Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 09 de Diciembre de 2011

El Kun, el sietemil olvidado

Las tierras del Ladakh son las fuerzas de interposición entre el abrupto Karakorum y los desolados altiplanos del Chang Tang tibetano. De morfología confusa, ha tomado algo de los grandes caos geológicos que separa: los inmensos desiertos de contornos suaves se entremezclan con montañas culminadas por glaciares, los horizontes tibetanos se funden con los valles de ríos legendarios que se internan en el Karakorum marcando toda una cultura; el Indo es el principal estructurador del territorio, desde su nacimiento en el Zanskar hasta que penetra en Pakistán en dirección al mar.

En su parte oeste, ya en Cachemira, muy cerca de la frontera pakistaní, se encuentran dos sietemiles casi gemelos Son el Nun y el Kun. Últimamente más transitados -sobre todo en el caso del Nun- debido a la apertura de permisos, siguen siendo bastante aislados, tanto por su situación geográfica como por la situación política de la zona.

Para la Indian Mountaineering Foundation, ésta es la segunda expedición española que consigue esta cima, aunque es difícil de saber. El Nun sí que ha sido más ascendido.

Tampoco es algo tan importante. Lo que está claro es que es una montaña muy bella, alejada de los caminos trillados.

Y que ascender un monte así, en 5 días, en estilo alpino y limpio, se habrá hecho muy pocas veces; quizás ninguna. No sólo no tiraron cuerda fija y bajaron toda su basura: también retiraron 900m de cuerda vieja que encontraron. Una actividad muy bella.

“A finales del otoño volvía del Himalaya cargada de experiencias una pequeña expedición formada por Enrique Ripoll, Carlos Sabando, Ruben Cañadas y Alain Andrés, guía de Alta Montaña U.I.A.G.M de la Compañía Guías de Torla.

Nuestro destino y objetivo se ha centrado en el macizo del NUN - KUN dos satélites de más de 7000 metros de la región de Punjab-Himalaya en Cachemira.

El objetivo principal era ascender el Kun de 7086 m de altura. Esta expedición partió de Madrid el día 21 de Agosto “con lo puesto“, es decir, mochila y petate de equipaje a los que acompañaba un pequeño bidón con los piolos, crampones y alguna tienda.

Nueva Delhi es una bulliciosa ciudad en la que la humedad y el repelente de mosquitos acaban por sugerirte volar a Leh lo antes posible. Tras aclimatar en las montañas de los alrededores de Leh durante 2 jornadas, nos trasladamos a Kargil desde donde tras sellar el permiso militar, (estamos muy próximos a la conflictiva frontera pakistaní), continuamos nuestro viaje.

Resueltos los tramites necesarios nos adentramos a través del mágico valle del Río Suru en 4x 4 hasta la entrada a nuestro valle de Shafat. La meteorología se mantiene benévola aunque la proximidad del fin de temporada mantiene nuestras mentes en alerta constante.

El día 27 de Agosto arribamos al CB (4.500m) y al día siguiente realizamos un duro porteo al C1 ( 5.400 m ) y retornamos al base. Tras descansar el día 29, el día 30 partimos con todo hacia la cima. Enrique por problemas intestinales no puede reengancharse en nuestro ataque. El día 31 movemos para el C2 (6200 m ) a través de la durísima Calamity. La “Calamity “ es un pendiente de 50º de inclinación mantenida en hielo vivo que te arrebata el corazón a cada paso. Por suerte hay cuerda fijada en la ruta pero tampoco podemos colgarnos de ella “a saco“ puesto que su aspecto es algo dudoso y los nudos dan miedo. Días antes hemos cerrado un trato con Rimo Expeditions para poder usar su cuerda a cambio de darles las nuestras.

