Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | TÉCNICA | 05 de Enero de 2015

Tablas de esquí 2015; todo sobre el rocker, el camber, y otros esotéricos arcanos

No es difícil encontrar una buena dosis de confusión, incomprensión e indiferencia en un gran número de usuarios en lo referente a las novedades técnicas que temporada tras temporada implementan las tablas de esquí. Hay quien asume que cada vez responden mejor, sin importarle el por qué; hay quien intenta entenderlo...pero no es sencillo; hay quien discute con vehemencia en foros y après-ski sobre los avances; y por supuesto, hay un buen número de población blanca que considera que estos avances no son más que nombres que la industria inventa para hacernos comprar nuevas tablas.

Hemos decidido escribir un artículo que intente clarificar de una vez por todas qué es esto del Camber, Rocker, las haces de carbono. Que ayude a aquellos que tienen dudas, clarifique conceptos, y sirva para que aquellos que de un tiempo a esta parte han notado cómo los nuevos esquís conducen y reaccionan mucho mejor que los antiguos entiendan el por qué.
Cedemos la palabra a nuestro compañero Javier Gutiérrez Menchaca, “Chaka”, responsable de la sección de esquí de Barrabes Benasque, y miembro del Equipo Barrabes, Escuela de Esquí y Montaña

¿De verdad es necesario otro artículo sobre el Rocker?. Pues, humildemente, creemos que sí. Vamos a ello. Si aún eres de los que al ver un esquí con rocker y 90 mm de patín sigue diciendo aquello de “esto para la nieve de aquí no es” deberías seguir leyendo. Mostrarte las múltiples soluciones a las que las marcas llegan a través del uso del dichoso rocker para esta temporada 2014/2015 nos servirá como disculpa para aclarar ciertas cuestiones que consideramos capitales para entender de qué va esto. Una nomenclatura anglosajonísima, farragosa y redundante será uno de los escollos que trataremos de salvar en tu camino hacia la sabiduría. Antes de nada; definir los que, en nuestra opinión, son los dos conceptos que más han interactuado con el rocker para crear los esquís actuales:

Sidecut

Literalmente “corte lateral”. Por aquí Línea de Cotas, o más familiarmente “las cotas” o (sic) “el carving” de un esquí. Forma curvilínea que presenta el canto de un esquí debido a las diferencias de anchura entre espátulas y colas (normalmente más anchas) y el patín (normalmente más estrecho).

Camber

Arco o puente por estos lares. Si enfrentamos suela contra suela un par de esquís con camber; estas solo se tocarán en dos secciones conocidas a su vez como “puntos de contacto”. Uno de estos “puntos de contacto” se encontrará próximo a la espátula y el otro a la cola. La mayor separación entre ambas suelas se encontrará debajo del lugar que ocuparía el centro de la bota.

¿Claro?. Pues ahora...

UN POCO DE HISTORIA

Sondre Norheim, habilidoso esquiador y reputado constructor de esquís, natural de Morgedal, Región de Telemark (Noruega), da el pistoletazo de salida al esquí moderno cuando en 1868 demuestra ante el público de Oslo el viraje Telemark y el viraje Christiania (este último de su invención). Lo hace, además, sobre unas tablas con un patín 4,5 mm más estrecho que la espátula. Ese día, los milenarios esquís rectos para desplazamientos rectos pasan a ser esquís curvos para desplazamientos curvos. La “rectitud” que, hasta aquel día, solo había dejado hueco al divertimento en tímidas competiciones de saltos (rectos, claro) se torna curvilíneo entusiasmo.

Rápidamente el fenómeno se expande desde las llanuras y suaves colinas nórdicas a todas y cada una de las montañas del planeta gracias a sucesivas innovaciones en el diseño y construcción del material de esquí. Cronológicamente y ciñéndonos exclusivamente a las tablas: Laminado de diferentes maderas, inclusión de cantos metálicos, construcciones sandwich, suelas plásticas, laminado de composites y partes metálicas, núcleos sintéticos, construcciones cap, esquís parabólicos (carving) y..., sí, en el 2002, de la mano del inefable Shane McConkey y sus Volant Espatula, llega el Rocker.

