Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 13 de Agosto de 2010

AramonBike: un viaje mágico por las antiguas sendas del Pirineo más olvidado

La montaña es un territorio en el que es muy difícil encontrar el equilibrio entre la exigencia de la sociedad por su preservación y la cobertura de las necesidades y derechos de los ciudadanos que en ella viven. Quizás en ocasiones se peque por defecto, pero es muy probable que en otras se peque por exceso, con el resultado final del estrangulamiento de las comunidades que en ella habitan.

Este problema se ve agravado en lugares como el Pirineo aragonés; debido a su enorme extensión y a su lejanía de lugares de importancia estratégica, grandes zonas han quedado casi despobladas. Zonas en las que caben provincias enteras: por poner un ejemplo, hay varias comarcas salvajes en Huesca sin apenas habitantes ni infraestructuras en las que cabe holgadamente la provincia de Guipúzcoa (en ocasiones cabría dos veces). Esto conforma verdaderos paraísos terrenales de gran tamaño, desconocidos por la mayoría, extraños lugares en una Europa y una España sobrehumanizada excepto en islas de pequeño tamaño, en la que perderse ya no es un riesgo, sino un verdadero privilegio.

A veces nos olvidamos que, aunque sea de 5 en 5, y de forma muy básica, hay algunos resistentes que luchan por continuar viviendo en el territorio. Pere Gómez afirma que cuando iba por los pueblos explicando su proyecto de AramonBike, la gente pensaba que estaba loco. No tenían muchas esperanzas esos pequeños negocios rurales en el futuro. Un año después, en 2009, los Btteros realizaban 2.000 pernoctaciones en las aldeas. Este año la cifra se va a superar con creces.

Sin crear nuevas infraestructuras, sin modificar el medio ambiente, empleando las viejas sendas y caminos (la mayoría de rutas entre pueblos no “evitan” el asfalto; sencillamente, no se puede ir por asfalto de uno a otro salvo por algún pequeño camino asfaltado vecinal, no siempre existente), se consigue dar vida a estos resistentes. Y esto es algo que hemos notado durante la ruta elegida: los habitantes están agradecidos. Reciben gente, sus pequeños negocios prosperan, y desbordan amabilidad. La Turbón Tour y las dos rutas del sur de la Ribagorza permiten recorrer tierras olvidadas que no pueden transitarse de otra manera. Son un lujo a nuestro alcance, algo difícilmente encontrable en otros lugares.

Por eso creemos que es bueno hacer las rutas organizadas, durmiendo en los lugares elegidos. Porque los amantes de la montaña, que siempre exigimos un cuidado exquisito del territorio a los que en ella viven, también debemos demostrar nuestra responsabilidad respecto a estos ciudadanos y apoyarles en lo posible.

Turbón Tour

Escucho unos gritos de ánimo arriba, a lo lejos: ¡¡¡venga, vamos, vamos!!!

No identifico quién me anima. El ácido láctico amenaza con producir una combustión espontánea en mis piernas. Con las pulsaciones al máximo, la visión se vuelve borrosa, un fuego abrasador recorre mis piernas y pulmones. Soy incapaz de respirar más rápido, aunque me gustaría hacerlo. Lo he conseguido, estoy aquí otra vez. Llegado a este punto, todo se simplifica: mi mayor y único problema es enlazar una pedalada con la siguiente, todo ello con la delicadeza suficiente para mantener la rueda delantera pegada al suelo. Disfruto estos momentos al máximo. El dolor es inevitable; el sufrimiento, opcional.

Vuelvo a escuchar los ánimos, ahora ya muy cerca: ‘Venga, que tú puedes, vamos, ya lo tienes!!!’ Apuro un poco más, y de repente la pendiente disminuye hasta desaparecer. Dejo la bici, me siento en la hierba y disfruto de estos momentos de enajenación que desaparecerán conforme me bajen las pulsaciones.

Lo he conseguido, acabo de llegar a lo alto del Tozal Gros, la última subida de la ‘Turbon Tour’. Ahora ya sólo queda dejarse caer hasta Pont de Suert, con la opción de bajar por sendero el último tramo, en lugar de por asfalto. Pero antes, reagrupamiento aquí arriba, alguien saca unos cacahuetes y nos dejamos envolver por el místico ambiente que se respira: el Tozal Gros es una magnífica atalaya de 1.606m frente al Pirineo, en un cordal tapizado por prados. En esta época es imposible encontrar algún tramo de prado sin flores. Las hay de muchas variedades, colores y tamaños. Luce el sol, pero no da excesivo calor gracias a una ligera brisa fresquita, esa que sopla casi siempre en la montaña.

