Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 02 de Diciembre de 2011

Caras Norte: alpinismo eterno en el macizo del Mont Blanc

Una intensa temporada para Jonatan Larrañaga junto con otros compañeros guías. Entre trabajo y viajes, ha conseguido realizar unas cuantas caras norte en el entorno de Chamonix. Os mostramos las más representativas. Aquellas que demuestran que el alpinismo de siempre, el comprometido que busca las líneas más bellas con ética, sigue estando vigente. Aquí tenéis una pequeña demostración de que el alpinismo sigue estando muy vivo

¿Quién no ha soñado alguna vez con escalar en los Alpes? El macizo del Mont Blanc es sin duda, uno de los mayores laboratorios alpinos del mundo. Dentro de la comunidad montañera y esquiadora, Chamonix esta considerada la meca mundial de los deportes de invierno. Rodeada de valles y espectaculares glaciares colgantes, las formaciones rocosas y montañosas que encontramos en este macizo son un sueño para todo alpinista. La cima del Mont Blanc, con sus 4.810 metros es el punto más elevado de Europa Occidental y uno de los más altos del resto del continente. Parte de la historia alpina europea está ligada ha este enclave montañoso. Aquí han abierto sus rutas numerosos personajes míticos de la historia de alpinismo como Lachenal, Terray, Couzy, Cassin, Bonatti y compañía. Como los pintores, han trazado su línea sobre el lienzo, dejando así su sello personal en montañas tan legendarias como las Grandes Jorasses, Dru, Aiguille Verte, Gran Capucin o el mismo Mont Blanc.

Las hazañas heroicas que realizaron los pioneros durante los fríos inviernos de principios de siglo se han convertido en escaladas relámpago de 2 horas y 21 minutos para la realización de la cara norte de las Grandes Jorasses. Esta empresa la acometió el suizo Ulie Steck, el pasado invierno y a día de hoy tiene el record en las tres caras nortes más famosas de los Alpes: Eiger, Cervino y Jorasses.

En este artículo hago una descripción de varios itinerarios mixtos que he podido realizar esta temporada. Rutas clásicas alpinas que con el paso de los años siguen estando en la mente de todo alpinista con hambre de aventura y ganas de descubrir los tesoros que esconden estas montañas. Me centro en tres sectores bien diferenciados y de los más famosos del macizo, que contienen un número amplio de agujas y posibilidades. Por una parte el glaciar de Argentiére, con las Droites, Courtes y Triolet como estandartes del valle. Nos dirigiremos al Aiguille Verte, mas concretamente a la punta denominada Grand Rocheuse.

En esta vertiente de la montaña, podemos distinguir cinco rutas de ascenso diferentes. Nosotros y debido a una piada que leímos en la Ohm nos decantamos por la ruta Late to say I´m sorry. A continuación, cambiamos de escenario y nos trasladamos a las inmediaciones del teleférico Aiguille du Midi, mas conocido y transitado por su granito veraniego que por las goulottes invernales.

La cara norte del Aiguille du Midi, junto con Aiguille du Pelerins y Rognon du Plan son tres agujas muy estéticas, que albergan un buen numero de goulottes y rutas mixtas de primer orden.

Para terminar y cerrar este periplo alpino nos trasladamos al glaciar de Lechaux donde últimamente he tenido la oportunidad de escalar la ruta eslovena a la punta Croz.de las Grandes Jorasses, en lo que fue la primera ascensión española. Probablemente la pared alpina mas codiciada del macizo del Mont Blanc, y escenario de grandes ascensiones y punto de encuentro de escaladores venidos de todos los países del mundo.

GLACIAR DE ARGENTIÉRE

Aiguille Verte, 4.122 m. Grande Rocheuse

La elegancia y lo estético de esta montaña, unido a los pilares rocosos del Dru, engrandecen esta mole rocosa que se puede contemplar desde cualquier punto del valle de Chamonix y que divide dos glaciares importantes como son la Mer du Glace y el glaciar de Argentiére.

