Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | TEST DE MATERIAL | 20 de Agosto de 2014

Testeamos los Icemaster M de Camp. Crampón para zapatillas y carreras con suela flexible y puntas de montaña

Este no es un test de producto al uso. Hemos escrito una introducción al mismo, tras ver lo que está aconteciendo en algunas carreras por montaña, en las que, por evitar peso, algunos corredores comprometen su seguridad, además de acabar perdiendo más energías que las que supuestamente guardan al ir más ligeros.

Cuando hay nieve y hielo, esto es especialmente comprometido, como ocurrió en el Gran Trail del Aneto-Posets.

Sobre la variante peso/seguridad en las carreras por montaña.

La última semana de julio se celebró en Benasque el Gran Trail Aneto-Posets. Sus 106km tienen merecida fama por los paisajes que atraviesan, pero sobre todo por el terreno por el que transitan. A diferencia de la mayoría de pruebas, estamos ante una carrera alpina, de montaña, no estrictamente de “Trail Running” (que literalmente significa carrera por senda). A este último grupo pertenecen la mayoría, incluida la Ultra Trail del Mont Blanc, en la que puede correrse prácticamente durante todo su recorrido.

Dentro del Gran Trail del Aneto, hay una zona concreta en la que el terreno pertenece más al mundo del montañismo que al habitual de las carreras por montaña: el valle de Salenques. Así la define el conocido bloguero y corredor Ramón Ferrer, Monrasin: “sin lugar a dudas la parte más delicada de la prueba, por su verticalidad y por la existencia de bastante nieve en ese tramo. Una nieve que se encontraron los corredores totalmente congelada, muy delicada y muy peligroso su tránsito. Muchos optaron por ayudarse con crampones, aunque los crampones de zapatillas en estos tramos tan empinados hay que manejarlos con muchísima precaución.

Por otra parte el caos de roca que comienza en esta zona y prácticamente no termina hasta los ibones de Vallibierna, ya pasado el km 41, hace prácticamente imposible el correr durante estos 20 km. Un mundo de roca y de caos que puede desesperar a algunos, pero un terreno tremendamente espectacular de alta montaña, casi 25 km por encima de los 2000m. con rocas, más rocas, nieve, hielo, ibones y siempre unas vistas de ensueño.”

Corredores por Salenques. Foto Monrasin

En una prueba así, la organización eleva en mucho el listón del material obligatorio, a veces ante la incomprensión de algunos corredores más acostumbrados a otro tipo de pruebas. En ocasiones se desconoce lo que ocurre cuando en una zona de alta montaña compleja llega el mal tiempo, y las dificultades de evacuación que existen. En las zonas más sencillas o con senda, por mínima que sea, y aunque se encuentren en altura, las cosas son más fáciles.

En las primeras, es probable que el mal tiempo paralice al corredor por lo complejo del terreno, obligándole a ralentizar mucho su marcha, o incluso a detenerse, en un lugar y momento en el que esto no es nada conveniente; esto es muy difícil que ocurra por una senda: por mala y con rocas que sea, puede continuarse a pesar de la lluvia, la baja visibilidad, o incluso el granizo y la nieve ligera.

Las protestas de los participantes vienen provocadas por el aumento de peso que supone cargar con dicho material.

Este año los participantes del Gran Trail del Aneto se han acabado dividiendo en dos: los que portaron crampones, y los que no los portaron, o decidieron llevar microcrampones.

La organización instaló cuerda fija en el collado de Salenques. Pero aún así, aquellos que no portaron los crampones adecuados tuvieron fuertes dificultades, incluyendo algún accidente grave durante el descenso que acabó en evacuación.

Nuestro compañero Fernando Tomás, jefe de compras de Barrabes, finalizó la prueba tras 23 horas, en el puesto 19. Sus palabras fueron muy claras al terminar: “he sacado más de una hora de ventaja a la mayoría de corredores en Salenques. He adelantado a unos 15 en la bajada. Además he descendido muy seguro, la gente lo estaba pasando mal, alguno te pedía que le dieras la mano para ayudarle, a pesar de la cuerda, y hubo un accidente serio.”

Nuestro compañero Fernando durante la prueba. Foto: M. Esteban

En la llegada, otro corredor que finalizó unos minutos después que Fernando elevaba a 2 horas el tiempo que sacó en ese descenso a otros corredores sin crampones que habían llegado junto a él al collado.

Visto así, cabe preguntarse dos cosas:

-¿Podemos jugar con nuestra seguridad, incluso con nuestra vida, por no cargar con 500 gramos de peso a la espalda?
-¿Verdaderamente nos cansaremos menos evitando cargar ese peso, si eso supone estar 2 horas más en la prueba, realizando un sobreesfuerzo muy tenso además durante las mismas por lo peliagudo de la situación? ¿O más bien vamos a gastar durante ese tiempo muchas más energías que las que ahorramos evitando cargar el peso?

