Adelante en el Nanga Parbat: Simone Moro y David Göttler, campo 1; Pawel Dunaj, campo 2; Tomasz Mackiewicz, campo 3

Es probable que mañana se junten todos en el campo 3. A partir de ahí, comienza la terra incognita y los dos decisivos días de intento de cumbre.


EmilioPrevitali/TheNorthFaceEU
Los alpinistas se encuentran diseminados por la vertiente de Rupal. EmilioPrevitali/TheNorthFaceEU

Asedio al Nanga Parbat

Actualizado 15:30. Tomasz Mackiewicz acaba de comunicar que se encuentra en el campo 3, a 6.700-6.800m adonde ha ascendido esta tarde hora local. Confirma vientos muy fuertes, que le han dificultado el ascenso, pero que a esta hora están amainando.

Tomasz Mackiewicz permanece dentro de la grieta en el hielo en donde ha embutido la tienda a 6.300m de altura, campo 2.5, para protegerla del viento. Son ya 5 noches las que el polaco ha pasado solo en los campos de altura, ya que quería sentir en solitario la fuerza del invierno en el Karakorum. Se encuentra bien.

Sus compañeros Pawel Dunaj y Jacek Teler partieron ayer del campo base y durmieron en el campo 1. Hoy han salido hacia el campo 2, pero Jacek se ha visto obligado a regresar al 1 debido al intenso frío que sentía en uno de sus pies, afectado por congelaciones anteriores, con amputaciones en el mismo. Parece ser que Pawel Dunaj ha seguido su camino, ya en solitario, alcanzando el campo 2, para pasar allí la noche.

Simone Moro y David Göttler han salido a la 1:30pm hora local del campo base, con ritmo pausado, y ya se encuentran en el campo 1. Anuncian poco viento y poco frío. Su idea era reservar todas las energías posibles para los duros días que se avecinan, han subido tranquilos.

El plan general es el siguiente: mañana Tomasz Mackiewicz ascenderá hasta los 6.700-6.800m del campo 3 desde el 2.5; Pawel Dunaj escalará hasta ese campo desde el 2; y Simone Moro y David Göttler lo intentarán alcanzar desde el 1, así que es probable que se encuentren todos juntos allí por la tarde en la máxima cota equipada de la montaña, listos para el gran esfuerzo que en los dos siguientes días podría dejarles en la cumbre.

Terra incognita

De ahí en adelante se adentrarán en terra incognita. Intentarán alcanzar la arista Mazeno, para cambiar de vertiente, hacia Diamir. Es un terreno que ni siquiera han podido ver, y es indispensable para el éxito que la visibilidad sea buena al llegar a la arista Mazeno y puedan ver la pared de Diamir y decidir el camino a seguir hasta cima.

Por supuesto, la montaña está sin equipar, y el grupo se verá obligado a un ataque en estilo alpino. Que, en el mejor de los casos, les dejaría en la cumbre el sábado, tras 5 días de gran esfuerzo y más de 4.000m de desnivel, con largas travesías horizontales una vez que crucen a Diamir, y con un largo descenso por delante, especialmente complejo hasta que estén de vuelta en el terreno conocido que hay desde el campo 3 hasta el campo base, en donde el duro trabajo que realizaron les permitió equipar con cuerdas fijas los peores tramos para facilitarles la bajada.

Las condiciones meteorológicas parece que se mantienen, y siguen anunciando vientos moderados, no fuertes, y frío menos intenso que el de días atrás. Buen tiempo en el Karakorum invernal a 8.000m no significa que se vayan a encontrar con la meteo que se encuentran los expedicionarios en otras épocas del año; tan solo quiere decir condiciones soportables para los alpinistas. Como hace una semana, cuando los meteorólogos hablaron de temperaturas de -60ºC y vientos fuertes en las cumbres. Añadiendo el factor altura, se comprende que está fuera de cualquier pensamiento poder afrontarlo.

Pero eso se verá a partir del viernes. De momento, mañana es un día importante. Todos tienen que llegar al campo 3, pero especialmente en el caso de Simone y David, tienen que hacerlo sin gastar energías de forma innecesaria, pensando en los días que esperan.

Han sufrido dos meses de lucha y paciencia en la montaña, y ahora los expedicionarios están poniendo toda la energía en su objetivo: conseguir la primera cumbre invernal de la historia en los 8.126m de altura del Nanga Parbat, tras 25 años de intentos infructuosos.

Crédito: Emilio Previtali/TheNorthFaceEU
Información cortesía The North Face.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.