La primera ascensión se remonta al 29 de Junio de 1.865 en una expedición del inglés Edward Whymper, junto con los guías suizos Cristian Almer y Franz Biener. Esta ascensión provocóla envidia del colectivo de guías locales y una semana después Michel Croz, A. Ducroz y el guía de Zermatt Peter Perren, junto con tres compañeros, protagonizaron la primera ascensión de la arista del Moine. Han pasado muchos años y a lo largo de todo este tiempo se han abierto decenas de rutas por todas las vertientes de la montaña. La Nant Blanc es la vertiente más abrupta de la montaña con 1000 metros de pared vertical que te depositan en la cima del Pic Sans Nom, una de las cinco puntas de la Verte.

La vertiente del corredor Coutorier es también una buena zona de juego. Aquí se ha abierto una de las últimas rutas de la montaña que es la que escalamos y que voy a describir a continuación.

Tomamos el primer teleférico de Grand Montets. El ambiente invernal se palpa en la cabina del teleférico, repleta de esquiadores y alpinistas, embutidos como sardinas, vestidos con ropas multicolores y cargados con diversos juguetitos. Cuando se abren las puertas de la cabina, salimos escopeteados escaleras para abajo, para ganar posiciones y estar los primeros en nuestro cercano objetivo. Tras calzarnos los esquís descendemos la primera pala y atravesamos el glaciar por debajo del A. Carre y demás puntas hasta el pie del clásico corredor Couturier de la Verte.

Vemos como se aproxima otra cordada hasta la base del mismo y esto provoca que salgamos como galgos hacia la rimaya del corredor. Tras escalar 500 metros de cuesta, nos situamos en la primera reunión. Éste es el primer punto donde nos podemos relajar unos minutos para hidratar y comer algo, ya que hasta aquí ha sido una carrera de F1 por estar delante en la ruta.

Finalmente nadie se ha aventurado y estamos solos en un recodo espectacular, inmersos dentro del macizo de Argentiére, rodeados de hielo, granito rojo y azotados por un viento helador que nos invade por todo el cuerpo en cada reunión. La temperatura rondará los -15ºC. Pero esto es parte de la magia del invierno.

La primera sección de la vía es muy disfrutona, con largos de hielo y mixto fáciles muy fluidos que permite que progresemos muy rápidos a tiradas largas de 60 metros. La línea esta más justa de lo normal y hace que tengamos que apuntar muy bien con nuestros piolets si no queremos destrozar las hojas. El largo clave es el tercero, 60 metros en los que tienes de todo, pasos de M6 y A1, hasta alcanzar un fino hilo de hielo que me hizo sudar más de la cuenta, debido a que la protección en la última parte era escasa.

El resto de la goulotte se caracteriza por largos espectaculares de hielo a 80/85º hasta la brecha del Gran Rocheuse. Hacia las 16:00 de la tarde empezamos a rapelar los más de 800 metros escalados. A mitad de descenso nos percatamos que tenemos una cuerda rota y esto provoca que en la parte final tengamos que realizar mas rápeles de la cuenta. Se nos echa la noche encima más o menos llegando a la rimaya. La última parte la destrepamos ya que nos hemos salido de la línea de abalakovs, pero en contrapartida encontramos restos de huellas que nos facilitan la última sección del descenso. Un gran bloque de hielo es la referencia para volver a cruzar la gran rimaya.

En media hora más y después de 10 horas sin parar llegamos a los esquíes. Ya sólo nos queda descender unos 2.000 metros de desnivel hasta el valle, con las piernas echando humo.

Material empleado

-2 cuerdas twin de 7,7mm 60m.
-Juego de friends hasta el numero 4 de camalot.
-Fisureros.
-Micros.
-4 pitones variados. -9 tornillos de hielo.

AIGUILLE DU MIDI / AGUJAS DE CHAMONIX

Cara norte del Aiguille du Midi, 3.842m / Corredor Eugster direct

La cara norte del Aiguille du Midi se ha convertido con el paso de los años en un escenario perfecto para los amantes del freeride. Los descensos por su vertiente norte están catalogados de extremos y sólo unos pocos atrevidos bajan estos corredores vertiginosos.

A nivel alpino, la ruta más popular es el espolón Frendo. En invierno existen varias rutas posibles de ascenso, pero la que voy a describir es la más elegante “Eugster direct”, 1.000 metros M5+.

