Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 17 de Noviembre de 2003

Escalada en fisuras: Chimeneas

Por   | 
- Página 1 de 3 -

¿Quién alguna vez no ha sido presa de la frustración y la impotencia que conllevan el ser vencidos por las garras y los colmillos de esas tiesas chimeneas de “quintillo” que forman parte de las vías clásicas de pared? Esas chimeneas de quintillo nos parecen vías de séptimo ...ó mas.

Foto: José Carlos Iglesias 
¿Dónde está el escalador? 

¿Es ello realmente debido a la dificultad técnica de la chimenea o bien es causa de nuestra escasez de práctica al momento de escalar tal tipo de accidente morfológico? Quizás una combinación de ambas, aunque podría inclinarme un poco mas por la falta de practica de la técnica a emplear en la escalada de chimeneas.
Y es que es lógico. Escalar chimeneas no es algo habitual, sobre todo después del trabajo.

Tal tipo de escalada es importante, sobre todo en vías de pared largas. No todas las líneas abiertas o por abrir en una pared son fisuras o placas perfectas. Es raro aquella vía clásica de pared que no está cortada o dispone de al menos de una chimenea. El encuentro con tal tipo de escalada tan característico puede representar la perdida de tiempo o incluso el abandono de la vía si no disponemos de la técnica adecuada para superarla.

¿Qué factores provocan el que las chimeneas sean tan poco “queridas”?.No le digamos esto a nuestros ancestros escaladores. Ellos siempre elegían las chimeneas como primera opción a la hora de trazar un nuevo recorrido en la pared.
En un principio, las chimeneas son trazados lógicos, visibles desde la distancia por los ojos desnudos del escalador. Si dominamos su técnica, las chimeneas incluso pueden ser divertidas, de “fácil” superación, de lo contrario éstas se pueden convertir en una pesadilla.

Nota: Los empotres anchos o off-width no los consideramos chimeneas. Estos disponen de técnicas de progresión y de protección propias y serán estudiados independientemente en posteriores artículos.

CHIMENEAS: Introducción.

•CARACTERÍSTICAS. Las chimeneas pueden variar en tamaño, abarcando desde las más estrechas (conocidas como chimenea de rodillas) hasta las más amplias (conocidas como chimenea en X ó en extensión), utilizando técnicas diferentes según las dimensiones. A pesar de ello, y sin importarnos el tamaño o forma de la chimenea, podemos decir que durante este tipo de escalada empleamos casi todas las partes de nuestro cuerpo, siempre en contacto con la pared. No nos puede parecer ortodoxo el empleo de nuestro trasero, de los codos o de las rodillas como parte de la ayuda necesaria para poder superar el obstáculo, pues éstas zonas de nuestro cuerpo forman parte del juego. La calidad de la roca influye, evidentemente, en este tipo de escalada. No es lo mismo escalar una chimenea de caliza lavada y resbaladiza que una en granito salpicado de cristales de cuarzo y/o repisas. Igualmente, no será igual escalar una chimenea de lisa arenisca que una en una pared de conglomerado. Evidentemente la técnica a emplear va a ser la misma, simplemente hemos de adaptarla al tipo de roca, con algunas pequeñas variaciones. Independientemente de la calidad de la roca las chimeneas suelen ser sombrías en su interior, además, algunas de ellas pueden estar tapizadas de musgo, hierbas o liquen. En ciertas ocasiones nos tropezaremos con rocas sueltas en su interior, y otras veces algunas de estas piedras se hallarán empotradas entre ambas caras de la pared. Debido a su situación morfológica, algunas chimeneas pueden convertirse en desagües si las lluvias son fuertes, por lo cual deberemos de estar siempre alerta.

•PROTECCIÓN. Encontrar un buen emplazamiento para los seguros quizás sea el mayor obstáculo a la hora de escalar una chimenea. No siempre será así, pero la posibilidad de que ello ocurra es elevada. Al contrario de lo que habitualmente se piensa, es necesario disponer de números pequeños y medianos de protección, tanto sean sistemas de expansión por levas (ej. Friends) o fisureros. Una vez dentro de una chimenea deberemos de observar en todo su interior, pues existen muchas posibilidades de que hallemos alguna fisura en la cual emplazar nuestros seguros. En otras ocasiones podremos encontrar clavos o incluso parabolts a modo de seguro. Otras veces podremos usar cintas alrededor de bloques empotrados o incluso puentes de roca. Muchas veces ocurre que la chimenea se estrecha hacia el interior. Esto nos puede permitir el uso de Friends ( u otros sistemas de expansión por levas) de tamaño grande o anormal, así como el uso de grandes Big-bros (o tubos de expansión). A pesar de todo ello un gran número de chimeneas carecen de cualquier tipo o posibilidad de protección. ¿Qué hacer ante tal situación?. Pues bien, la respuesta es sencilla: escalar la chimenea a “pelo”, es decir, sin protección.


Página 1 de 3  -   1 |  2 | 3 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International