Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | TEST DE MATERIAL | 31 de Agosto de 2012

Frontal Nao de Petzl: Iluminación 2.0

El último gran avance en la tecnología de iluminación para actividades físicas en montaña fue la introducción de los LED’s. Un cambio radical en cuanto a la calidad de la luz frente a las antiguas bombillas que daban luz de baja calidad y “aplanaban” la imagen. Por lo demás, el resto de prestaciones mejoraban en lo accesorio, pero no en lo fundamental: menor peso, ergonomía, mejora de los LED’s, etc.

Sin embargo, Petzl saca al mercado un producto que podríamos definir como perteneciente a la iluminación 2.0. ¿Su principal argumento? El haz de luz se gradúa solo, automáticamente, y al instante. Un ejemplo: estamos escalando. Miramos las presas de nuestras manos. Automáticamente la potencia se reduce. Levantamos la cabeza para ver a nuestro compañero. Automáticamente, y en un instante imperceptible, el foco aumenta de potencia.

Pero no sólo es eso. Existen perfiles de uso, en el que cada cual decide cuál es la potencia máxima y mínima a la que puede funcionar la linterna. Y estos funcionan a través del ordenador; el frontal se conecta a él, y por medio de un programa podemos customizarlo exactamente para cada una de nuestras necesidades.

Para realizar este test hemos contado con 15 frontales, que han sido usados por numerosas personas del equipo de Barrabes Cuadernos Técnicos y ajenas, entre ellas alpinistas como Manu Córdova. Ha sido testado en diversas actividades; desde muchas noches por parte de compañeros para salir a correr por caminos hasta escaladas nocturnas en Riglos y actividades alpinas. Lo que aquí publicamos es una especie de resumen general de las sensaciones, teniendo especialmente en cuenta las aportadas por Manu Córdova, debido a que ha sido el que le ha dado el uso más alpino:

Reactive Lighting; ¿Tecnología necesaria?

Una de las primeras cosas que hay que plantearse, antes de profundizar en el funcionamiento concreto del aparato, es ésta: ¿Es verdaderamente necesaria esta tecnología?¿Puede ocurrir que, aunque funcione bien, realmente su aportación y mejora sea pequeña respecto a lo hasta ahora existente?

En esto hay casi unanimidad, aunque con matices. Todos los testadores afirman que, una vez en uso, sorprende y hace la vida nocturna mucho más agradable. Sin embargo, los que no necesitan mucha luz, por la actividad que realizan, aun notando la mejora, piensan que tienen que pensarse si les compensa esta mejora, al añadir peso y volumen a su frontal.

En el caso de los de uso más activo, la cosa cambia. No sólo afirman que la eficacia les aporta comodidad y seguridad, sino que, al contrario que el otro grupo, ellos salen ganando, porque el NAO a máxima intensidad (355 lúmenes) pesa bastante menos y ocupa también menos espacio que las posibilidades que existían hasta el momento. Y ganan en autonomía, al no estar continuamente el frontal en su máximo gasto.

Pero esto lo desarrollamos más adelante. De momento, todos los testadores, en mayor o menor grado, consideran que la mejora es muy notable respecto a la tecnología no reactiva.

Reactive Lighting: Uso

Antes de recibir los frontales, el principal temor que teníamos residía en la velocidad de la reacción. Un sensor mide y analiza la cantidad de luz captada, adaptando la intensidad a la necesidad de cada instante. Si el cambio tuviera retardo, no serviría para nada, en unas actividades en las que los movimientos bruscos de cabeza son constantes.

En esto sí que la unanimidad es absoluta: la reacción es instantánea, imperceptible. No hay ningún retardo que el ojo humano pueda percibir. Con lo que el funcionamiento es perfecto; un corredor que enfoque el suelo, tendrá la luz necesaria. Al mínimo gesto de cabeza, mirando hacia adelante, tendrá la luz adecuada sin espera. Lo mismo para un escalador, para un alpinista, o para un senderista.

Polivalencia

Desde luego, en esto no admite comparación. Tengamos en cuenta que de forma automática permite iluminar correctamente, en su perfil de intensidad máxima, desde algo muy cercano, hasta algo situado a 108m. Automáticamente y al instante. Si se prueba con un frontal de 355 lúmenes a mirar de repente algo cercano y blanco (como un papel), uno se deslumbra y se queda cegada por unos segundos. Con el NAO en automático esto no ocurre.

Por supuesto, puede usarse también como una linterna tradicional, a iluminación constante.

