Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 25 de Marzo de 2003

¿Suplementos?: Si, pero ...

Por José Ramón Callén Rodríguez  | 
- Página 1 de 2 -

El “culto al cuerpo” se extiende inexorablemente en una sociedad que, además, tiende al consumismo. Grandes empresas de la alimentación y la suplementación se ven beneficiadas por esa marea de gente que busca la mejora en píldoras, pastillas y preparados “mágicos”, que hagan más sencillo el duro proceso de entrenamiento y mejora de la condición física. Pero la realidad es otra. Tan sólo en deportistas de alta exigencia o alto nivel es necesaria dicha suplementación, además de aquellos y aquellas que por su ritmo de vida, no llegan a las necesidades diarias de nutrientes.

www.sardiniapoint.it 
Más que caros suplementos, lo importante es mantener una alimentación adecuada 

En la montaña, escalando o sobre los esquís, el correcto estado físico depende del entrenamiento y de la alimentación adecuados. ¿Suplementos?, los justos y necesarios.

Vitamina A, vitamina B, vitamina C, vitamina D, vitamina E, vitamina K, calcio, fósforo, hierro, magnesio, cafeína, creatina, L-carnitina, glutamina, ácidos grasos “omega 3”, aminoácidos ramificados, y un largo etcétera de productos es lo que se puede encontrar en el mercado actual, siempre con el reclamo publicitario de ser “el secreto” para conseguir grandes mejoras de la condición física. Un sector que no deja de crecer y que, en algunos casos está ya cotizando incluso en la bolsa de “Wall Street”.

Pero antes de la adquisición de cualquiera de estos preparados, nos hemos de plantear algunas cuestiones previas, de forma que la decisión final sea la adecuada a las necesidades reales del individuo.

 
No conviene dejarse llevar por la publicidad que promete milagros 

Los esquiadores que compiten en la Copa del Mundo y en los Juegos Olímpicos, así como los montañeros que tienen como objetivo las cumbres más altas del planeta, o los escaladores de nivel internacional, requieren de una preparación física y mental que supone un gran desgaste diario. Este aspecto, hace que sus necesidades nutricionales se vean modificadas en relación a una persona que tan sólo realiza actividad física con el objetivo de disfrutar de la naturaleza o mejorar su estado de salud.

Por supuesto, la necesidad de ingerir mayor cantidad de energía, es una realidad y para ello, la alimentación ha de aportar los nutrientes (hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua) en cantidades más elevadas que la media de la población. Mientras una persona sedentaria o que practique actividad física moderada, tiene suficiente con una ingesta de entre 1.500 y 2.500 kilocalorías, un deportista de alto nivel puede llegar a necesitar entre 3.000 y 4.000 kilocalorías (en algunos casos incluso más).

En el caso de gran exigencia en el entrenamiento, la utilización de suplementos energéticos y de vitaminas y minerales está totalmente justificada, ya que, de otra forma, sería difícil llegar a las necesidades nutricionales diarias del deportista. Pero en el caso de una práctica física moderada, de la actividad física para la salud o la recreación, la utilización de estos productos no aporta beneficio alguno. Muy al contrario.

 
Muchos de los productos que anuncian resultados inmediatos se basan en el 'efecto placebo', pero no son realmente efectivos 

Esto es debido a que, con una correcta alimentación, equilibrada, variada y en las proporciones adecuadas (entre carbohidratos, proteínas y grasas; ya abordadas en anteriores artículos de www.barrabes.com), los requerimientos de energía, así como las cantidades de vitaminas y minerales necesarios para el óptimo funcionamiento del organismo, ya están completamente cubiertos. No hacen falta suplementos si la alimentación es correcta. La pasta, los cereales, la carne, el pescado, las verduras, las legumbres y hortalizas, las frutas, los aceites, el agua, ... son suficientemente ricos en vitaminas, minerales y calorías como para que el organismo funcione a la perfección. Tanto si se practica actividad física como si no.

Para caminar por la montaña, subir a las pistas de esquí, escalar, deslizarse sobre la tabla de snow o pedalear sobre la BTT, no son necesarios aportes extra en la alimentación diaria (exceptuando, como ya ha quedado comentado, a los deportistas de élite y a personas con algún requerimiento especial, por motivos de salud). Cuidar la nutrición es la forma más segura de cubrir las necesidades del cuerpo.

Por otra parte, además del alto coste de los productos “mágicos”, puede surgir el inconveniente de que, elevadas cantidades de ciertas sustancias, pueden llegar a ser incluso perjudiciales para el organismo. Y es que, al contrario de la creencia habitual de que el exceso de vitaminas, minerales u otras sustancias, es fácilmente eliminado por la orina, ingerir dosis demasiado altas (sin prescripción médica que lo aconseje), puede llegar incluso a producir serios problemas en la salud. Además, el exceso de ciertas vitaminas y ciertos minerales, interfiere y perjudica el óptimo funcionamiento de otras vitaminas y minerales, afectando de esta forma el correcto funcionamiento del organismo.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International