Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 28 de Diciembre de 2010

Abre los ojos. Freeride en el valle de Benasque

En un país como España, el esquí siempre ha sido visto entre muchos de los alpinistas y escaladores como algo un tanto ajeno a su mundo. Esto es incomprensible para la mayoría de montañeros y guías de los países del arco alpino, y que probablemente se deba a la inferioridad de los lugares de esquí frente a los de roca en la península. Por lo que aquí se sigue viendo en algunos ámbitos el esquí como una actividad “diferente”, y no integrada.

Quizás por ser pirenaicos, de un lugar en el que durante 7 meses al año sólo pueden practicarse deportes relacionados con la nieve y el hielo, nosotros siempre hemos visto esto de otra manera.

Y es que, aunque parezca ya sabido, no está de más recordar que el esquí no son sólo estaciones sembradas de remontes mecánicos; no sólo en estos lugares se pueden hacer los descensos soñados y dulces de nieve azucarada. El esquí es ante todo la montaña.

UN POCO DE HISTORIA...

El esquí, según los indicios, nace en la península escandinava. La mayoría de las zonas de esta región permanecen cubiertas por la nieve durante ocho meses al año con lo cual surge la necesidad de trasladarse de una forma mas confortable y rápida por el manto nivoso; el esquí nace como necesidad, no como el deporte que es en estos momentos.

La palabra esquí deriva de una palabra nórdica que significa “trozo de madera” . Se han encontrado trozos de tablas con 2.300 años de antigüedad y los esquís antiguos no tienen nada que ver con los actuales: existía un esquí principal de más o menos tres metros de largo acompañado de otro esquí mas corto recubierto de piel de animal que servía de freno respecto al mayor deslizamiento que aportaba el esquí de mayor longitud.

Hacía el S. XVIII las medidas del esquí se igualan y se acompañan de un solo bastón. Las pieles del animal se utilizan para remontar pendientes, evolucionando este sistema hasta el esquí de montaña de nuestros días.

Durante este siglo el esquí va a ser una herramienta muy importante en las guerras, principalmente para noruegos y suecos, hasta llegar al esquí moderno. Nace por supuesto en países escandinavos a mediados del S XIX extendiéndose por todo el norte de Europa.

Poco a poco empieza su faceta deportiva: las primeras carreras se realizan en la región noruega de “Telemark”. La primera competición internacional en la zona de Cristiania (actual Oslo) hasta trasladar el principal centro de operaciones al todo el arco alpino. Este es un salto geográfico pero también una fuerte evolución: en estos países el esquí llega como deporte y actividad de ocio.

Actualmente, y más en la península ibérica, se considera y se relaciona mayoritariamente el esquí con la actividad que se puede realizar en estaciones invernales preparadas para este fin. Al fin y al cabo son montañas preparadas, repletas de remontes mecánicos, bares e incluso música para “amenizar” los descensos de los esquiadores. Algo inaudito.

Pero el esquí, aunque haya quien no lo quiera ver o aceptar, es montaña. En la montaña nace y en ella debe seguir creciendo. Abre los ojos: cualquier pendiente nevada, cualquier montaña si sus pendientes, su orografía e importante, nuestro nivel técnico lo permite, puede ser descendida. Dejemos que las estaciones sean simplemente nuestro lugar de trabajo, de preparación, para poder realizar los descensos siempre soñados. Y si quieres música mientras realizas tus descensos en la montaña, ponte unos auriculares...

Una vez que los ojos se abren, los espacios son casi ilimitados. Voy a elegir uno de ellos y voy a proponer unos descensos para que empecéis a soltar las riendas de vuestra imaginación y descubráis el mundo que hay fuera de las estaciones. Sí, para los que no estéis acostumbrados, esto os hará sudar la camiseta , por que para bajar hay primero que subir...

Y lo más importante. ESTO OS EXIGIRÁ APRENDER NUEVAS TÉCNICAS, NUEVOS MATERIALES, NUEVAS NORMAS DE SEGURIDAD, APRENDER A CONOCER REALMENTE LA MONTAÑA....¿por qué escribo esto en mayúsculas? Por que es muy importante que sepáis que aquí no basta con saber deslizarse.