Como telón de fondo, hacia el norte, los grandes del Pirineo: macizos de Posets y Aneto-Maladetas, todavía con nieve en las caras sur. Un poco más cerca, el valle de Barrabés, el valle de Castanesa, y fijándonos, el final del remonte de Basibé, en la estación de esquí de Cerler.

Me alegro de haberme lanzado a hacer la ruta con mi nueva bici. Es más ligera y ¡sube como un cohete! Y no he sido el único que estrena bici en esta ruta: de un grupo de cuatro personas, dos vamos de estreno. El hecho de que al estrenar una bici siempre llegan las lógicas averías que requieren los ajustes iniciales podría habernos echado atrás en semejante atrevimiento, pero no lo dudamos ni un segundo al enterarnos de que la organización del Turbón Tour dispone de un servicio de ‘asistencia en camino’ con bici de sustitución.

Pudimos comprobar la eficacia de este servicio, cuando una ciclista de otro grupo tuvo una avería en su bici. En condiciones normales hubiera tenido de abandonar. Sin embargo, aquí fue suficiente con una llamada telefónica y un ratito después ya seguía completando la etapa con otra bici facilitada por la organización. Una bici que, por cierto, más de uno la querría para sí… No vayáis a pensar que era un ‘hierro’ cualquiera, con el que por otra parte habría sido casi imposible completar el recorrido.

Estamos pasando uno de esos fines de semana de verano que se recuerdan con nostalgia durante los lluviosos días de otoño. La oportunidad surgió de improviso, y no dudamos en aprovecharla: en mitad de la tediosa semana laboral previa, una llamada telefónica de Jorge, director de Cuadernos Técnicos, pone en marcha el zafarrancho de combate. Quiere un reportaje de la Turbón Tour. Y como a mí se me engaña fácil… ‘Tus deseos son órdenes para mí, Jorge!’ Para algo tan apetitoso, un par de llamadas telefónicas y el grupo de cuatro está formado y preparado.

Así que el viernes por la tarde, después del trabajo, marchamos para Pont de Suert. Allí es donde AramonBike tiene su oficina y centro neurálgico de la Turbón Tour. La logística de la ruta está impecablemente diseñada. Al contratar el producto, eliges si deseas hacer la ruta en uno, dos o tres días (Originalmente está pensado para hacerla en dos etapas). AramonBike, si lo deseas, te reserva alojamiento para todos los días necesarios. Ellos se ocupan de todo, y te llevan el equipaje de un alojamiento a otro, de forma que tú puedes centrarte en lo tuyo, pedalear y disfrutar del idílico entorno.

Respecto a esto, y tras hacer la ruta y conocer los lugares y pueblos de alojamiento, recomendamos encarecidamente dormir en ellos en los lugares preparados a tal efecto. No sé trata sólo de comodidad: el principal motivo por el que se han creado estas rutas es para ayudar a una comarca y a unos pueblos maravillosos -fuera de cualquier ruta turística, un verdadero paraíso ya casi único en el Pirineo, muchos de los cuales apenas llegan a la decena de habitantes-, de una forma sostenible y absolutamente respetuosa con el medio ambiente (de hecho no se ha modificado para nada el territorio; tan sólo se han marcado las rutas.) Y los habitantes lo agradecen. Es algo que pudimos comprobar tanto en las aldeas por las que cruzamos como en la noche pasada en la posada de Vilas del Turbón, con una hospitalidad exquisita y una cena casera antológica que no olvidaremos fácilmente. Estos pueblos y estas gentes merecen ser apoyados, y para ellos los ciclistas somos casi un milagro que el año pasado ya produjimos 2000 pernoctaciones entre todas las rutas. Esto es dinero directo, totalmente directo, para los pocos supervivientes de los pueblos y sus pequeños negocios de hospedaje. AramonBike no participa en el beneficio del alojamiento, tan solo gestiona la reserva para nuestra comodidad; el 100% del dinero va a parar a los habitantes.

