Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 14 de Mayo de 2002

Vivir o doparse (I)

Por José Ramón Callén Rodríguez  | 
- Página 1 de 2 -

En la actualidad, el mundo del deporte está llegando a niveles de profesionalización y exigencia, que conllevan al conocimiento exacto y preciso de todas las variables que intervienen en el entrenamiento y el rendimiento de los deportistas.

Pero no todos ellos juegan limpio, ya que sin ciertas sustancias, no pueden llegar a alcanzar el nivel de sus oponentes o el que se le demanda para cubrir los objetivos marcados. Doparse para ellos es la solución.

 
Los controles anti-doping son cada vez más habituales en todas las disciplinas deportivas 

La antigua Unión Soviética y la extinguida República Democrática de Alemania, guardan una gran cantidad de secretos en torno a la mejora del rendimiento de deportistas por medio de métodos y fármacos que hoy en día pondrían los pelos de punta a cualquiera que llegase a conocer esa información. La integridad de la persona estaba por debajo de los intereses políticos. Ambos países, como otros del conocido “bloque comunista”, tenían en el deporte una forma de medirse al capitalismo de países como Estados Unidos. Los Juegos Olímpicos eran una lucha oculta para demostrar qué tipo de política era la más productiva, la que mejor funcionaba, la que conseguía mejores resultados. Los dirigentes quisieron (y todavía hoy lo pretenden), conseguir por medio del deporte una forma de demostrar al mundo, que su forma de gobernar un país era la mejor, entendiendo como un triunfo del sistema, cada una de las medallas que cosechaban en acontecimientos deportivos de gran relevancia. Por ello, al deportista se le trataba como una máquina, sobre la que se hacían pruebas en las que los sentimientos de la persona no se tenían en cuenta. Un ejemplo de ello era la técnica de dejar embarazadas a las deportistas, para que una vez que habían obtenido los beneficios de las hormonas propias del embarazo, abortar para seguir entrenando al máximo nivel. Está claro que el sistema estaba por encima de la persona.

Y ese problema se ha ido acrecentando. Al deportista se le está llegando a exigir más de lo que puede dar. No hay piedad. Intereses comerciales, políticos, económicos y publicitarios, hacen que en ocasiones se olvide la esencia real del deporte y de sus practicantes. Es constante la crítica al ciclismo cuando se habla de las enormes etapas que han de cubrir todos aquellos que participan en el Tour durante más de 20 días. Pero claro está que si los intereses comerciales marcan el recorrido, la carrera no se hace a la medida de los ciclistas, sino de la organización y el entorno publicitario que conlleva tal acontecimiento.

 
Johann Muehlegg, triste ejemplo 

Y es aquí donde llega el problema. Deportistas que no llegan al nivel de sus oponentes o compañeros, o que sencillamente no tienen las condiciones necesarias para estar a la altura de las expectativas, buscan en los caminos ilegales la posibilidad de mantenerse entre la élite. Se prefiere ser un tramposo, que un deportista que ha dado el máximo, llegando a su nivel real. El último gran ejemplo nos llego de “Juanito” Muelhegg. Elevado a los altares prematuramente, como símbolo nacional, para luego quedar a la altura que realmente se merecía. O sea, fuera del mundo del deporte.

Pero los intereses económicos no llegan sólo aquí, sino que para mayor complicación, llegan a jugar a favor del doping. Por ello, tristemente, mientras los controles antidoping podríamos decir que se encuentran en el año 2002, los métodos para doparse, ya se encuentran en el 2005. Vaya, que el doping siempre va bastante más adelantado que el antidoping. Y en ello influyen los que quieren ver a sus deportistas en lo más alto al precio que sea, sin importar la persona o la filosofía del Barón Pierre de Coubertain. Debido a esta búsqueda de lo efectivo, los deportistas toman sustancias que en la mayoría de ocasiones, están reservadas a personas con algún problema de salud. Sustancias de muy diverso origen y efecto, según las mejoras que se quieran conseguir en el deportista, en función de la especialidad que practique.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International