Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 24 de Septiembre de 2001

Grandes paredes: Péndulos de segundo de cuerda

Por José Carlos Iglesias  | 

Escalar una gran pared supone un derroche de medios, una logística determinada y unas técnicas muy específicas. Dentro de éstas técnicas “bigwalleras” podemos destacar los péndulos.

 

Escalar una gran pared supone un derroche de medios, una logística determinada y unas técnicas muy específicas. Dentro de éstas técnicas “bigwalleras” podemos destacar el apartado de los péndulos.

Los trazados de las vías no siempre son rectilíneos, en muchas ocasiones es preciso cambiar el itinerario de la misma, bien sea porque nos hemos quedado sin fisuras en las cuales seguir equipando, bien sea porque enfrente nuestra se nos presenta un camino poco llamativo o bien porque a nuestra derecha o izquierda disponemos de un recorrido mas atractivo. Para enlazar estas líneas distantes tenemos dos opciones:

  • Unirlas mediante una cadena de buriles (chinchetas, rivets, parabolts, etc.)
  • Unirlas mediante un sistema de péndulos.
  • Los péndulos nos permiten unir dos trazados distantes sin utilizar un excesivo derroche de medios. El realizar un péndulo de primero no tiene demasiadas complicaciones, es una cuestión de práctica. Puedes afinar la puntería o puedes correr un poco mas, pero el que aciertes a la primera solo te lo puede dar el que hagas unas cuantas carreras en la pared, como si fuésemos el contrapeso de un reloj de pared.

    El realizarlo de segundo ya es otro cantar.

    PENDULOS DE SEGUNDO DE CUERDA

    Foto: José Carlos Iglesias 
    foto 1 

    Una vez que tu compañero se ha “currado” el péndulo de primero, el siguiente paso será el de montar la reunión y fijarte la cuerda para que puedas subir. A partir de aquí es sencillo: pones tus puños autobloqueantes en la cuerda y para arriba. Una vez que hallas llegado a la reunión del péndulo, realizaremos los siguientes pasos:

    A- Primeramente nos anclaremos al punto del péndulo utilizando un probador o un cabo de anclaje con mosquetón de seguro (foto 1). Al mismo tiempo, y por motivos de seguridad, podemos atarnos la cuerda al arnés mediante un nudo en ocho y un mosquetón de seguro.

     
    foto 2 

    B- A continuación pasaremos los dos puños autobloqueantes hacia el otro lado de la cuerda (la que va hacia nuestro compañero), como se puede apreciar en la (foto 2).

     
    foto 3 

    C- El siguiente paso consiste en colocarnos el descensor sobre la cuerda que inicialmente habíamos ascendido, es decir, la contraria en la cual ahora tenemos los ascensores. Seguidamente pasaremos una cinta exprés por la cuerda y la uniremos a nuestro arnés. Esta cinta estará colocada entre el punto de péndulo y el primero de los puños y el objetivo de ella es prevenir que dichos ascensores realicen un mal trabajo, clásico de una travesía en horizontal. Para reforzar la seguridad en esta maniobra, podemos pasar un mosquetón por el agujero superior de los puños autobloqueantes (foto 3).

    Foto: Jose Carlos Iglesias 
    foto 4 

    D- Retiraremos la cuerda que previamente aviamos atado al arnés mediante un nudo en ocho, así como el cabo de anclaje que todavía nos mantiene sujetos al punto del péndulo (foto 4). Ataremos el extremo de la cuerda a nuestro arnés.

    Foto: Jose Carlos Iglesias 
    foto 5 

    E- En este momento nos hayamos colgados de nuestro descensor. El siguiente paso es sencillo: simplemente rapelaremos hasta encontrarnos situados bajo la vertical de la reunión de nuestro compañero (foto 5).

    Foto: Jose Carlos Iglesias 
    foto 6 

    F- Una vez en la vertical, nos volveremos a atar con la cuerda mediante un nudo de ocho y un mosquetón de seguro, como habíamos hecho anteriormente. Soltaremos el extremo de la cuerda de nuestro arnés y comenzaremos a tirar de ella hasta que la hallamos pasado a través del punto del péndulo. De esta manera tendremos toda la cuerda a nuestro lado (foto 6).

    G- Por ultimo, ascenderemos hasta reunirnos con nuestro compañero.

    Algunas consideraciones:

  • Puede ocurrir que cuando lleguemos al punto de péndulo peguemos el puño autobloqueante de arriba demasiado a la instalación, resultando un tanto difícil retirar el puño. Para salir airoso de esta situación podemos realizar lo siguiente: cargar el peso de nuestro cuerpo sobre la pedaleta del puño autobloqueante de abajo, pues de esta manera conseguiremos bajar el puño de arriba un par de centímetros, suficientes para ser capaces de retirarlo.
  • Cuando utilicemos los puños autobloqueantes en una línea que no sea la vertical (travesia horizontal o angulada) deberemos de colocar un mosquetón en la parte superior de los puños, pasado por el agujero y la cuerda. Igualmente añadiremos al sistema una cinta exprés, situada entre la cuerda y el arnés (como hemos visto en el apartado C).
  • Siempre intentaremos estar asegurados a la cuerda mediante tres puntos. Dos de ellos son los puños ascensores y el tercero lo realizaremos con la propia cuerda, utilizando un nudo de ocho en nuestro arnés.
  • Cuando tiremos de la cuerda para pasarla a través del punto del péndulo, vigilaremos que en ella no hay ningún nudo, evitando posibles enganches.
  • Todas estas maniobras requieren una atención doble. Cada paso lo comprobaremos dos veces, siguiendo los apartados descritos anteriormente.
    Práctica y entrenamiento completarán el aprendizaje de esta llamativa técnica de pared.


    Síguenos

    Buscar en el archivo

    Texto a buscar

    Por fecha

      

    Por categorías









    Artículos más recientes

    Suscríbete al Boletín
    Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
    Síguenos
    Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
    Tiendas Barrabes
    Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
    ¿Necesitas ayuda?
    Envíanos tu consulta
    ESCRÍBENOS
    o llama al
    902 14 8000
    o con tu tarifa plana al 974 215 497
    (Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
    España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International