Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | TÉCNICA | 06 de Marzo de 2009

Escalada en hielo de primero

Otro año más la magia de la naturaleza nos brinda un maravilloso regalo: el hielo. Caudales de agua helados en forma de cascada en los cuales poner en juego nuestras técnicas de escalada en hielo. Técnicas complicadas y diferentes de aquellas empleadas durante la práctica de otras facetas del montañismo.
La escalada en hielo de primero de cordada no es una actividad abierta a cualquier escalador.

El riesgo está siempre al acecho, pues los condicionantes que rodean al escalador de hielo son numerosos. En primer lugar hemos de tener en cuenta la calidad del hielo, pues se trata del terreno en el cual nos vamos a desenvolver.

La calidad y textura del hielo varía enormemente de zona a zona y de temporada a temporada.

Las temperaturas, la altura, la orientación de la cascada, el emplazamiento de ésta o la época del año son algunos de los condicionantes que pueden afectar a la calidad del hielo.

Según ello nos toparemos con diversidad de hielos. No podemos decir que el hielo es siempre el mismo, nos engañaríamos. Hielo cristalino, hielo plástico, hielo costra o podrido, hielo azul o hielo glaciar son algunos ejemplos de ellos. Cada cual se desarrolla en un terreno diferente y formándose de acuerdo con los condicionantes mencionados anteriormente.

El escalador de primero de cordada en una vía de hielo ha de disponer de los conocimientos necesarios tanto en técnica como en reconocimiento del terreno que le pueda facilitar la escalada dentro de unos buenos márgenes de seguridad.

El primero de cordada ha de colocar los seguros en hielo con el fin de que le ofrezcan protección y seguridad. Así mismo ha de ser capaz de instalar las reuniones necesarias durante la escalada al final de cada largo.

Tal proceso es siempre expuesto y dispone de riesgos, pues la resistencia de tales seguros va a depender en gran medida de la calidad del hielo.

Tipos de hielos

Cascadas

Las cascadas de hielo (hielo de fusión) son el ejemplo más común cuando hacemos referencia al concepto clásico de escalada en hielo. En cotas de altura baja hallaremos cascadas de hielo cada invierno, dependiendo de las condiciones, y variando en cuestión de tamaño y grosor. Una combinación de nieve, agua, calor y frío, que con la consabida fórmula proporcionan el perfecto terreno de juego. El frío congela el agua o el calor derrite la nieve transformándola en agua para a continuación volver a congelarla gracias a las bajas temperaturas. Año tras año se repite el ritual. En las cadenas montañosas de altura considerable podemos hallar cascadas de hielo incluso en épocas estivales, sobre todo en zonas sombrías o protegidas por rocas.

El grosor del hielo va a depender de la cantidad de agua aportada, influyendo ésta también en el grado de inclinación de la cascada. Dependiendo de las temperaturas el hielo se congelará de manera rápida o bien de forma escalonada. Si después del primer enfriamiento el flujo de agua continua la cascada irá aumentando de grosor. La calidad de tal hielo va ahora a depender de tales grados de enfriamiento. Las diferentes capas de agua congelada se irán consolidando en la cascada a veces de manera rápida y en otras ocasiones de forma lenta. A temperaturas muy frías encontraremos hielo cristalino o duro y a temperaturas bajas veremos hielos blandos o húmedos. Tal calidad de textura influirá durante la colocación de nuestros seguros. También dependiendo del terreno que forma la base de la cascada nos hallaremos con desplomes o techos. Así mismo formaciones tipo carámbanos o hielo chandeliere se formarán en consonancia del ángulo de la cascada. Las columnas de hielo también ofrecen una buena oportunidad para la escalada. El principal componente con respecto a la seguridad es comprobar que la base de la columna se halla totalmente anclada al suelo, con el fin de prevenir que ésta se desplome al primer golpe de piolet.

En ocasiones podremos escalar pequeñas columnas a pesar de no tocar el suelo. Si ello es así hemos de comprobar que la parte superior de la columna es segura y se halla perfectamente anclada a la pared. La progresión es siempre precaria y la posibilidad de colocar seguros en tal situación es siempre delicada (foto 2, escalando en columna de hielo).

Glaciares

El hielo que nos ofrecen los glaciares es normalmente sólido. Un hielo permanente y viejo y que nos permite escalar prácticamente durante cualquier temporada del año.

Corredores

Los corredores ofrecen buenas posibilidades de escalada en hielo. Siempre situados entre paredes rocosas, los corredores nos permiten incluso el lujo de emplazar seguros en la piedra. El hielo también varia en calidad. Algunos corredores son permanentes y son el resultado del deshielo de glaciares superiores o colgantes.

La progresión en corredores y canales siempre ha de hacerse con cautela, debido ello a la posibilidad siempre latente de caídas de piedras, hielo o nieve desde cotas superiores. La escalada intentaremos hacerla siempre cerca de roca, pues ello nos facilita el emplazamiento de seguros en la piedra y nos aleja un poco de la posible caída de escombros en el centro del corredor (foto 3, escalando en el corredor del Diamante). Mixto.