Cuando uno acude a una estación de esquí, hay ciertas cuestiones que otros solventan por nosotros. Por ejemplo, nos indican qué trazados podemos descender y cuales no. Cuáles están indicados para nuestro nivel de esquí y cuales no. Nos facilitan el ascenso, por lo que no necesitamos conocer técnicas de progresión. Y lo más importante: se encargan de nuestra seguridad.

Hay unos expertos que examinan el terreno, evalúan el riesgo de aludes, etc. Y ellos deciden si es segura la apertura de pistas o no. De forma que nosotros no tenemos que pensar, simplemente, con el pago del forfait, compramos -además de los remontes- una serie de servicios referentes a nuestra seguridad.

En la montaña esto no es así. Todo esto es responsabilidad nuestra. Y cuando no se tienen los conocimientos para poder asumir una responsabilidad, más en este caso, que nos va la vida en ello, es mejor no asumirla. Así que para aprender, lo mejor es contratar los servicios de un Guía.

Ésta es otra de las cuestiones en las que España se diferencia de otros países. No es extraño que en el arco alpino haya alpinistas que tengan capacidad para ascender la norte del Eiger, por decir algo, y que sin embargo en la mayoría de ocasiones contraten un guía para ir al monte. Un guía que además suele ser el mismo y les encamina durante años a través de su carrera alpinística. Les guía, les acompaña, les enseña, les encamina, y sobre todo, comparten juntos la montaña.

Aquí parece que eso da algo de vergüenza. Y no debería ser así. Éste es uno de esos casos. ¿Por qué arriesgar a adentrarse en la montaña invernal sin los conocimientos del medio adecuados? Pero por otro lado...¿Por qué privarse de adentrarse (un esquiador, por ejemplo..) en la montaña invernal y poder realizar grandes descensos, si contratando un guía que evalúe su nivel técnico y físico y le acompañe podría hacerlo?

Sí...la montaña os exigirá aprender nuevas técnicas, nuevos materiales y conocer realmente el medio. Pero ¿hay algo más bonito en este mundo que conocer, aprender y abrir nuevas caminos en nuestra vida?

Aburridos de las estaciones, de los mismos descensos la motivación no es la misma, pero hay un mundo muy grande fuera de éstas.

EL ESCENARIO ELEGIDO

En este caso es el Valle de Benasque. Enclavado en el corazón del pirineo y al que llaman el valle escondido por su difícil acceso. También muy conocido por dos razones: porque en su interior se encuentran los dos macizos más altos del Pirineo (Aneto y Posets), así como la mayor acumulación de tresmiles de la cordillera, y porque al sur del valle, apartada de las grandes cumbres, se encuentra la estación de esquí de Cerler.

Pero en este valle no solo existe ni el Aneto ni solo la estación de esquí de Cerler, hay numerosos valles donde investigar, multitud de picos con muy diferentes y variados descensos para disfrutar.

Ahora os voy a presentar una breve selección de descensos representativos de la zona, más o menos de todas las dificultades y accesibles para cualquier persona de un nivel medio –alto Casi todas las actividades descritas llegan a cumbres, no es un requisito indispensable llegar a ellas para disfrutar de un buen descenso pero si es un complemento añadido a la actividad. Son actividades que generalmente presentan buenas condiciones de innivación durante los inviernos normales.

La propia orografía del valle hace que parte de él sea realmente inaccesible en invierno, incluso para los más expertos. Zonas remotas, grandes picos con innivaciones que impiden su tránsito hasta primavera...por eso vamos a elegir otros descensos, menos conocidos, en montañas relativamente bajas para el valle, pero más accesibles.... sin por ello perder su atractivo. Lo curioso es que aún siendo más accesibles, son muy poco transitados. Lo normal será estar solo en estas montañas.