Peso, volumen y ergonomía

Cuando se tiene el frontal en la mano por primera vez, la sensación es de peso. Es un aparato contundente, aunque sin exageraciones. De ahí las dudas de algunos testadores: si el uso habitual del frontal va a ser a poca potencia, aunque la mejora en la iluminación es evidente, (porque el automático es útil tanto a mucha intensidad como a poca) puede uno plantearse si le compensa este peso y volumen frente a, digamos, un Tikka. Que aun sin dar la calidad de luz del NAO, será correcto en su uso, y con mucho menos peso.

Sin embargo, también hay que decir que es cómodo. La duda de estos testadores surge porque es más engorro en la mochila, y se nota más volumen en la cabeza principalmente por su batería trasera, pero también reconocen que una vez colocado es cómodo, por el sistema de cordinos que emplea.

Para entenderlo rápido: pesa más, pero aprieta menos. Cuando uno realiza una actividad rápida con un frontal, y tiene que ajustarlo bien, con los sistemas habituales de gomas se siente algo parecido a una opresión molesta en la cabeza. Con este sistema se ajusta bien, pero no oprime, excepto algo en la zona de la batería trasera.

Respecto a los alpinistas, no tienen duda: es mejor. Porque consiguen mejor iluminación que antes, pero encima a menor peso y volumen que los frontales potentes anteriores.

Escaladores y alpinistas comentan que, sobre todo al principio, es más complicado de colocar en el casco que un modelo de cinta de goma. Mejor aprender en casa que sobre el terreno, porque es complicado y no ajusta como otros.

Se emplea muy bien con guantes, ya que no incorpora botones para pulsar, sino un interruptor multifunción que se gira.

Personalización y perfiles del frontal

Otra de sus aplicaciones 2.0. El softwear OS, de Petzl, descargable en web, permite crear perfiles de uso del frontal, y también trae los suyos por defecto. Estos vienen por actividad: alpinismo, espeleología, camping, running...

Lo fundamental de estos perfiles es que le indican al aparato cual es la intensidad máxima de lúmenes sobre los que tiene que trabajar, o bien la distancia máxima y mínima, o bien la duración de la batería. Que viene a ser lo mismo. Se pueden cargar 4 perfiles en el frontal.

Los principales beneficios de la personalización son el aumento en la vida útil de la batería y la perfecta adaptación a las situaciones, teniendo siempre la iluminación adecuada. A veces la elección de un perfil será por las prestaciones del mismo; otras elegiremos un perfil bajo al ver que la batería se empieza a agotar, aumentando el tiempo de uso restante.

Uno de los testadores, que lo ha empleado para escalar dos noches en Riglos, lo explica así: “lo tenía en un perfil de intensidad máxima. Mientras escalaba, era genial: me alumbraba de lejos y me permitía ver con total claridad las presas de cerca. Pero al llegar a la reunión podía llegar a ser molesto: aunque usara la potencia mínima del perfil, una vez que no necesitas ver con tanta claridad las presas cercanas, sobraba luz. Entonces tanto yo como los demás nos sentíamos más cómodos cambiando a un perfil de intensidad media.”

Batería

Uno de los argumentos que la marca Petzl emplea para el NAO es su aumento de la autonomía gracias al uso óptimo de la fuente de la iluminación.

Como es un frontal tan adaptable, es evidente que no hay una respuesta única a la pregunta sobre la duración de la batería. Hay que decir que la carga es por USB, (compatible con todos los cargadores USB: teléfono móvil, lector MP3, ordenador, reserva portátil de energía, panel solar, cargador de coche, etc.). Sin embargo, para casos de emergencia, pueden usarse 2 pilas AAA/LR03, pero eso sí, con rendimiento reducido.

Esto ha generado un debate. Porque puede haber casos en los que no sea posible recargar, como por ejemplo expediciones, etc, (aunque se puede con placa solar). Sobre todo la duda es: ¿y si me quedo sin luz a mitad de actividad? Queda el recurso de las pilas, no lo olvidemos, aunque a baja intensidad, pero es cierto que sigue habiendo reticencias a que algo que se usa en montaña, y cuya batería tiene duración limitada (no es como un reloj cuya pila puede durar un año), sea recargable por red.

En general podemos decir que en la mayoría de casos no ha sido un problema. Es raro que haya que usar un frontal tantas horas seguidas. Ha habido unas cuantas ocasiones en las que nos hemos quedado sin luz al testarlo, pero ha sido debido a que no lo recargábamos al volver a casa cada día para controlar la duración de la batería. Como lleva indicador de carga, siempre sabremos lo que nos queda.

Al igual que cualquier teléfono móvil, o aparato recargable, podemos comprar baterías de repuesto, si lo creemos necesario.

Pero en cualquier caso, no tenemos claro esto, seguimos debatiendo. El tiempo dirá si es un problema o no.

