Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 17 de Marzo de 2003

El entrenamiento comienza en la mesa

Por   | 
- Página 1 de 4 -

A la hora de planear las salidas a la montaña, a menudo no damos al tema del avituallamiento la importancia que merece, y nos limitamos a echar en la mochila ‘algo de comer’ de lo que tengamos en casa. Las consecuencias de no calcular bien la alimentación adecuada antes y durante la actividad, pueden ser más graves de lo que parece y, en cambio, pensar un poco en qué vamos a comer, puede hacer nuestra ascensión o travesía mucho más agradable.

 
Hora de comer en el Campo base del Cho Oyu 

A medida que conozco más la montaña soy más consciente del riesgo potencial existente en las actividades en un medio hostil como este. Siempre debemos estar preparados para en un momento de necesidad disponer de todas nuestras capacidades, poder hacer un último gran esfuerzo y “librar”, mantener el tipo para, con un gran respeto, continuar practicando estas actividades.
Dentro de esta estrategia de prevención de posibles accidentes y de aprovechamiento al máximo de nuestras capacidades hay varios puntos importantes. Podemos gastarnos muchos duros en un gran material de montaña, podemos sudar la gota gorda para mejorar nuestra respuesta física y mental al esfuerzo y sobre todo y por encima de todo, debemos alimentarnos correctamente.

La movilización de las grandes articulaciones del cuerpo, y con ellas de todos los grandes grupos musculares, implican un aumento de la frecuencia respiratoria, un aumento del gasto de oxígeno y un aumento del gasto de energía. Es decir, haciendo una actividad física en montaña, todos necesitaremos más energía que de ordinario y por lo tanto necesitaremos más alimentos; otra dificultad añadida a esta lista:
  • Falta de apetito inducida por el esfuerzo
  • Alimentos poco variados y poco apetecibles
  • Requerimientos aumentados por la actividad física
  • Dificultades para aprovisionarse y transportarlos (peso y volumen limitados)
  • Dificultades para cocinarlos (material, peso)

Partiendo de la base de que salimos a la montaña para disfrutar de un entorno y de una actividad que nos gusta, y de que nadie quiere dejar la piel en la montaña, trataremos en este artículo todos los aspectos a controlar para que nuestra salida de montaña sea algo de grato recuerdo, y no un vía crucis bajo el sol.

1. "Jamás fiarse de las informaciones poco serias"
Todos hemos oído las grandes aventuras de los osados montañeros que no beben durante escaldas de más de 12 horas y que se pasan tres días comiendo barritas. Una temeridad. Es una opción, pero hemos de pensar que esos se sale de nuestro objetivo disfrute de la actividad y de conservación de la vida. Riesgo a evitar. Ni es atractivo poder morir de sed, ni parece muy "gastronómica" una dieta a base de chocolate.

 
El Jamón Serrano sigue siendo un gran invento 

2.Planificación de la salida
Si por algo se puede distinguir a un buen montañero de otro peor, es por el tempo o por la seriedad con la que planifica la salida. Son muchos los factores que se han de estudiar antes de aventurarse en un medio tan duro como la montaña.

Planificar la ruta con sus itinerarios, posibles escapes, descansos etc. es una parte importante de ella.

Elegir la vestimenta más adecuada a la época, al tipo de actividad y decidir que material técnico será necesario para llevar a buen fin nuestras intenciones.

Planificar la alimentación para la salida, adecuándola a la situación que nos tocará vivir previsiblemente.

Este último aspecto, todo y ser tan importante como los otros, tiene la desgracia de ser menospreciado incluso por los montañeros más expertos. Siempre a última hora nos acordamos de la comida, y con prisas y poca atención llenamos una bolsa para sobrevivir esos tres días. ¡El hambre y la sed no son tan inmediatos como el frío, pero son tanto o más importante a la hora de provocar problemas¡ Una decisión tomada a la ligera a la hora de elegir los alimentos pueden dificultar la consecución de nuestros objetivos o ponernos en un peligro cierto en una situación peligrosa.


Página 1 de 4  -   1 |  2 | 3 | 4 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International