Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PREPARACIÓN FÍSICA | 12 de Julio de 2004

Aprender la fuerza (Jollypower II)

Por   | 

La fuerza muscular es una de las capacidades motoras del hombre, y en particular aquella que permite producir tensión. Toda la fuerza comienza en el cerebro: de ahí parte, de hecho, un impulso que recorre la médula espinal hasta alcanzar el músculo y activar la contracción. Pero la fuerza hay que aprenderla.

Los factores que determinan estas capacidades son:

  • La dimensión del músculo, y en particular su sección transversal
  • El número de fibras que uno es capaz de coordinar en la contracción
  • La frecuencia de los estímulos que llegan del cerebro
  • Factores mecánicos y morfológicos. Por ejemplo, relaciones de longitud entre articulaciones o tendones

Foto: www.jollypower.com 
"Jolly" en Bain de Sang, 9a 

Esto quiere decir que se pueden tener grandes músculos, pero inútiles, o de pequeñas dimensiones, pero supereficientes. Para desarrollar la tensión máxima (voluntaria) debo poder transmitir del cerebro los impulsos con la frecuencia más alta posible.

Una vez más sucede que el estado físico depende fuertemente del estado mental. No sólo porque el impulso parte físicamente del cerebro, no sólo porque para desarrollar la tensión máxima debo tener realmente voluntad y estar concentrado y activado, sino también porque la fuerza tengo que haberla aprendido.

En mi opinión, existe un discurso ligado al aprendizaje de la fuerza que ha sido siempre muy descuidado. Esto va mucho más allá del discurso técnico del movimiento, yo hablo de aprender a coordinar y reclutar unidades motoras.

Incluso para el más estúpido de los movimientos, como puede ser quedarse suspendido de una barra, donde el problema técnico es casi inexistente, el cerebro del atleta entrenado sabe cómo activar al máximo la tensión, mucho mejor que cualquier otro.

Quien posee este tipo de habilidad puede desarrollar más fuerza que el resto, del mismo modo que la mano derecha de la mayoría de la gente es más fuerte que la izquierda.

Esto nos puede llevar a comprender cuál es el motivo por el que algunos escaladores no logran sostenerse sobre presas amplias, que les obligan a mantener los dedos extendidos, y sí sobre muescas profundas o viceversa. Y eso es porque tenemos que aprender a usar las fibras adecuadas en cada situación.

Foto: www.jollypower.com 
Haciendo fuerza en Hugh, su primer 9ª 

Cuando después de pocas sesiones de entrenamiento sobre una barra o sobre presas vemos de repente una sensible mejora, lo único que sucede es que hemos “aprendido” el ejercicio. Por las mismas razones algunos son débiles con los monodedos y los bidedos: no logran activar las unidades motoras porque tienen un fuerte y en parte inconsciente miedo a desgarrarse los tendones.

Realmente, no nos damos cuenta de cuánta fuerza se podría ganar actuando solamente sobre estos aspectos. Y por tanto sin aumentar de masa ni de peso.

CONCLUSIONES:

  • El margen potencial de mejoramiento que tenemos todos nosotros es superior al que creemos.

  • La fuerza puede seguir aumentando aunque nos hagamos mayores, ya que estas cualidades necesitan muchísimos años para desarrollarse, y compensan totalmente el natural decaimiento que sobreviene con la edad. Además, las modificaciones morfológicas y estructurales que permiten a nuestras falanges soportar tensiones elevadas sólo ocurren después de muchos años.

Alessandro “Jolly” Lamberti
www.jollypower.com


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International