Fernando es muy claro: “Efectivamente, no sólo comprometemos nuestra seguridad, sino que además perdemos energía y tiempo muy necesario en una Ultra. Claro que se va mejor sin 500 gramos en la mochila, pero la verdad, tal y como están diseñadas hoy en día, ese peso en la espalda bien distribuido se nota muy poco, sobre todo comparado con los problemas que surgen si se evita cargarlo. También nos quitaríamos ese peso yendo descalzos, pero todo el mundo tiene claro que las desventajas de realizar una prueba así sin zapatillas son mucho mayores que la ventaja del ahorro de peso.”

Microcrampones y crampones para carreras

Los microcrampones son para uso en llano. Tiene que quedar claro para todo el mundo. Su utilidad en una pendiente fuerte de nieve dura o congelada es casi nula. Se inventaron para andar por la calle en los pueblos los días que nevaba, y sirven para poco más. En una prueba con sendas, pueden emplearse, pero en un lugar como Salenques, prácticamente es como ir sin nada.

Sin embargo, hay un par de modelos de crampones en el mercado diseñados específicamente para las pruebas alpinas, que sirven para estas situaciones. Son crampones para zapatillas, preparados para ajustarse en ellas como un guante. También sirven para uso puntual con bota de trekking en zonas no complejas. Sus puntas son del tipo de las de un crampón de marcha y su peso es mayor que un microcrampón, pero inferior al de un crampón completo ligero.

Fernando Tomás usó el modelo Ice Master M, de la marca italiana Camp. Le habíamos pedido que nos hiciera un pequeño test de producto aprovechando la prueba. Creemos que las circunstancias de carrera han convertido este test en algo más, y hemos añadido esta introducción para poner sobre la mesa el problema de la obsesión por el peso frente a la seguridad en ésta y otras carreras del calendario. (Y no sólo en las carreras, sino en el montañismo en general. El caso de los crampones es paradigmático: hay una verdadera obsesión general por prescindir de ellos en la mochila a la mínima oportunidad en cualquier actividad de montaña, que degenera en problemas en el momento en el que se cruza en nuestro camino aunque sea tan solo un nevero).

Durante el Gran Trail del Aneto, con los Icemaster M de Camp

ICE MASTER M, CAMP

(Se vende en intervalos de tallas. Aproximadamente 480g de peso.)

Icemaster Camp talla S
Icemaster Camp Talla M
Icemaster Camp Talla L
Icemaster Camp Talla XL

El sistema de sujeción que han inventado los italianos de Camp hace que sea muy fácil y rápido colocarse estos crampones usando zapatillas de Trail Running. Basta meter la puntera y tirar de la estructura de goma hacia atrás encajándola en el talón. La sensación general es como si fueras metido dentro de un patuco, más que la de llevar un crampón de montaña, en el que simplemente vas apoyado encima sujeto por correas, semi o automáticamente.

¡Importante! Hay que asegurarse de subir bien la goma trasera en el talón para que queden bien tensas las cadenas de unión con las puntas. El velcro que lleva en la parte superior viene bien para acabar de ajustar la goma y que no pierdan tensión las cadenas, pero hay que tensarlas primero perfectamente con la goma trasera. Son las cadenas las que tienen que ajustarnos, no el velcro.

Está provisto de 12 puntas con suficiente penetración en nieve dura; tiene 3 partes: el talón con 4 puntas, una central/delantera de 6 puntas, y una puntera móvil que bascula en subida con respecto al resto del crampón gracias a dos bisagras adaptándose a la flexión de la puntera de la zapatilla, y que incorpora otras 2 puntas.

Esta parte móvil y las cadenas le dan una gran flexibilidad, y adaptación a la zapatilla. Si sumamos el velcro y el anillo de goma, la sensación que se tiene, y que se confirma durante el uso, es que es muy difícil que se salgan.

En el Gran Trail del Aneto

Mi compañero y yo llegamos a la zona del Collado de Salenques sobre las 3 de la madrugada. La nieve estaba dura, y además se había formado una fina capa de rehielo nocturno encima.

Al comienzo de la zona de nieve en la subida, unos voluntarios nos indicaron a todos perfectamente el estado de la nieve, y nos indicaron la situación de las cuerdas fijas situadas a la izquierda de la canal. Inmediatamente noté la eficacia de los Ice Master M, y empezamos a adelantar a gente que subía con problemas. Mi ritmo de subida era estable, seguro y la verdad es que no hacía falta seguir las huellas de los primeros pues las puntas se hundían sin reparo.

Al llegar al collado, de nuevo unos voluntarios nos informaron sobre la bajada, y sobre la situación de las cuerdas fijas de descenso. Allí comenzaron los verdaderos problemas para la mayoría y adelantamos a unos 15 corredores, simplemente por la ayuda y el funcionamiento de estos crampones. Es en donde les saqué mayor rendimiento, pues entre nevero y nevero no me los quité prácticamente nada hasta que empezó a amanecer.