Luego, por supuesto, está el tema de la comodidad. La organización es magnífica, y resulta realmente cómodo dejarse llevar por ellos. Llegamos a Pont de Suert y vamos directamente al hotel indicado, donde todo está previsto. No hay ningún problema, todo en orden, todo facilidades. Llega la cena, y puede comprobarse el acuerdo al que han llegado los de AramonBike con los hosteleros al contar con un menú de los ‘de verdad’, algo que te proporcione un buen aporte calórico durante la etapa que se avecina...

A la mañana siguiente, a las 8.00h ya podemos ir a la oficina de AramonBike a dejar los equipajes para que nos los lleven al hotel en Vilas del Turbón, donde termina la primera etapa. Allí también nos reparten la ‘bolsa de participante’ con algún obsequio, el mapa de la vuelta completa y el libro de ruta (Roadbook). Existe también, para quien tenga gps, la posibilidad de cargarse el track de la ruta. Quien no tenga gps, que no se asuste: en nuestro grupo, fuimos dos con gps y dos con roadbook, por si las moscas. Pues bien, el libro de ruta es tan claro y preciso, que, si se es estricto en los principios básicos de navegación con roadbook, no hay ningún problema para seguir la ruta de las dos etapas.

Aprovecho para advertir a futuros navegantes con gps, aunque ya deberían saberlo todos: cuidado con los tracks de internet. Hay una afición creciente de la gente a grabar su ruta en el gps, llegar a casa y colgarla en internet. Atención!!! Un buen track para gps debe estar mínimamente elaborado, limpio de ‘puntos fantasma’ y errores en la ruta. Por curiosidad, me he bajado de internet cinco tracks de la Turbón Tour. Aunque la ruta globalmente es idéntica en todos, todos tienen pequeños tramos diferentes: que si ahora me alejo por aquí para una foto, que si doy media vuelta, que llevo 3km por una pista que no era, que si esta trialera me la salto por la carretera,… Si quieres completar la genuina Turbón Tour, lo mejor es que complementes el roadbook con el gps, o al menos lleva el track original de AramonBike. Eso te evitará idas y venidas innecesarias.

Tras una pequeña charla explicativa, ya estamos listos para salir. Pere, de AramonBike, nos explica las características de la ruta y las diferentes variantes más fáciles por carretera o más técnicas por trialera. Todo listo, ya sólo nos queda fichar en el punto de control y empezar a pedalear. Han preparado un sistema, mediante cronometraje electrónico SPORTident, gracias al cual puedes ver en internet, en la web www.aramonbike.com, tu tiempo realizado y la clasificación general de toda la gente que ya han completado la ruta. Otro aliciente más, para aquellos que llevan la competición en la sangre, o simplemente para aquellos con instinto de superación que querrán volver a mejorar sus tiempos y comprobar así que una larga temporada de duro entrenamiento ha dado sus frutos.

Sin más dilación, nos despedimos de Pere, que nos desea buena ruta y se despide ‘hasta mañana’. No olvidarse de pasar la tarjeta SPORTident por la base de control, colocada a la entrada de la oficina, y por fin comenzamos a pedalear.

No vamos aquí a describir al pie de la letra la ruta. No pretendemos crear una guía del viajero para la Turbón Tour. La organización ya proporciona un roadbook detallado, e incluso el track, acompañado de las explicaciones de última hora sobre estado de la ruta y consejos. Además, empiezan a encontrarse por internet abundantes relatos y tracks de la aventura.

Tras los típicos comienzos dubitativos para salir de la población y centrarse con el roadbook y el gps, comenzamos el ascenso con un rodar fácil hacia Bonansa. El monte está exuberante, sólo se ven dos colores, arriba azul intenso; abajo, verde intenso.

Nos desviamos a Bonansa, donde está el primer control. Fichamos con la tarjeta de control, y continuamos el cómodo ascenso por carretera hasta lo alto del puerto de Bonansa (1.380m).

