Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 18 de Septiembre de 2001

Preparación física para esquí de fondo

Por Álvaro Bernal  | 
- Página 1 de 2 -

El esquí de fondo permite realizar un trabajo completo de la musculatura y el aparato cardiorespiratorio, no obstante, es una actividad exigente que requiere una buena base física.

 

El fondo cada vez tiene más practicantes. Entre ellos, deportistas que lo realizan como preparación de pretemporada, personas que desean realizar una actividad deportiva que trabaje de forma equilibrada toda la musculatura y el sistema cardiovascular, y como no, fondistas competitivos.

Sus principales ventajas son:

  • Trabaja todo el cuerpo.
  • Potencia la base aeróbica.
  • El riesgo de lesiones es muy reducido.
  • La técnica básica se aprende rápidamente.
  • El equipo es mucho más barato que en el ski alpino.
  • No requiere acceder a una estación ski. No se paga cada vez que se practica.
  • Se realiza en zonas abiertas, senderos, caminos forestales, etc.., áreas normalmente poco concurridas, y por supuesto en pistas preparadas para disfrutar aún más.
  • Esta especialmente recomendado para corredores y ciclistas, (estilo "clásico"), ya que el gesto deportivo y el tipo de trabajo de "fuerza-resistencia" incrementan el rendimiento.
  • Permite machacarse de verdad o pasar un buen rato. Tú decides.
Lógicamente tiene algunos inconvenientes:
  • Cuando te quieras dar cuenta estarás "enganchado", desando que nieve a todas horas.
  • Te olvidarás de que existen los centros comerciales y el fin de semana te lo pasarás en la sierra esquiando con tus amigos.

 

La verdad es que quien prueba el fondo repite. No obstante una forma física adecuada permitirá que disfrutemos aún más de la salud y de la naturaleza. Entre las ventajas indicadas destacábamos el bajo riesgo de lesión, ya que no se producen contracciones excéntricas de choque como es el caso de la carrera a pie y salvo que se desee ser imprudente en la selección de los circuitos, las velocidades que se alcanzan son bajas. Eso no quiere decir que un fondista experto no pueda realizar bajadas a gran velocidad, pero cuando comenzamos, los itinerarios no deben ser muy técnicos, y nos concentraremos en la correcta ejecución de los movimientos.

Tampoco tendremos esas intensas agujetas que aparecen en el ski alpino ya que tu forma física en el fondo limita la cantidad de trabajo que se realiza. En el alpino una persona desentrenada puede realizar suficientes bajadas sumado a una técnica incorrecta que imprima una mayor tensión en la musculatura y no darse cuenta de la cantidad de trabajo acumulado. Este esfuerzo es especialmente isométrico, esto es, mantiene la musculatura tensa en una misma postura, algo que muchos toleran mejor cuando están desentrenados que la sucesión continua de movimientos con resistencia. En el fondo el cuerpo avisa cuando se está cansando y nos permite detenernos y descansar o ralentizar la marcha. De esta forma el volumen total de trabajo se controla mejor.

En cualquier caso el fondo exige trabajo muscular y aeróbico, por lo que razonablemente entrenaremos ambas vertientes. No cabe duda que una técnica depurada será imprescindible, pero podemos aprenderla al tiempo que mejoramos físicamente, algo que no se produce en el ski alpino de una forma tan gradual. Como parece lógico este artículo no trata la técnica y sí la preparación física, pero si puedes contrata los servicios de un monitor de fondo y comprobarás como rentabilizas tu tiempo y tu esfuerzo.

Nuestra preparación alternará carrera a pie, bicicleta, patinaje, etc. como base aeróbica con trabajo de musculación, bien en gimnasio o tablas de ejercicios realizados con nuestro peso corporal, es el caso de flexiones, abdominales, etc.

En primer lugar determinaremos nuestro nivel de partida. Seamos realistas y disfrutaremos más. Incluso si comenzamos de forma gradual y consecuente con nuestro nivel inicial progresaremos más. Si pretendemos disfrutar del fondo pero no disponemos de mucho tiempo para prepararnos, bastará con tres horas a la semana repartidas en tres sesiones. No parece sensato plantearse retos deportivos, es el caso de una marcha popular de fondo de 30 kilómetros, con tres horas de entrenamiento a la semana, pero sí podemos acceder a distancias menores, 10 kilómetros por ejemplo, sin objetivo de tiempo, simplemente terminar y disfrutar durante la marcha. Por desgracia cada vez más gente participa en pruebas que les superan física y mentalmente, entrañando riesgo real e inmediato para su salud o causando lesiones que no deberían haberse producido. Este es un buen momento para la reflexión y preguntarse qué nos ocurre cuando nos planteamos retos para los que no nos hemos preparado. La persona inteligente es, por encima de todo, consecuente con su propia realidad. Bajo esta premisa el tiempo y la dedicación nos puede llevar hasta casi cualquier sitio, pero siempre bajo una óptica racional.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International