Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 16 de Noviembre de 2015

José Mijares y Pablo Besser: 30 días perdidos en el wilderness de Patagonia

Pablo Besser/José Mijares
Con los packrafts durante la travesía

El chileno Pablo Besser y el palentino José Mijares son viejos conocidos de los lectores de www.barrabes.com, y necesitan poca presentación. Tampoco es la primera vez que se juntan en una actividad: hace unos años intentaron, también en el Campo de Hielo Norte, el Monte San Valentín, pero fueron rechazados por el indómito clima patagónico.

Acaban de volver de una extraordinaria travesía rodeando el Campo de Hielo Norte, en la Patagonia chilena. Han estado 30 días cruzando lagos, ríos, mar y montañas, en completa autonomía, y sin ver a ningún otro ser humano.

Pablo Besser/José Mijares
José Mijares y Pablo Besser, durante la travesía recién finalizada

“Han sido 30 días. En ellos recorrimos 400km, desde Río Exploradores hasta Caleta Tortel. Hemos remontado 7 ríos, cruzado 6 lagos, atravesado 5 valles y 2 pasos de montaña, y remado a través de 6 fiordos. Y en todo este tiempo, no hemos visto a ningún ser humano. Por contra, nos han acompañado las focas, las ballenas, los pingüinos.

Pablo Besser/José Mijares

La mayoría de la travesía transcurre por lugares apenas visitados. No hemos sido los primeros en ningún lugar (excepto en el desvio para intentar acceder al Glaciar Steffen) pero, en unos cuantos de los sitios por los que hemos transitado, se podrán contar con los dedos de una mano los que hayan estado con anterioridad.

El packraft permite este tipo de travesías, que hasta ahora no podían plantearse por cuestiones logísticas.”


Son las palabras de José, nada más aterrizar en su hogar de Cabo Norte, cruzando el planeta de uno a otro extremo.

Packraft

Desde hace pocos años, un nuevo elemento ha aparecido para ayudar en sus exploraciones a los amantes de los grandes espacios en zonas remotas como Alaska, Laponia, Patagonia, etc: el Packraft.

Se trata de unas barcas hinchables ultraligeras, de apenas 2 kilos de peso, pero que una vez hinchadas son ultrarresistentes, y permiten hasta descender rápidos de cierta dificultad. Se llevan en la mochila, y al llegar a la parte acuática del mundo, permiten cruzarla con facilidad.

Las posibilidades que estos botes ofrecen para los amantes del wilderness, que se internan en zonas remotas, no humanizadas, sin caminos ni sendas, y con una compleja geografía, son enormes.

Tanto, que travesías como la que acaban de realizar Pablo y José, y de la que hace apenas una semana que han retornado, no serían posibles sin este invento.

Cursos de José Mijares. Técnicas invernales, fotografía, wilderness

En el tiempo libre que le dejan sus obligaciones y expediciones, José organiza algunos cursos. (Técnicas polares, árticas, fotografía de auroras boreales, wilderness -con una travesía de 140 kilómetros, viajando ligero, aprendiendo las formas óptimas de llevar el equipo, qué usar, cómo vestirse, cómo y qué cocinar en la naturaleza, cómo acampar, orientación, etc, incluyendo dos días de descenso de un río con los packrafts hasta el mar.)

Es una excelente iniciación para aquellas y aquellos que quieran dar el paso hacia la autosuficiencia y la autonomía en el wilderness tanto fuera del invierno como en el ártico invernal. En su página web podeís consultar los cursos previstos en la Norwegian Polar Academy.

http://www.josemijares.com/es/cursos/

Nos comenta José que el próximo día 12 de diciembre, aprovechando una visita a España, realizará una charla-proyección sobre esta travesía en Pangea Madrid, http://www.pangea.es/

30 DÍAS EN EL CAMPO DE HIELO NORTE

Por José Mijares
Fotografía: Pablo Besser y José Mijares


Pablo Besser y yo conocemos a fondo el Campo de Hielo. En el caso de Pablo, además de haberlo cruzado en todos los sentidos, ha realizado expediciones invernales, primeras a cimas en su interior. En mi caso, lo he cruzado en varias ocasiones, tanto este-oeste como norte-sur. Habré estado casi 90 días de mi vida en él. No es la primera vez que nos internamos juntos en él; hace unos años intentamos el San Valentín.

