Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 24 de Septiembre de 2001

Test Arva 98

Por Antxón Burcio  | 

Los ARVAS del 98 a prueba. Traducción de la Revista nº 84 de diciembre de 1998 NEIGE ET AVALANCHES ( A.N.E.N.A)

 

El año 1998 ha visto aparecer en el mercado los nuevos ARVA, a los cuales se les ha calificado como inteligentes. Su origen se basa en el objetivo de simplificar la labor para que unas pocas personas, incluso no entrenadas en su manejo, sean capaces de realizar una búsqueda real de victimas por avalanchas. ¿Puede realizarse?

ARVA 9000 (fabricado en Francia), Ortovox M1 (fabricado en Alemania) y Tracker DTS (fabricado en Estados Unidos); estos son los nombres de los tres nuevos aparatos de búsqueda de victimas de avalanchas que han salido al mercado en el transcurso de este año.

Se ha utilizado la tecnología numérica a la vez o como complemento a la tecnología analítica que hasta estos días se ha utilizado únicamente. Además, estos nuevos detectores proponen principalmente o como complemento a señales acústicas, un sistema de búsqueda basado en señales visuales. Cuando un producto aparece enel mercado, surgen varias preguntas: ¿cuáles son las características y resultados de estos aparatos? ¿Son mejores que los antiguos? ¿Qué hay que pensar sobre ellos?

Con el objeto de responder a estas preguntas, la ANENA decidió llevar a cabo varios test, siguiendo el ejemplo de los que se realizaron en 1990 por la Federación Francesa de Esquí y en 1994 por la ANENA. La IFEMA y la CISA han aprobado esta decisión. Con el fin de multiplicar los ensayos, medidas y opiniones en relación con estos nuevos aparatos, se ha llevado a cabo una campaña internacional de test de ARVA, coordinada por IFENA para aclarar temas como la calidad general, la fiabilidad, la facilidad de utilización y contrarestar las ventajas e inconvenientes de estos aparatos.

 

Además de los tres nuevos ARVAS citados, aparatos más "convencionales" han pasado los test, como referencia citamos: Barryvox VS2000 (Suiza), Filtre Snow Bip II (Italia) y Pieps 457 Opti 4 (Austria). Los Arvas probados son los que se pondrán en el mercado europeo este año, salvo en el caso del Ortovox M1 (aparato pre-serie) los cuales se han modificado ligeramente desde la realización de los citados tests.

Para estos test se han utilizado 5 ejemplares de cada ARVA, divididos en tres etapas: Medidas sobre las características electrónicas en laboratorio, ensayos sobre el terreno y cuestionario de evaluación subjetiva. Cuantitativamente, son más de 1.000 medidas sobre distancia máxima a partir de la cual no se capta la señal, y 400 ensayos de colocación los que se han realizado. Han sido 52 personas las que han respondido a un cuestionario que contiene 40 preguntas y han podido expresar su opinión sobre los nuevos aparatos.

LOS ALCANCES INSUFICIENTES

GRANDES PROBLEMAS EN CASO DE BÚSQUEDA DE VARIOS EMISORES

El alcance de un ARVA es la distancia máxima a partir de la cual se capta una primera señal. El conocimiento de la misma es muy importante porque determina la amplitud de la banda de búsqueda (cono proyectado por el socorrista con su ARVA en recepción durante su ubicación en el lugar de la avalancha). Se llama búsqueda primaria a la primera señal, y búsqueda secundaria a la localización de la víctima desde la recepción de la primera señal. Cuanto más alcance tenga un ARVA, más importante es el grado de amplitud y alcance de la banda de búsqueda. Por consiguiente, la búsqueda primaria es muy rápida porque los desplazamientos sobre el cono de la avalancha se reducen antes de tener una primera señal, lo que hace que ganemos tiempo. Sin embargo, la búsqueda secundaria es más larga, la distancia que se recorre para localizar a la víctima es más grande. Un alcance importante implica un tiempo de búsqueda primaria corto y un tiempo de búsqueda secundaria relativamente largo, y viceversa.

La búsqueda con un aparato de poco alcance es más rápida en el caso de una avalancha pequeña, pero muy larga en el caso de una avalancha de grandes dimensiones. Sin embargo esto no quiere decir que un aparato con gran alcance sea más lento cuando se trata de avalanchas pequeñas, ni que sea más rápido en avalanchas de grandes dimensiones. Los test que se han realizado sobre el terreno han revelado distancias a partir de las cuales se obtiene la primera señal de entre 20 y 30 metros, claramente inferiores a las de los aparatos convencionales, de 30 a 45 metros. La fórmula estadística que permite calcular la amplitud o alcance de la banda de búsqueda da un resultado, para los nuevos aparatos de 18 a 21 metros. Lo cual significa que durante el transcurso de una búsqueda con uno de los tres nuevos aparatos, los socorristas deberían considerar únicamente que pueden captar señales emitidas a menos de 10 metros aproximadamente del lugar donde se encuentran ellos, y que una persona sepultada quedará lejos de ser detectada como máximo 2 de cada 100 casos.

