Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TÉCNICA Y PRÁCTICA | 07 de Enero de 2005

Autorrescate: Cómo escaparse de la reunión

Por   | 
- Página 1 de 2 -

Una de nuestros primeros pasos en cualquier maniobra de autorrescate es la posibilidad de poder escaparse de la reunión, tanto durante la escalada en hielo como en roca o en nieve. Ello nos permitirá la libertad de movimientos necesarios para asistir a nuestro compañero y conseguir la ayuda necesaria.

 
Foto 1 

Cuando aseguramos a nuestro compañero lo podemos hacer siguiendo dos procedimientos distintos: asegurarlo directamente a la reunión o asegurar directamente desde nuestro arnés. Si nuestro compañero se cae el peso de éste va a recaer en nuestras manos, seguido de nuestro arnés y de la cuerda que nos mantiene unidos a la reunión. Con el fin de comprobar la situación de nuestro compañero e iniciar la consiguiente maniobra de autorrescate, nuestra primera prioridad consistirá en poder bloquear el sistema de aseguramiento empleado y liberarnos de él. Una vez atada la cuerda de la que cuelga nuestro compañero a la reunión nuestras posibilidades de iniciar el rescate aumentarán. Para ello estudiaremos los siguientes ejemplos:

Aseguramiento desde el arnés al primero de cuerda o al segundo con reenvío a la reunión

 
Foto 2 

Asegurar a nuestro arnés es posiblemente el sistema más empleado, tanto en roca como en hielo o nieve (foto 1). Asegurar al arnés nos permite controlar de cerca el sistema de frenado permitiéndonos realizar una maniobra mucho más segura. El aseguramiento directo al arnés permite también una mayor disipación de energía en situaciones de caída del compañero. Por otro lado, el manejo de la cuerda es un tanto más sencillo. Sí bien disponemos de numerosos puntos positivos durante el aseguramiento al arnés, también es cierto que después de una caída del compañero la maniobra de bloqueo y fuga de la reunión es un tanto más compleja que si realizamos el aseguramiento directo a la reunión. Los pasos necesarios a realizar después de caerse el compañero serán los siguientes:

 
Foto 3 



  • Intentar comunicarnos con nuestro compañero, con el fin de comprobar su situación y estado físico. Si disponemos de contacto visual será mucho más fácil que si no lo podemos ver. Durante estos primeros momentos es cuando decidiremos la necesidad o no de bloquear la cuerda y escaparse de la reunión. Si el compañero se encuentra bien y no necesitamos acudir a su rescate simplemente volveremos a realizar las tareas anteriores de aseguramiento. Si por el contrario, nuestro compañero se encuentra en apuros y es preciso que acudamos en su ayuda deberemos de pasar a nuestro siguiente punto.

 
Foto 4 

  • En primer lugar deberemos bloquear nuestro sistema de frenado. Si para ello empleamos sistemas de frenado automáticos (tipo grigri, por ejemplo), la operación es sencilla. Lo único que haremos será realizar un nudo de refuerzo con el fin de evitar deslizamientos en caso de un fallo del aparato. Para ello simplemente confeccionaremos un nudo de gaza en ocho y lo ataremos a un punto fuerte de la reunión mediante el empleo de un mosquetón de seguro (foto 2, nudo inferior). Si por el contrario empleamos sistemas de frenado dinámicos, como por ejemplo placas y tubos de freno, ochos, nudo dinámico, etc. deberemos de bloquearlos efectivamente. Cualquier nudo deberá de ser bloqueado mediante el empleo de un nudo de fuga y el cual nos permita un desbloqueo rápido y efectivo. El proceso más sencillo es el de siempre, mantener la posición de frenado introduciendo la cuerda del nudo de fuga por dentro del mosquetón de seguro (foto 3). Confeccionamos el nudo de fuga y lo rematamos sobre la propia cuerda (foto 4), para a continuación realizar un nudo de refuerzo como el que vimos anteriormente en la foto 2. Ahora ya podemos soltar las manos del sistema de frenado.

 
Foto 5 



  • El peso de nuestro compañero todavía permanece anclado de nuestro arnés. Nuestro siguiente paso consistirá en trasladar ese peso desde nuestro arnés a la reunión. Para ello confeccionamos en la cuerda un nudo autobloqueante, siendo los más recomendables el nudo Machard, el Swicero o el Bachmann. Confeccionamos el nudo autobloqueante en la cuerda un tanto alejado de nosotros. El nudo autobloqueante lo atamos a la reunión mediante el empleo de un nudo dinámico rematado y bloqueado con nudo de fuga. Para ello podemos emplear un mosquetón de seguro y un cordino o cinta auxiliar (foto 5). Si disponemos de un cordino auxiliar largo podemos confeccionar un nudo Swichero empleando uno de los extremos del cordino. Éste lo ataremos a la reunión de igual manera que vimos anteriormente, mediante el empleo de un nudo dinámico (foto 6). Este sistema es el mismo empleado durante las maniobras realizadas durante el escape de reunión en caídas en grietas.



Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International