El camber, sacrosanta curvatura y garante del “nervio” o “alma” de un esquí ve como su reinado, de al menos ocho milenios, se desmorona de la noche a la mañana. El camber había repartido el peso del esquiador por toda la longitud del esquí desde que el mundo es mundo. En lo sucesivo se verá relegado a zonas cercanas a la bota, cuando no directamente exiliado.

Rock and Roll

Por aquel 2002 la resaca del carving comenzaba a llegar. Los esquís profundamente acotados de aquellos años , cortos y diseñados para ir sobre el canto, tenían cierta tendencia a engancharse en nieves profundas. Una primera solución no se hace esperar y las longitudes y los anchos de patín para fuera de pista empiezan a crecer; pero, claro, eso ralentiza tremendamente el cambio de cantos. La solución es provisional.

El Rocker (de rockerchair, mecedora en inglés) hace aparición en el esquí alpino cuando, en busca de flotabilidad en nieve polvo, se adaptan diseños de esquíes acuáticos en esquís alpinos. En un principio el término Rocker era equivalente a lo que hoy conocemos como Reverse Camber o más comúnmente Full Rocker.

Al enfrentar por las suelas un par de esquís full rocker estas solo contactarán en una zona, más o menos amplia, próxima al patín del esquí. Un full rocker nunca presentará camber. Cuando en 2006, ya con McConkey bajo el ala de K2, llega a las tiendas el primer K2 Poontoon el fenómeno rocker se globaliza. En torno a ese año todas las marcas comienzan sus primeros experimentos con combinaciones de rocker y camber en esquís anchos.

Las marcas rápidamente empiezan a plantear nuevos enfoques. Inspiradas por esos primeros rockers primitivos comienzan a soñar con nuevas maneras de repartir el peso del esquiador a lo largo del esquí. Se comienza a combinar zonas de camber reducidas con espátulas y colas que, inspiradas en los primeros esquís mecedora de años atrás, comienzan a alzarse progresivamente desde puntos de contacto desplazados hacia el centro geométrico del esquí.

A estas extrañas colas y espátulas que comienzan a alzarse antes de lo que era habitual también se las acaba conociendo como rocker. Así, según estas se alcen más o menos próximas al centro del esquí y más o menos abruptamente diremos que el esquí tiene más o menos rocker.

Por extensión, actualmente, cualquier esquí con camber y espátula con rocker será un esquí rocker. Actualmente son inmensa mayoría los esquíes que adoptan esta configuración. Si además un esquí presentara rocker en la cola diremos que es “doble rocker”.

El nuevo descubrimiento se amalgama con los avances geométricos de la era “carving” en busca del esquí definitivo: Un esquí que conduzca y derrape, estable a altas velocidades y dócil cuando vamos despacio, con un patín que nos deje flotar pero que no ralentice el cambio de cantos.

A partir de aquí el invento comienza a colonizar gamas: Freeride, freestyle, las gamas polivalentes, los esquís de travesía, y finalmente los esquís de pista e incluso las gamas race. De esa manera, la combinación entre Rocker y Camber será diferente y adaptada para cada tipo de esquí. Un ejemplo: los esquís con All- Terrain Rocker de K2 (los más polivalentes) tendrán un 30% de rocker, y un 70% de camber.

Mientras que los modelos con Powder Rocker, preparados para flotar en nieve polvo profunda, tendrán un 50% de Rocker, y un 50% de Camber. Puede verse la diferencia de curvatura al apoyar de costado para girar; pero lo importante es que, con el sistema Rocker+Camber, de una forma u otra, con una mayor o menor curvatura que dependerá de los porcentajes, siempre apoya la totalidad del canto en la nieve a la hora de esquiar, con lo que eso supone en cuanto a control del esquí y conducción del mismo.

VAMOS A LO QUE IMPORTAN: LAS TABLAS DE ESQUÍ DE ESTE AÑO

Decíamos unas líneas más arriba que el camber, entre otras funciones, reparte el peso del esquiador por toda la longitud del esquí. desplazar por ejemplo, el punto de contacto cercano a la espátula hacia el centro del esquí creará una zona entre dicho punto y la espátula que no recibirá peso del esquiador cuando el esquí esta plano o poco canteado (transiciones entre virajes).

