yo. Nos hemos enfrentado a la montaña con honradez y respeto, con todas las cartas sobre la mesa. Y ella nos ha devuelto ese respeto permitiendo la cumbre de Denis. Y ojalá la de Adam. Lo deseo de todo corazón porque se la merece como el que más.

Ahora me toma hacer la mochila y volver a casa. Bajaré andando hasta Taplejung y de allí en autobús a Katmandú. Quizá no sea lo mejor para mi pie, pero esta es una expedición modesta, pese a lo que algunos puedan pensar, y no nos podemos permitir un helicóptero pasa salir de aquí.

Mil gracias, eskerrik asko a todos y todas que me habéis seguido y hasta pronto.”


Según Denis Urubko, “ha sido una gran expedición, en la que 5 alpinistas han hecho el trabajo que normalmente habrían tenido que hacer 10-15 personas. Alex Txikon abrió las zonas más difíciles a 6.100 y con Adam Bielecki se enfrentó al hombro a 7.500m. Artem Braun lo dio todo en el collado. Mientras tanto Dmitry Sinev nos aseguraba la logística: material, comida, gas...¡¡gracias!!”. Sus compañeros abrieron hasta casi los 8.500m, y Urubko al día siguiente culminó los 200m que quedaban hasta cima. “Era un terreno muy peligroso, y subir en cordada habría llevado demasiado tiempo”.

Ferrán Latorre

El catalán regresa a casa sin haber podido conseguir la cima del Makalu. Finalmente llegó una ventana de buen tiempo, pero Ferrán se encontró indispuesto a unos 7.600m, camino del campo 4, y su experiencia le hizo tomar la sabia decisión de descender:

“Ayer, hacia el mediodía, a unos 7600 metros, camino del campo 4, noté que el cuerpo me decía que no. Se hace difícil describir la sensación, que no se concreta ni en ningún órgano ni de manera taxativa. Como tengo la experiencia de haber andado de manera decente tantas veces a esta altura, enseguida reconocí que algo no funcionaba del todo bien. Además, se añadió el hecho de que el tiempo era el ideal para darle un aire trágico a la decisión que se iba cociendo dentro de mí. Un tiempo infernal para darle más épica a mi fallecimiento deportivo. Me notaba frágil, débil, y mi respiración, desesperada, cortada, insuficiente, y a una cadencia de infarto, era una pista suficiente para darme cuenta de que no iba del todo fino. ¿Principio de edema? ¿Consecuencia de una leve bronquitis? La garganta me estallaba de dolor a cada inhalación, y ese día, cada paso era un martirio que me situaba casi detrás de la cola.”

Carlos Soria

El abulense ya está en casa, tras conseguir a sus 75 años la cumbre de la tercera montaña más alta del planeta, el Kanchenjunga. Han sido días intensos para él tras su vuelta, personaje mediático, en los que ha sido entrevistado por los grandes medios.

Ya está pensando en su próxima expedición: el Shisha Pangma principal, en Tíbet, que Carlos probablemente ataque el próximo otoño. Y su intención es el año que viene, en primavera, encadenar los dos ochomiles que le quedarían para completar los 14.

Carlos Soria y su equipo, al llegar a Barajas

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International