Durante la escalada mixta emplearemos las técnicas desarrolladas durante la escalada en roca y aquellas específicas de escalada en hielo. Los seguros serán variados abarcando desde los clásicos tornillos de hielo hasta los parabolts. En ocasiones el hielo será fino y difícil de proteger, sobre todo en techos y desplomes. La escalada de primero de cuerda en terreno mixto requiere de una buena preparación técnica y mental (foto 4, escalando en mixto).

Material

El material para la escalada en hielo es muy variado. Los piolets hoy en día son curvos facilitando con ello el golpe y el gancheo en cascadas verticales o desplomadas. El empleo de dragoneras es opcional. En vías de varios largos el empleo de correas es aconsejable, pues la pérdida de una herramienta puede complicar nuestra aventura. En corredores o cascadas de poca inclinación los piolets muy curvos son menos prácticos que aquellos más rectos. Los crampones también disponen de una gran selección.

Aquellos más específicos para escalada mixta y aquellos más destinados para hielo vertical. Sea cual sea la elección es importante que nos hagamos con su uso. Los tornillos de hielo disponen de varios tamaños, destinados a cubrir los diferentes grosores. La base común es la de disponer de grandes estrías y de una manivela que facilite la colocación y extracción en el hielo.

Las cintas disipadores son aconsejables durante la escalada en hielo, pues ayudan a absorber el golpe en caso de caída. Siempre necesarias después de salir de la reunión. Las cuerdas dobles son más prácticas y seguras durante la escalada en hielo pues ayudan a disipar el rozamiento y facilitar el mosquetoneo. La cuerda simple puede ser empleada siempre y cuando la vía ofrezca unos seguros en línea y carentes de grandes rozamientos.

Es conveniente que el material lo repartamos bien ordenado en el arnés. Son muy útiles los ganchos portatornillos pues nos ayudan en el reparto del material ganando en orden, tiempo y rapidez. Es muy importante que mantengamos el material de escalada siempre limpio y afilado preparado para realizar la actividad (foto 5, listos para iniciar el largo).

Montaje de reuniones

Las reuniones en hielo siempre han de ser muy sólidas y disponer de al menos dos tornillos de hielo. Según la calidad del hielo emplearemos más o menos seguros, eso sí, siempre empleando triángulos de fuerza. El primero de cuerda ha de elegir un buen emplazamiento para la reunión, si es posible aprovechando repisas en el hielo.

Los tornillos han de colocarse separados unos de otros con el fin de no debilitar el hielo y si es posible en la vertical unos de otros.

Recordemos que el hielo suele romperse en bloques, de ahí la necesidad de distanciar tales seguros. Mientras colocamos el primer seguro de la reunión podemos colgarnos o asegurarnos a uno de los piolets. Una vez colocado el primer seguro nos ataremos a él para a continuación finalizar la reunión.

Si empleamos tres tornillos los colocaremos en línea y triangulados con una cinta o cordino de reunión. El centro del triangulamiento lo anudaremos para evitar extensiones en el sistema en caso de que uno de los seguros saltase (foto 6, reunión triangulada con tres tornillos).

En hielos buenos podemos emplear dos tornillos rematados con un piolet. Para ello colocaremos los dos tornillos en línea y en vertical y el piolet de remate a uno de los lados.

A continuación triangularemos todos los seguros con una cinta o cordino de reunión y al final anudamos el centro principal de la reunión, con el mismo fin de evitar posibles extensiones en el sistema (foto 7, reunión triangulada compuesta de dos tornillos y un piolet).

También es posible instalar reuniones mixtas empleando para ello columnas de hielo o árboles existentes en la pared. Si disponemos de roca accesible desde el hielo mucho mejor para instalar los seguros de la reunión. Para ellos podemos emplear clavos de roca, fisureros o friends en combinación con tornillos y piolets.

En la foto 8 podemos ver una reunión formada por un clavo de roca, un tornillo de hielo y un piolet.

Los tornillos podemos colocarlos de acuerdo con un ángulo positivo, neutro o negativo con respecto a la pared. El ángulo neutro o perpendicular a la pared es el más empleado y el cual ofrece una buena resistencia a la extracción.

En pequeñas repisas el tornillo también ofrecerá una buena resistencia. Si ello es así hemos de tener la precaución de evitar que el mosquetón se halle al borde de ésta, y si es necesario o extenderemos con una cinta.

En hielos buenos y con tornillos de grandes estrías es posible colocar éste en un ángulo negativo, esto es, 10 o 15 grados hacia abajo con respecto a la perpendicular. Las pruebas demuestran una mayor resistencia a la extracción.

En la foto 9 podemos ver un tornillo bien colocado (arriba), uno mal colocado (Izquierda) y otro tornillo en el cual le hemos colocado una cinta para evitar el brazo de palanca (derecha).