Descubrí que podía cruzar con ellos las zonas cortas de barreras de bloques, y aunque en algunas ocasiones al llegar a la roca me los quitaba hasta el siguiente nevero (son escasos 10 segundos...), en otras por pereza los empleé sobre las rocas, al estilo de los crampones de montaña.

Amanece en el Gran Trail del Aneto, en la zona lacustre entre Salenques y Llauset

No di ningún paso en falso en ningún momento, el crampón clavaba perfectamente en subida sin modificar mis movimientos de carrera, gracias a su flexión adaptada a la zapatilla, y en descenso, en donde más necesarios se hicieron, las largas puntas (comparadas con los microcrampones) clavaban perfectamente y me dieron mucha seguridad.

Visto lo visto, creo que me mereció mucho la pena cargar con los escasos 500 gramos del Ice Master M, viendo el tiempo y la seguridad que gané tanto en subida como en bajada.

Especialmente en seguridad. Pero también en tiempo, y por lo tanto, en energía.

MEJORAS

Aun teniendo la estructura de goma un saliente en el talón, vendría bien aumentarlo o añadir una cinta, tirador o algo que facilite el calzado con guantes. Como he comentado anteriormente hay que tirar hacia arriba la goma del talón para que queden bien tensas las cadenas, esto es fundamental en el ajuste, y cuesta un poco con el actual saliente.

RECOMENDACIONES DE USO

Evidentemente, en carreras por montaña, como he dejado claro. La diferencia con los minicrampones es que en estos el metal que rodea las gomas apenas se clava, y menos en pendiente; son más ligeros pero su habitat natural son las calles heladas de los pueblos.

Este crampón no se debe aconsejar para un uso habitual en montaña en el que pueda haber pasos comprometidos. Pueden usarse con bota de trekking o media montaña para salvar pasos concretos, o en zonas de poca/media pendiente. Pero no lo veo adecuado para uso en tramos más complejos, o en días en los que la nieve y el hielo vayan a ser el elemento principal, porque no sustituyen a unos crampones de montaña.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
4 comentarios

4. laylapeak - 01 Feb 2016, 17:52
hola, este año participare en la ultra aneto posets, por lo que he leido hace falta el uso de estos crampones, tanta nieve hay? esta nieve no esta por tramos que despues venga piedras, bloques o tierra o todo es nieve por ahi para abajo? no es un coñazo estar poniendose y quitandose los crampones todo el rato o con ellos por encima de granito, etctc, etcct, en la subida no es igual? tambien caminan por encima de los bloques de granito con lo crmpones o andan quitandoselos y poniendoselos, gracias, creo que voy a adquirir unos de todos modos, gracias

Informar de comentario ofensivo
3. Emilio49 - 21 Ago 2014, 20:18
Magnifico articulo y de total acuerdo con todo lo que comentáis , respecto a lo que comenta rafa75 creo que tiene razón con el fallo de la organización en no incluir los crampones como material obligatorio, dado que este año el paso por Salenques se realizo de madrugado por lo que se deducía que la nieve estaría dura y helada, salud y suerte para todos

Informar de comentario ofensivo
2. rafa75 - 21 Ago 2014, 11:49
Yo también hice el trail aneto-postes, con campeones de zapatilla afortunadamente, y puedo decir que de todas las cosas que llevaba en la mochila, los campeones fue lo mejor que cogí. En el tramo de salenques adelanté según clasificación a 64 corredores, pero ya no eso, sino la seguridad con la que me pude mover, y sobretodo viendo el sufrimiento e incluso el miedo en los corredores que no los llevaban, además de algún que otro susto de resbalones y demás. Para mi, el que no estuvieran incluidos como material obligatorio fue un gran fallo de la organización, tuvieron mucha suerte de que no pasara algo más gordo. Deberían estudiar el terreno unos pocos días antes de la carrera y en función de las condiciones decidir su obligatoriedad o no, pero este año, estaba clarísimo como iban a ser las condiciones de la nieve.

Informar de comentario ofensivo
1. jlsantiago - 20 Ago 2014, 17:29
Llevo usandolos dos inviernos en Guadarrama. Van genial para correr sobre nieve porque apenas se notan bajo las zapas, pero en cambio traccionas genial con ellos en vez de sufrir el tipico patinazo cada vez que tiras. En pendientes ayudan muchisimo, pero ojo cuando superas los 40°... ahi ya no sirven. Son para li que son, correr por sitios con nieve dura o helada (yo los uso incluso con nieve polvo por si pillo una placa) pero por zonas faciles sin demasiada pendiente. Y de precio y peso, merece la pena levarlos en la mochila!

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International