Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 03 de Febrero de 2002

Valoración de la condición física: resistencia y flexibilidad

Por Pere Lloveras  | 

Ante la perspectiva de plantear un entrenamiento, o simplemente de diagnosticar cómo está uno, el deportista necesita herramientas fiables a través de las cuales valorar el estado de forma y su evolución. Este artículo te introduce en el tema y te acerca a los medios de control del desarrollo de la resistencia y de la flexibilidad.

 

El control del entrenamiento es el procedimiento organizado de seguimiento del deportista que tiene como fin comprobar en qué medida se han logrado los resultados previstos. Se trata de una acción sistemática enfocada a valorar los cambios de la conducta del deportista, con lo cual se verifica la validez del proceso de entrenamiento y la acción de los recursos humanos y materiales. Incluso es posible aplicar un control del entrenamiento sin conocimiento de lo planificado, como mera herramienta descriptiva del nivel actual del deportista. De hecho el control del entrenamiento pretende diagnosticar dónde y en qué tiene dificultades y aciertos el deportista para poder así construir planes de entrenamiento más ajustados a sus necesidades.

El control puede abarcar los distintos ámbitos del entrenamiento. Puede valorar el nivel de desarrollo de las capacidades motrices, la habilidad en la ejecución de la técnica, el comportamiento estratégico y las aptitudes psicológicas. Del análisis de los resultados de los controles se desprende casi siempre la obligación de introducir cambios o reajustes en el proceso de entrenamiento. Puede ser el momento de verificar preguntas tales como:

¿Qué principios del entrenamiento se han contemplado?
¿Han estimulado suficientemente el organismo los ejercicios efectuados?
¿Ha existido un buen equilibrio entre ejercicios y descansos, o quizas ha predominado uno de ellos?
¿Han sido lo suficientemente variados los ejercicios propuestos, o siempre se ha dejado para mañana el cambiar las rutinas?
¿Ha existido coherencia entre los objetivos planteados y los resultados obtenidos?
¿Las sesiones de entrenamiento se han realizado como estaban previstas?
¿Ha sido útil el plan de entrenamiento que se ha copiado textualmente de otro deportista?
¿Los ejercicios trabajados, han transferido nuevos aprendizajes?
¿La causa de la lesión se debe al puntual incremento excesivo de las cargas, a la acumulación de esfuerzos o a una ejecución incorrecta?

 

Medios de control.
Los procedimientos básicos que se utilizan para el control son la cuantificación y la observación, recurriendo en la mayoría de las ocasiones al registro de lo que acontece para, así, poder revisarlo siempre que sea necesario. Este registro puede estar referido al seguimiento sistemático de la actividad realizada en cada sesión (planilla de seguimiento), pero también a la obtención de datos puntuales (pruebas y tests).Las pruebas, como piezas esenciales del proceso de entrenamiento, deben estar programadas de antemano. Pero además, no son lo suficientemente útiles si no van precedidas de otras pruebas o, en todo caso, de una prueba inicial, a partir de lo cual efectuar comparaciones entre datos registrados.

En términos absolutos, pruebas, y especialmente tests, van a posibilitar la confrontación de resultados obtenidos de distintos sujetos. Las comparaciones, tanto entre sujetos como repitiendo pruebas de uno mismo en periodos distintos, van a servir aportando la más válida de las informaciones para analizar el grado en que se evoluciona o se alcanzan los objetivos.Antes de exponer algunos tests y pruebas para valorar la condición física de un practicante de deportes de montaña, y especialmente antes de aplicarlos, debe no olvidarse que la persona va a intentar rendir al límite de sus posibilidades y, por tanto, el calentamiento se hace imprescindible.

Por otra parte, los ejemplos que a continuación se exponen están pensados para individuos adultos. En el caso de niños o adolescentes, deberá tomarse los resultados con toda la relatividad que ello implica.

Algunos tests y pruebas básicos para la valoración de la resistencia y de la flexibilidad:

Test de Cooper
Objetivo:Potencia aeróbica.
Materiales:Terreno llano uniforme con distancia medida, cronómetro.
Descripción:Carrera continua durante 12 minutos recorriendo la mayor distancia posible sin detenerse.
Valoración:Se registra la distancia recorrida en metros.

