Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 06 de Noviembre de 2013

Archipiélago de Estocolmo: Kayac y escalada vikinga en el Báltico

Los momentos de acción son estupendos pero los de descanso también. Escuchar las brasas en una noche estrellada mientras se alterna la visión de las llamas naranjas reflejadas en el mar con unas estrellas en un cielo extremadamente limpio. Leer al sol subido en una piragua en el mar mientras la brisa marina acaricia tu cara. Descansar en las tiendas de campaña. Levantarse y degustar un buen desayuno a base de pan multicereales y mermelada de frutos silvestres que te cargue de energía para escalar con avidez.


Espolón de Ett. Smäkryps Liv Noret.

Saborear un simple plato de pasta con algo de acompañamiento, llenándote la barriga después de un día cansado, en un espacio como éste y con una compañía como la de nuestros amigos es una de las cosas más maravillosas del mundo. Disfrutar de lo que hacemos, de dónde estamos y sobretodo de con quién lo compartimos es disfrutar de la vida al máximo. Eso, para mi, son las cosas verdaderamente importantes de la vida, el qué, el cómo y el con quién. Y en este viaje, en esta aventura, ninguna de las tres preguntas podría haber tenido mejor respuesta.

Cuando me imaginaba navegando en kayak por el Báltico y parando al gusto en alguna isla para comer, descansar y escalar, no podía visualizar una experiencia tan fascinante como la vivida este mes de agosto. Kayak y escalada en el Archipiélago de Estocolmo en la zona de Dalarö-Tyresö, al suroeste de Estocolmo.

Una combinación verdaderamente buena que nos regaló una semana llena de experiencias, lugares, paisajes y escaladas en compañía de grandes amigos...y al fin y al cabo de eso se trata, ¿no?

ESTOCOLMO Y LA CULTURA VIKINGA

Cuando nos llegó la invitación de Dani para hacerle una visita a Suecia y compartir la experiencia de navegar y escalar por el Báltico las dudas me invadieron.

Para un tío de secano como yo navegar por las frías aguas del Báltico era una actividad que le superaba por todos lados. Sin embargo hacía mucho tiempo que no me juntaba con dos buenos amigos como son Jorge Duerto y Dani Cereceda, compañeros de esta aventura junto a Patricia Fernández y Hélén Elgrund. De esta manera aceptamos el reto y comenzamos a planificar el viaje, es decir, delegar toda responsabilidad en el Capitán Cereceda y su segunda de abordo Hélén, que el sueco escandinavo es harto difícil y con dos guías de este nivel la experiencia estaba garantizada.

Desde que viera de pequeño la famosa película de 1958 de Kirk Douglas titulada Vikingos me quedé prendado con esa civilización asentada en la antigua Escandinavia, hoy Suecia, Noruega y Dinamarca que se hizo famosa a nivel europeo tras el asalto en el año 793 del Monasterio de Lindisfarne al norte de Gran Bretaña. Los Vikingos se organizaban en Monarquía y eran paganos y de religión politeísta con Dioses basados en la Naturaleza. Su final activo llega en el S.XI tras la evangelización escandinava en la que los Reyes vikingos se convirtieron al cristianismo y abandonaron figuras tan importantes e interesantes como Odín, Dios principal en el que reside la sabiduría, la muerte y la guerra o el archiconocido Thor, Dios del trueno, del clima, protector de la naturaleza y de las cosechas y máximo exponente de la justicia.

Los Vikingos eran gente guerrera, fuertes, rudos y con una vinculación especial con el mar debido a su situación geográfica. Lo utilizaban como elemento de transporte y exploración a través de sus embarcaciones llamadas Drakkar pero también como fuente principal de alimentación ya que eran formidables pescadores y cazadores.

Con todo este imaginario nos presentamos en Estocolmo y planificamos nuestra ruta por el Archipiélago de Dalarö-Tyresö no sin antes hacer un poco de turismo por el Centro de la capital sueca formada por once islas diferentes. Ambiente runner por cada calle, una ciudad de menos de dos millones de habitantes, limpia, elegante y con un colorido especial. El agua está presente en cada momento y resulta interesante visitar el Ayuntamiento en el que se realiza la fiesta de los premios Nobel y el parque etnológico y natural de Skansen entre otras cosas.

Para los más fanáticos de la escalada uno puede quitarse el gusanico en la escuela de escalada de Münchenbryggeriet, en el mismo centro de Estocolmo. Esta escuela se ubica en los alrededores de una fábrica de cerveza, la Münchenbryggeriet, que da nombre al sector de escalada. Nos recibirá un granito pulido y resbaladizo. De movimientos complicados y no siempre agradables. Es una buena toma de contacto con un grado surrealista que obliga a esforzarse bien por la falta de práctica, por la especificidad del estilo, o por la notable diferencia con nuestras escuelas.

