Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 25 de Septiembre de 2001

Encordamiento Glaciar en "N"

Por José Carlos Iglesias  | 

Los glaciares son, desde el punto de vista del montañero, las principales vías de aproximación que nos permiten acceder a las cumbres o itinerarios que pretendemos escalar.

 

LOS GLACIARES. Los glaciares son, desde el punto de vista del montañero, las principales vías de aproximación que nos permiten acceder a las cumbres o itinerarios que pretendemos escalar. Son, sin lugar a dudas, expectaculares mares helados de gran belleza , los cuales se deslizan lentamente ladera abajo fracturandose en infinidad de bloques de hielo y tentadoras grietas.

Caminar por el centro de un glaciar suele ser una actividad bastante aceptada dentro del mundo montañero. Tal decisión nos suele ofrecer una relativa seguridad, manteniéndonos un tanto al margen de posibles caídas de piedras o aludes, mas frecuentes en otras partes de la montaña. Es otro, sin embargo, el peligro en el que nos debemos centrar: las grietas.

LAS GRIETAS.

 
Foto 1 

La elección de un buén itinerario será nuestro mejor aliado a la hora de aventurarnos a atravesar un glaciar tapizado de grietas (ver foto 1).

¿Qué itinerario es el mas seguro?

Bueno, esto dependerá de algunos factores:

  • Época del año y estado de la nieve: Durante el verano las grietas suelen estar mas abiertas, pues carecen de la cobertura de nieve acumulada durante el invierno. Será, pues, mas fácil identificar las grietas en el glaciar durante la época estival que en el invierno. No obstante siempre deberemos estár alerta y nunca bajar la guardia. Durante las nevadas estivales las grietas y los puentes de grietas se suelen cubrir de nieve, resultando, en numerosas ocasiones, difíciles de identificar.

    Durante el invierno las grietas estarán cubiertas de nieve, lo que por un lado, nos facilitará la progresión. No obstante, y si el invierno ha sido un tanto seco, encontraremos el glaciar en condiciones similares al verano, con las grietas abiertas o semiabiertas.

  • La hora del dia: A primeras horas del dia los puentes de grieta suelen estar helados mientras que al mediodia o por la tarde estarán blandos o inestables.

    Normalmente durante el descenso seguiremos el mismo itinerario que hemos utilizado para el ascenso, prestando, sin embargo, doble atención en los puentes de grieta. El que por la mañana cruzemos un puente de grieta esto no significa que por la tarde este mismo aguante nuestra progresión. Deberemos de comprobar la estabilidad de la nieve, cambiando de itinarario si las condiciones lo obligan.

  • La grietas suelen ser transversales o longitudinales a la corriente del glaciar. No obstante se suelen formar otros tipos de grietas a medida que el glaciar se desliza sobre la pendiente. En ciertas ocasiones será preciso seguir una grieta hasta su estrechamiento para poder atravesarla con seguridad. En otras ocasiones saltaremos las grietas en su parte mas estrecha y siempre asegurados por el compañero.

ENCORDAMIENTO GLACIAR.

El encordamiento glaciar es una de las técnicas que nos ayudará a progresar en un glaciar con seguridad. Otras técnicas que deberemos de practicar son el aseguramiento glaciar, el rescate en grietas y la elección de itinerarios.

Con la utilización correcta de la cuerda podemos retener una caída inesperada en una grieta. El encordamiento glaciar es sumamente importante y es necesario el llevarlo a cabo siempre y cuando entremos en un glaciar compuesto de grietas.

A continuación revisaremos algunos nudos y material básico a emplear durante una travesia glaciar.

Material de seguridad básico.