Aquí se nos presenta una alternativa: podemos descender cómodamente por carretera, la opción más lógica para los fanáticos del cronómetro que quieren verse en la primera página de la clasificación por tiempos; o tenemos la opción disfrutona para los que nos da alergia el asfalto: descender por una trialera (Bastante ratonera debido a las últimas tormentas). Nos movemos ahora por la parte alta del valle del río Isábena. Hemos superado el primer puerto de la jornada sin enterarnos (O al menos eso hemos pretendido) Estamos todavía muy lejos del final, y es pronto para pensar más allá de la próxima viñeta del roadbook. La próxima viñeta… ¡qué fastidio! La próxima viñeta dice que dejamos este agradable descenso ahora por carretera para desviarnos a la derecha hacia Espés. Fin de la zona de sube-bajas, y comenzamos el segundo puerto de la jornada, hasta el collado de Selba Plana, a 1.601m.

Casi sin darnos cuenta, nos hemos ido acercando al Turbón, y podemos verlo majestuoso con su cara NE. Poco a poco se van formando nubes a su alrededor, el cielo está velado, el azul intenso a dejado paso a un gris sospechoso, que hace presagiar el uso del chubasquero… Pero nosotros a lo nuestro. Hemos superado el segundo puerto de la jornada, y ya tenemos ganas de acercarnos a Gabás para comenzar el tercero, que nos permitirá cambiar de vertiente y comenzar a ver el Turbón por el sur.

Es curioso observar las deformaciones espacio-temporales cuando haces una ruta larga de btt: camino de Gabás, con el cielo gris, la percepción de las cosas va variando, sobre todo en función del desarrollo que llevas en la bici: en los repechos toca poner plato pequeño-piñón grande, y con ese desarrollo notas que empiezas a acusar el cansancio, vas muy lento, las horas pasan, piensas que te va a pillar una tormenta y se hará de noche antes de terminar la etapa. Para evitar tantos pensamientos negativos, sólo hace falta quitar el plato pequeño y bajar algún piñón. Al hacerlo cuando la pendiente disminuye, parece que ya despeja, te sientes fuerte, podrías incluso forzar un poco más, te estás divirtiendo y no quieres que acabe la etapa tan pronto...

Aproximándonos a Gabás gozamos de unas excelentes vistas de la sierra de Chía, que desde aquí parece tener mucha más entidad. Por suerte, parece que las nubes no consiguen apoderarse del cielo, y poco a poco se van disipando. Una pena, porque se iba muy fresco a la sombra.

La ruta no llega tocar el pueblo, pero entramos a Gabás en busca de una fuente que nos anuncia el roadbook. Tras un breve trabajo de investigación, damos con la fuente, pero no sale agua. Momentos de tensión, necesitamos agua para acometer el tercer puerto de la jornada, teóricamente el más duro… Es la hora de comer, y en alguna casa se oye gente. Este es otro punto a destacar: en estos pueblos de montaña, lejos del flujo principal del turismo, se respira un aire de total paz y compañerismo. En la primera casa en la que preguntamos, uno de los comensales interrumpió su comida, nos acompañó a la fuente, la conectó, nos ofreció su amable conversación, sin mostrar ninguna prisa ni molestia en ningún momento. A saber qué habría pasado de ocurrir esta situación en otro lugar más ‘civilizado’...

Con energías renovadas después de haber metido la cabeza debajo del chorro de agua de la fuente, dejamos Gabás para acometer lo que sobre el papel era el puerto más duro de la jornada. Un primer tramo por pista pedregosa muy exigente nos lleva hasta la ermita de San Juan. Merece la pena desviarse los 250m a la derecha para visitarla y admirar el enclave donde se encuentra, una perfecta atalaya frente a los grandes del Pirineo.

Las horas van pasando en este entorno alpino de ensueño, pero no podemos resistir la tentación de parar una y otra vez para las inevitables fotografías. Alguno dirá que es la excusa para parar a descansar. Puede que sí, pero puede que no...

Llegamos muy cerca de la collada del Clot, pero antes la ruta desciende un poco y luego alcanza el coll de la Montañeta de Gabás (1.631m). Vemos ahora la cara NW del Turbón. Avanzamos hacia él, por un cortafuegos, hasta el puerto de La Muria. Aquí comienza un descenso trialero por el PR que lleva al refugio de La Margalida. Los primeros metros exigen lo mejor de nuestra destreza en el pilotaje… ¡y lo mejor de nuestras suspensiones!