Hasta ahora, los recorridos por la zona estaban mediatizados por el terreno: mar, lagos, ríos, bosques, glaciares, montañas...un verdadero y mágico laberinto natural sin prácticamente civilización. Podías decidir navegar por la costa. O internarte con el material de alpinismo por los glaciares. O intentar alguna travesía por el bosque (algo dificilísimo. En la mayoría de ocasiones, el principal problema de las expediciones es el acceso al Campo de Hielo). Pero la complejidad geográfica impedía realizar grandes recorridos mixtos.

Y digo hasta ahora porque con la aparición del Packraft, han nacido infinitas posibilidades de recorrer el wilderness. Y a Pablo y a mí nos pareció que este pequeño y asombroso bote hinchable era el elemento que nos faltaba para poder combinar una gran travesía por la costa del Campo de Hielo a través de toda su complejidad.

Pablo Besser/José Mijares
Durante la travesía

Navegar por mar, cruzar un lago, o remontar un río...esto es posible con un kayak, o con otras embarcaciones. Cruzar un bosque, un collado, una montaña...esto es posible a pie. Pero con un Packraft, todo esto puede combinarse.

Y Patagonia ha resultado ser el terreno de juego perfecto para nuestros botes. Y nuestros sueños.

Pablo Besser/José Mijares
Paisaje durante la travesía

Pablo Besser/José Mijares

La logística, o nuestra especial percepción del estilo ligero

Hemos estado 30 días en completa autonomía y autosuficiencia. Así que tuvimos que ir muy cargados.

En una travesía así, estilo ligero significa que llevas muchas cosas que pesan muy poco...pero que en conjunto suman mucho. Cargábamos 45 kilos cada uno, más o menos. Es un sitio frío, muy húmedo, hay que llevar ropa y sacos buenos, comida para un mes, el packraft...todo suma. Es cierto que una travesía así puede hacerse porque existen las tiendas ultraligeras, la ropa ligera, todo minimalista (si no, sería imposible, el peso se dispararía)...pero al final, vas cargado como una mula.

Pablo Besser/José Mijares

Por el peso, nos vimos obligados a renunciar a llevar material de alpinismo. Lo que alargó la travesía: como puede verse en el mapa, entramos por un valle inexplorado, por el que pretendíamos subir al Glaciar Steffen, pero vimos que sin material no era posible; así que regresamos y continuamos hasta nuestro destino dando un gran rodeo.

Pablo Besser/José Mijares

Para orientarnos, nos servimos de las fotos satelitales que nos proporcionó el chileno Camilo Rada (NR: también viejo conocido de los lectores de Barrabes. Hemos publicado unas cuantas noticias y reportajes suyos, tanto en la web como en nuestra revista de papel Cuadernos Técnicos. Alguna de estas actividades han sido realizadas en compañía de Pablo Besser.

http://www.barrabes.com/actualidad/noticias/2-5512/primeras-campo-hielo-norteinvernal.html
http://www.barrabes.com/actualidad/reportajes/2-8801/monte-sarmiento-torre-hielo-mares.html
http://www.barrabes.com/actualidad/noticias/2-9196/1-ascension-historica-volcan-aguilera.html
http://www.barrabes.com/actualidad/noticias/2-9553/1-ascension-monte-malaspina-3776m.html

Camilo es destacado investigador de la Universidad canadiense, país en el que reside, con trabajos sobre glaciología y geografía mundial)

Pablo Besser/José Mijares

La travesía

Fueron 30 días. En ellos recorrimos 400km, desde Río Exploradores hasta Caleta Tortel. Remontamos 7 ríos, cruzamos 6 lagos, atravesamos 5 valles y 2 pasos de montaña, y remamos a través de 6 fiordos. Y en todo este tiempo, no vimos a ningún ser humano. Por contra, nos acompañaron las focas, las ballenas, los pingüinos.

Pablo Besser/José Mijares
Remando en el fiordo

La mayoría de la travesía transcurre por lugares apenas visitados. No hemos sido los primeros en ningún lugar (excepto en el desvio para intentar acceder al Glaciar Steffen) pero, en algunos de los sitios por los que hemos transitado, se podrán contar con los dedos de una mano los que hayan estado con anterioridad.

El lugar más conocido de la ruta es la Laguna de San Rafael, porque hasta allí navegan los catamaranes turísticos. De hecho, nuestro único contacto con el exterior fue en la Laguna, cuando en la lejanía vislumbramos uno de estos barcos.

De la Laguna de San Rafael parte la ruta del Istmo de Ofqui. Es un lugar con una curiosa historia. Ya los antiguos habitantes indígenas de la Patagonia conocían este paso (hay restos arqueológicos que nosotros no vimos). A principio del siglo XX se ideó un quimérico proyecto para abrir un canal navegable a través del Istmo que conectara Magallanes con el territorio continental de Chile. Pero fue eso: una quimera.