Este resultado es insuficiente, porque provoca que el tiempo de búsqueda sea mayor, afectando al objetivo que se pretende lograr (encontrar a la víctima sepultada lo más rápidamente posible). La amplitud de la banda de búsqueda que los profesionales consideran como mínima es de 40 metros, que es el doble de la medida calculada para los tres nuevos ARVA.

LOCALIZACIÓN

Los intentos de localización han permitido estudiar el tiempo de búsqueda secundaria (desde la recepción de la primera señal hasta la localización de la víctima), así como la precisión de la localización. Los aparatos estaban enterrados bajo la nieve a un metro de profundidad aproximadamente.

 

En lo que concierne al tiempo de búsqueda, el Tracker DTS ha dado los mejores resultados de búsqueda, seguidos del Ortovox M1, para estos dos nuevos aparatos, los tiempos de búsqueda media (sobre unas treinta pruebas por aparato) son más cortos que los Barryvox y Pieps. Debería ser más favorable la comparación para los nuevos ARVA si se tiene en cuenta el hecho de que las personas que realizaron los test estaban muy familiarizados (y entrenados) con los antiguos aparatos. Finalmente, tengamos en cuenta que los tiempos de búsqueda secundaria comprenden más de 2 y 3 minutos, dando como resultado un "buen tiempo" (refiriendose al Arva 9000).

Se ha medido la precisión de la localización por los valores medios de las distancias entre la ubicación exacta del ARVA que emitía y la ubicación marcada por el responsable que realizaba el test. Estos valores varían entre 34 y 70 centímetros, las diferencias por consiguiente son muy pocas. Si observamos el número de casos en los cuales las distancias son inferiores a 80 centímetros, observamos sin embargo variaciones bastante importantes. Para el Arva 9000 el porcentaje de localización relativamente precisa es de 57%, 67% para el Tracker DTS y 71% para el Ortovox M1. Los sistemas de señales sonoras analógicas son en general mejores.

BÚSQUEDA DE VARIOS EMISORES

Dos emisores estaban enterrados a una profundidad de 0"5 a 1 metro y a una distancia de 5 metros el uno del otro. Para el Tracker DTS y el Arva 9000 los resultados son muy decepcionantes. A pesar de la experiencia de las personas responsables de realizar los test, no se ha sospechado de la presencia de un segundo emisor en 11 de cada 23 casos en el Tracker DTS y 15 de cada 17 casos en relación al Arva 9000, e incluso despues de indicar al responsable de la prueba que debía encontrar un segundo emisor. Cinco Tracker DTS (sobre 11) y cinco Arva 9000 (sobre 15), no han sido capaces de localizar un segundo emisor. Para el Ortovox M1 los resultados son de 2 cada 15 y 1 de cada 2.

OTRAS OBSERVACIONES

En varios aparatos el modo de funcionamiento, (marcha, parada, emisión, recepción) no se especifica claramente. En varias ocasiones (las personas que realizaban los test eran experimentados y sin ningún tipo de presión), el comienzo de la búsqueda se efectuaba mientras los ARVA no estaban en recepción.

Se juzgó negativamente la conmutación automática en emisión del Tracker DTS y del Barryvox por la mayoría de los participantes, (la conmutación automática perturba la búsqueda teniendo en cuenta un hecho eventual que puede ocurrir en raras ocasiones, que una segunda avalancha deje sepultado al socorrista).

Incluso si la indicación de distancia considerada no es siempre presentada como distancia que quede por recorrer, es importante tener en cuenta que no corresponde en absoluto. La única utilización de esta indicación representada por un número debe ser la de su variación; un número que disminuye indica que se acerca, si aumenta significa que se aleja uno del ARVA emisor. Desgraciadamente, la diferencia entre el valor de alcance en la pantalla y la distancia a recorrer no está bien señalizada, lo cual puede ser motivo de confusión durante la búsqueda.