A las 4 de la mañana y medio aturdidos tras pasar una mala noche en el refugio de Plan du Aiguille, nos disponemos a caminar en dirección el corredor Eugster direct. Aprovechamos la buena traza que hay hacia Le fil. a plomb para cruzar toda la base de la pared y acceder al corredor que se encuentra bien al fondo. El viento ha tapado la poca huella que existía y ha dejado una nieve cartón que da un poco de miedo. Vemos a una cordada francesa que accede por el flanco derecho del glaciar, les dejamos que vayan delante y nos faciliten la huella hasta pie de la rimaya.

Para cuando se quieren dar cuenta les hemos adelantado a la entrada del corredor. Cruzamos la rigola por donde baja una cascada de nieve polvo y accedemos al gran colouir, 500 metros de corredor nos separan del gran escudo central. Mientras ascendemos la canal de acceso, vemos que hay una cordada vivaqueando en el extremo izquierdo de la diagonal, comentamos la jugada y seguimos sin parar hasta la primera reunión. La ruta está realmente seca y el viento que sopla en la parte alta tira pequeñas piedras que tenemos que ir esquivando.

En seis largos de 60 metros con algún paso aislado de M5+, nos plantamos justo debajo del cable del teleférico. El primer largo y el del bloque empotrado son los más espectaculares, con movimientos muy estéticos sobre nuestros piolets. A partir de aquí consideramos que vamos a ir más rápidos y seguros sin cuerda, ya que es un terreno tumbado y con mucha piedra suelta. Nos restan unos 250 metros de desnivel, hasta el mismo teleférico. Mientras flanqueamos hacia la salida de la Mallory y escaqueándonos del hielo negro, nos encontramos con la cordada que vimos mas abajo recogiendo el vivac y para nuestra sorpresa es Christophe Profit con un cliente. Nos paramos y compartimos unas palabras con uno de los maestros franceses. Da gusto ver a gente así en la montaña, con esa ilusión y profesionalidad, durante tantos años. Tenemos el detalle de abrirle la poca huella que le separa de la maroma del Aiguille du Midi. Como siempre las vistas son impresionantes, no nos cansaremos nunca de ver las mismas montañas una y otra vez. Tras 8 horas a fuego acabamos la actividad, con un buen sabor de boca y muchos proyectos en mente.

Material empleado
-2 cuerdas twin de 7,7mm 60m.
-Juego de friends hasta el numero 3 de camalot.
-Fisureros.
-Micros.
-4 pitones variados.
-5 tornillos

GLACIAR DE LECHAUX / GRANDES JORASSES

Ruta eslovena al espolón Croz, 4.150m.

En el epicentro del macizo del Mont. Blanc, al final del glaciar de Lechaux, emerge la pared por excelencia. Su anchura de más de un kilómetro y su desnivel de 1.100 metros, hacen de esta montaña uno de los santuarios alpinísticos más famosos del mundo. Consta de aproximadamente 35 vías repartidas entre la punta Walker y Young. Parte de la historia del alpinismo tiene que ver con las Grandes Jorasses.

A medio día del 22 de Octubre nos disponemos a bajar las escalares de la Mer du glace. El tiempo soleado anuncia una bonita jornada de aproximación. Entre charleta y batallitas llegamos a uno de los refugios mejor situados de todo el valle de Chamonix. Las impresionantes vistas sobre las Grandes Jorasses nos dejan sin palabras. Compartimos refugio y ruta con unos jóvenes franceses de Grenoble. Así que mientras comemos algo, negociamos la estrategia a seguir y a quien le toca ir por delante abriendo ruta. A las 24:00 suena el despertador, un poco de café y unas galletas es el escueto desayuno. En poco más de 1 hora estamos a pie de glaciar recogiendo el material que habíamos depositado el día anterior. La traza esta abierta y eso nos facilita la caminata.

En menos de 2 horas y media llegamos a pie de la rimaya, tomamos un poco de té y preparamos el material. Serán las 3.30 de la mañana cuando comenzamos a escalar. La huella que nos abrieron un grupo de colegas de Jaca nos es de gran ayuda. Les estamos muy agradecidos, aunque por desgracia tuvieron que ser evacuados en helicóptero, ya que se vieron bloqueados a tres largos de cima.