Desde el refugio, un largo descenso por pista nos deja en la carretera que desciende el valle de Llert hasta Aguascaldas. Ahora sólo nos queda remontar por carretera y una bonita senda pasando por Egea, Padarniu y Pueyo hasta Vilas del Turbón, final de etapa.

Tenía razón Pere: estos últimos 14km, que sobre el mapa parecen un mero trámite, pueden convertirse en lo más duro de la ruta. Ahora se notan los kilómetros en las piernas sí o sí, sobre todo por el desnivel acumulado, más de 2.000m, y se empieza a pensar más de la cuenta en la ducha y la cena...

No deja de sorprenderme el encontrar mi equipaje depositado en la habitación del hotel. No estoy acostumbrado a semejante trato preferencial... Nuevamente el alojamiento un diez, y la cena… ¡un once! Fin de la primera etapa.

Amanece el domingo con un día espléndido. Desayuno, recogida y preparación de la bici, fichamos en el SPORTident y comenzamos el primer puerto del día, collado de Planatuzal (1.747m).

Desde aquí, descenso hasta el monasterio de Obarra, donde hacemos parada con visita y comida con los pies en el río… Pasamos por el control nº3, situado en el interior de un bar-restaurante. Comprobamos aquí lo que nos contaba Pere, el papel dinamizador del entorno que trae AramonBike: al principio, cuando les habló a los hosteleros de este proyecto, llegaron incluso a tacharle de loco… Ahora todos los establecimientos están llenos de ciclistas que hacen las rutas de AramonBike. Ya sea para alojarse al final de una etapa, o ya sea para tomar un refresco, aprovechando que pasan por un control… La idea es que haya turistas todo el año, y que dejen el dinero en los negocios locales.

Comenzamos al fin el ascenso del último puerto de la vuelta, por el sur de la Serra de Calvera. Las rampas que se ven ahí delante asustan… ‘Desgraciadamente’ son repechos bestiales con falsos llanos intercalados. Éstos te permiten recuperar el aliento antes de atacar el siguiente repecho de esfuerzo máximo, alargando así el calvario. Al final, por amor propio, se aguanta hasta arriba sin echar pie a tierra.

Llegamos así al sector más bonito de la vuelta, un tramo en el que vamos cabalgando sobre el cordal, desde el Coll del Cap del Montot (1.682m) hasta el Tozal Gros. Hemos superado un largo y duro puerto, el último de la Turbón Tour, y en lo que queda vamos a disfrutar como enanos sintiendo la meta al alcance de la mano.

Avanzamos por el prado, siguiendo roderas, hasta acercarnos al Tozal Gros. Y bueno, aquí... ¡aquí es donde comenzó esta historia!

Una vez concluida la vuelta, todavía en mi nubecita y antes de llegar de vuelta a casa, ya se me pasa por la cabeza un nuevo desafío. Y es que no sé por qué, las palabras Non Stop tienen una magia especial, una fuerza oscura que me atrae y actúa sobre mí, haciéndome perder ese poco sentido común que yo pueda tener.

Lo pude ver en la oficina de AramonBike. Un cartel anunciador de la NonStop Turbón Tour: 111km y 3.700m de desnivel acumulado en ascenso. La fecha, el 4 de septiembre. Así pues, para el primer sábado de septiembre se darán cita en Pont de Suert una serie de peculiares personajes de rostro enjuto, adictos al esfuerzo y al ácido láctico, aficionados a llevar sus límites cada vez un poco más allá… Será la oportunidad de, en un día, completar lo que hemos hecho en un fin de semana, y además acompañado de multitud de seres aficionados a la bici de montaña y con esa extraña enfermedad que nos impulsa a flirtear con la extenuación total.

Para los que sientan curiosidad sobre esto de los maratones de larga distancia en btt por auténticas montañas, pero todavía tienen un instinto de supervivencia demasiado despierto, la organización ha pensado en ellos y les guarda su propio rito iniciático, la Turbón Tour Lite: 40km y 1.200m de desnivel acumulado en ascenso.

Podéis verlo en www.aramonbike.com. ¡Inscripciones online! Yo ya he descargado el pdf y lo tengo pegado en el escritorio...

¿Cómo funciona AramonBike?

