Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 09 de Agosto de 2004

Pasado, presente y futuro del descenso de cañones

Por   | 
- Página 1 de 3 -

Tras haberse cumplido ya algo más de setenta años desde que se descendió por primera vez un cañón, queremos hacer hoy un repaso a la evolución de la disciplina del descenso de cañones, así como de las técnicas y de los materiales empleados. A la vez, queremos dar ese merecido homenaje a los hombres que recorrieron y exploraron estos senderos de agua por primera vez y a los que han conseguido con su pasión y dedicación, que el descenso de cañones haya alcanzado el nivel actual.

Foto: Andrés Martí y José Monserrat 
Rápel de 17 metros en el Barranco de Aguaré (Huesca) 

La vertiente sur de los Pirineos y muy especialmente el Pirineo Aragonés, esconde las gargantas, cañones y barrancos más espectaculares de nuestro país. El lento paso del tiempo y la fuerza erosiva del agua, han labrado con el paso de los siglos unos vertiginosos senderos de agua, que horadan y recorren las montañas desde las proximidades de sus cumbres hasta los mismos valles. La existencia de una geología propicia para ello y el paciente trabajo del agua que proviene del deshielo de las grandes cumbres nevadas, alimentan año tras año una vasta red fluvial, en la que se esconden, sólo en la provincia de Huesca, algo más de trescientos cincuenta descensos con interés deportivo. Nos encontramos pues, en el punto de referencia para los barranquistas españoles y quizá, por qué no, de toda Europa. Comienza la aventura…

Así comenzó todo

Aunque hace ya muchos siglos que los lugareños de ciertas aldeas pirenaicas se adentraban ávidamente para pescar o cazar en algunos de los cañones que hoy visitamos los amantes de la actividad del descenso de barrancos, estos fascinantes senderos de agua, no fueron recorridos con otros intereses hasta finales del siglo XIX. Fue por aquel entonces cuando el aventurero francés Lucien Briet, miembro de la sociedad espeleológica fundada por el padre de la espeleología, el también francés Edovard Alfred Martel, inició las primeras exploraciones y la catalogación de las montañas y el subsuelo de la Cordillera Pirenaica y especialmente de sus gargantas, cañones y barrancos. A Briet le debemos la primera catalogación de los barrancos situados en el norte de Aragón, catalogación que plasmaría en la publicación Bellezas del Alto Aragón a principios del siglo XX.

Foto: Andrés Martí y José Monserrat 
Barranco de Gabieto, en el Valle de Bujaruelo (Huesca) 

Sin embargo, los inicios de las exploraciones no fueron nada sencillos. Los primeros barrancos no se exploraron en sentido descendente, tal y como hacemos hoy día, ya que al no existir materiales adaptados y no conocerse aún las técnicas de progresión por cuerda, los exploradores se veían obligados a portar materiales muy pesados y voluminosos como barcas y escaleras, mediante los que intentaban ascender los cañones. Suplían las carencias técnicas con altas dosis de ingenio, destreza y valor y se veían obligados a permanecer muchos días en el interior de los cañones, arriesgándose así a ser sorprendidos por una repentina crecida del nivel de agua.

Aunque en el año 1909 el grupo de exploradores franceses capitaneados por Martell ya intentó remontar la que se conoce como la reina de las gargantas del país vasco-francés, la Garganta de Olhadubie – Holzarté, únicamente lograron avanzar hasta la mitad de su recorrido. La historia tuvo que esperar algunos años más, hasta que en 1933 y gracias a los avances técnicos, los franceses Ollivier, Mailly, Cazalet y Dubosq lograron por primera vez en la historia realizar el descenso integral de la garganta. Aunque probablemente no eran conscientes de ello, sus nombres acababan de quedar ligados a la historia del descenso de cañones, ya que con su proeza abrían un nuevo horizonte para muchos otros exploradores.

Foto: Andrés Martí y José Monserrat 
Garganta del Sorrosal, en Broto (Huesca) 

A partir de este momento las exploraciones de las entrañas de los diferentes macizos montañosos franceses y de la península ibérica comenzaron a sucederse, aunque inicialmente de una forma algo tímida. No sería hasta la década de los setenta cuando la actividad comenzó a adquirir una mayor difusión, gracias a la aparición de las primeras topo-guías. Por aquel entonces y por nuestras latitudes, equipos españoles capitaneados por hombres como Enrique Salamero, Fernando Biarge, Luís Mariano Mateos, Alex Batllorí y Eduardo Gómez, comenzaban la exploración de muchos de los descensos que hoy conocemos, tomando así el testigo dejado por los equipos franceses.

La técnica

Aunque a priori las técnicas utilizadas en el descenso de cañones puedan parecer sencillas, las técnicas actuales son el fruto de muchos años de investigación y desarrollo de los grandes amantes de la disciplina y muy especialmente de los miembros de la Escuela Francesa de Descenso de Cañones (EFC). Atrás quedaron las técnicas prestadas por otras disciplinas como la escalada y la espeleología, ya que aunque inicialmente fueron más o menos efectivas, no habían sido desarrolladas para trabajar en un medio acuático como el de los cañones, donde habitualmente había que pelearse con caudales de agua importantes.

Nuestros vecinos los franceses, conscientes de ello, aunaron los esfuerzos de tres federaciones, la Federación de Montaña y Escalada, la Federación de Espeleología y la Federación de Canoa-Kayak. Así consiguieron una mezcla magistral en la cual se amalgamaban las técnicas más destacadas del mundo de la escalada y de la espeleología, pero con las adaptaciones necesarias para ser utilizadas en un lugar en el que podían existir fuertes corrientes, rebufos, remolinos y demás movimientos de agua potencialmente peligrosos.


Página 1 de 3  -   1 |  2 | 3 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International