Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 05 de Diciembre de 2003

Rápel en hielo

Por   | 
- Página 1 de 4 -

Las actividades del mundo vertical tienen por lo general una característica en común: es frecuente tener que descender rapelando. Sin embargo, el delicado mundo del hielo requiere técnicas específicas a cada una de sus múltiples variantes, y un especial cuidado a la hora de confiar nuestro peso y nuestra seguridad a la capacidad de resistencia de estas estructuras, a menudo frágiles.

Foto: José Carlos Iglesias 
Foto 1 

Las actividades que comprenden el mundo del montañismo son numerosas y variadas: escalada en zona escuela, escalada deportiva en pared, escalada clásica de pared, escalada en grandes paredes, escalada de cascadas de hielo, dry-tooling, escalada de corredores y canales de hielo y nieve, escalada alpina, escalada mixta, escalada de aristas, expediciones de altura, esquí de montaña, barrancos, etc. etc. Como se puede apreciar se trata de actividades con identidad propia, algunas de ellas comparten características y técnica, mientras que por otro lado otras difieren como de la noche al día. No obstante me atrevería a decir que todas ellas presentan un común denominador: el rápel ó descenso . Sí bien la técnica al momento de rapelar no varia demasiado de una actividad a otra (salvo en determinadas situaciones, por ejemplo descendiendo una cascada de agua emplearemos maniobras de cuerda un tanto especiales), la instalación del rápel si que es diferente dependiendo del terreno de juego. No es lo mismo montar un rápel sobre un tinglado preinstalado compuesto de dos cáncamos químicos que el confeccionado a partir de una seta de hielo al final de una cascada. Cualquiera de ellos necesitan de una atención y cuidado especial, sin embargo, algunas instalaciones de rápel precisan de unos conocimientos muy particulares.

Foto: José Carlos Iglesias 
Foto 2 

¿Qué factores condicionan el montaje de las diferentes instalaciones de rápel ?.
Veamos algunos de ellos de manera resumida:

•TERRENO DE JUEGO. Será diferente el material utilizado y el diseño empleados a la hora de montar una instalación de rápel en roca granítica, roca arenisca, hielo o nieve. El tipo de roca y las condiciones del terreno influirán de gran manera al momento de elegir nuestra instalación de rápel. En roca dispondremos de un amplio abanico de posibilidades en cuanto a material y diseño de la instalación, todo ello dependiendo de la morfología de la roca. Buriles, chinchetas o rivets, parabolts, spits, químicos o incluso clavos pueden configurar el montaje en roca lisa carente de fisuras. Fisureros, friends o sistemas de expansión por levas, clavos, excéntricos, etc. pueden ser empleados si disponemos de fisuras. Así mísmo, serán de gran utilidad bloques, árboles, arbustos, puentes de roca y mogotes salientes de la roca con el fin de utilizar cintas o cordinos anudados por los cuales pasar la cuerda. En hielo emplearemos tornillos, puentes de hielo o setas de hielo para tal fin. En nieve, y siempre dependiendo de su estado, podremos utilizar estacas de nieve, setas de nieve, piolets o anclas de nieve (incluidas las improvisadas) o esquís a modo de anclaje.

Foto: José Carlos Iglesias 
Foto 3 

•MATERIAL DISPONIBLE. No cabe duda que según el material disponible así confeccionaremos el tinglado de rápel. Si el material a abandonar no es suficiente deberemos de improvisar otros sistemas de anclaje o instalaciones de rápel. Es importante conocer el material que disponemos así como el número de posibles rapeles que nos quedan para acabar la vía. Los anclajes naturales suelen ofrecer unas instalaciones de rápel muy buenas y efectivas, y el despliegue de material es mínimo. En ocasiones podremos combinar anclajes naturales con anclajes fijos y con material abandonado, todo ello dependiendo de las necesidades del momento.

•CONOCIMIENTOS TÉCNICOS DE LOS MIEMBROS DE LA CORDADA. Este apartado es importante. Cuanta más experiencia y conocimientos técnicos aportados por los miembros de la cordada mayor opciones a la hora de montar las instalaciones de rápel. Tal experiencia también será positiva en el momento de tener que improvisar el diseño de la reunión. Por otro lado tales conocimientos nos ayudaran a la hora de economizar material, identificar posibles emplazamientos y ganar tiempo al tiempo con seguridad.

Foto: José Carlos Iglesias 
Foto 4 

CONCEPTOS GENERALES.

Como bases generales durante el montaje de rápel podemos considerar las siguientes:

1.Siempre disponer de un montaje compuesto por al menos de dos puntos de seguro (con la excepción de grandes bloques, árboles o robustas columnas de hielo).

2.Tales seguros han de ser fiables y emplazados perfectamente. Ante la duda de si el seguro aguantará a no es preferible volverlo a colocar.

3.Los seguros han de estar triangulados utilizando para ello una cinta de reunión o un anillo de cuerda de un diámetro no inferior a 7 mm.
NOTA. Hoy en día los fabricantes ofrecen cordinos, cintas y cuerdas de reducido diámetro pero de gran resistencia. Es importante conocer la resistencia y el estado de tal material previo a su utilización.

4.En seguros naturales (árboles, puentes de roca, bloques, columnas de hielo, puentes de hielo, etc. ) o setas de hielo, es preciso observar y corregir, si es necesario, posibles puntos de roce que puedan afectar a la resistencia y seguridad de la cuerda o cintas auxiliares.

5.Hemos de instalar la reunión teniendo en cuenta la efectiva recuperación de la cuerda y el mínimo rozamiento de ella contra la piedra, hielo, nieve o vegetación. Así mismo evitaremos en lo posible que la cuerda pueda originar caída de piedras o hielo. Si es necesario, extenderemos el descuelgue la distancia precisa para apaliar tal problema.

6.Emplearemos el tiempo necesario para instalar el descuelgue seguro y efectivo, no obstante hemos de acostumbrarnos a no perder demasiado tiempo en ello, sobre todo si todavía nos quedan muchos metros hasta llegar al suelo.

Una vez introducidos en el mundo del rápel, el siguiente paso será analizar las diferentes opciones que disponemos al momento de instalar el tinglado correspondiente. Como hemos visto anteriormente, tal proceso dependerá de varios factores. Si bien la diferencia existente entre los tinglados de rápel instalados en varios tipos de roca suele realizarse mediante la utilización de técnicas similares, en hielo y nieve esas técnicas de confección si que son diferentes. Las condiciones del hielo y de la nieve varían enormemente incluso dentro de una misma zona, motivo éste que nos obligará a prestar una mayor atención al momento de acertar con el sistema de reunión mas adecuado. En el apartado siguiente analizaremos los sistemas de montaje de rápel en uno de estos ambientes tan peculiar: el hielo.


Página 1 de 4  -   1 |  2 | 3 | 4 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International