Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 28 de Febrero de 2002

Arriba, abajo. Arriba, abajo

Por José Ramón Callén Rodríguez  | 
- Página 1 de 2 -

El entrenamiento de la fuerza, es hoy en día uno de los trabajos más importantes a tener en cuenta a la hora de planificar correctamente el entrenamiento. Sea cual sea la especialidad en que se está intentando mejorar, el desarrollo de la fuerza ha de estar siempre incluida. Aquí tenéis algunas nociones de cómo enfocarla.

 
El entrenamiento de la fuerza es decisivo a la hora de hacer grado 

Centro de Alto Rendimiento. Asistimos a una sesión de entrenamiento de la fuerza en un gimnasio. Por esa misma sala, cada día, pasan la mayoría de deportistas del centro. Allí trabajan durante una hora y media aproximadamente. En sus rostros, durante la sesión, se refleja el esfuerzo. Gotas de sudor recorren cada uno de los poros de la piel. Una vez más. Otra vez, y otra, y otra. Levantan los pesos que tienen asignados por su entrenador. Es duro, pero al final, obtienen la recompensa en sus pruebas de 100, 200 o 400 metros, en sus descensos sobre la nieve, en sus saltos o en sus lanzamientos, en sus maratones o en sus triatlones, nadando pequeñas o grandes distancias, haciendo una carrera de velocidad o de fondo sobre sus bicis, o en cualquier deporte colectivo que imaginemos. Y es que, al contrario de lo que ocurría hasta hace unas décadas, hoy en día, el entrenamiento de la fuerza se incluye en todas las planificaciones, hablemos del deporte que hablemos.

Lejos pues, quedan los tiempos en los que únicamente lanzadores y halterófilos, pasaban largas horas en las salas de musculación. A medida que han ido evolucionando los estudios científicos relacionados con el deporte, se ha ido demostrando la gran importancia y relevancia que el entrenamiento de la fuerza puede tener sobre el rendimiento de cualquier deportista, sea cual sea su especialidad.

 
En la actualidad, tanto deportistas de fondo como de velocidad, incluyen la fuerza en su entrenamiento 

Y es que un óptimo desarrollo de la fuerza, coherentemente relacionado con la capacidad física principal (resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad) del deporte a entrenar, supone una mejora considerable de las posibilidades de rendir a un mayor nivel. Eso si, siempre el desarrollo de la fuerza ha de estar en función de qué tipo de especialidad estemos hablando. Así, para un deportista especializado en pruebas de resistencia, como por ejemplo Lance Armstrong, el entrenamiento de la fuerza será diferente que para un deportista como Maurice Green, especializado en pruebas de corta duración y gran velocidad. Si hablamos de otras especialidades, como el esquí, tanto los esquiadores de fondo como los de alpino necesitan niveles de fuerza aceptables, pero muy diferentes en cada caso.

Por lo tanto, según pretendamos un desarrollo de la fuerza para un deportista de resistencia o de velocidad, la organización del entrenamiento será siempre diferente en lo que hace referencia a la duración de las diferentes fases de dicha planificación, si bien estas fases, serán llevadas a cabo en el mismo orden y con objetivos similares en algunos momentos. Esta forma de trabajo, diseñada por el autor estadounidense Tudor O. Bompa, es la que queda desarrollada en estas líneas. Y es que el entrenamiento de la fuerza, quizás sea uno de los más complicados de organizar correctamente, debido al gran número de variables que intervienen sobre él: cargas, repeticiones, series, descansos, velocidades de ejecución, angulaciones, musculatura a desarrollar, especialidad hacia la que va dirigida, momento de la temporada, historial previo y experiencia del deportista, condiciones genéticas, etc. En definitiva, un gran número de cuestiones a considerar a la hora de pautar un entrenamiento eficaz.

Tudor O. Bompa: su planificación de la fuerza.

Estados Unidos de América es uno de los países donde el entrenamiento de la fuerza es la base de gran cantidad de deportistas y especialidades deportivas. No obstante, los deportes mayoritarios en aquel país, béisbol, fútbol americano y baloncesto, necesitan de una importante aportación de la fuerza para alcanzar rendimientos elevados, la mayoría de las ocasiones íntimamente unidos al desarrollo de la velocidad en las acciones. Está claro que, en los tres deportes, las acciones que deciden los partidos, se han de llevar a cabo con la mayor velocidad y precisión posibles, y eso requiere de ciertas dosis de fuerza.
Pero pasemos a conocer cómo organizar el entrenamiento de la fuerza a lo largo de una temporada, y en función de la especialidad deportiva concreta.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International