Los primeros metros se hacen duros, debido a las purgas de nieve que han borrado la traza. Aún así encontramos rápidamente el paso por el flanco izquierdo, unos 100 metros al ensamble, y me dispongo a montar la primera reunión. Los 2/3 primeros de pared los escalamos súperápido, terreno helado con pendientes de entre 60º y algún resalte a 70º. Hacia las 11 de la mañana estamos en el tercer nevero. A partir de aquí la cosa se vuelve más parada. Escalamos tres largos muy guapos de mixto, entretenidos, alrededor de M5, que nos conducen al último pilar de la pared. Aquí es donde ayer se embarcaron los colegas, así que decidimos tomar la segunda goulotte, más recta y evidente.

Estos últimos 4 largos nos llevan directamente al Collado del Croz. En concreto el penúltimo largo fue un M6 muy expo, que me obligó a emplearme a fondo, ya que una caída hubiera supuesto consecuencias graves. Hacia las 5 de la tarde estamos en el collado, el sol lo tenemos a escasos 10 metros por encima de nuestras cabezas, pero parece que no quiere calentarnos. 5 rápeles de 50 metros sobre una canal nos depositan en la rimaya del nevero colgante.

Destrepes y olfato fue la tónica de un descenso entretenido. La noche nos envolvió con su oscuridad. La luz de los frontales alumbraba en todas direcciones, buscando alguna traza o restos de material para efectuar los rápeles. Estábamos en la cresta del Rognon y las indicaciones de Mikel y Manu eran que había que remontar, para después descender y rapelar al siguiente glaciar. En menos de 2 horas y después de embarcarnos varias veces, llegamos al refugio Boccalatte. 6 horas desde la cima. 24 horas non-stop desde que salimos de Lechaux. Ahora por fin nos damos la mano y disfrutamos de lo acontecido, mientras nos preparamos un liofilizado caliente y comentamos la aventura vivida. Creo que para todo el grupo ha sido una ascensión alucinante, en la que hemos compartido muchas sensaciones buenas y sobre todo hemos hecho realidad un sueño que teníamos desde jóvenes.

Material empleado

-2 cuerdas twin de 7,7mm 60m.
-Juego de friends hasta el numero 2 de camalot.
-Fisureros.
-Micros.
-4 pitones variados (planos)
-9 tornillos de hielo.


Eslovena. Jonatan Larrañaga comienza el último largo


Vista desde la cima del A du Noire

Atardecer sobre el A du Chardonet y Argentiere

Largos superiores de Late to say i'm sorry

David en otra toma de Late to say i'm sorry

Cara norte de las Droites

Sergio Garcia a mitad de pared de la norte de la Droites

Sergio Garcia en la entrada de la Messner

En los largos superiores de Late to say I'm sorry

Eslovena. Jonatan en el segundo nevero

Eslovena. Jonatan encabeza un largo en la parte media de la pared

Cara norte de las Grandes Jorasses

Eslovena.El ultimo largo de la ruta fue una goulotte perfecta

Eslovena. Otra toma del largo clave

Eslovena. Jonatan Larrañaga comienza el ultimo largo de la via

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
4 comentarios

4. El viejo andarin - 19 Mar 2012, 21:26
Siempre epensado que cuando alguiem sejuega el tipo esporque le aporta mucho pero no monetariamente sino espiritualmente poreso pienso que esto es la caña. MAÑANA MAS Y MAS FUERTE.

Informar de comentario ofensivo
3. baitaere - 29 Feb 2012, 10:28
es verdad Oscar!los moskeos que se pilla uno si le hacen eso, pero estos pros...

Informar de comentario ofensivo
2. SOLO MOnte - 07 Dic 2011, 02:08
q buena escalada!!!!

Informar de comentario ofensivo
1. Oscar Ballespi - 03 Dic 2011, 10:38
"Vemos a una cordada francesa que accede por el flanco derecho del glaciar, les dejamos que vayan delante y nos faciliten la huella hasta pie de la rimaya. Para cuando se quieren dar cuenta les hemos adelantado a la entrada del corredor. " Sin comentarios... "...nos encontramos con la cordada que vimos mas abajo recogiendo el vivac y para nuestra sorpresa es Christophe Profit con un cliente. Nos paramos y compartimos unas palabras con uno de los maestros franceses. Da gusto ver a gente así en la montaña, con esa ilusión y profesionalidad, durante tantos años. Tenemos el detalle de abrirle la poca huella que le separa de la maroma del Aiguille du Midi." Siempre habrá clases, verdad?... en fin.

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International