En la web www.aramonbike.com está toda la información necesaria: información sobre las rutas, el territorio, los pueblos y los lugares históricos por los que trasncurren, planos, altimetrías, etc. Una vez elegida nuestra ruta, allí se pueden elegir los alojamientos. Y ya está. Los organizadores se encargan de reservar y de todas las gestiones. Posteriormente nos entregrarán nuestro road-book, nuestro track de GPS, tienen servicio de traslado de nuestros equipajes al lugar en donde dormimos, servicio de bicis de repuesto si por mala suerte rompemos una a mitad de recorrido. Nos darán también un chip de cronometraje. También en la web, que ejerce de comunidad, podremos ver todos los tiempos de los participantes, así como álbumes de fotos de muchos de ellos y comentarios sobre las rutas y el servicio por parte de los que ya han recorrido algunas de ellas.

Charlando con Pere Gómez...

Hablamos con Pere, la persona que junto a Iñigo lleva las riendas de la oficina de AramonBike en Pont de Suert. Con un trato exquisito y gran claridad nos va hablando de AramonBike. Desde el principio se nota que él pertenece a este mundillo de las montañas y los pedales...

¿Desde cuándo funciona la idea de Aramonbike?

Se empezó a trabajar en la idea de Aramonbike durante el año 2008, donde se estuvo trabajando en el terreno para estudiar las posibilidades de ruta que salieron a posteriori. Piensa que en estas rutas hay un trabajo previo de mas o menos un año, en el estudio de oficina, trabajo de campo, validación de la ruta, posibilidades de logística, etc, siempre intentando dar vida al máximo de poblaciones posible.

¿Cuándo empezó a funcionar la Turbon Tour?

Las rutas Turbon Tour igual que la Pirinés Epic Trail empezaron en el verano del 2009, dos rutas que generaron aproximadamente durante ese año 2000 pernoctaciones. Este año se han creado rutas en la baja Ribagorza, dos rutas de dos o tres días como El Giro de Isábena o el Montsec Tour y una ruta larga tipo a la epic como El Gran Tour de la Ribagorza.

¿Tenéis en AramonBike nuevos proyectos en curso?

En estos momentos como novedades tenemos las rutas de la Quebrantahuesos Turística, tocando la modalidad de bicicleta de carretera o cicloturismo. Como todos sabéis la Quebrantahuesos, creada por la peña Edelweiss ya lleva 20 años en funcionamiento y se realiza en un día. Para poder dinamizar, desestacionalizar el territorio se han creado cinco modalidades de la Quebrantahuesos que se pondrán en marcha en la próxima primavera y durante todo el verano hasta finales de octubre o noviembre, lo tenemos por definir. Otra novedad este año es que ya tenemos nuestra primera NONSTOP TURBON TOUR, se ha creado la primera carrera no competitiva de la vuelta al macizo del Turbón para los más atrevidos y preparados con 111km y 3.700 m de desnivel de subida. Para los que prefieran tendremos la Nonstop Turbon Lite con 40km y 1200m de desnivel de subida. Seguramente tendremos novedades para las próximas temporadas que se desarrollarán por el valle de Tena, entre las estaciones de Formigal y Panticosa, así como por la zona de Teruel, por el territorio de Gúdar-Javalambre, en las proximidades de las estaciones Javalambre y Valdelinares, siempre con el mismo objetivo, desestacionalizar la temporada, dar a conocer territorio y sobre todo vida a una zona que si no fuera por estos productos, poco a poco empezarían a abandonarse y sobre todo a deshabitarse.

¿Cuántos participantes ha tenido ya la Turbón Tour?

Contando el año pasado y este más de 600 participantes aproximadamente.

¿Hay fecha más o menos fija de comienzo - final de temporada para hacer estas rutas?

Sí, depende de las rutas, las de la baja Ribagorza funcionan durante la primavera y el otoño, y la Turbón Tour está abierta desde mayo hasta finales de octubre, la Epic desde junio hasta el puente del Pilar en octubre.

¿Existe alguna modalidad de esta vuelta para ‘machacas’?

La Turbón Tour por norma general se puede hacer en dos o tres días, la versión un día es la prueba Nonstop. Ahora hemos creado un paquete especial de prepárate para la nonstop realizando la Turbón Tour en un día, con una pernoctación mínima.