 
Foto 2 

 
Foto 3 

Observemos la foto 2 para mayor detalle. De izquierda a derecha y de arriba abajo disponemos del siguiente material: casco, dos o tres tornillos de hielo, al menos una polea, mosquetones de seguro, un bloqueador tipo "jumar", un sistema de freno tipo shunt o tibloc, un trozo de cordino de 8mm. y 5 ó 6 metros, un cordino de 8mm. y tres metros, un par de cintas planas y un par de corndinos de 7mm. de diametro. Este material lo llevaremos ordenado en el arnes y listo para ser usado en caso de necesidad.

Nudos básicos.

Observemos la foto 3 para mayor detalle. De izquierda a derecha practicaremos los siguientes nudos: nudo dinámico con sistema de bloqueo (nudo de fuga), nudo de unión de cinta plana (a la izquierda del cordino central), nudo de mariposa (arriba en el cordino central), nudo en ocho (a la derecha en el cordino central) y nudo balestrinque (abajo en el cordino central). A la derecha podemos observar un nudo autobloqueante, un machard con dos senos.

Técnica de encordamiento en " N ".

 
Foto 4 

 
Foto 5 

Ésta técnica de encordamiento es la empleada en cordadas de dos personas. Para ello utilizaremos una cuerda de longitud no inferior a 40 metros, siendo las de 50 o 60 metros preferidas, pues además sería una de las cuerdas que emplearíamos para realizar nuestra ascensión. Primeramente deberemos de dividir la cuerda en tres partes. Comenzaremos atándonos los extremos de las cuerdas en nuestros respectivos arneses mediante mosquetones de seguro (ver foto 4). La persona de la izquierda coge la cuerda del de la derecha y la pasa por el mosquetón. La persona situada a la derecha de la fotografia repite el mismo procedimiento. A continuación ambas personas se desplazan hacia atrás hasta que las cuerdas estén tensas (ver foto 5).

El resultado de tal maniobra es la forma en "N" que representa la cuerda, como se observa en la foto 6. En éste momento la cuerda está dividida en tres partes iguales. Por motivos de seguridad nos interesa estár unidos al compañero mediante una distancia menor que los dos extremos de cuerda restante. De tal manera si uno de los miembros de la cordada se cae a una grieta tendremos suficiente cuerda para alcanzarle. La distancia entre los dos componentes no debe ser superior a los 15 metros. Para ello recogeremos unos 3 o 4 metros y alli nos ataremos con un mosquetón de seguro (ver foto 7). A continuación ambos escaladores recogeran la cuerda sobrante, que podrá ir dentro de la mochila o bién atada en bandolera, como se aprecia en la foto 8. Una vez que llegamos al final de la cuerda realizaremos las siguientes maniobras:

 
Foto 6 

 
Foto 8 

 
Foto 7 

  1. Pasaremos la cuerda por el anilo ventral del arnés para seguidamente anudar con el resto de la cuerda en bandolera, finalizando con una gaza de cuerda en la mano (ver foto 9).
  2. Ésta gaza nos la pasaremos por el hombro contrario al que tenemos el resto de la cuerda en bandolera (ver foto 10).
  3.  
    Foto 9 

     
    Foto 10 

  4. El objetivo de tal maniobra es el crear un arnés de pecho con la misma cuerda, ayudandonos en caso de una caída o tirón de cuerda. Posteriormente solo nos resta el poner un par de nudos autobloqueantes en la cuerda, listos para una posible emergencia (ver foto 11).

La cuerda ha de permanecer siempre extendida entre ambos miembros de la cordada, de ésta forma reduciremos la fuerza de impacto ante una posible caída y en consecuencia, nos resultará mas fácil el pararla (ver foto 12).

 
Foto 11 

 
Foto 12 

Todas estas técnicas y maniobras requieren de una buena dosis de entrenamiento y práctica. Son técnicas imprescindibles al momento de entrar en un glaciar y de las cuales depende nuestra vida y la de nuestro compañero.

Para un mejor entendimiento y aprendizaje de tales técnicas es aconsejable la supervisión de un profesional titulado de montaña, bién sea profesor de la EEAM o guía de alta montaña.

Suerte y buenas ascensiones.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International