Carlos rompe en medio de la Calamity y se retira al C1 con lo que a Rubén y al que escribe se nos multiplica el peso en medio de esta tortura. Llegamos al C2 tarde y reventados. Revisar cada instalación de cuerda con un mochilón de 25 kgs a una altura a la que no estas aclimatado no es nada agradable. Por suerte encontramos un deposito de propano/butano y pasamos del problemático queroseno. Al día siguiente deambulamos por el plató de unos 4 kms en dirección al C3 (6400 m). Estamos muy cansados pero la meteo es buena y no podemos dejar pasar la oportunidad. Hay unos 20 cms de nieve nueva que ralentiza nuestra progresión en este solitario rincón. La visión del cercano Kun y sus 7135 m nos recuerda que estamos en un lugar del cual no sera fácil salir en caso de mal tiempo. Tras instalar la tienda descansamos lo que podemos. A pesar de nuestra pésima aclimatación nuestro cuerpo y mente responden bastante bien.

El día 2 de Septiembre a las 2am, partimos hacia la Arista Este del Kun. Una nueva pequeña nevada ha dejado 10cms en esta parte de la montaña. En la oscuridad, no soy capaz de encontrar la huella vieja de otras expediciones que me guíe para poder encontrar la cuerda y vamos ascendiendo mientras la pendiente se acentúa hasta los 60º. Rasgo la nieve y topo con algo sólido: es la cuerda fija. Nos guía en la oscuridad a través de un laberinto de seracs y grietas bastante verticales. Una sección de 70º de un serac me obliga a colgarme del jumar (sólo llevo un piolet ),de repente la cuerda cede y pendulo hacia la izquierda en la oscuridad; se me acelera el pulso mientras me agarro al piolet. Algún anclaje ha saltado allí arriba.

No debo fiarme de la cuerda me digo una vez tras otra. El trabajo de desenterrarla cada vez es más tortuoso, la última cuerda esta completamente suelta al igual que la pala entera, da mucho miedo pasar por ella. Maldita placa de viento, me digo para mis adentros. Dejamos atrás las cuerdas y llegamos a la arista a 6800m jadeando y con la nieve por la espinilla.

“Aquí hay mucha nieve, cada vez esta mas peligroso no se si deberíamos dar la vuelta “. “ Estás de coña! Yo no vuelvo, estoy reventado“ me responde Rubén.

Tras un par de geles y alguna barrita me recupero del bajón y seguimos para arriba. Las horas pasan mientras abrimos una dura huella, hay algún tramo en el que nos hundimos hasta la cintura.

La última parte es desesperante, con sucesivas jorobas que parecen la cima. Las nubes cubren los valles y ya solo se divisa el Nun, esto se acabo, la montaña pierde inclinación y ante nosotros aparece la cima. Hay una bandera bávara de los germanos que hicieron cima la semana anterior y mucha paz. Me tiro un rato sobre la mochila mientras Rubén saca fotos; son las 12:00am. Estoy muy cansado pero mientras descendemos y rapelamos voy recuperando la cordura, sólo quiero bajar y bajar...

El día 4 alcanzamos el base y el día 6 de Septiembre volvimos a intentar la cima con Carlos y Enrique. Alcanzamos el Campo 2 pero ante la amenaza de un cambio de tiempo tomamos la decisión de dar por zanjada la expedición. Nos bajamos toda nuestra basura de la montaña y retiramos 900 metros de cuerda fija de la Calamity asi como estacas y tornillos.

Días después pudimos disfrutar todo el equipo de la cima del Stock Kangri, 6153 m, desde Leh, en 24 horas con vivac en la montaña incluido. Fue un bonito final para esta expedición. Desde el IMF ( Indian Mountaineering Foundation ) comentan que somos la segunda expedición española registrada en hacer cima...

“¿Sin porters ni sherpas?”, pregunta el secretario del IMF.
“En 5 días”, le responde Rubén.
“Well, congratulations sirs” dice el secretario.
“Ok ¿Tea?“
“Yes, please.”
Todo acaba con el té de rigor.”

Cómo llegar...

