Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 07 de Marzo de 2002

¿Qué es la condropatía?

Por Oscar Ballarín Plana  | 
- Página 1 de 2 -

La condropatía, una lesión cada día más difundida entre la población deportiva, constituye una de las causas más frecuentes por las que los montañeros acuden a consulta. Como veremos, es una patología con carácter degenerativo en muchas ocasiones, pero que, debidamente abordada, no tiene porque hacernos pensar en abandonar toda actividad física.

Foto: Daniel Julián 
Es posible que la causa de la condropatía sea un exceso de actividad en la articulación 

La fisioterapia tiene mucho que decir en la gran mayoría de los casos, y un buen planteamiento deportivo, unido a unos consejos preventivos básicos, deberían servir para conllevar dicho problema con la actividad deportiva que normalmente practicamos.

Unas pequeñas nociones de anatomía articular...Como todos vosotros sabréis, una articulación, es una conexión entre huesos. Así de fácil, y así de complicado.Dichas articulaciones, principalmente, tienen la función de permitir la movilidad del cuerpo humano, y nos referimos en este caso únicamente a las que tienen cápsula sinovial, puesto que hay otros tipos de articulaciones en los que no es así, por ejemplo las que unen los huesos que forman el cráneo (frontal, temporal, parietal...).Pero no sólo tienen esta función, sino que asociado a ella, tienen unas cuantas tareas que siempre deben cumplir. Estamos hablando de la efectividad de dicho movimiento, de la transmisión de tensiones musculares, del establecimiento del control postural global...fundamentalmente, todo lo que tiene que ver con la propiocepción y con nuestro esquema corporal. Es decir, estas articulaciones tienen un doble papel fundamental y totalmente interrelacionado: permitir los movimientos y realizarlos correctamente.Todo esto, gracias a los músculos que realizan la contracción que permite dicho movimiento, y a todos los receptores (como pequeños chivatos), que distribuidos por todas las estructuras del cuerpo, pero con gran proliferación en los complejos articulares, continuamente informan a nuestro cerebro de posiciones, velocidades de movimiento, tensiones, presiones, etc, etc.

El tema que hoy nos lleva, va a hacer que nos centremos fundamentalmente en el aspecto mecánico de la articulación, en esa capacidad de permitir movimiento.
Imaginaros: dos huesos que articulan, por ejemplo fémur y rótula. Los millones de movimientos que nuestras rodillas hacen a lo largo de una vida. La evolución tiene que haber pensado en algo que trate de proteger esa parte del hueso que “roza” contra el otro hueso.

Bueno, pues así es. Tenemos una delgada capa de cartílago, íntimamente ligada al hueso y que recubre las superficies articulares de los huesos.Este cartílago, en gran medida, se compone de tejido conectivo, cuya principal característica quizás sea que es avascular, no hay vasos sanguíneos que vascularizen esta estructura. Esto significa, que no recibe aporte sanguíneo que le permita una nutrición “normal” (normal respecto a como se nutren la gran parte de estructuras de nuestro cuerpo: músculos, huesos, ligamentos...). Para su nutrición se sirve de la imbibición desde el líquido sinovial que hay en el espacio articular. Las presiones hacen que el cartílago “se empape” de nutrientes que hay en dicho líquido sinovial.

 
Las articulaciones con cápsula sinovial tienen un doble papel: permitir los movimientos y realizarlos correctamente 

Ya hemos presentado la situación, composición y principal característica del cartílago articular o hialino. Hasta ahora todo va bien. Somos jóvenes, practicamos deporte, en concreto montañismo. Vida sana, alimentación correcta, cartílagos sanos, eficientes y eficaces en sus funciones. Las rodillas, de momento, bien.Pero de repente, con unos 30 años, empezamos a notar molestias, difusas, en una rodilla (que es una de las zonas donde más asientan). De momento no es gran cosa, pero tras un travesía bastante dura, notamos que al llegar a casa, la rodilla nos “arde” internamente.
¿Es una condropatía rotuliana?. Es posible, o puede que los síntomas correspondan a otro patología. El especialista dará un diagnóstico.
Si se confirma la condropatía, hemos de saber qué es esta lesión. Las propias palabras nos lo dicen.“Condro”, que se refiere a todo lo relativo a cartílago, y “Patía”, que se refiere a trastorno, problema, patológico. Ya lo tenemos: un trastorno en el cartílago, un “desgaste”.

Normalmente, en los montañeros, el desgaste hace referencia al cartílago articular que hay en la faceta articular de la rótula. La parte que “articula” con el fémur. Es por esto que se habla de “condropatía rotuliana”
Puede ser que sea otra zona, por ejemplo una cadera, hombro...hay que tener en cuenta que la condropatía puede darse en cualquier articulación que cumpla las características a las que he hecho referencia al principio.
Un dato: en sólo un mes he recibido unas 12 o 15 consultas sobre condropatía. Tan sólo una no hacía referencia a la rotuliana. Aunque sea un dato estadístico, es un indicativo de la realidad de esta patología en el ámbito de los deportes de montaña.

Ahora viene la parte más complicada: identificar qué parte de la sintomatología nos viene dada por la propia patología, y qué parte puede ser causada por problemas secundarios a ella. Esto es porque, normalmente, al ser una lesión de características degenerativas, o de desgaste, cuando el deportista acude al terapeuta, ha pasado un cierto tiempo desde que empezó tal lesión (esto es porque en las primeras fases no tiene porque dar síntomas). En este tiempo, para evitar ese sufrimiento articular, o por situaciones iniciales que se agravan, podemos encontrar desórdenes musculares, articulares o de otros tipos. No sólo habrá que tratar el problema principal, sino también todos los acumulados durante este tiempo.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International