El caso es que el sitio no es una maravilla. Más bien una escalada feucha pero en un sitio interesante y en el centro de Estocolmo así que ante la pregunta de si merece la pena acercarse la respuesta, desde mi experiencia, es que sí, siempre y cuando sepamos que vamos a fusionar la escalada y el patinaje.


Mapa Kayak Climb.

MAR BÁLTICO, ARCHIPIÉLAGO DE ESTOCOLMO, DALAR Ö, TYRESÖ NORET Y DÖDSKALLEBERGET

El archipiélago de Estocolmo, lo que fue nuestro escenario para navegar y escalar, se extiende desde las costas de la ciudad de Estocolmo hasta 60 km en el mar abierto. Tiene 24 000 islas entre las costas de Uppland y Södermanland, desde Björkö-Arholma al norte hasta el Öja-Landsorten al sur.

Nuestra ruta comenzará en la península de Dalarö un pequeño puerto situado al Suroeste de Estocolmo y de cara a la inmensidad del mar Báltico y del Gränofjärden. Allí cargaremos las piraguas con el material y la comida para varios días y comenzaremos la aventura.

En Suecia la acampada libre está permitida con un par de condicionantes: evidentemente dejar todo, como mínimo, tal y como se ha encontrado; y no pasar más de una noche en el mismo sitio. La cultura sueca en cuanto a temas naturales se refiere está mucho más avanzada que en el sur de Europa y prácticamente todo el mundo actúa con un respeto intachable sobre su entorno. Aquí entienden que ellos son parte de ese entorno y no unos meros espectadores utilizando la naturaleza como lugar de esparcimiento, de ocio, como fuente exquisita de recursos alimenticios, como lugar de aprendizaje y en consecuencia su cuidado no sólo es importante sino vital.

Después de un buen rato cargando las piraguas conseguimos meter todo el material de escalada en el que un surto de friends y fisureros resultarán interesantes. El saco de dormir, la esterilla, la tienda, la ropa para varios días y la imprescindible comida para recargar las pilas en cada campamento. Las piraguas que utilizamos eran para dos personas con portaequipajes delantero, central y trasero y aunque al principio alucinábamos con meter todo en ese pequeño “cacho de plástico” conseguimos el objetivo. La teoría parecía sencilla y la piragua contaba con una aleta trasera y unos pedales que dirigían esa aleta para poder girar a izquierda o derecha. El de la parte de atrás dirige el rumbo y acompaña en el remo al cabeza de piragua. Las de mar son piraguas muy estables y resulta difícil el vuelco si no hay un oleaje extremo y desde luego ese no era problema en el itinerario que habíamos planificado. Aún así haremos prácticas para montarnos en la piragua en caso de que esta volcara y la experiencia fue verdaderamente agotadora. Como todo en la vida tiene una técnica específica que consiste en entrar con una inclinación de 45º respecto al asiento y en dirección contraria a la nariz o parte delantera de la piragua, para una vez con los pies dentro del habitáculo girar el cuerpo de abajo hacia arriba. Un buen ejercicio que dejó hecho polvo a unos inexpertos piragüistas como nosotros.

De Dalarö partimos hacia el Norte y Noreste esquivando algunas islas hacia la zona de Tyresö donde visitaremos dos buenas escuelas de escalada: Noret y Dödskalleberget.

La naturaleza aquí es impresionante: bosques enormes de coníferas con predominio de Pino silvestre y de Píceas combinándose con especies caducas y de gran porte como Arces reales y Hayas. Frambuesas, fresas silvestres, grosellas, arándanos negros y un montón de bayas silvestres que dan colorido a las partes bajas del ecosistema forestal.

Aquí no hay grandes montañas. De hecho no hay montañas. Pero las masas forestales de esta parte del Norte de Europa nos abruman en un espectáculo vegetal de grandes dimensiones. Es un placer navegar y caminar. Disfrutar de amaneceres y atardeceres que anuncian un nuevo día o la hora de cenar y acostarse. Ultimar el remo con el ocaso. Recrearse en un silencio interrumpido por el canturreo de los pajaricos del bosque.