Peña Montañeta (2552)

  • Acceso: Desde Benasque, tomar la carretera dirección Llanos del hospital, hasta donde termina la carretera.
  • Ascenso: Tomar las laderas que ascienden entre pinos dirección al Puerto de la Glera. Dependiendo de la cantidad se verán las marcas amarillas y blancas del camino de verano, pero esto es muy extraño. Una vez llegado al Ibón de Gorgutes dirigirse dirección oeste hacia la evidente canal de la Peña Montañeta y ascenderla hasta la cumbre.
  • Descenso: descenso exigente con pendientes fuertes al principio de la canal, una vez fuera de ésta la pendiente se hace mas suave sin dejar de tener una pendiente mantenida, exceptuando un pequeño llano que cruza el río, y luego continuar entre pinos hasta llegar hasta el coche. También existe la opción de alargar el descenso llegando hasta los Llanos de hospital teniendo que remontar hasta llegar al coche.
  • Observaciones: Orientación Sur. En general muy recomendable y exigente pero la canal final no es obligatorio esquiarla, y aun así no desmerece el descenso. Necesario conocer técnicas de progresión con piolet y crampones para la canal. Atención a la cornisa de salida de la canal si ha venteado mucho de norte.


Sierra de Chía, Cabo de la Collada (2409)

  • Acceso: Desde Benasque tomar la carretera dirección Castejón de Sos. Justo antes de llegar al cruce se coge un desvío hacia el pueblo de Chía donde cogeremos la pista que conduce al collado de Sahún. Subir por la pista (si las condiciones nos lo permite) hasta más o menos la vertical del descenso.
  • Ascenso: Buscando las palas menos inclinadas subir por la divisoria y luego por la canal reseñada. Luego una vez arriba elegir la línea de descenso según el estado de la nieve.
  • Descenso: Dependiendo de los vientos predominantes puede ser que el inicio del descenso tenga algo más de pendiente de lo habitual. Una vez pasado este tramo se presentan palas amplias de diferentes pendientes de medía inclinación.
  • Observaciones: Orientación noreste. Chia es un a sierra bastante tranquila y solitaria, razón por la que hay que visitarla. Conocida por todos ya que cierra de forma hermosa el valle por el sur. En sus laderas está la hendidura que conforma la única entrada al valle por carretera: el Congosto de Ventamillo. Otro aliciente son las vistas que nos ofrece del valle de Benasque y el macizo de Cotiella. Éste es sólo uno de los descensos que se puede realizar, pero no quiere decir que sea el único; la orografía de la sierra permite numerosos descensos aunque no de mucha longitud.


Pico Estos o Tuca de Dalliu (2631)

  • Acceso: Desde Benasque tomar al carretera dirección a Llanos de Hospital. Justo después del desvío a los Baños de Benasque, a mano izquierda, surge el Valle de Literola, en donde comienza la actividad.
  • Ascenso: Adentrarse por el valle buscando la mejor forma de cruzar el río, una vez cruzado ir en dirección al collado entre la Tuca de Dalliu y el Turón del Frontonet. Una vez en éste subir por la arista , que según las condiciones nos puede ofrecer alguna dificultad.
  • Descenso: Desde la cumbre la pendiente es fuerte y progresivamente va disminuyendo. Luego ir buscando las pendientes según nuestra apetencia y el estado de la nieve.
  • Observaciones: Orientación norte–noreste. Al subir visualizar el caudal del río para ver por donde se puede cruzar a la vuelta y no bajar mucho para luego tener que remontar para cruzar. Mucha atención con las palas que bajan del Pico Literola que son bastantes avalanchosas.


Tubos de Paderna y Pico de Paderna (2622)

  • Acceso: Desde Benasque tomar la carretera que se dirige a Llanos de Hospital hasta llegar al Hospital de Benasque.
  • Ascenso: Desde el hospital coger la pista de esquí de fondo, y al poco rato desviarse a la derecha buscando los tubos de Paderna hasta el valle de la Pleta de Paderna. Una vez en la Pleta si se quiere subir a la cumbre ir hacia el collado de Paderna.
  • Descenso: De los mas clásicos de la zona. Desde la cumbre hay dos opciones: bien bajar por su cara oeste en dirección a la ruta de ascenso o volver por donde hemos subido. La primera opción es más exigente, la segunda es una pendiente más suave pero aún así no desmerece. La parte del descenso mas clásica es la parte de abajo donde están los tubos de Paderna.
  • Observaciones: Orientación norte. Más frecuentado que los anteriores por ser más conocido. En general no tiene ninguna zona muy expuesta a los aludes pero eso no quiere decir que no haya que ir con cuidado.