Pablo Besser/José Mijares

Pablo Besser/José Mijares

Pablo Besser y José Mijares

Ha habido momentos únicos. Algunos son evidentes, y pueden verse en las fotos: navegar entre focas, ballenas, por esos fiordos y lagos, la naturaleza salvaje, los glaciares, 30 días incomunicados por tierra virgen....un viaje precioso.

Otros más sutiles. Como cuando salimos al mar y, de repente, nos encontramos con una playa salvaje de 25km. Esta playa nos trajo algún problema: tuvimos que trasladar el material a través de ella en 3 viajes, por lo que recorrimos 75km para cruzarla.

Pablo Besser/José Mijares

Pablo Besser/José Mijares

Por lo demás, los mayores problemas de la travesía nos los han proporcionado los bosques.

Los bosques patagónicos

En Patagonia, lo primero que hicieron los colonos al llegar fue quemar algunas zonas de bosques, porque son intransitables. Pero por donde nosotros hemos pasado, el hombre no ha afectado a la naturaleza. Nos encontramos con unos bosques primigenios, antiguos, prácticamente infranqueables.

Pablo Besser/José Mijares

Para que se entienda cómo son: nos permitían transitar a una media de 300m por hora. En un día de mucho esfuerzo y muchas horas, conseguíamos recorrer 5km. Nos ocurrió que para superar menos de 10km entre dos lugares acuáticos, nos vimos obligados a hacer noche en mitad del bosque.

No sólo es que sean infranqueables, es que ni tan siquiera te permiten pisar la tierra. La humedad tira los árboles, y estos forman un manto de medio metro de espesor en el suelo de los mismos, y hay que transitar por encima de él. Además, no son bosques planos; en muchas ocasiones tienen un fuerte desnivel.

Pablo Besser y José Mijares

Sería impensable pensar en cruzarlos cargando con un kayak. Por eso (y por muchas cosas más), el packraft permite este tipo de travesías, que hasta ahora no podían plantearse por cuestiones logísticas.

El Packraft

Cuando descubrí el Packraft, a través de mi amigo Hilo Moreno, me sentí fascinado por las posibilidades que se abrieron en mi mente, invariablemente atareada desde hace décadas en idear algún tipo de incursión en el wilderness, en las zonas polares, o en cualquier cordillera del planeta.

Empecé a usarlo en travesías por mi tierra de adopción, Laponia. Tras las primeras rutas, las grandes posibilidades que siempre me había ofrecido el territorio se convertieron en infinitas. De una forma natural, se unía la parte terrestre y acuática del mismo con gran facilidad.

Esta gran travesía, realizada junto a Pablo Besser, ha sido la culminación de un camino que comencé hace pocos años, al descubrir el Packraft. Muchas barreras han caído, los viejos caminos ya son historia.

Una nueva senda, en la que intuyo múltiples nuevas posibilidades para realizar viejos sueños, se abre ante mi.

Tags: patagonia

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
4 comentarios

4. Manolodtr - 29 Nov 2015, 02:56
Los libros de Andreas Madsen parecían indicar que la exploración es cosa del pasado, pero expediciones como la vuestra demuestran que siempre hay espacio para nuevos caminos, sin el complejo de ser o no ser pioneros. Enhorabuena por la ruta, es excelente.

Informar de comentario ofensivo
3. Jose Mijares - 23 Nov 2015, 10:39
En absoluto Rogelio, imagino quien anda detrás de ese nombre... es un intento fallido. El equipo Antofaya no pasó de la laguna San Rafael. Nosotros comenzamos en el río exploradores, simplemente mira los mapas y no digas cosas absurdas. 400 km es una cifra real, no tienes mas que ver que cruzar la playa de san quintin son 25 km por tres. etc,etc,etc

Informar de comentario ofensivo
2. Rogelio - 23 Nov 2015, 04:30
Interesante expedición. Se trata de un intento fallido o incompleto por repetir la travesía realizada en packraft por el equipo de antofaya: https://vimeo.com/73016799 . La distancia de 400 km que reporta jose mijares es una exageración.

Informar de comentario ofensivo
1. Antontxu1 - 18 Nov 2015, 14:18
Estupenda travesía, Por lugares salvajes e inmaculados, qué envidia me dáis. Espero Jose, que hagas alguna presentación con más detalle, más fotos y tal. Sólamente vas a presentarlo en Madrid? Un saludo y enhorabuena! Anton

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International