Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 18 de Septiembre de 2001

Entrenamiento de musculación para ski alpino

Por Álvaro Bernal  | 
- Página 1 de 2 -

En los deportes de nieve, especialmente en aquellos en los que nos deslizamos sobre la nieve, nuestras piernas soportan la mayor parte de nuestro peso, y además, sufren la mayoría de las lesiones.

 

Como ya hemos comentado en otras ocasiones el deporte de competición requiere un entrenamiento basado en la especificidad y el desarrollo de las cualidades precisas en la disciplina elegida. No obstante, para quienes desean disfrutar de su deporte por encima de la imposición y restricciones que requiere la competición, la pluralidad en el trabajo y la potenciación de todas las cualidades genéricas debe ser la premisa fundamental.

En los deportes de nieve, especialmente en aquellos en los que nos deslizamos sobre la nieve, nuestras piernas soportan la mayor parte de nuestro peso, y además, sufren la mayoría de las lesiones. Esto nos puede instar equivocadamente a fundamentar nuestro entrenamiento en el tren inferior y desatender el superior.

El ski alpino obviamente es diferente a la travesía o el fondo, por lo que es conveniente redefinir la preparación física. En ningún caso desatenderemos el trabajo de tronco y brazos, pero sí, aplicaremos una carga de trabajo distinta. Las piernas se trabajarán pensando en las largas bajadas en las que nuestros cuadriceps realizan un trabajo intenso estabilizando las irregularidades del terreno y manteniendo la postura semiflexionada.

Nuestra recomendación es que adapten tu preparación antes de la nieve en dos ciclos y que durante ésta, realices un trabajo de mantenimiento de las cualidades mejoradas. Cada periodo debe contemplar de 4 a 6 semanas. Esto supone comenzar con la pretemporada entre dos y tres meses antes de que tengamos las primeras nieves. Igualmente es importante no desconectarnos de la dinámica deportiva durante un tiempo muy largo, ya que el organismo es ingrato y pierde relativamente pronto las mejoras. En este punto es importante matizar que las personas con más trabajo acumulado, alcanzan un buen nivel antes, frente a aquellas que entrenan poco tiempo cada vez que lo hacen y dejan pasar mucho entre cada ciclo. Es el caso de quienes gustan de las salidas invernales a estaciones de ski alpino pero apenas disponen de tiempo para entrenar, y cuando inician sus vacaciones, sufren fuertes agujetas. Un trabajo previo puede evitar este desagradable inconveniente.

 

El primer ciclo de 4 a 6 semanas constará de un trabajo muy variado. Salvo que compitamos a un alto nivel, es la mejor opción. La carrera a pie y la bicicleta aportan un excelente tono muscular al tren inferior, pero se desatienden los músculos isquiotibiales, (sin ser muy preciso, lo oirás muchas veces como "bíceps Femorales"), ya que la base de ambas disciplinas está en la extensión del cuadriceps. No necesariamente debes tener problemas por no trabajar de forma específica estos músculos. De hecho muchas personas trabajan la carrera y/o la bicicleta y nunca sufren pero es conveniente un desarrollo equilibrado que contemple todos los músculos.

Si puedes, alternar carrera y bicicleta es una excelente alternativa. Si no puedes bastará con que entrenes una de las dos. Para quienes disponen de menos tiempo, dos sesiones a la semana será suficiente. Cuatro para quienes quieran progresos rápidos. Más sesiones, especialmente de carrera a pie si no se es un corredor experimentado no merecen la pena si eso es a cambio de sesiones de gimnasio. El tiempo y la intensidad son lógicamente las otras variables a definir. En una preparación inicial, siempre nos decantaremos por una intensidad entorno a nuestro 65 a 75 % del ritmo cardíaco máximo e iremos aumentando el tiempo gradualmente. Aunque parezca poco, 5 minutos el primer día, 8 el segundo y 10 el tercero, acompañados de un paseo de 15 o 20 más a buen paso es una medida inteligente. Correr mucho, sufriendo y pisando mal, es un seguro de lesiones y desmotivación. Rompe con la idea de "más igual a mejor", y sobre todo, no cometas el error de compararte con otras personas. Tu, eres tu condición inicial, tu motivación y tu correcta planificación.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International