Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | TEST DE MATERIAL | 08 de Diciembre de 2010

Botas Crossover BG3 de Bestard

Mis compañeros montañeros sienten envidia por mi desde hace varios años y no hacen el más mínimo esfuerzo en disimularlo. La razón fundamental, entre otras, es mi labor de “probador” de materiales y artículos de montaña para Barrabes, que se remonta ya a unos cuantos años. Con el tiempo, he de reconocer que me he acostumbrado a sus persistentes ironías y ruegos, tales como “la próxima vez pide una XL…”

Para empezar es un verdadero lujo que a uno le suministren los más modernos y mejores productos a la hora de realizar una actividad. También hay que añadir una garantía previa, que he ido aprendiendo a través de mi experiencia. Existe una primera selección del equipo de Cuadernos Técnicos de Barrabes. Es decir, que cuando una prenda llega a mis manos para ser testada, se trata de algo que –previamente- ya ha sido evaluado por ellos y que destaca por su calidad, innovación o por ambas. Algunas veces, me ha ocurrido que el objeto en cuestión no era “perfecto” o bien no se ajustaba a la actividad en que había sido probado, pero nunca he tenido en mis manos o en mis pies algo sencillamente “malo”.

Ahora bien, algunas veces me caen pequeños “embolados”. Me explico: Se trata de elementos sensibles del equipo de un montañero y/o alpinistas cuyo uso incorrecto o mala adaptación a la actividad compromete seriamente, si no la seguridad del probador, el disfrute de la actividad. Un ejemplo: probar un saco de fibra en el McKinley, dejando el nuestro de toda la vida, conocido y fiable, en casa. Otro ejemplo, es el caso que nos ocupa, probar botas nuevas en una actividad de cierta envergadura o compromiso. Alguien escribió que a los montañeros nos encanta el sentido de la incertidumbre de la aventura pero que a la vez intentamos reducirla lo más posible, con todos los medios a nuestro alcance. Arriesgarse a transitar por escarpadas y resbaladizas aristas de roca con unas botas desconocidas, y sobre todo con un nuevo concepto de suela totalmente novedoso y revolucionario, por buena que sea la marca, es algo que puede considerarse como “ligeramente arriesgado”.

Y es que estaremos de acuerdo que la elección del calzado de montaña es una de las decisiones más decisivas e importantes que asumimos a la hora de equiparnos. Es obvio que podemos ahorrar en otras cosas menos importantes, en principio, como la mochila, la chaqueta, etc…, pero en las botas es donde no se suelen escatimar recursos y se opta, al menos es mi experiencia, por la calidad. En ese sentido, no son pocas las personas que son devotas a una marca concreta, incluso a un tipo de suela… Sin embargo, tal y como ocurre en el resto del mercado, los fabricantes no dejan de investigar y competir por ofrecernos a los consumidores finales mejores herramientas para nuestro deporte.

La Bestard Crossover BG

Estamos ante uno de esos ejemplos. La bota Bestard Crossover BG. La marca mallorquina nos ofrece algo nuevo y original, la bota Bestard Crossover BG3, que a la tradicional buena factura de su calzado añade un elemento novedoso: la revolucionaria suela Multifuction BG3, que mejora el agarre en todo tipo de superficies resbaladizas, tales como ambientes invernales con nieve y hielo, por terrenos con roca mojada, con musgo, escaleras metálicas, etc.

Aunque no es fácil de explicar en qué consiste la innovación de esta suela, viendo las fotos y los gráficos se entiende enseguida. Todos recordamos y la mayoría de montañeros conocen los viejos trucos de agarre que vienen de los comienzos del alpinismo. El principal es que, en caso de no poder usar crampones en hielo, o de pasar por una roca muy resbaladiza, una solución de emergencia era ponerse un calcetín de lana encima de la bota, o incluso descalzarse y quedarse en calcetines, porque la tela agarra muchísimo.

En esta suela, se combina el caucho de la suela con cilindros de tela, que llegan hasta el fondo, de manera que habrá textil suficiente para desempeñar su función durante la toda vida útil de la suela. A su vez, los cilindros de tela van rellenos de caucho de compuesto blando para mejorar el agarre aún más. El conjunto de la suela se complementa con un caucho de alta resistencia a la abrasión, para alargar la vida útil de la bota y se engastan en una cuña de EVA microporosa para ligereza, absorción de impactos y gran confort.