RESULTADOS DE LAS MEDIDAS EN LOS LABORATORIOS

Con estas medidas se trata de verificar si los aparatos cumplen con la norma ETS 300 718, que no se refiere a los aspectos electrónicos. La frecuencia 457 Khz es respetada por todo el mundo en las tolerancias prescritas (+/- 100 Hz). El Tracker DTS y el Ortovox M1 reflejan las diferencias más importantes (respectivamente +60Hz y -49Hz), que repercuten de manera negativa en la contabilidaad. Las diferencias más grandes conciernen a la sensibilidad de los receptores, no solamente de una marca a otra, sino también entre los aparatos de un mismo constructor. Para el Arva 9000 y el Barryvox las medidas registradas son suficientes, son ligeramente inferiores a la normativa para el Pieps y el Ortovox M1. Respecto al Tracker DTS las medidas son menos fiables.

 

EXPLORACIÓN DEL CUESTIONARIO

Una serie de 40 preguntas ha permitido a todos los participantes en las pruebas dar su opinión sobre todos los aparatos testados. Cinco temas fueron abordados: la seguridad en el funcionamiento, la utilización, la localización, las características generales y el modo de empleo, calificando entre 1 (muy malo) y 5 (muy bueno).

Basándose en las respuestas de los cuestionarios Ortovox M1 se coloca en primer lugar. Las buenas notas se refieren a su sistema de localización y sobre todo al sistema acústico, que ya ha hecho sus pruebas. La visualización de ayuda del localizador plantea, sin embargo, algunas dudas.

El Tracker DTS recoge 8 notas insuficientes, sobre todo en lo referente a su utilización. Finalmente el Arva 9000 ha recogido 11 notas insuficientes, en particular por su sistema de localización, cuya señal de recepción parecía ser la causa de varios problemas.

CONCLUSIONES

Los ARVA son aparatos que deben permitir salvar vidas humanas. Su funcionamiento y fiabilidad deben estar fuera de duda. Además teniendo en cuenta el rápido decrecimiento de las probabilidades de supervivencia de una víctima bajo la nieve, un ARVA tiene que poderse utilizar rápido y con facilidad. Se debe constatar que, en vista de los test ARVA 98, los tres nuevos aparatos no cumplen todas las condiciones para que se recomiende su compra.

 

Gracias a los esfuerzos y progresos realizados por los fabricantes, a quienes debemos felicitar, e han mejorado varios aspectos (presión del potenciómetro, señales visuales) y se han encontrado indicios para hallar soluciones prometedoras para un futuro no lejano. Sin embargo, aún quedan aspectos por mejorar y así conseguir un ARVA fiable, eficaz y de fácil manejo. En estos tres casos (ARVA 9000, Ortovox M1 y Tracker DTS) las distancias máximas a partir de las cuales se capta son poco fiables, el manejo no es tan evidente y se requiere un previo entrenamiento. Además quedan grandes lagunas, diferencias entre los aparatos y localización de varios desaparecidos. Esto explica la posición de prudencia adoptada por la CISA (comisión internacional de salvamento alpino) a la cual la ANENA (asociación nacional para el estudio de la nieve y las avalanchas) se suscribe plenamente.

Recordemos que la avalancha sigue siendo un peligro mortal que el ARVA sin suprime ni detecta: nada reemplaza a la formación, la información, la observación y la prudencia si se quieren tener el máximo de oportunidades por nuestra parte para no dejarse atrapar.

RECOMENDACIONES DE LA CISA (Comisión Internacional de Salvamento Alpino)

Basandose en los resultados obtenidos, la CISA constata que el nivel técnico alcanzado es insuficiente, recomendando utilizar aparatos cuya tecnología haya sido probada (Arva 8000, Barryvox Vs2000, Ortovox F1, Pieps Opti 4). Estos aparatos exigen un conocimiento de los medios de busqueda y práctica con los mismos, para garantizar una utilización eficaz en caso de emergencia.

La CISA invita a los fabricantes de nuevos aparatos a resolver las lagunas constatadas en los test y a perfeccionar sus productos. Se trata de desarrollar aparatos que en el futuro permitan a todos, profesionales o no, buscar rápido y de manera eficaz a las víctimas atrapadas por una avalancha de nieve, incluso en una situación de stress.

TEST ARVA 98, UNA COLABORACIÓN INTERNACIONAL

Los test ARVA 98 tuvieron lugar en otoño del 98, en cuatro paises de los Alpes; Suiza (les Diablerets), Italia (Col du Stelvio), Austria (Stubai) y Francia (Allevard dan L"Isère). Amparados bajo el patrocinio de la CISA han movilizado a gran número de personas y de organismos profesionales y federaciones. El IFEMA (Instituto Federal Suizo encargado de las Avalanchas) ha participado en la coordinación internacional de los test y de una parte importante de la financiación.
Más de cincuenta personas, profesionales y excursionistas han participado en estas pruebas. Les agradecemos el tiempo que han utilizado para probar los nuevos aparatos y comunicar su opinión al respecto.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International