Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 24 de Septiembre de 2001

La escalada en fisuras II - consejos e ideas

Por Daniel Gomez  | 
- Página 1 de 2 -

Después de tres días consumiendo adrenalina puedes acariciar la ultima reunión de esta emocionante vía. Una vez que has fijado la cuerda de tu compañero, tu siguiente paso será el de izar el “querido” petate.

Foto: Josua Janssen 

INTRODUCCIÓN

En el artículo anterior comenzamos a tratar el amplio juego de las fisuras. Chimeneas, babaresas, diedros, empotramientos... Pero aún quedaban cosas en el tintero que queremos acabar de desarrollar del todo.

TÉCNICAS

Foto: Daniel Gómez 
Foto 1 

Hemos tratado la gran mayoría de lo que se conoce por empotramientos, pero cabe señalar la variedad de estos, pues en cada caso, tendremos que adaptar nuestra técnica, fusionando los estilos para progresar. Existen otros empotramientos de los que no habíamos hablado. Uno de ellos es el caso de los de dedos. Si bien los dedos no pueden hincharse como lo haría la mano o el antebrazo, cierto es que puedes encajarlos como si fuesen un empotrador y traccionar de ellos buscando el estrechamiento de la fisura (foto 1).

Foto: Daniel Gómez 
Foto 2 

Otros tipos son mano difícil y mano puño, utilizados en las fisuras esas que no acaban de ser ni una cosa ni otra. En el primero, introducimos la mano como para empotrarla, pero en lugar de hundir simplemente el pulgar en la palma, haremos presión con los dedos y el talón de la mano en un lado y con los nudillos en el otro. El nombre le viene que ni pintado: Difícil (foto 2).

Para las fisuras de mano puño, la cosa aún se complica algo más, pues para utilizar este empotramiento, debemos estar cómodos de pies y no es nada fácil juntar las dos manos y que estas se queden empotradas. En nuestro país el duro arte de las fisuras gordas y los Off-widths no está muy desarrollado, pero en otros lugares existe una verdadera pasión por encalomar vías de estas tallas sin protecciones fijas.

Foto: Daniel Gómez 
Foto 3 

A demás de los empotramientos, podemos utilizar otra técnica muy interesante cuando en la fisura no nos entran las manos, o los dedos no encuentran estrangulamiento donde encajarse. Son los cerrojos de dedos. Este tipo, se basa en crear un empotramiento condicionado a una dirección, que es en la que se dirige el esfuerzo. De esta manera, en un cerrojo no nos mantendremos con tanta comodidad, pues hay que hacer fuerza para que se mantenga y a demás, tirar de él en esa dirección. Para hacer un cerrojo, introducimos la mano con el pulgar generalmente hacia abajo, retorcemos la muñeca hasta que los dedos se queden uno encima del otro y cerramos los dedos hacia la palma manteniendo esta presión. Aquí, salvo que a la vez se empotren, lo normal es que hagas mucha fuerza para conseguir quedarte, lo que los diferencia de un empotramiento, en los que si está bien hecho, la fuerza que ejerces sobre él es mínima (foto 3).

Para poder hacer un cerrojo necesitarás, al menos dos dedos para retorcer y que se queden. Puedes hacerlo con cualquiera de ellos: índice-corazón, anular-meñique, etc.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International