Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 02 de Julio de 2009

Hidrología de aguas vivas

El descenso de un barranco en condiciones de aguas vivas, es decir, con caudal anormalmente elevado, es de las actividades deportivas con mayor riesgo (fig 1). Otros deportes usuarios del mismo medio, como el kayak, rafting o hidrospeed conocen bien la dificultad de moverse en un medio donde el hombre no tiene las adecuadas condiciones (no somos hidrodinámicos, no tenemos aletas y por supuesto, tampoco tenemos branquias).

Todas estas razones nos llevan a mejorar sobre todo en dos aspectos si queremos practicar esta disciplina con seguridad: uno y muy importante es la técnica, conocer todas las herramientas disponibles, su adecuado manejo, cual es la más apropiada para cada situación; y el segundo y no menos importante es la adecuada lectura del medio donde nos vamos a desenvolver.

Para este segundo aspecto es muy importantes aprender y desarrollar nuestros conocimientos de hidrología (condiciones físicas de la cuenca que pueden derivar en problemas por súbito crecimiento de las aguas, por ejemplo) e hidráulica (como se mueve el agua por el cauce de un barranco y que problemas nos genera). Ambas ciencias, hidrología e hidráulica son habitualmente conocidas de una manera intuitiva por los deportistas, que las incorporan en algo llamado experiencia, que no es ni más ni menos, que haber subido el listón poco a poco, desde barrancos facilitos y con poco agua o ninguna, hasta barrancos de mucho compromiso.

Los movimientos que genera el agua en su interacción con el fondo y laterales de un barranco son: venas y lenguas, setas, olas, rebufos, reflujos, remolinos, contras, remansos, drosages, resaltes y bloques en cauce, zonas someras, obstáculos, aristas, zonas de cizalla y de separación de flujo, zonas de alta perturbación de flujo, sifones, etc. Todas ellas no tienen porque ser peligrosas, es más, muchas de ellas son muy interesantes por las posibilidades de descanso que nos ofrecen. Intentar describirlas aquí en pocas líneas, y sobre todo, explicar cuales pueden ser nuestros movimientos en estas zonas es tarea imposible, por lo que recomiendo la lectura de algún manual técnico donde se ilustren. Por esta razón será mejor describir algún ejemplo de lo que la hidrología- hidráulica nos pueden ofrecer, como son los drosages.

Se llama drosage a una corriente de agua que encuentra un obstáculo, generalmente una de las orillas del cañón que se dispone perpendicular o diagonalmente al avance del agua (figuras 2 y 3). El río erosiona la base de la roca por efecto del choque (donde hay un exceso de presión y cavitación). El resultado es un movimiento peligroso con caudal elevado, sobre todo si el obstáculo es perpendicular, ya que el agua nos aplastará contra la roca (encorbatado) o nos meterá bajo la losa de piedra, impidiéndonos salir por la gran fuerza que ejerce contra ella.

Los movimientos, en caso de no ser evitable, implican un acercamiento en postura de flotabilidad con pies por delante, y al llegar a la roca, batir con los pies para pivotar el cuerpo. Este batido es más efectivo si atacamos el drosage con un ángulo de 45º respecto a la pared. Cuando el drosage es muy suave (angulo bajo) la salida es relativamente fácil.

En casi todas las ocasiones, nuestra mejor arma, quitando la técnica y manejo de cuerdas, para salir de situaciones comprometidas con mucha agua es saber nadar bien, en el momento preciso y con la técnica adecuada. La natación en barrancos también ha de practicarse y la experiencia nos dirá dónde y como, pero la hidrología nos enseña que una adecuada estimación de la velocidad puede indicarnos donde será imposible hacer pie para cruzar de orilla, o donde una cascada nos barrerá y tirará al suelo. Algunas cifras generales nos dicen que aproximadamente, para una profundidad de 10 cm es necesaria una velocidad de más de 3,7 m/s para arrastrarnos, como ocurre en goulottes, pero si tomamos una profundidad mayor, por ejemplo 1,40 m, basta una velocidad de 0,3 m/s para que no podamos permanecer de pie.
Y todo esto nos lleva a considerar la posibilidad de emplear técnicas de progresión más efectivas, como saltos, natación, cruces (bacs) u otras técnicas (figuras 4 a 8).

En resumen, la variedad de situaciones que podemos encontrar, derivadas de cambios en el caudal de un río, modificaciones de la morfología del cauce causadas en crecidas, material arrastrado y/u oculto bajo las aguas, y sobre todo, la combinación agua y cambios en el lecho del río hace que el descenso de barrancos con caudal alto exija de nosotros la máxima atención, la mejor de las formaciones posibles, tanto en técnica y manejo de cuerdas, aparatos, cuerda de socorro, como en conocimientos aplicados de hidrología, hidráulica y porqué no, geomorfología de ríos. Todo esto ayudará a mejorar en seguridad y no será nunca sustituto de la experiencia, muy necesaria en este medio tan hostil.


Descenso de la Oules de Fressinieres, un barranco de alta dificultad por su gran caudal, continuidad y compromiso, pues los escapes son contados


Figura 2. Drosage generado por un cambio de orientación del cauce en el barranco Palomeras del Flumen, en este caso la salida ha de hacerse siguiendo la vena

Encorbatado producido por un choque frontal contra una marmita sobreexcavada en la Aigüeta de Eriste, tramo IV. La salida es muy compleja por el exceso de presión contra la pared

Empleo de la vena de agua como progresión más eficaz. Garganta de los Navarros.

Batida rápida y natación para alcanzar la zona protegida por una contra tras un obstáculo donde además se recibe el apoyo de unos compañeros. Garganta de los Navarros.

Reposo tras un obstáculo donde se da una separación de flujo (zona de cizalla). Prácticas durante un curso de hidrología.

Cruce de orilla en un tramo estrecho y con movimientos complejos de agua. Diagonal muy acusada en la cuerda para evitar sumergirnos bajo las aguas. Garganta de los Navarros.

Salto sobre rebufo con larga batida y palmeo sobre las aguas para evitar hundirnos y entrar en el dominio del movimiento rotatorio. Garganta de los Navarros.

Tags: Barranquismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International