A través de pruebas en laboratorio y en el campo, el resultado de este nueva superficie de contacto es que la adherencia en roca lisa húmeda y zonas heladas aumenta entre un 20 y un 30 por ciento. Esto leído sobre el papel no es que nos diga mucho, ahora bien, se agradece –especialmente- cuando uno se encuentra progresando por una cresta de roca con una capita de nieve recién caída durante la noche, que no da para ponerse unos crampones pero que resbala una barbaridad. Es en estos momentos, cuando nuestra inversión se tiene que dejar ver y ante nuestros escépticos ojos comprobamos con asombro que el nivel de agarre de la bota es simplemente sorprendente, tal y como reza su catalogo. Tal y como hemos escrito en otros artículos precedentes, la calidad del material previene accidentes. Nos encontramos ante un caso evidente de ello.

Por otro lado, a pesar del extraordinario agarre de esta bota sobre superficies normalmente resbaladizas no se pierde la abrasión de la suela, que era una de las incógnitas que se me plantearon, en un primer momento.

En el Teide

Para comprobar este aspecto decidimos hacer una primera prueba. Así, el estreno aconteció en la travesía Teide-Pico Viejo (PN del Teide), en la isla de Tenerife, una exigente ruta de trekking que atraviesa agrestes terrenos lávicos, recientes y poco transformados. Hay que añadir que existen pocos materiales tan agresivos y abrasivos con el calzado como un malpaís de lava. Al terminar la travesía, en la que estrenamos las botas, llegamos a dos conclusiones: la primera, su fiabilidad y resistencia. Acabaron prácticamente intactas después de haber recorrido un terreno francamente destructor para cualquier tipo de calzado. La segunda, que al tratarse de una bota compacta, cálida y semirígida es más que conveniente no tratar de estrenarlas en una larga caminata en pleno verano, porque nuestros pies acabaran pagándolo con ampollas. Lo normal, por otro lado.

Sin embargo, la verdadera prueba estaba por llegar y ésta sólo podía ser desarrollada en la Alta Montaña continental, preferentemente Alpes o, en su defecto, los Pirineos. Al final, como suele suceder con frecuencia, fue el parte meteorológico el que decidió por nosotros. Un respiro entre frentes sucesivos nos permitió disfrutar de una breve ventana de buen tiempo para afrontar dos crestas de roca fronterizas que teníamos pendientes desde hacia tiempo en los Pirineos, las de Seil de la Baque y Lezat, en el Valle francés del Portillón, partiendo de los coquetos refugios a orillas de los lagos de Espingo y El Portillón. Un paisaje realmente bucólico y bello, en especial durante los últimos suspiros del verano.

Después de hacer la aproximación bajo una lluvia persistente, que se convertía en nieve en las cumbres, pudimos por fin afrontar la actividad en condiciones cuando las nubes dejaron paso a un sol radiante.

Comenzamos con la cresta Seil de la Baque, porque teníamos información de que era más sencilla y fácil que la de Lezat, sin embargo nos la encontramos cubierta de una fina capa de nieve recién caída y un fino verglás en las rocas que conformaban ese majestuosa muralla de piedra que une no menos de 8 cimas que superan los tres mil metros. De manera que, lo que se convertía en un contratiempo y en una dificultad añadida para recorrer el cresterío, a la vez, suponía un marco ideal para comprobar la supuesta fiabilidad de la Crossover BG3 contra los resbalones indeseados. Por supuesto, a pesar de que la bota se comportó de forma magnífica, con una adherencia a prueba de bombas, nunca dejamos de movernos con prudencia y sensatez, como debe hacer cualquier montañero que aspire a llegar a viejo, más allá de que la tecnología lo apoye a uno, nunca llega a reemplazar al sentido común. Sin embargo, nos pareció que el sistema funciona.

En ningún momento -insisto- la bota perdió agarre, ni se produjo el temido resbalón, después de haber discurrido durante un número considerable de horas sobre terreno rocoso mojado y nevado. La ruta no tiene demasiadas complicaciones técnicas pero se requiere una cierta habilidad en transitar por terrenos inestables con mucho patio. Asimismo, hay que realizar varios rápeles y algunas trepadas sencillas por roca poco fiable. Es por ello que tener una base firme y estable, es decir, unas botas con una buena suela antideslizante vale su peso en oro.