En intensidad máxima, la duración que nos hemos encontrado es de 3 a 5 horas, aproximadamente. Depende de las veces que se conecte a 355lúmenes. En menores intensidades, tanto estándar como creadas por los usuarios, se ha llegado a alcanzar hasta 12 horas de uso. Esto son unos cuantos días de actividad.

Tenemos que decir que hemos notado algunas diferencias de duración entre unidades. Probablemente debido a que los aparatos testados aún estaban en fase beta y no corresponden a producción comercial.

Con el uso llegan los trucos. Los principales usuarios del modo de intensidad máxima serán los alpinistas. Y Manu Córdova nos dice cómo ha conseguido que la batería le dure más sin renunciar a la máxima intensidad posible:

“Al principio lo ponía en un perfil de máxima intensidad, porque verdaderamente necesitas la máxima luz posible en la pared. Pero luego me di cuenta de que no es en tantas ocasiones, y que muchas de las que el frontal se conectaba a 355 lúmenes, no me habría hecho falta; otras sí.

Así que un día probé, y encontré una solución que me ha funcionado genial: me hice un perfil en el ordenador, que es una modificación de uno existente. Le puse unos 150 lúmenes máximo. Con eso me apaño bien en la mayoría de casos. Y luego, en la posición del conmutador de iluminación constante, me dejo colocada la de intensidad máxima. Si en algún momento necesito el focazo, le doy un toquecito al interruptor, que se maneja genial con guantes y se atina a la primera siempre, paso a constante, y ya está. Lo mismo para volver. Es muy cómodo, y de esta forma aumento mucho la duración de la batería, pero no renuncio cuando la necesito de forma rápida y eficaz a esa luz que parece las largas de un camión.”

Respecto a los usos a intensidades medias y bajas, la mejor forma de explicar la duración de la batería es decir que, sin grandes variaciones, es la misma que la de las frontales de pilas de igual intensidad. Es decir: si lo graduamos a la intensidad de un Tikka, durará la batería lo mismo que la de un Tikka.

Y ahora matizamos esto: es un promedio. Hay testadores que afirman que algo más, otros que algo menos. Esto es debido al uso que le ha dado cada uno. Recordemos que al ser un sistema automático, dependiendo de las veces que se conecte a la máxima intensidad permitida, durará más o menos. Porque en realidad lo que hacemos es dejarle la intensidad media igual a la de un Tikka: a veces iluminará algo por encima, a veces algo por debajo.

Y un pequeño consejo. Si no queréis haceros famosos y salir por la ventana...si tenéis el frontal en un perfil de mucha intensidad, sea el de alpinismo o uno creado por vosotros, y dormís en un refugio... acordaos de cambiarlo por la noche si vais a madrugar y a levantaros de noche. No es una mala idea crear un perfil noche, que sirva para leer, mirar dentro de la mochila, e ir al baño. Uno de nuestros testadores se oyó de todo al despertar a los usuarios de una habitación completa, porque de hecho alumbró la habitación bastante más que si hubiera encendido la luz del techo cuando le dio al interruptor de su NAO.

Conclusión

Es un buen aparato. Que será más apreciado por aquellos que necesiten las mayores prestaciones: escaladores, corredores, alpinistas. Para ellos serán las grandes ventajas: 355 lúmenes a menor peso y volumen, gran adaptabilidad, excelente iluminación para cada momento, lo que se traduce en mayor seguridad, a total intensidad mayor duración de la batería si se usa en automático.

¿Los demás? Es un gran aparato, de igual forma. Mejorarán sus prestaciones, pero tendrán que sopesar otros factores. Quizás alguien que sólo emplee el frontal para por la noche en el refugio o vivac, o para andar antes de que amanezca durante un rato, tendrá que poner en la balanza las prestaciones, el peso, el volumen, el precio y valorar mucho la compra.

¿Pegas para todos? Su mala adaptación al casco y su carga por USB.

En cualquier caso, el primer frontal de la generación 2.0. Es probable que en un futuro todos los frontales, grandes y pequeños, incorporen esta tecnología. Entonces cada cual elegirá el suyo, como ahora se elige entre los diferentes modelos.








Es más complejo de sujetar en el casco que un frontal normal, por lo que se recomienda practicar en casa antes de tener que hacerlo a oscuras en la montaña.




El frontal puede mojarse: uno de los testadores lo usa durante un barranco nocturno.

En esta foto puede verse cómo el frontal se adapta alumbrando lo necesario lo que tiene delante.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario

1. Strias - 31 Ago 2012, 12:04
Ummmm, el modo 'espeleología' se lo podían haber ahorrado... no se esfuerza Petzl por desarrollar algo que compita de verdad con el Scurion para espeleo pero no dejan de recomendar sus nuevos frontales para algún alma cándida despistado que caiga. Mal.

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International