Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 09 de Octubre de 2001

Descuelgue dudoso

Por José Carlos Iglesias  | 

Descolgarse de un solo punto de anclaje es una maniobra un tanto inrresponsable e insegura. Es siempre preferible abandonar material en la pared para reforzar un descuelgue que jugarnos nuestra vida retirándonos de una sola pieza de seguro, bien sea un clavo, parabolt, friend o fisurero.

 

Solo en determinadas ocasiones, y debido principalmente a la imposibilidad de refuerzo de los anclajes, podremos utilizar la maniobra del descuelgue dudoso.
Es la última baza, la alternativa a realizar en un momento indeseado.

Concepto:

La maniobra del descuelgue dudoso consiste en que el escalador es descolgado de un anclaje por su compañero. Ayudado de un nudo autobloqueante, preferiblemente el machard bidireccional, el escalador estará protegido ante una eventual rotura del anclaje de descuelgue al quedar retenido sobre la última pieza de seguro colocada en la pared.

 
Foto 1 

Ayudados de las fotografias veamos dicha maniobra paso a paso para entenderla mejor.

1. Para llevar a cabo dicha maniobra precisaremos de un cordino de 7 milímetros de diametro y de un metro y medio (mas o menos) de longitud. Para unir dicho cordino a nuestro arnés utilizaremos dos mosquetones de seguro (foto 1).

 
Foto 2 

2. Preparación para el descuelgue. En el anclaje colocaremos un mosquetón de seguro, un par de mosquetones sin seguro contrapeados o bien un maillon rapide por donde pasaremos la cuerda de descuelgue.

Importante: nunca nos descolgaremos directamente sobre un cordino o cinta, el roze producido con la cuerda de descuelgue los quemaria. Tampoco lo haremos directamente sobre cables o piedras.

 
Foto 3 

3. En la cuerda que nos viene de abajo, de nuestro compañero, colocaremos un nudo machard bidireccional, uniéndolo a nuestro arnés mediante dos mosquetones de seguro (fotos 2 y 3 ).

 
Foto 4 

4. El siguiente paso es sencillo. Simplemente nos dejaremos descolgar por nuestro compañero al mismo tiempo que nosotros desplazamos el nudo machard para permitirnos el descenso (foto 4).

 
Foto 5 

Durante la bajada iremos retirando los seguros que durante la escalada habiamos colocado. Como se puede apreciar en la foto 5, si el descuelgue nos saltase nos quedariamos colgados del seguro que tenemos a la altura de los pies, bloqueados mediante el nudo machard. Si este descuelgue lo hubiesemos realizado sin la utilización del nudo autobloqueante, llegariamos al suelo, debido a la cantidad de cuerda que tenemos desplegada entre nosotros y el siguiente seguro.

Cada vez son mas los escaladores que podemos ver descolgarse de un solo punto de seguro, sobre todo en escalada deportiva. Nunca debemos de fiarnos del material que hay en la pared, a no ser que lo hallamos colocado nosotros y sepamos que es de fiar. No sabemos si ese parabolt está bien puesto no no, o si el pobre ya ha sufrido demasiadas caidas. Quizás el que lo ha colocado no lo haya expandido. No seria la primera vez.

Si por el motivo que sea el largo se nos pone difícil y decidimos retirarnos, hagámoslo de forma segura:
  • Si es posible reforzemos el punto de descuelgue, aunque tengamos que abandonar material.
  • Si el largo está asegurado por tornillos de expansión (parabolts, spits, etc.), intentemos unir al menos dos de los seguros, mediante alguna cinta larga o cordino antes que bajarnos de un solo punto.
  • Si no es posible lo anterior y no nos queda mas remedio que bajarnos, realicemos la maniobra del descuelgue dudoso explicada en este artículo.

La maniobra del descuelgue dudoso no es muy complicada pero requiere practica, tanto a la hora de hacer los nudos como a un buen entendimiento y comunicación con el compañero que te asegura. El descenso ha de realizarse de una manera lenta, segura y controlada, con el fin de evitar sobrecargas en los seguros y rozes innecesarios.

Ante cualquier duda es una buena recomendación adquirir conocimientos con un profesional de la montaña, bien sea profesor de la EEAM o guia de alta montaña.

Suerte y buenas escaladas.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International