Los momentos de acción son estupendos pero los de descanso también. Escuchar las brasas en una noche estrellada mientras se alterna la visión de las llamas naranjas reflejadas en el mar con unas estrellas en un cielo extremadamente limpio. Leer al sol subido en una piragua en el mar mientras la brisa marina acaricia tu cara. Descansar en las tiendas de campaña. Levantarse y degustar un buen desayuno a base de pan multicereales y mermelada de frutos silvestres que te cargue de energía para escalar con avidez. Saborear un simple plato de pasta con algo de acompañamiento, llenándote la barriga después de un día cansado, en un espacio como éste y con una compañía como la de nuestros amigos es una de las cosas más maravillosas del mundo. Disfrutar de lo que hacemos, de dónde estamos y sobretodo de con quién lo compartimos es disfrutar de la vida al máximo. Eso, para mi, son las cosas verdaderamente importantes de la vida, el qué, el cómo y el con quién. Y en este viaje, en esta aventura, ninguna de las tres preguntas podría haber tenido mejor respuesta.


Llegada a Dödskalleberget.


Campamento de Dödskalleberget.


Campamento de Dödskalleberget.


Hélén y Jorge remando en el Archipiélago del Báltico.


Lago de Dödskalleberget y Mar Báltico.

LA ESCALADA

La escalada en Suecia es sobre granito y derivados. Placas técnicas, fisuras y algunos desplomes con canto en un grado generalmente atornillado. Es bonito comprobar cómo en las escuelas coexisten perfectamente vías de chapas y vías de trad dónde la roca lo permite. Para nosotros, acostumbrados al calcáreo generoso en canto la adaptación es laboriosa pero sacamos todos los recursos que tenemos y cada uno se lleva su souvenir para el recuerdo.

Los sitios en los que se escalan son alucinantes, con vistas al Báltico o a algún lago de agua salobre como el de Dödskalleberget. Tanto Noret como Dödskalleberget son escuelas más o menos pequeñas con varios sectores cada una de ellas. En Noret visitamos el sector Röda Lacket Väggen. Vías de placa fisurada y desplome de canto pequeño sobre un granito fracturado pero de calidad. Un bosque a orillas del mar en el que montamos campamento a tres minutos del sector. Por supuesto el baño después de escalar está garantizado. A priori pensamos que el agua sea heladora pero a estas alturas del año no está, ni de lejos, más fría que el agua de nuestros Pirineos.

En Dödskalleberget visitamos el sector Huvudväggen sobre el lago que desemboca en el Báltico. La escalada en este sector es de placa muy dura con algunos desplomes en los grados de mayor dificultad y un techo soberbio que te regala una panorámica maravillosa de esa unión de aguas dulces y saladas. El atardecer en este sector cambiara la escalada sobre tonos blancos, grises y naranjas por un dorado homogéneo salpicado por el verdor de algunos pinos silvestres. Los brazos y las lesiones aguantan no sin molestias hasta el último día que piden clemencia. Molestias que el cuerpo se encargará de saldar con una deuda adquirida por el sobreesfuerzo de los días. Algunos dejamos el cuerpo para el arrastre. Unos más que otros. Pero ha merecido la pena compartir estos grandísimos momentos con estas grandísimas personas. Quince días de cachondeo, fiesta, deporte, gastronomía, amistad y felicidad. Quince días convertidos en Vikingos de verdad en tierras Vikingas que para algo habíamos entrenado antes para esta aventura en la fiesta Vikinga de Montañeros de Aragón.


Juan Corcuera en Noret Tyresö.


Navegamos con las últimas luces del Báltico.


Tiempo de lectura a mitad de ruta .


Patricia Fernández en Isbiten Noret.


Saltando en el lago Flaten .


Placa infernal en Dödskalleberget.


Jorge Duerto autoprotegiéndose en Noret.


Dani en Munchen Bryggeriet.

RESEÑAS

Otras escuelas de los alrededores de Tyresö a las que, como en las nuestras, también se puede acceder en coche son las del Lago de Flaten, Fjärilskippan, Grändalsberget, Solberga, Brakmaren, Klövberget, Träskberget, Gritstone, Dyviksudd Uddeuddberge. Por el momento la guía no está traducida, que nosotros sepamos, al inglés por lo que un guía local evidentemente facilita la tarea de manera importante. Aún con un dominio total del inglés el sueco resultará incomprensible. Tal vez de ahí venga la expresión de hacerse el Sueco.


Juan Corcuera "Korkuerika"


Juan Corcuera "Korkuerika"


Juan Corcuera "Korkuerika"

Un documento más que interesante además de la topografía específica de la zona del Archipiélago en la que nos queramos adentrar con la piragua es la interesante Guía de escalada de Mikael Widerberg y Claes Jelinek. La “Stockholmsföraren, Klättring y Stockholm” con las reseñas de todas las zonas de escalada del Archipiélago de Estocolmo.


Portada de la Guía de Mikael Widerberg y Claes Jelinek

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario

1. darth_vader - 06 Nov 2013, 13:19
Maravilloso y envidiable combinación..

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International