2º concentración Equipo Femenino de Alpinismo FEDME: valles de Boí y Tena

Marcada por la meteo y las condiciones, la 2ª concentración del año del Equipo Femenino ha tenido lugar en los Pirineos.

Equipo Femenino de Alpinismo, concentración en los Pirineos. Foto: EFA, FEDMEEquipo Femenino de Alpinismo, concentración en los Pirineos. Foto: EFA, FEDME

Tras la actividad de Dolomitas del pasado mes de enero, la 2ª concentración de 2024 del Equipo Femenino de Alpinismo de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada, FEDME, ha tenido lugar en los Pirineos, en concreto en los valles de Boí y Tena.

Primero, junto a Oriol Baró, fueron a la Vall de Boí, en donde tecnificaron en aspectos del alpinismo clásico como los encordamientos en crestas y los descensos complicados en nieve.

Las condiciones de la montaña no eran las mejores dadas las nevadas recientes que habían cubierto todo el terreno dificultando el acceso a las vías de alpinismo. Aún así, el equipo pudo ascender hasta el pic de Comalestorres, donde repetían la via Minairons (300m WI 4+ M) y realizaban la apertura de la via Mil i una (M5/+) en la misma pared.

Equipo Femenino de Alpinismo, concentración en los Pirineos. Foto: EFA, FEDMEEquipo Femenino de Alpinismo, concentración en los Pirineos. Foto: EFA, FEDME

La tercera jornada de esta segunda concentración el equipo se desplazaba hasta la zona de escalada en hielo de Malavecina, en el valle de los Besiberris donde se aprovecharon las condiciones para tecnificar en la escalada en hielo.

La meteorología no daba tregua, y un empeoramiento del tiempo obligaba a las componentes del Equipo a buscar refugio en el rocódromo de Taüll, en la misma jornada que posteriormente emplearon para desplazarse hasta el valle de Tena, ascendiendo hasta el refugio de Bachimaña esa misma tarde.

Al día siguiente ya pudieron realizar una ruta de esquí de montaña alrededor de la Gran Facha, disfrutando del poco rato de nieve buena que encontraron durante la semana.

Una segunda concentración que finaliza con la mejora de las técnicas del Alpinismo mas clásico, una apertura de una vía de Alpinismo y una práctica de desplazamiento sobre los esquís por una zona donde sin huellas y con nadie en la montaña ha mejorado en la orientación y la evaluación del peligro de avalanchas.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.