Valle de Ardonés , Tuca de Possolobino ( 2783)

  • Acceso: Desde Benasque subir al pueblo de Cerler. Una vez en éste seguir la carretera que sube al parking de Ampriu. Seguir la carretera, una vez llegada a la última curva más cerrada donde se encuentra el camino que da acceso al valle de Ardonés, seguir la carretera prestando mucha atención hasta encontrar en el lado izquierdo una pista, en la que dejamos el coche y comienza la actividad.
  • Ascenso: Coger la pista que se dirige a la cabaña de Ardonés. Si hay suficiente nieve subir por la Sierra del Cubilar, si no habrá que adentrarse en el valle, que suele tener mejores condiciones, hasta la cumbre.
  • Descenso: Pendientes suaves que suelen conservar buenas condiciones de nieve durante bastantes días del año. Variedad de opciones tanto de ascenso como de descenso.
  • Observaciones: Orientación norte. Valle muy tranquilo a pesar de estar cerca de la estación de esquí. En general no es una zona muy propicia al desencadenamiento de aludes pero esto no quiere decir que no los haya, todo depende de las condiciones.


ADVERTENCIAS

Para moverse con seguridad por este medio hay que tener en cuenta ciertas precauciones. Lo primero es tener claro nuestro objetivo y que este al alcance de nuestra capacidad física, psíquica, y de nuestro nivel técnico.

Informarse bien del estado de la nieve , de la evolución metereológica, riesgo de aludes, temperaturas, orientación del descenso y el ascenso etc...

A primera vista parece que son muchas cosas las que hay que tener en cuenta pero, como hemos dicho antes, al fin y al cabo son todas aquellas cosas que dejamos en manos de una estación de esquí al pagar el forfait. Ellos son los que se encargan de evaluar la seguridad y el estado de la nieve, previenen y ponen las medidas de seguridad requeridas según el riesgo de aludes, tiran gases para que caigan, estudian la meteo, cierran pistas, las abren, un sin fin de observaciones que dejamos en sus manos. Son varias las medidas que hay que tener en cuenta normalmente. Desde fuera no se ve o no se quiere ver. Al fin y al cabo lo único que tenemos que hacer es aprender a adquirir nosotros esa información.

Una vez con el nivel técnico y de seguridad suficiente, hay que remover por Internet , mirar partes metereológicos, mirar mapas, rebuscar entre libros buscando información sobre la montaña elegida y hacer una valoración de la situación por nosotros mismos. Qué orientación tiene el descenso, qué temperaturas va a haber y ha habido para conocer el tipo de nieve que nos vamos a encontrar...

Pero¡¡¡ atención!!! No nos asustemos. Parecen muchas cosas pero todo tiene un proceso de aprendizaje. Al igual que contratamos monitores de esquí en las estaciones para depurar nuestra técnica de esquí, también existen profesionales en este campo que nos pueden enseñar como adquirir e interpretar dicha información. Sólo es abrir la cabeza para conocer otro mundo nuevo dentro del esquí.

También es muy importante tener en cuenta el material adecuado para la actividad, si es necesario piolet y crampones, agua, comida, ropa de abrigo y guantes de repuesto. Tres elementos que han de estar siempre presentes en este tipo de actividades son la pala, el arva y la sonda y por supuesto saber utilizarlos. Algo que no es muy complicado pero que únicamente hay que dedicarle un poco de tiempo. El momento de aprender no es el momento de tener un accidente o de ser alcanzado por un alud, como desgraciadamente ocurre a veces.

Una vez tengamos claras las cosas y hayamos adquirido toda la información, sólo nos queda disfrutar e ir descubriendo un nuevo mundo. Y por supuesto respetarlo dejándolo tal y como lo hemos encontrado.


El esquí es ante todo la montaña





Peña Montañeta (2.552m)

Sierra de Chía, Cabo de la Collada (2.409m)

Pico Estos o Tuca de Dalliu (2.631m)

Tubos de Paderna y Pico de Paderna (2.622m)

Valle de Ardonés, Tuca de Possolobino (2.783m)

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario

1. 2300 - 06 Feb 2013, 10:39
vendo eskis muy antiguos,una madera es mas larga que otra.anclaje de cuero con metal.

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International