Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 03 de Septiembre de 2002

Escalada en vias equipadas de varios largos

Por   | 
- Página 1 de 2 -

La progresión lógica entre la escalda deportiva y la alpina o clásica está constituido por estas vías, equipadas con anclajes fijos, pero que nos alejan mucho más del suelo: bienvenido al mundo de las reuniones en pared, los rapeles, las cordadas, etc.

 
En vías largas, conviene llevar una mochila por cordada, que porteará el segundo de cuerda 

El siguiente articulo está destinado al escalador que, habiendo empezado por la deportiva y picándole la curiosidad, quiere comenzar a escalar paredes de mayor amplitud y altura. Antes de nada, debemos advertir que este artículo se refiere exclusivamente a vías ya equipadas. Dicho esto, expondremos el material a llevar, pues no es la primera vez que se ven cordadas rapelando sin llegarles la cuerda a el suelo o a la siguiente reunión, o que, ya en pared, se sienten intimidadas por la lejanía entre los seguros a pesar de que la vía este equipada. Asimismo, daremos unos consejos prácticos para realizar la actividad con la seguridad que es necesaria.

Qué vía escoger:

Al enfrentarnos a nuestras primeras escaladas y suponiendo que ya tenemos práctica en el manejo de aseguramiento, rapel, colocación de cintas exprés, etc., lo primero que haremos será enterarnos -mediante el correspondiente croquis- del itinerario, su graduación. Puestos a enfrentarnos a vías de varios largos, es mejor ir sobrado en el grado que vamos emprender y no ir muy justos, pues el cansancio, la altura, el patio y demás condicionantes nos restarán un poco de grado con respecto al que estamos acostumbrados en deportiva. Por ejemplo, si en deportiva vamos bien en el 6ª / 6ª+ podemos escoger para empezar una vía entre 5/5c. De esta manera disfrutaremos mucho más del itinerario; ya habrá tiempo para más. En este sentido, atención con algunas vías reequipadas, antiguas pues hay 5º o 5º+ que son realmente duros de pelar. Además, el término ‘reequipadas’ no indica que la vía en sí esté totalmente equipada. Por todo esto, repito, es imprescindible enterarnos de las características de la vía antes de ponernos a escalar.

 
Conviene llevar una express con dos mosquetones de seguridad, para pasos con seguros muy alejados 

Una vez conocido el itinerario nos organizaremos la escalada con el compañero, es decir, el que más nivel tenga de los dos escogerá los largos más difíciles –lógicamente-, pero siempre que sea posible alternándolos. Es mejor ir sobrados de tiempo, y no empezar la escalada con lo justo para bajar. Hay veces que se pueden empalmar dos largos en uno, pero yo aconsejaría también para los primerizos no hacerlo. También es importante estar siempre a la vista del compañero y que ambos componentes de la cordada puedan oírse el uno al otro en todo momento, porque si hace viento o no se ven, la coordinación de ambos puede convertirse en una autentica pesadilla. A propósito de esto, tenemos que fijarnos un código de entendimiento, de manera que cuando se llegue a la reunión, sepamos si ya se esta autoasegurado, si el compañero te puede soltar y si él (una vez recogida la cuerda) puede empezar a subir. Este código hay que tenerlo muy claro al empezar el itinerario.

Para comenzar, yo aconsejaría una vía de no más de cuatro largos; de esta manera probaremos la experiencia y tomaremos confianza .Es conveniente, si estamos en pleno verano ,escoger en la medida de lo posible las orientaciones, pues si pasamos al sol un buen rato, sudaremos continuamente, lo que puede hacer la jornada desagradable, o incluso traer problemas de insolación o deshidratación.

Material necesario:

En este apartado quiero poner por delante que, antes de embarcarnos en vías de varios largos y a pesar de tener los seguros en ellas, hay que prever llevar más ‘cacharros’. Esto no quiere decir que eso conlleve la hamaca , el desayuno, etc., pero sí el material suficiente para salir airoso de este tipo de vías, donde a veces es necesario meter algún seguro además de los fijos ya instalados. Y, sobre todo, tener las ideas claras sobre cómo utilizarlo: hay escaladores deportivos que lo conocen pero muchos otros necesitarían de consejos y/o algún curso antes de emprender la “aventurilla”. En cuanto al material-tipo, pondremos como ejemplo una vía de seis largos y con el descenso en rápeles:

 
Colgado en la reunión, asegurando al primero 

  • Cuerda: podemos utilizar las normales de escalada deportiva 60/70 mts.siempre y cuando podamos realizar sobradamente con estas longitudes los rápeles; si hay rápeles más largos tendremos que utilizar dos de 8"5 o 9 mm. La longitus será de entre 55 y 60 metros.


  • Arnés: el más cómodo posible para las reuniones, ya que vamos a pasar tiempo colgados de él.


  • Cintas expréss: las de deportiva nos irán bien pero no olvidar algunas más largas, para posibles travesías o terrenos donde la cuerda no corra bien.


  • Casco: Imprescindible. Últimamente hay cascos muy ligeros y que incluso os favorecerán dando una imagen deportiva, y si además os protegen la cabeza para que pedir más, así que no hay excusa posible para no llevarlo.


  • Anillos de cinta: hay que llevar para asegurarnos a la reunión, sobre todo a la hora de rapelar, y olvidarnos de las cadenas con cintas expreses. De todos es sabido que cuantos más mosquetones haya de por medio, más peligro de apertura de alguno de ellos.
  • Empotradores y friends: es conveniente echar un pequeño juego, o una mezcla de unos y otros pues, aunque el itinerario esté equipado, hay veces que la lejanía de un seguro a otro nos invite a utilizarlos, y así ir más alegres por el mundo.


  • Cordinos: son necesarios para utilizarlos en los rápeles en forma de nudo de auto-seguro. Ésta es una práctica -la de auto-asegurar los rápeles- a la que nos tenemos que acostumbrar sin más, pues al rapelar puede ser donde nos encontremos con las sorpresas más raras (se enreda la cuerda, tenemos que pendular etc.) y, llevando nuestro nudo machard de auto seguro, podemos soltarnos tranquilamente y proceder.


  • Mosquetones de seguridad: prever varios por escalador. Son útiles para todo: montar reuniones, auto asegurarnos, rapelar si perdemos el descensor, etc. A propósito de éstos, es conveniente llevar un par de cintas expréss montadas con mosquetón de seguridad. ¿Por qué? La razón es sencilla: si hay algún seguro más lejos de lo apetecible, pasaremos la cuerda por una cinta con mosquetón de seguridad y lo cerraremos suavemente. Si hubiese una caída, siempre sabremos que la cuerda no se va a salir (imaginaros que lo hiciese y siguiéramos cayendo hasta el siguiente seguro, qué vuelo!!!)


  • Aseguradores: como damos por hecho que hablamos de vías equipadas, podemos llevar el gri-gri, aunque personalmente yo soy más partidario de usar un Reverso o alguna placa. Con el Reverso, además, se puede rapelar.

  • Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
    Síguenos

    Buscar en el archivo

    Texto a buscar

    Por fecha

      

    Por categorías









    Artículos más recientes

    Suscríbete al Boletín
    Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
    Síguenos
    Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
    Tiendas Barrabes
    Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
    ¿Necesitas ayuda?
    Envíanos tu consulta
    ESCRÍBENOS
    o llama al
    902 14 8000
    o con tu tarifa plana al 974 215 497
    (Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
    España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International