Elan, con su tecnología Amphibio, llevan unos años haciendo una curiosa interpretación de este principio. Su gama más polivalente retrasa el punto de contacto de la espátula más en un canto que en otro del esquí. Eso crea unos esquís (asimétricos) que en su canto interior (el predominante durante el viraje) llevan una construcción camber tradicional y en su canto exterior (el más susceptible de engancharse en los inicios y finales de curvas) un ligero rocker.

Esto facilita enormemente las transiciones entre virajes de una manera tan simple como eficaz que, con muy poquito rocker, ha sorprendido a propios y extraños las últimas temporadas. Conducen y derrapan. El Amphibio 78 TI, el Amphibio 82XT y el femenino Insomnia son los Amphibios más representativos esta temporada.

Los sidecuts profundos de la era carving han tenido que adaptarse y rediseñarse al compás de la evolución de las diferentes combinaciones de rocker y camber.

El principio fundamental de un esquí carving es que al cantearlo la diferencia de anchura entre la espátula y la cola (más anchas) y el patín (más estrecho) llevará al esquí a deformarse bajo el peso el esquiador adaptando forma de arco hasta que toda la longitud del canto toque la nieve.

Hace unas temporadas en Völkl se hicieron una pregunta. ¿Como tendría que ser un esquí que, mediante el rocker, llevara ya incorporado parte de ese buscado arco que se forma al cantear?. La respuesta: Full Rocker, no demasiado acotado, con un flex longitudinal muy progresivo y con una rígidez torsional a prueba de bombas. Dicho y hecho, conducir y derrapar. Si hasta ahora Völkl te había parecido hi-tec, prepárate. Gracias a su On Piste-Full Rocker los RTM 80 y RTM 84 no defraudarán al que busque sensaciones deportivas sin que la polivalencia se resienta.

Elan y Völkl son ahora mismo las marcas que parecen seguir más volcadas en dotar a sus esquís en la gama all mountain de un apecto más Hi-Tec con acanaladuras y nucleos 3D. Sin embargo, no son ajenas a un fenómeno imparable ya: La madera, injustamente olvidada los años locos del carving, ha vuelto para quedarse. Cada día más diseños dejan ver su núcleo de madera a través del laminado.

La interacción entre geometrías parabólicas y rocker en las gamas all mountain y montañeras ha traido cierto “relax” en los flex longitudinales de los esquís. Eso, unido a la dificultad de construir núcleos muy anchos en materiales sintéticos, ha vuelto a poner de moda diseños basados en la madera y los acabados sandwich.

Salomon o Atomic, tan amigas en otro tiempo de conceptos innovadores en cuanto al perfilado de los núcleos, apuestan a día de hoy (como casi todas las demás marcas) por acabados más planos y sobrios. Acabados en los que la madera y las partes sandwich van ganando terreno en la gama alta. Ni rastro ya de las construcciones Doubledeck en la gama polivalente de Atomic.

Ambas marcas apuestan por rockers muy progresivos en la espátula y una larga zona de camber hacia la parte trasera del esquí en sus modelos all mountain de este año. Así mismo, la gama de esquí de montaña de Atomic incorpora rocker en la espátula y unos preciosos acabados con núcleos en madera reforzados en fibra de vidrio y haces de carbono a la vista.

Aquí haremos un inciso para hablar de otra tendencia imparable ya:

El uso de haces de carbono

La forma en la que estos son usados en combinación con telas de fibra de vidrio para reforzar los núcleos de madera ha evolucionado mucho las últimas temporadas. El carbono permite reforzar localizadamente ciertas partes de los esquís sin tener que acudir a las, a veces, antiestéticas acanaladuras de los núcleos 3D. La maestría con la que K2 y Atomic entretejen el carbono en su gama de esquí de montaña da prueba de ello. Atrás quedaron los primeros intentos por parte de K2. ¿Os acordáis de los filamentos de carbono deshilachados y torcidos que se veían en los Obsethed y Fujas de hace unos años?. Eso se acabó. Precisión quirúrgica en el laminado de composites.

El uso de dicha tecnología en los Chasis XX de los X-DRIVE 8.8 y 8.3 de Salomon corta la respiración.

Otro fenómeno cada vez más asociado al rocker que no podemos dejar de reseñar es el de los Sidecut Convexos en las proximidades de colas y espátulas.

