Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 23 de Marzo de 2004

Balnearios e hidroterapia

Por   | 
- Página 1 de 2 -

En un artículo previo estuvimos revisando y proponiendo lo que un balneario puede aportar a la recuperación de los deportistas, digamos en sus “tiempos muertos”. Sin entrar a valorar los tipos de tratamientos que en estos centros podemos recibir ni tampoco abordar las posibilidades terapéuticas del uso del agua. Ahora vamos a clasificar someramente algunos de los distintos tipos de aguas, algunas de sus propiedades más interesantes y el uso terapéutico que de ello podemos sacar.

Foto: www.panticosa.com 
Vista del Panticosa Resort 

Partiremos de la base de que existe una lesión, y no obligatoriamente un problema respiratorio “de bronquios” o de “riñones”, enfermedades tradicionalmente asociados a estos centros. También las lesiones traumatológicas, deportivas, tienen cabida en los balnearios. Un esguince, una luxación, una tendinitis, todos son problemas susceptibles de tratamiento mediante el uso beneficioso del agua.

Una primera clasificación se podría basar en el origen del agua y en su temperatura de emergencia. Otra forma más usual de clasificación podría basarse en la clasificación química de su composición.

En cuanto al origen, podemos distinguir de forma rápida entre las aguas superficiales y las aguas profundas. Las llamadas superficiales tienen un origen, como la propia palabra indica, en capas más superficiales de la corteza, proviniendo de la lluvia, la nieve... Las denominadas profundas afloran a la superficie provenientes de capas más profundas. Aparte, podemos encontrar aguas mixtas, resultado de la unión de canales de distinta procedencia antes de emerger.

Según el origen, ya se podrían hacer algunas matizaciones en cuanto a algunos de los componentes químicos o minerales que predominan en una u otra, pero dicho aspecto se analizará más adelante.

La temperatura de emergencia siempre ha sido una clasificación tradicional, pues desde épocas remotas, cuando se empezó a hacer uso de este agua, fue la forma más rápida de diferenciarla.

Al igual que para determinar su procedencia, para saber su composición química hace falta analizar el agua. Sin embargo, cuando un romano o un griego se metían en una “terma” o bebían agua, sabían la temperatura aproximada de la misma al instante. Es, por lo tanto, la primera forma de clasificación que se empleó.

Frías, termales e hipertermales

Hay una triple categoría que divide las aguas en frías, termales e hipertermales. Las frías afloran a una temperatura inferior a los 20 grados centígrados. Las termales se subdividen entre hipotermales (afloran entre 20 y 30 grados) y mesotermales (afloran entre 30 y 40 grados). Y por último, las hipertermales, que afloran en superficie a una temperatura superior a los 40 grados.

La temperatura de afloramiento del agua es constante a lo largo del año, y no depende de la temperatura exterior. Más en las aguas profundas, donde no influyen, o lo hacen muy poco, factores como el deshielo, el calor ambiental, etc.

Es muy ilustrativo ir a un balneario y comprobar como en verano, cuando hace calor, notamos el agua fresca o incluso fría, y en invierno, cuando hace frío, esas mismas aguas se notan calientes o templadas. Eso es algo que se puede comprobar fácilmente en el antiguo Balneario de Panticosa, actualmente Panticosa Resort. Al bajar en verano de algún pico de la zona, beber en alguna de sus fuentes reporta un frescor muy agradecido, mientras que en invierno, tras descender esquiando de alguno de esas mismas montañas, el agua no sólo está templada, sino que ya de lejos se ve cómo se forma una neblina sobre el manantial debido a la evaporación.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International