Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 01 de Septiembre de 2003

Escalando desde cero

Por   | 
- Página 1 de 2 -

Pegados a la pared. Sujetos de cada resquicio. Aprovechando cada uno de los “peldaños” que la roca presta para ser superada. Manos blancas, pies oscuros, corazón a tope. Quieres parecerte a aquellos que consiguen hacer de una escalada un “sencillo paseo por un paraje natural”. Quieres disfrutar de este deporte. Partes de cero y estás dispuesto a subir tu nivel. ¿Hasta dónde?.

Foto: Jaime Portland 

Quizás comenzaste a relacionarte con la naturaleza desde pequeño. Era habitual que pasases los fines de semana o las vacaciones en lugares cercanos a las montañas. O quizás no. Quizás las posibilidades que ofrece internet y los medios de comunicación te comenzaron a acercar al maravilloso mundo de las grandes cimas. Sea cual sea tu caso, tu fijación hace un tiempo se centra en observar boquiabierto las evoluciones de aquellos y aquellas que consiguen “pasear” por una pared vertical mientras se desplazan sobre mínimos agarres. Quieres ser uno de ellos, quieres trepar esas rocas y quieres encontrar la forma de conseguir hallar el camino que te conduzca hacia esa meta.

Siempre los inicios son uno de los momentos clave para conseguir un objetivo o no lograr alcanzarlo. En la escalada ocurre lo mismo. El primer paso, la primera motivación son la clave. Son el empujón inicial necesario para conseguir la energía que te llevará hacia delante en los entrenamientos o en las paredes. Por ello, la base sobre la que has de “construir” tus posibilidades sobre las rocas dependerá en gran medida de tu empeño de partida.

Antes de abordar cualquier especialidad deportiva, se hace necesario conocer qué implica sobre el organismo. La escalada es una de las disciplinas más completas en lo referente a la cantidad de grupos musculares que moviliza, además de todo lo que ello supone a nivel articular, óseo, tendinoso y ligamentoso. Pero no quedan allí sus demandas. Coordinar bien cada gesto y cada decisión son claves. Tener la sensibilidad necesaria en manos y pies para saber aprovechar cada resquicio también juega un papel determinante. Hay que saber muy bien hasta dónde se puede llegar. Dónde están tus límites. Y todo ello se ha de entrenar previamente. Todo se ha de tener presente si se quiere disfrutar al máximo de las grandes sensaciones que arroja un ascenso “pegado” a una pared que te reta a superarla.

 

Por ello, si partes desde cero, se han de tener presentes varias cuestiones esenciales en las que centrar tu preparación. Por una parte, escalar supone una movilización constante del peso del cuerpo, siempre proyectado hacia arriba o lateralmente sobre articulaciones consideradas pequeñas, como son las falanges de los dedos, las de las manos o las de los pies, si bien los hombros, codos, caderas y rodillas también han de ser tenidas en cuenta. En relación a esta evidencia, se hace necesario un peso corporal con un bajo porcentaje graso. De no ser así, el escalador moviliza en cada acción un peso extra que no le aporta ningún beneficio. Para conseguir disminuir dicho porcentaje, se hacen necesarias sesiones de marcado carácter aeróbico. La carrera a pie, nadar, el esquí de fondo o el ciclismo son especialidades que contribuyen a desarrollar varias cuestiones esenciales para lograr un correcto comienzo en la preparación de cara a la escalada. La duración de dichas sesiones siempre ha de ser mayor de 35-40 minutos (dependiendo del nivel de partida), pudiendo alcanzar varias horas de entrenamiento, fundamentalmente sobre intensidades bajas o medias. (Para mayor información en relación a las intensidades y duraciones adecuadas se pueden consultar distintos artículos de la sección de preparación física de www.barrabes.com, donde quedan abordados dichos aspectos). Si además se tiene la posibilidad de realizar varias de estas especialidades a lo largo de la semana, el entrenamiento es todavía mucho más eficaz y rico, dado que las solicitaciones ejercidas sobre el organismo suponen un empleo variado de las masas musculares implicadas.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International