Aquí pediremos otro poquito de imaginación: Colocamos un esquí de pie frente a nosotros y pasamos la mano por su canto izquierdo. Los tramos de ese canto con una curvatura forma de C (es un decir) son los tramos de sidecut convexo. Los tramos con una curvatura en forma de D (imaginación; recuerda) son los tramos de sidecut cóncavo.

Si a estas alturas ya te has perdido puedes echar un vistazo a la foto de al lado, de un Rossignol Saffron, para entenderlo: Al esquiador con ojo clínico esto ya le sonará de los esquíes carving: Por un lado sidecuts cóncavos con su zona más estrecha bajo la bota que finalizaban abruptamente en colas y espátulas en los esquís más nerviosos y deportivos. Por el otro sidecuts cóncavos con zonas de sidecut convexo en las inmediaciones de colas y espátulas para esquís más dóciles y polivalentes.

Armada lleva años perseverando en este concepto con sus polivalentes TST. Un sidecut cóncavo muy cerrado bajo los pies, que permite conducir increíblemente en pista su patín de 102 mm, y unas generosas colas y espátulas con rocker y sidecut convexo. Las cotas más anchas de cola y espátula se encuentran en las zonas con rocker y por lo tanto sólo tocan nieve cuando esta es profunda o cuando el esquí trabaja muy canteado y arqueado longitudinalmente. El sidecut convexo permite que esas cotas máximas entren y salgan del baile sin engancharse.

Los últimos años muchas más marcas han ido ahondando en esta idea. Rossignol la interpreta a su manera en su gama de Freeride. Sus bonitas espátulas translúcidas con núcleo de panal de abeja (Air Tips) han dado mucho que hablar desde la pasada temporada.

Dynastar es otra de las marcas que también apuesta por este concepto. En la gama Cham de travesía y freeride encontramos algunas de las espátulas rocker con sidecut convexo más “generosas” del mercado. Cham High Mountain 87 y Cham High Mountain 97 son las apuestas de Dynastar este año para ese segmento, entre el esquí de travesía clásico y el freeride, tan al alza estas últimas temporadas. Y no queda aquí la cosa. El concepto del sidecut cóncavo en los rocker parece ser también el hilo conductor de la gama polivalente de Dynastar para este año. Ahí están para demostrarlo los Powertrack 84 y Powertrack 79.

Dynafit, por su parte, sorprendió el año pasado con los Cho Oyu y Nanga Parbat al meterse de lleno en esto de los sidecuts convexos en el Rocker. Su apuesta es una larga transición neutra entre el sidecut cóncavo y el convexo en el comienzo del rocker (Scoop). Este año el concepto se lleva a toda la gama, remozando para adaptarse a los nuevos tiempos dos de sus buques insignias en pasadas temporadas: El Baltoro y el Seven Summits.

Ski Trab son otros que se suman a esta fiesta con su gama Attivo. El Altavia, sin duda, dará que hablar como esquí para todos. Ahora ya solo queda que te acerques a escudriñar como un auténtico “connoisseur” las sugerentes curvas de sidecuts y rockers de esta temporada. Lanzamos una pregunta a modo de despedida: ¿Esto del rocker, toca techo o acaba de empezar?. El tiempo lo dirá.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
4 comentarios

4. idoate calleja - 07 Mar 2016, 18:37
Perdona pero si el esqui es de doble rocker y camber tradicional y mido 1,70 que tamaño debería coger con un patin de 105? Tengo las fijaciones centradas y me hundo las puntas hacia abajo como un ancla.

Informar de comentario ofensivo
3. PAPA - 08 Ene 2015, 10:38
Magnifico articulo

Informar de comentario ofensivo
2. Jan de Gel - 07 Ene 2015, 16:36
La altura dependerá del tipo de esquí que queramos desarrollar. Por lo general en pista los llevaremos mas o menos en la misma longitud que los de perfil clásico sin rocker o ligeramente mas largos que estos. Para fuera de pista se tiende a llevarlos más largos que los de perfil clásico sin rocker del orden de 5 a 15 cm + que en los clasicos en función de la cantidad de rocker que tengan.

Informar de comentario ofensivo
1. jrgiraldez - 07 Ene 2015, 14:04
Vale, ya me he enterado de que es el ROCKER pero la pregunta que tengo es: ¿que medida debe deben de tener estos skis? - la altura del esquiador - 10 / 15 cm menos que la altura del esquiador gracias

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International