Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 20 de Agosto de 2003

Tendinitis. ¿Una lesión evitable?

Por   | 
- Página 1 de 3 -

Hoy en día, posiblemente la tendinitis represente la lesión que más se diagnostica en el ámbito deportivo, y quizás la que más tienda a cronificarse dentro de las personas que practican cualquier tipo de deporte.

 
Los practicantes de escalada suelen sufrir tendinitis en los antebrazos 

Después de varios artículos genéricos y tras un largo paréntesis sin abordar este tema, quizás ha llegado la hora de profundizar un poco más en esta patología.En el campo que nos lleva, el de la montaña, la verdad es que las localizaciones varían mucho según la modalidad por la que cada uno opta.
En base a las consultas que se nos hicieron en su día, hay varias zonas “clave”. En escalada la zona del antebrazo, en montañismo la zona de la rodilla y pierna, en BTT, el tendón rotuliano, sin duda. Y hay otras “especialidades” donde podemos decir que esta patología pasa casi desapercibida (espeleología, barranquismo...)

Parece claro que hay una correlación entre el gesto deportivo y la zona de ubicación de la lesión. Empecemos, pues, a tirar del hilo...a ver que pasa.

Antes de empezar a entrar en materia, voy a comentar la parte más obvia del tema, y que no es más que recordar lo que es una tendinitis.
Como puede deducirse, es una lesión que se instaura en una estructura anatómica (conocida por todos) que se denomina tendón. La terminación de la palabra en “itis” nos puede hacer pensar en un proceso inflamatorio. En cierta manera relacionado con una “irritación” de la estructura que nos lleva.
Estamos hablando, en efecto, de una lesión o patología, que hallaremos en los tendones y que representa una inflamación, irritación, alteración... de ellos.
Así, de modo sencillo, tenemos una base desde donde ir desarrollando el tema.
El tendón, como casi todo el mundo sabrá, representa, de modo funcional, una estructura, fuerte y fibrosa, que nos permitirá transmitir esas tensiones o fuerzas, desde las estructuras contráctiles del cuerpo, es decir los músculos, hasta el armazón, o base de la postura, es decir, el esqueleto con todos los huesos que los componen.

Podemos imaginarnos que nuestro músculo va cambiando su estructura y forma gradualmente, de tal manera que hay una transición hacia el tendón, y vuelve a haber otra transición, íntima, hacia el hueso.

Esto, hablando funcionalmente y simplificando al máximo, pues además de servir de “transmisor”, efectivamente, es una importantísima estructura a la hora de controlar el movimiento. Al menos de dotarnos de información muy válida para saber como y de que manera se hace.Para entender un poco mejor la estructura del tendón y su forma de funcionar podéis leer el artículo sobre tendinitis que en su día se colgó en estas páginas. Así mismo, me parece muy oportuno que hagáis otra pequeña visita a otro interesante artículo sobre la propiocepción. Con estos dos aspectos tendremos las claves para empezara a entender el por qué de la alta incidencia de esta lesión...y de por que su tendencia a alargarse en el tiempo sin llegar, a veces, a solucionarse definitivamente.

 
Unas botas nuevas, o un cambio de ejercicio tendrán una respuesta del organismo 

Pero a modo de recuerdo, la idea fundamental es la de que el tendón, soporta unas tensiones enormes, acordes con una músculos, en ocasiones muy potentes.
La diferencia es que podríamos definir al músculo como una estructura muy “viva”, bien vascularizada, bien inervada, en continua y rápido metabolismo, muy fácil de entrenar. Sin embargo, el tendón, es una estructura muy rígida, poco vascularizada en comparación al músculo y que muchas veces va por detrás en cuanto a la adaptación a la propia actividad. Un músculo, que sería el hermano mayor, frente a un tendón, que representa el hermano menor. Si ambos miden sus fuerzas, quizás a veces salga perdiendo uno de ellos: el tendón.

He podido tratar a deportistas con una gran musculatura y unos tendones “de cristal”, que al final han sucumbido y han claudicado...añadiendo los elementos necesarios: mala hidratación, falta de planificación deportiva, posibles problemas de índole metabólico... Con esos ingredientes, fácilmente tendremos una tendinitis.Además, por si esto fuera poco, sabemos que el tendón tiene un importantísimo papel propioceptivo, papel que desarrollan una serie de receptores ubicados en el grosor del tendón.


Página 1 de 3  -   1 |  2 | 3 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International