Foto: Jorge Chueca Sólo hay dos formas de llegar a Ladakh: por aire, desde Delhi, y por tierra, desde Manali. Esto, que puede ser de perogrullo en una tierra sin mar, es muy importante ¿El motivo? El aerodromo de Leh, de justa y merecida fama como parte de la aventura, está entre montañas y a mucha altura.

Esto hace que en determinadas condiciones meteorológicas no se pueda volar, por problemas relacionados con la presión atmosférica y la altura. Si ésta se prolonga, y se acerca el día de los billetes de vuelta a España desde Delhi, habrá que optar por regresar en coche. La experiencia es única: una carretera/camino que cruza durante dos largos días el Himalaya desde los desiertos del norte hasta los valles verdes y alpinos del sur a través de glaciares y puertos. Una experiencia que quizás, más que única, sea deseable que sólo ocurra una vez: merece la pena, pero nadie quiere repetirla si puede evitarlo.

En Nueva delhi hay que cumplir con la visita protocolaría ala IMF (Indian Mountaineering Foundation) para sellar el permiso definitivo y recibir una charla del Presidente de esta fundación. Desde Leh la peregrinación a Kargil (10 h )se realiza siguiendo en gran medida el curso del Río Indus en todoterreno para desviarnos, superar tres puertos con sus respectivos collados y cruzar al valle del Río Suru donde se ubica esta conflictiva población. No olvidemos que estamos cerca de la frontera con Pakistán, zona de riesgo.

Se deben de superar ciertos tramites de papeleos militares para poder remontar el valle del Suru (8 h) hasta Gulmotongas. Esta es una preciosa pradera donde las ovejas de Kashmir (Cachemira), los yaks y caballos de la zona disfrutan de los abundantes pastos de altura que ofrecen las fértiles tierras que rodean el cauce de este grandioso río. Tras esperar acampados a que el oficial del puesto militar de la zona (en ocasiones puede costar varios días) decida darte el visto bueno al permiso de Kargil, por fin puedes iniciar la aproximación al campo base por el valle de Shafat. Nosotros invertimos 10 h. Evidentemente el grueso del peso del base se portea con caballos hasta las morrenas situadas a una cota de unos 4200m donde se ubica el base.


En la ascensión al Kun de 7.086 m de altura.







Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
3 comentarios

3. Canyon - 28 Dic 2011, 21:36
Es cierto que en esta expe se tiró de fijas en determinados tramos, y eso no es alpino. También lo es que no se utilizaron porters y que toda la comida, tiendas y material se porteó por los alpinistas, y se montaron tres campos. A 6800m, sin cuerdas, se abrió huella con la nieve hasta la cintura, nunca mas abajo de la rodilla y con placas de viento practicamente hasta cima, y se regresó al base. Todo en 5 dias. Que quieres decir con el tema de la aclimatación?. Hicieron las cosas con cabeza. Sufrieron bastante, pero no hubo signos evidentes de deterioro grave. Gracias a echarle decisión se hizo cumbre. La meteo probablemente no habria permitido un segundo intento. Cada momento en la misma montaña es diferente. No entiendo la mania de criticar lo que uno no protagoniza. Los retos pueden ser mayormente técnicos, o pueden ser mayormente fisicos y psicológicos. Todo tiene su valor en su medida. Es un 7000, no el K2.

Informar de comentario ofensivo
2. Pulgón - 10 Dic 2011, 00:25
¿Estilo Alpino? pues ya podéis dar una nueva interpretación al estilo alpino, porque para mí ir tirando de cuerdas fijas no tiene nada de alpino... Y lo de la aclimatación... ya os vale...

Informar de comentario ofensivo
1. TrekkingAventura - 09 Dic 2011, 10:51
Unas bonitas montañas (el Nun y el Kun) y muy poco visitadas. Las vistas sobre el Karakorum son magníficas. En el año 87 ascendimos al Nun, debimos ser la tercera española (previamente habian ascendido un grupo de Sabadell y los militares de Jaca) y fue una experiencia muy agradable, sobre todo estar en un campo base solos, cosa hoy en día dificil de conseguir. Un macizo muy recomendable. JAM

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International