Una vez en la reunión aseguraremos al compañero de manera dinámica, con plaquetas o nudo dinámico. Hemos de evitar aseguramientos estáticos que puedan afectar de manera negativa la seguridad de la reunión.

Cuando salgamos de la reunión para iniciar el siguiente largo colocaremos un seguro lo antes posible, para evitar posibles factores de caída de grado 2. Una cinta disipadora ayuda en gran medida a evitar tal peligro (foto 10, cinta disipadora saliendo de la reunión).

Colocación de tornillos de primero en cuerda

Durante el transcurso de los años las éticas y técnicas han cambiado en relación a la colocación de seguros y empleo de piolets. Cuál de ellas es mejor o más aceptable va a depender enteramente del escalador. No es lo mismo escalar una escalada de hielo de un largo, cerca del coche y con buen tiempo que escalar una vía de varios largos, con mochila, a 30 grados bajos cero y lejos de la civilización. En unas ocasiones será necesario colgarnos de una de las herramientas para descansar y así colocar el seguro y otras veces iremos sobrados de energía y no nos será necesario ni siquiera emplear las dragoneras.

Hace un par de años me encontraba escalando una cascada de primero de grado W6 en las Rocosas de Colorado. El séptimo tornillo estaba a medio metro de mis pies, de repente, a medida que golpeaba el hielo con mi crampón derecho el bloque de hielo en el que se hallaba el tornillo se rompió y se cayó, quedándose colgado del seguro siguiente. El corazón empezó a palpitar como una locomotora. El tirón de la cuerda fue grande pero no me tiró. Sin pensarlo más, coloqué otro tornillo a la altura de mi cintura y a tirar para arriba. El susto fue grande, pero la serenidad me ayudó en aquellos momentos.

La colocación de tornillos de primero de cuerda es una maniobra sencilla pero que requiere de conocimientos y un poco de tiempo y paciencia. Es necesario colocar los seguros de acuerdo con la dificultad de la vía, de nuestras opciones físicas y de la calidad del hielo. Como norma general la distancia del cuerpo es una buena medida para distanciar seguros, sobre todo en vías verticales. Recordemos que la calidad del hielo va a dictar tal distanciamiento. En hielos de buena calidad podemos distanciar más los seguros que en aquellos hielos de poca calidad o dudosos.

Otra vez más la experiencia nos ayudará a facilitar tal decisión. Antes de colocar el tornillo en el hielo intentaremos visualizar el lugar elegido para tal evento. Si es posible intentaremos colocar el seguro en alguna pequeña repisa o la zona de mejor hielo. Si es necesario picaremos el hielo blando superficial hasta encontrar buen hielo.

Empezamos clavando el primer piolet (en este ejemplo el izquierdo) y del cual nos mantendremos colgados de la mano o bien ayudados de la dragonera. El brazo lo intentaremos mantener más bien estirado para evitar cansancio. Ante de clavar el segundo piolet (en este ejemplo el derecho) picaremos un poco el hielo en el lugar en el cual hemos planeado colocar el tornillo.

Clavamos el segundo piolet (derecho). Colocamos la cinta express o disipadora en el regatón del piolet y pasamos la cuerda de escalada. De tal manera permaneceremos asegurados en polea mientras realizamos la maniobra de colocación del tornillo (foto 11, piolets y cuerda).

Manteniendo la mano izquierda estirada empezamos a enroscar el tornillo en el hielo con la mano derecha (foto 12, enroscando el tornillo). El tornillo lo introduciremos hasta el final, con el fin de evitar posibles palancas y ángulos peligrosos. Si es necesario picaremos un poco el hielo para ayudar al mosquetón a reposar en el hielo.
Finalmente simplemente trasladaremos la cinta express o disipadora del piolet al tornillo, listos para continuar el largo (foto 13, cuerda en el tornillo).

Una maniobra simple pero que necesita un poco de práctica. Reconocer el hielo y su calidad no es algo que se aprende de un año para otro. Es necesario disponer de paciencia y no precipitar nuestra ansiedad. Una caída de primero de cuerda en hielo es peligrosa. Los tornillos son resistentes, en el laboratorio. En el hielo es otro cantar. Si el hielo es bueno y duro, bien. Pero si es malo, o hemos colocado el tornillo en una bolsa de aire, o en capa mojada por agua, es otra historia.

Como siempre un buen juicio y entrenamiento.

Lo demás, es pan comido.



Foto 2

Foto 4

Foto 3

Foto 5

Foto 6

Foto 7

Foto 8

Foto 9

Foto 10b

Foto 10

Foto 11

Foto 12

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
2 comentarios

2. montañEX - 04 Dic 2012, 17:03
Muy útil...me resolvió una dudilla...gracias

Informar de comentario ofensivo
1. Juli - 06 Mar 2009, 22:19
Hola como siempre, hacen un gran trabajo de pedagogia y de difusion de la enzeñanza de la escalada en cualquier ambiente, una felicitacion para ustedes.

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International