Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 20 de Agosto de 2002

Rápel con autoseguro

Por   | 
- Página 1 de 2 -

El rápel, una técnica habitual en muchas actividades de aire libre, es relativamente sencilla, pero perderle el respeto puede salir muy caro. Las cifras cantan: El rápel no perdona errores. Un autoseguro nos hará perder muy poco tiempo, y puede salvarnos la vida. Y, si no, que se lo cuenten a Ricardito.

La técnica del descenso de cuerda ( o rápel ) es el común denominador de una gran cantidad de actividades desarrolladas tanto en el ambiente urbano como en el de la montaña. La escalada en roca, en hielo o en grandes paredes, alpinismo, barranquismo, esquí de montaña, trabajos verticales, rescate urbano o de montaña, son algunos ejemplos de actividades en las cuales es preciso el uso del rápel como técnica de descenso. El rápel en sí es una maniobra de cuerda que podemos aprender a realizar con relativa soltura en un par de horas. No obstante ésta sencillez y facilidad a la hora del aprendizaje se puede convertir en un arma de doble filo si no adoptamos las debidas precauciones de seguridad en el momento de iniciar las maniobras de descenso.

 

Prácticamente todos lo amantes de las actividades de la montaña hemos rapelado alguna que otra vez, o por lo menos lo hemos visto en alguna que otra película en la televisión. Estudiemos los siguientes ejemplos: Ricardito está rapelando empleando la técnica utilizada por el 95% de los escaladores, esto es, pasando la cuerda por el rapelador o plaqueta de freno y .... para abajo. De repente, Ricardito se pone nervioso debido a los truenos y rayos que están azotando la zona y como consecuencia de ello, suelta la mano de la cuerda en un momento de estrés ...... El único consuelo que le queda a Ricardito para no caerse hasta el suelo es el que el nudo colocado al final de la cuerda le pueda parar la caida.... o quizás algún otro “milagro” (ver foto 1 ).

 

Por suerte, Ricardito tiene más vidas que un gato, así que volvamos al ejemplo anterior pero añadiéndole una pequeña, pero importante, diferencia técnica.En esta ocasión, Ricardito no ha bajado ni un palmo en la cuerda después de haber soltado las manos de ella. Y esto es debido a que, esta vez, Ricardito ha empleado un sistema de autoseguro en rápel, mediante la utilización de un nudo autobloqueante (foto 2).


RIESGOS Y PRECAUCIONES EN EL RAPEL.

Las estadísticas no se equivocan, y las actividades de rapel y escalada deportiva son las que presentan mas número de accidentes. ¿Por qué éstas actividades, pareciendo tan seguras, resultan provocar tales accidentes?.

Veamos algunos puntos de interés relacionados con tal pregunta:

  • La técnica de rapelar la podemos aprender en poco tiempo.
  • La maniobra de cuerda es sencilla y no requiere demasiado material.
  • Es una técnica que no requiere un gran esfuerzo físico.
  • El individuo que rapela controla perfectamente y en todo momento la velocidad de descenso.
  • Durante el descenso no dependemos de nadie que nos asegure (salvo en determinadas ocasiones).

 
Es necesario observar ciertas normas de seguridad a la hora de rapelar 

De acuerdo con estos principios podemos llegar a la conclusión de que quizás el exceso de confianza a la hora de rapelar, unido al "relativo control" de la cuerda durante este descenso, pueden provocar tales accidentes. Hemos de tener muy en cuenta de que una vez que soltamos las manos de la cuerda durante el rapel, es prácticamente imposible volver a agarrarla. A continuación veremos algunos ejemplos de situaciones en las cuales nos podemos ver forzados a soltar la cuerda, y por lo tanto, llegar a producir un accidente:

  • Descendemos demasiado rápido y por consiguiente la cuerda nos quema las manos.
  • Descendemos demasiado rápido y perdemos el control de la cuerda.
  • El diámetro de la cuerda es demasiado pequeño para el modelo de descensor utilizado, por lo que el rozamiento es mínimo y la fuerza que hemos de aplicar es demasiada.
  • Apoyamos los pies en rocas sueltas y por ello perdemos el equilibrio.
  • El movimiento de la cuerda provoca la caída de piedras por encima nuestro y, por instinto natural, nos llevamos las manos a cubrir la cabeza.
  • Las cuerdas están totalmente empapadas de agua o cubiertas de hielo, por lo que perdemos el control del descenso.
  • El rápel es pendular: nos caemos, pendulamos y perdemos el control de la maniobra.
  • Rapelamos con una mochila demasiado pesada en la espalda, lo que nos obliga a inclinarnos hacia atrás durante un rápel demasiado largo y perdemos el control.
  • Estamos demasiado agotados después de un día largo de escalada.
  • El viento, el granizo, la lluvia o la nieve nos hacen difícil el descenso.
  • El cansancio nos produce un desvanecimiento.


  • Etc. etc. Y así podríamos seguir con la lista indefinidamente.

Las precauciones a seguir durante el descenso pueden ser las siguientes:
    1. Debemos de estar seguros de que realmente conocemos y sabemos realizar las maniobras de rápel.
    2. Si es posible, el trazado por el cual realizamos el descenso ha de estar limpio de piedras sueltas y de aristas afiladas.
    3. El descenso lo realizamos de una manera controlada, esto es, sin dar saltos y manteniendo un ritmo seguro y constante.
    4. Durante el descenso utilizamos un sistema de autoseguro en rápel.


Cualquiera de éstos puntos son importantes a la hora de poder realizar un rápel de una manera segura. El buen uso en conjunto de todos ellos nos ayudará a llevar a cabo un descenso en buenas condiciones. No obstante, a continuación nos centraremos en las maniobras necesarias para la confección de un sistema de autoseguro en rápel, por creer que es un buen aliado del escalador en el supuesto de posibles contratiempos durante el descenso.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International