El verdadero plato fuerte nos llegó al día siguiente en la Cresta de Lezat, en la que hay que superar varios pasos de mayor complicación técnica, en especial, la ascensión al llamado “Gendarme Blanco”, un muro de apenas 15 metros que tuvimos que superar con nuestra bota dura y pesada, y con la mochila de travesía al completo. Otro laboratorio perfecto para nuestro intensivo test de la Bestard Crossover BG3. Superadas ya las dudas sobre su adherencia el día anterior faltaba comprobar como se comportaba en tramos de escalada. En ese sentido, sorprende su estabilidad y fiabilidad a la hora de apoyarla en pequeñas repisas o fisuras. Su horma también favorece el apoyo para la progresión en escalada, siempre y cuando no se trate de tramos excesivamente técnicos. En definitiva, que la bota superó ampliamente nuestras expectativas de capacidad a la hora de enfrentar tramos sencillos de escalada.

Ahora bien, hay que decir que se trata de un calzado pesado y de envergadura lo cual tampoco ayuda precisamente a moverse con agilidad por una pared. Eso sí, cuando la bota encuentra hueco o apoyo fiable no la mueve ni un terremoto, pero no es una bota especialmente ágil. Logramos terminar la mítica cresta de Lezat después de descender por un terreno absolutamente descompuesto y caótico, y de esta manera dimos por finalizada la exigente prueba de campo a la que sometimos a esta nueva apuesta tecnológica en calzado de montaña.

Finalmente, otro de los detalles que destacamos después de realizar esta serie de actividades fue la dureza y resistencia de estas botas. Sometidas a recorridos y actividades por lugares en los que la abrasión, el desgaste y los arañazos destrozan sin piedad la mayoría de los calzados, nuestras Bestard parecen recién sacadas de la caja, si obviamos la persistente capa de polvo que aún las envuelve. Pero esta ventaja a lo largo del tiempo hace que haya que avisar que es una bota que hay que domar, quizás un poco más de lo que estamos acostumbrados con las botas modernas.

La posibilidad de adaptarles unos crampones semiautomáticos además las convierte en un calzado muy polivalente, apto para un trekking por el Baltoro, una ascensión al Mont Blanc o una cresta agreste del Pirineo. Lo mejor de la bota, en nuestra opinión, es su extraordinaria estabilidad, su adherencia en terrenos mojados y su fortaleza, lo que quizás nos gustó menos es su peso, y sobre todo su rigidez en los primeros pateos, pero también suelen ser cuestiones comunes a la inmensa mayoría de calzado de este segmento. En cualquier caso, se trata de una bota de primera calidad y perfectamente apta para la mayoría de actividades montañeras, incluyendo aproximaciones en expediciones, trekkings de altura, etc.

Y respecto a la suela, que fue el factor determinante para probar este modelo, ya que es la primera vez que un sistema así lo calza una bota y la marca afirma que pretende ser un referente en el futuro, nuestras sensaciones son muy buenas, sobre todo al haberla testado en un terreno muy comprometido, como es una cresta de roca pulida y húmeda. Ha transmitido una gran seguridad y en ningún momento ha patinado. Las pruebas de laboratorio son positivas a este respecto también. Habrá que seguirle la pista a este sistema que pretende solucionar el problema del agarre de las suelas en roca lisa mojada y en hielo.

Ver Botas Crossover BG3 en tienda »


Roca lisa y húmeda, un duro terreno de pruebas para la suela.



La segunda prueba se realizó en los Pirineos.

Caminando sobre lavas en el Teide, dónde se realizó el primer test.

La revolucionaria suela Multifuction BG3, que mejora el agarre en todo tipo de superficies resbaladizas.

Tras la prueba en el Teide las botas acabaron prácticamente intactas a pesar de haber recorrido un terreno francamente destructor para cualquier tipo de calzado.

En la cresta de Seil de la Baque. Nos la encontramos cubierta de una fina capa de nieve recién caída y un fino verglás.


Ricard destrepa con cuidado un gendarme mientras yo lo aseguro con la cuerda en una roca.

Se ve la bota, flanqueando.

Acabo de pasar el tramo de IV+, con las Bestard, arista de Lezat. Dicen que a partir de aquí es muy fácil...

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
2 comentarios

2. Nedlud - 24 May 2011, 15:58
Supongamos que quiero hacer una travesía en verano: Vall de Remuñe, Portal de Remuñe, Literola, vivac aquí, coll. Ubago, Estós. Subiendo de paso algunas cumbres: Perdiguero, etc. ¿Iría cómodo con esas botas?

Informar de comentario ofensivo
1. xaviclimb - 08 Dic 2010, 15:31
carai si que esta mal el alpinismo que esta ficha merece portada en Barrabes.com...

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International