Action Directe: el primer 9a cumple 30 años

Se cumple el 30º aniversario del encadenamiento de Action Directe por parte del escalador Wolfgang Güllich.

Thomas Ballenberger
Wolfgang Güllich en Action Directe, considerado primer 9a. Foto: Thomas Ballenberger

El sábado 14 de septiembre de 1991, mañana harán 30 años, un joven Wolfgang Güllich con 30 años también y bajo la mirada de unos pocos escaladores que se habían concentrado a pie de vía, logra un hito en la escalada: el encadenamiento del primer 9a de la historia con la vía action Directe, en Frankenjura.

La vía fue equipada por el escalador checo Milan Sykora cuyo inicio era común con las vías Feiste Fäuste (Rote Wand) y Teddy`s Wampe. Una vía corta, de apenas 15 metros como todas las del sector Waldkopf, equipada con 5 seguros. Aunque Sykora ya había sacado individualmente los pasos superiores, no logra encadenar la vía.

Güllich echa un vistazo a la línea y modifica la entrada de un modo más directo y que obliga al famoso paso que todos tenemos en la cabeza: un lanzamiento largo desde un monodedo malo de mano izquierda hasta el bidedo bueno, pero muy lejano, de derecha.

Wolfgang Güllich precisó de 16 movimientos y 70 segundos de tiempo para poner el rotpunkt a la vía. Los movimientos dinámicos necesarios para encadenar la vía, una secuencia terrible de lanzamientos a monodedos y bidedos adornada con alguna que otra pinza mala requerían - y requieren aún hoy en día - un entrenamiento específico para fortalecer los dedos hasta niveles no vistos hasta entonces.

Entrenamiento específico para Action Directe

El malogrado escalador alemán se dio cuenta de que, a pesar de sus metódicos planes de entrenamiento alternando bloqueos estáticos con rápidos lanzamientos, para esta vía tan especial hacía falta un entrenamiento con una herramienta no vista hasta entonces. Tras meses de cábalas, desarrolló una importante aportación para la escalada: la tabla campus de entrenamiento de dedos, nombre puesto por ser en el Campus Center de la universidad de Nuremberg donde Güllich se ejercitaba para encadenar la vía.

La tabla campus consiste en una sencilla pieza en desplome en la que se han atornillado unos listones de madera donde solo caben las falanges distales. A partir de ahí, el castigo está servido con agarres reducidos a un par de dedos al principio y a un solo dedo después y cambio de listón con cada vez mayor distancia.

Entrena, así mismo, de un modo insólito hasta aquel momento. Para la incipiente escalada deportiva de los años años 90 del siglo XX, era importante una escalada fluida y de movimientos suaves. Wolfgang Güllich se da cuenta de que en una vía tan dura y tan desplomada, con monodedos y bidedos a 45º negativos, cada segundo que se recorta a la lucha contra la gravedad es una oportunidad de vencer la batalla.

Realiza entrenamientos de coordinación óculo-manual para poder acertar con los agujeros de la vía, ejercicios de hipertrofia de tríceps para los bloqueos y planifica series dejándose caer hacia abajo y frenando con dinamismo el peso del cuerpo para mejorar la fuerza y la elasticidad.

Wolfgang Güllich antes de Action Directe

Wolfgang Güllich ya era un gran escalador por aquel entonces. Además de sus aperturas en el Karakorum (Eternal Flame, Torres del Trango) y Patagonia (Riders on the Storm, Torre Central del Paine), había realizado sorprendentes ascensiones en solo integral, destacando entre ellas Separate reality, mediática vía donde las haya gracias a las fotos que de Güllich realizó Heinz Zak.

En los años anteriores a Action Directe, también es un referente de la escalada deportiva: logra ser la primera persona en elevar el máximo grado encadenado hasta la fecha entre el 8b y el 8c consiguiendo en pocos años estos hitos de la escalada deportiva:

  • Kanal im Rücken, Altmühltal, primer 8b mundial. 1984
  • Punks in the gym, Mt. Arapiles, primer 8b+ mundial. 1985
  • Wallstreet, Frankenjura, primer 8c mundial. 1987

Polémicas alrededor de Action Directe

Varias situaciones polémicas han rodeado a esta icónica vía y no todas referentes a su escalada. Action Directe aludía a un grupo terrorista francés en activo cuando la línea se equipó y que contaba ya con varios asesinatos a sus espaldas. Aunque supuestamente la mención es una alegoría del atentado que sus ínfimas presas ejecutaban sobre los dedos de Güllich y en su día nadie pareció darle demasiada importancia a esto, el nombre de la vía hoy sería difícil de aprobar.

Otra polémica más importante es sobre si debe ser considerada el primer 9a de la historia. En su día, Wolfgang Güllich graduó la vía como XI en cotación UIAA (8c+/9a), sin aventurarse a equipararlo con 9a hasta que no se realizaran más repeticiones. Durante meses el grado propuesto fue puesto en duda por diversos escaladores que incluso cuestionaban otras ascensiones de Güllich de grado inferior. Finalmente, con el paso del tiempo y las siguientes repeticiones, la vía se confirmó como 9a y ejerce actualmente de patrón para ese grado.

Sin embargo, la vía Hubble en Peak District (Reino Unido) tiene una historia prácticamente igual. Encadenada en junio de 1990 por Ben Moon, se le dio un grado de 8c+ y posteriormente fue recotada como 9a. Al haberse escalado un año antes, el título honorífico de primer 9a de la historia debería recaer sobre la vía inglesa, pero al ser Action Directe la primera graduada oficialmente como 9a es la vía alemana la que ostenta la distinción.

Ben Moon en Hubble, 1990. Foto: Colección Ben Moon
Ben Moon en Hubble, 1990. Foto: Colección Ben Moon

Alex Huber reconoció que “la ruta de Wolfgang es la más difícil que he visto”. El propio Ben Moon, en 1992 zanjó el asunto con su famosa frase sobre Action Directe: “Se trata, con seguridad, de la ruta más difícil del mundo” reconociendo, no obstante, que el grado era algo que no podía valorar con exactitud debido a su lesión en los dedos que le impidió encadenar la vía. Puedes conocer más sobre la historia de Hubble y la polémica discusión con Action Directe en este enlace.

También esta vía tiene algunos encadenamientos puestos en duda. La sexta ascensión de la vía, realizada por Rich Simpson en octubre de 2005, se cuestionó seriamente años después. Ante la negativa del escalador inglés a los requerimientos de la prensa especializada para que aportara pruebas que confirmaran el encadenamiento y la negación del mismo, la ascensión sigue envuelta en la polémica. Además de la pérdida de credibilidad, el hecho de no aportar las pruebas solicitadas – solo le pedían el nombre del asegurador, básicamente – supuso también la pérdida del patrocinio de dos importantes marcas, Wild Country y SCARPA.

Situación similar fue la que sucedió con el escalador sueco Said Belhaj quien anunció, sin excesiva emoción, el encadenamiento de la vía. Ante la ausencia de vídeo acreditativo de la ascensión, falta de información sobre el asegurador y acciones sospechosas como el borrado de la cuenta de Instagram donde supuestamente conoció a la persona que le aseguró, el encadenamiento sigue vigente pero puesto lógicamente en duda.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.