En las inmediaciones de Gabás. Vuelve a lucir el sol y disfrutamos de las vistas sobre el macizo de Posets


En la oficina de AramonBike de Pont de Suert, Pere nos da las últimas explicaciones antes de partir

En el primer tramo de la primera etapa, enseguida dejamos la carretera y nos vamos acercando a Bonansa


Aproximándonos a Bonansa. Esto no ha hecho más que empezar...

Bonansa. Fichando en la base Sportident del primer control de paso

Estudiando el roadbook en una parada tras el Coll de Selbaplana. Cielo gris, fresquito...






En la subida al Tozal Gros

Gran Tour de la Ribagorza

Giro del Montsec

Giro del Isábena

Turbón Tour

Pirinés Epic Trail

Tags: BTT

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
9 comentarios

9. prudenpruden - 17 Ago 2010, 09:28
Sin conocer cómo actúa Aramon, pero siendo agricultor en una zona de protección especial de aves, hay mucha gente que no se da cuenta de que los agricultores y ganaderos en extensivo, y los habitantes de los pueblos y de zonas de montaña, TAMBIEN forman parte del medio ambiente.

Informar de comentario ofensivo
8. bisaurin - 17 Ago 2010, 09:21
Gracias admin.

Informar de comentario ofensivo
7. belociraptor - 14 Ago 2010, 20:17
La idea me parece buena, pero estando Aramon por medio, ya no me fio tanto. Por cierto, yo soy de Huesca y no esquio en estaciones de ellos. Hay gente que esta cansada de que "los de fuera" opinen, pero "los de fuera" tambien estan cansados de pagar impuestos para subvencionar que se queden en la montaña. Ahora, además de subvenciones, algunos quieren pelotazos. Se piensan que Aramón son los americanos de "Bienvenido Mister Marshall"

Informar de comentario ofensivo
6. MORENETTI - 14 Ago 2010, 18:56
Que yo sepa para ir en bici no hace falta que pongan pilonas por el monte. He hecho la ruta y son zonas virgenes que aramon ayuda a revitalizar alojando a los ciclistas en los hostales y viviendas rurales que son propiedad de la gente de estos valles, nada mas. Aramon no creo que saque mucho de esto y si esto ayuda a mantener estos valles pues bravo por Aramon. Todos estos cerrados de mente que se quejan y no son de aqui, seguro que esquian en estaciones de Aramon, y si quereis ver lo que es tener de verdad pilonas por el monte ir a los Alpes.

Informar de comentario ofensivo
5. pavefer - 14 Ago 2010, 14:25
Me encanta ver opinar a gente que no vive aquí de lo que hace o no hace ARAMON...mirad Aitzgorris,luzias y demás. Vosotros, que nos habéis nacido en la montaña aragonesa, ni sabéis lo que es tener que irse por no encontrar trabajo, dejad de opinar de lo que no sabéis. Qué fácil es decir que destrozas las montañas desde tu casa, a 400 km de aquí. Quieres que te recuerde lo que hicimos los de Panticosa y Sallent cuando unos cuantos "ecologistas de fin de semana" vinieron a parar las obras de Formigal? Si tienes otro modo de lograr que sobrevivamos...dímelo.

Informar de comentario ofensivo
4. Orhi - 13 Ago 2010, 15:23
Para Aramon solo hay negocio en la montaña. Mucho les importa el respeto al medio ambiente! eso no se lo creen ni ellos! Negocio, pelotazos urbanisticos y destrozar valles! eso es lo unico saben hacer!

Informar de comentario ofensivo
3. Penikufeisin - 13 Ago 2010, 14:59
Por mas que lo leo no salgo de mi asombro. ¿Aramón y respeto por el medio ambiente? ¿Y todavía hay alguien que se lo traga?

Informar de comentario ofensivo
2. luzia_ - 13 Ago 2010, 13:05
Que razón tienes Aitzgorri, cuanto hemos protestado por el respeto a las montañas que ARAMON ha pasado por alto. Pero son los que tienen las perricas y la posibilidad de promocionar las zonas, en algunos sitios lo hacen mejor que otros y la opoción de AramonBike, mientras no se masifique, da mucha vida a pueblos perdidos del Pirineo.

Informar de comentario ofensivo
1. Aitzgorri - 13 Ago 2010, 12:10
Lamento opinar que para muchos todo lo que suena a ARAMON nos causa cierta desconfianza.

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International