 

Observaciones: Interesante combinar con la toma de pulsaciones antes de la prueba, inmediatamente después y a cada minuto hasta los cinco. Con ello se puede correlacionar los datos de rendimiento externo con la capacidad de recuperación.

Step test

Objetivo:Predicción de la máxima capacidad aeróbica, relacionando frecuencia cardiaca al final del ejercicio con el peso del sujeto.
Materiales:Plataforma o escalón de 50 cm de alto.

Descripción:Subir y bajar el escalón tanto tiempo como sea posible manteniendo una frecuencia de 22 subidas por minuto. La secuencia debe ser: subir un pie, luego el otro, enderezar piernas y tronco, y descender empezando por el mismo pie que subió primero. Volver a empezar con el otro pie.Al detenerse, sentar al sujeto y empezar a tomar tiempo. Al cabo de un minuto, se toman las pulsaciones durante 30 segundos.

Valoración:Se mide la duración del esfuerzo y la frecuencia cardiaca durante 30 segundos tras un minuto de reposo. Se correlacionan los resultados según tablas adjuntas.Hallar la fila apropiada para la duración dels esfuerzo; hallar la columna correspondiente a la frecuencia cardiaca medida (FC); leer la cifra correspondiente en la intersección de fila y columna.

 

Observaciones:El ritmo debe ser mantenido tan estrictamente como sea posible. Es sencillo distinguir entre una ejecución incorrecta por falta de sentido del ritmo y una imposibilidad de continuar por agotamiento. Solamente debe ser detenida antes de los 5 minutos la persona exhausta.

Giro de hombros con bastón

Objetivo: Movilidad articular escápulo-humeral.
Materiales: Bastón dividido en cm, cinta métrica.
Descripción: En pie, se toma el bastón con ambas manos. Manteniendo siempre los brazos extendidos, se pasan los brazos por encima de la cabeza hacia detrás, y luego hacia delante.

Valoración: Se mide la distancia en cm entre los bordes internos de ambas manos y la envergadura del sujeto. La valoración se obtiene aplicando la siguiente fórmula: Índice, dividido por la distancia entre manos y la envergadura.

 

Observaciones: Tratándose de un test de movilidad articular, el calentamiento es especialmente importante. No se debe flexionar los codos.

Spagat

Objetivo:Flexibilidad de caderas y piernas.
Materiales:Cinta métrica rígida.
Descripción:El sujeto se coloca de frente junto a una espaldera o barandilla, agarrándose a ella. Empezando erguido con los pies juntos, va descendiendo mediante apertura de piernas, siempre rectas, hasta llegar al punto más bajo que pueda buscando acercarse a la posición de “spagat”.
Valoración:Se mide la distancia en cm entre la entrepierna y el suelo.

Observaciones: Tratándose de un test de movilidad articular, el calentamiento es especialmente importante. No se debe flexionar los codos.

 

Flexión de tronco, sentado

Objetivo:Flexibilidad del tronco.
Materiales:Cajón o similar de superficie plana de unos 30 cm de alto sobre el que se fijará una cinta métrica, por ejemplo con cinta adhesiva. La cinta métrica debe sobresalir hacia el ejecutante 15 cm, y ascender en numeración alejándose de él.
Descripción:Sentado y descalzo, se colocan los pies planos contra el cajón con las piernas completamente extendidas. Flexionar el tronco hacia adelante sin flexionar las piernas y extendiendo los brazos y las manos sobre la cinta métrica, para llegar lo más lejos posible. Mantener dos segundos la posición máxima.

 

Valoración: Se mide la distancia en cm a la que se llega con los dedos extendidos.

Observaciones:Los dedos de ambas manos han de estar paralelos. No se permite doblar las rodillas. La ejecución debe ser lenta, no estando permitidos los movimientos bruscos.Tratándose de un test de movilidad articular, el calentamiento es especialmente importante.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International